Rolando Astarita [Blog]

Marxismo & Economía

Posts Tagged ‘Marx

Desigualdad global 2018

with 6 comments

En notas anteriores hemos presentado estadísticas acerca de la creciente desigualdad de riquezas e ingresos (por ejemplo aquí). Dijimos también que la concentración de la riqueza en manos de los capitalistas, o la polarización social creciente, es inherente a la acumulación del capital (la transformación de la plusvalía en capital, para generar más capital). Por un lado, porque una parte de la población permanece en la indigencia, en tanto se desarrollan las fuerzas productivas y la acumulación del capital. Pero por otra parte, incluso cuando la clase obrera mejora sus ingresos en términos absolutos, en términos relativos puede permanecer en la misma pobreza. Este fenómeno, que es pasado por alto por los economistas y sociólogos burgueses, fue enfatizado por Marx en varios pasajes de su obra. Por ejemplo, en El Capital explica que si la clase obrera sigue siendo “pobre”, pero menos pobre en la proporción en que produce el aumento de la riqueza, “ello significa que en términos relativos es tan pobre como antes”. Y agrega: “Si los extremos de la pobreza no se han reducido, han aumentado, ya que lo han hecho los extremos de la riqueza” (pp. 813-4, t. 1, edición Siglo XXI). Y para mostrar empíricamente este fenómeno, presentó estadísticas de cómo evolucionaban en la Inglaterra del siglo XIX las ganancias gravables, en comparación con el consumo de la clase obrera (cap. 23, t. 1).

Pues bien, todo indica que en los últimos 30 años, acompañando a la globalización del capital, la tendencia al aumento de la polarización social operó en prácticamente todos los países. En este respecto, es ilustrativo el informe World Inequality Report 2018 (http://wir2018.wid.world/). El mismo se basa, en buena medida, en “The Elephant Curve of Global Inequality and Growth,” de Facundo Alvaredo, Lucas Chancel, Thomas Piketty, Emmanuel Saez, and Gabriel Zucman, 2017, WID.world Working Paper Series (No. 2017/20). En lo que sigue presento, de manera resumida, algunos de sus resultados.

1980-2016, aumento de la desigualdad global

El principal resultado del WIR 2018 es que desde 1980 la desigualdad global aumentó rápidamente en América del Norte y Asia, creció moderadamente en Europa y se estabilizó a un nivel extremadamente alto en Medio Oriente, África Subsahariana, Brasil y en alguna manera América Latina de conjunto. Así, en Europa el 10% más rico de la población incrementó su participación en el ingreso hasta llegar, en 2016, al 35-40%. En América del Norte, China, India y Rusia, el aumento fue más pronunciado: en todas estas regiones el 10% más rico alcanzó, también en 2016, al 45-50% del ingreso. Por otra parte, es cierto que la mitad más pobre de la población global ha visto aumentar significativamente su ingreso gracias al alto crecimiento de Asia. Este es un punto que resaltan los apologistas de la globalización del capital, en contraposición a la tesis marxista de la polarización social. Sin embargo, según el WIR 2018, desde 1980 el 0,1% de la población adulta mundial de mayores ingresos captó tanto de ese crecimiento como la mitad más baja de la población adulta mundial. A su vez, el crecimiento del ingreso ha sido muy débil o incluso nulo para los individuos que están entre el 50% más bajo y el 1% más rico. Esto incluye los grupos de ingresos más bajos y medios de América del Norte y Europa. Si se hace el cálculo tomando los tipos de cambio corrientes, el 10% más rico tiene el 60% del ingreso; cuando se hace el cálculo con tipos de cambio a paridad de poder de compra, la proporción es el 53% del ingreso.

Entre 1980 y 2016 el 10% más rico de la población mundial se quedó con el 57% del crecimiento del ingreso; el 1% más rico con el 27%. En cambio el 50% más pobre con solo el 12% del incremento; y el 40% del medio con el 31%. Las desigualdades en la captura de la mejora del ingreso pueden verse con claridad en el siguiente cuadro.

Porcentaje del crecimiento global del ingreso capturado por grupos de ingresos, 1980-2016

En el siguiente cuadro puede verse la participación en el ingreso del 10% más rico, según países y regiones.

El WIR 2018 observa que “los modelos estándar de comercio fracasan en explicar estas dinámicas, en particular el aumento de la desigualdad en la parte más alta y dentro de los países emergentes”. Sin embargo, y como planteamos en la introducción de esta nota (y en notas anteriores; por ejemplo, en crítica al libro de Piketty, aquí y siguientes), esta dinámica puede ser explicada por la teoría marxista de la acumulación, y la incidencia de la lucha de clases. Entre los factores a tener en cuenta, la caída de los regímenes del llamado “socialismo real” -el estancamiento económico de la URSS, China y otros regímenes burocrático stalinistas iba de la mano de una desigualdad económica menor a la existente en el capitalismo-; el retroceso de los sindicatos, en especial en los países centrales; la presión de las tecnologías que desplazan mano de obra; y la movilidad globalizada de las inversiones y el comercio, que le otorga al capital un poder de chantaje permanente sobre la clase obrera.

Todo ello ayudaría entonces a explicar por qué y cómo se produjo, en los últimos 35 o 40 años, un retroceso global de la participación del trabajo. En una nota del New York Times (reproducida en La Nación, 28/12/2017), titulada “El trabajo alcanza, pero los sueldos no”, Peter Goodman y Jonathan Soble señalan que hay una tendencia al estancamiento de los salarios, a pesar de la baja del desempleo, y que se trata de “un nuevo orden económico en el que los trabajadores están a merced de los patrones”. Y agregan: “Los sindicatos han perdido influencia. Las empresas utilizan empleados temporales y de medio tiempo, además de introducir robots y otros sistemas de automatización que les permiten producir más sin tener que pagar más a los seres humanos. La globalización ha intensificado las presiones competitivas….”.

En definitiva, estamos muy lejos del mundo que imaginaba Keynes, de reducción de las diferencias sociales y de la “eutanasia del rentista”. Aunque no se trata de un “nuevo orden económico”, sino de la esencia misma del modo de producción capitalista: la mundialización del capital y la exacerbación de las presiones competitivas; el cambio tecnológico que ahorra mano de obra; la sed incesante de plusvalía, son sistémicas. Fenómenos todos que encajan en las explicaciones que derivan de la teoría marxista del valor y la plusvalía. ¿Será por eso que los economistas y estudiosos sociales ad usum sostienen que la teoría de Marx está obsoleta?

Written by rolandoastarita

15/01/2018 at 09:27

Publicado en General

Tagged with , , ,

Convocatoria a taller de lectura de “El Capital”, 2018

with 6 comments

Transcribo a continuación la convocatoria 2018 del Taller de lectura de El Capital, que se realiza anualmente en la Facultad de Filosofía y Letras, UBA. Varias veces en el blog me han preguntado qué curso aconsejaba para quienes quieren iniciarse en el estudio del texto de Marx. Sin lugar a dudas, para la gente que vive en Buenos Aires, recomiendo este taller.

Convocatoria pública y abierta
 
TALLER DE LECTURA DE
 EL CAPITAL 2018
 
SÁBADO 3 DE MARZO – 14:30 Hs.
Aula 218 de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA – Puán 480 

A poco más de 150 años de la primera edición de El Capital, de Karl Marx, invitamos a participar, como todos los años, del taller que se inicia en 2018 y de todos los restantes que están actualmente en funcionamiento.

Se trata de talleres auto-organizados, gratuitos, horizontales y de convocatoria permanente. No se requiere ningún conocimiento previo para participar, solamente las ganas de trabajar colectivamente uno de los libros más citados y menos leídos de la teoría social. Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

12/12/2017 at 14:53

Publicado en General

Tagged with ,

Anticapitalismo reaccionario

with 128 comments

Cada vez más encuentro que hay marxistas que piensan que todo movimiento anticapitalista es progresista, y debe ser apoyado. Pienso que es un error. Es que un movimiento, o partido, puede ser anticapitalista, pero no por ello favorable a la clase obrera. Más concretamente, hoy existen movimientos que rechazan al capitalismo, pero para volver a regímenes precapitalistas. Precisemos que en  muchos casos ni siquiera buscan volver al sistema de propiedad pequeño burguesa (como pretendió siempre el socialismo pequeño burgués, criticado en El Manifiesto Comunista), sino a regímenes más primitivos. Esto explica que sean particularistas, exalten lo ancestral y endiosen sus fuentes étnicas (reales o inventadas). Lo principal, desde un enfoque marxista, es que no se identifican con la clase obrera moderna, ni buscan que esta tome el poder. Por eso también rechazan el internacionalismo.

Dada la exaltación nacionalista que por estos tiempos campea en muchos grupos de izquierda, conviene recordar la crítica de Marx a David Urquhart y su “clique de hombres sabios”. Urquhart y su gente se oponían tanto a los partidos oficiales y semi-oficiales como a los Cartistas, y buscaban romper con toda forma de sistema representativo. Eran lo que hoy podíamos llamar “radicales anticapitalistas extremos”. Pero su perspectiva era retrógrada. En palabras de Marx, Urquhart buscaba desenterrar “las verdaderas viejas fuentes legales de los tiempos anglo-sajones” y “reducir la moderna división del trabajo y la concentración del capital al viejo nivel anglo-sajón o, preferentemente, al de Oriente”. Era “un profeta que mira hacia atrás y está encantado con la vieja Inglaterra” (véase “The Association for Administrative Reform. – People’s Charter”, 5 de junio de 1855 (http://marxengels.public-archive.net/en/ME0904en.html#N179). Mutatis mutandi, consideraciones parecidas se aplican hoy a movimientos que son elevados a la categoría de “revolucionarios” por no pocos socialistas.

Naturalmente, los marxistas nos oponemos a la represión y la discriminación –muchas veces impregnada de racismo- de estos movimientos por parte del régimen burgués. Pero esto no debería llevar a ocultar el carácter reaccionario de sus propuestas y programa.

Descargar el documento: [varios formatos siguiendo el link, opción Archivo/Descargar Como:
Anticapitalismo reaccionario

Written by rolandoastarita

07/09/2017 at 12:02

Publicado en General

Tagged with , ,

Concentración del capital y globalización

with 23 comments

En la nota anterior decíamos que las empresas multinacionales son un motor fundamental de la globalización, y que en todos lados presionan por la libertad de comercio y del movimiento de capitales. Agregábamos que estas corporaciones gigantescas “necesitan que el planeta se conforme como un campo de maniobra en el que se despliegue a plenitud la explotación global del trabajo, aprovechando los bajos salarios y otras condiciones favorables para el capital”. En Valor, mercado mundial y globalización escribimos, en el mismo sentido, que las corporaciones más concentradas buscan que “el planeta se conforme como un campo de maniobra en el que se despliegue a plenitud la dialéctica de los capitales en proceso de valorización. Para esto reclaman seguridad jurídica, desmantelar toda traba al movimiento trans-fronteras de los capitales y el desplazamiento de todo gobierno que se interponga en sus objetivos” (p. 358). En definitiva, se trata de garantizar “los derechos universales del capital”. Un objetivo que determina, en lo fundamental, la política de las instituciones internacionales (FMI, BM, BIS, OMC, OCDE, Consejo de Seguridad), de las alianzas militares –la OTAN en primer lugar- y de los gobiernos de las grandes potencias. Las tensiones y contradicciones entre los Estados (o gobiernos) y sus corporaciones se desarrollan dentro de este marco.

Parece claro entonces que la base de este impulso son las grandes unidades del capital. Estas son el resultado histórico de los procesos que Marx llamó de concentración y centralización del capital (véase El Capital, cap. 23, t. 1). La concentración hace referencia a la reinversión de plusvalía por parte de los capitales individuales, con el fin de ampliar la escala de la producción. La centralización alude a las fusiones o compras de empresas. Pero además, incesantemente los capitales son impulsados a avanzar en la concentración y centralización, so pena de perder la batalla en la lucha competitiva. Por eso, al tiempo que aumenta el poder de los capitales, se intensifican las guerras de precios –las hemos visto últimamente en el acero, petróleo, petroquímica, teléfonos celulares, líneas aéreas, paneles solares, transporte marítimo, entre otras actividades- y los fenómenos de sobreacumulación y sobrecapacidad productiva, que caracterizan a la economía mundial en los últimos años. En esta nota presentamos algunos datos que muestran el grado que alcanza hoy la concentración del capital. Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

01/09/2017 at 17:02

Mundialización del capital en perspectiva

with 13 comments

El triunfo del Brexit, la retirada de EEUU del Acuerdo Trans-Pacífico (TPP por sus siglas en inglés) y la revisión del NAFTA abren el interrogante sobre si no asistimos a un cambio estructural de la economía mundial, revirtiendo la globalización.

Nuestra respuesta provisoria es que, si bien ha habido, a partir de la crisis de 2007-2009, una desaceleración del crecimiento del comercio global y de los flujos transfronteras de capital, nada lleva a pensar que, en el futuro más o menos inmediato, retroceda de manera importante la internacionalización de la economía. En particular, nada parecido a lo ocurrido durante los 1930, cuando el mercado mundial literalmente se quebró, y el comercio se hundió un 30%. La participación del comercio en el producto mundial ha venido aumentando de forma sostenida, y la crisis de 2007 no parece haber revertido esa tendencia.
Gráfico 1:

Fuente Banco Mundial

Es cierto, sin embargo, que los flujos transnacionales de capital cayeron un 65% desde 2007; bajaron desde 12,4 billones de dólares antes de la crisis a 4,3 billones en 2016. En términos del producto global, pasaron de representar el 11,5% en el período 2000-2010, al 7,1% en 2010-2016 (véase “The new dinamics of financial globalization”, McKinsey, agosto 2017; también para lo que sigue). Pero aun así, en los últimos años fueron casi dos puntos porcentuales más altos que en el período 1990-2000, cuando promediaban el 5,3%. Más importante aún es que, a pesar de una retracción post-crisis, la inversión extranjera directa, IED, se mantuvo a un nivel relativamente elevado.
Gráfico 2:
Fuente Banco Mundial

Globalmente, los flujos de IED e inversión en acciones representaron el 69% de los flujos financieros totales en 2016 (contra el 37% antes de la crisis de 2007; informe McKinsey, citado). El resultado es que el stock de IED en términos de producto mundial alcanzó en 2016 el 35% (contra menos del 10% en 1990).
Gráfico 3:

Fuente UNCTAD

Lo anterior explica también que no se haya detenido la internacionalización del capital. Actualmente más de un cuarto de las acciones alrededor del mundo están en posesión de inversores extranjeros, contra el 17% en 2000. En los mercados globales de bonos, en 2016 el 31% estaban en manos de extranjeros, contra el 18% en 2000. Y la participación de los países en desarrollo en la IED total pasó del 8% en 2007 al 14% en 2016 (datos informe McKinsey, citado). Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

26/08/2017 at 16:32

Congreso Internacional en el 200 aniversario del nacimiento de Karl Marx

with 18 comments

 

 

CALL FOR PAPERS

CRÍTICA DE LA ECONOMÍA POLÍTICA

Congreso Internacional en el 200 aniversario del nacimiento de
Karl Marx

Bilbao, 1-3 de marzo de 2018

Departamento de Ciencia Política y de la Administración, Facultad de Ciencias Sociales y de la
Comunicación de la Universidad del País Vasco (UPV-EHU)
La crítica de la economía política no ha muerto. Como ciencia histórica y social, por un
lado, estudia las relaciones que se establecen bajo la expansión del capitalismo a nivel mundial.
Su objeto tiene, por tanto, un carácter procesual y contingente. Como crítica del poder, por el
otro, analiza la acumulación del capital, su dinámica y sus crisis, y aspira a ser el “más
implacable misil que se haya lanzado nunca contra la cabeza de los burgueses” –en palabras del
propio Marx. Una pretensión cuya legitimidad bien puede ser puesta en entredicho, pero cuyo
potencial, cuyas consecuencias para la práctica y la organización políticas están aún por
descubrir.

La obra de Karl Marx (1818-1883) trata de dar una respuesta científica y crítica a estas
y otras cuestiones de nuestro tiempo, pero deja abierta la pregunta por el porvenir de la sociedad
burguesa. En el segundo aniversario de su nacimiento, el Departamento de Ciencia Política y de
la Administración de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), con la colaboración del grupo
de investigación Parte Hartuz y de la fundación Betiko, organiza un congreso internacional
dedicado al estudio y la discusión de la recepción de la obra de Marx y su influencia para la
teoría revolucionaria.

Se aceptan propuestas de comunicaciones relativas a cualquiera de los siguientes temas:

1. Vida y obra de Marx
2. Historia de la recepción de su obra
3. La Crítica de la Economía Política: ¿una ciencia social?
4. Acumulación primitiva: pasado y presente
5. El modelo de acumulación actual: su dinámica y sus límites
6. Acerca de la (o las) crisis
7. Los antagonismos del siglo XXI
8. La teoría revolucionaria
9. Marxismo y feminismo
10. Marxismo y ecología
11. Marxismo y cuestión nacional
12. El Marxismo y la construcción de la Comuna

Condiciones

Las presentaciones pueden ser realizadas en euskera, castellano, inglés o francés. Todos
los resúmenes deben estar redactados tanto en la lengua empleada para la presentación como en
inglés.

Los resúmenes tendrán una extensión máxima de entre 250 y 300 palabras, incluirán
1) título, 2) autor(es) y 3) universidad o centro de investigación, y serán enviados por correo
electrónico a la siguiente dirección:
ekonomiapolitikoarenkritika@ehu.eus

Comité organizador (provisional)

Iñaki Barcena Hinojal; Pedro Ibarra Güell; Pablo Sánchez León; Mikel Angulo;
Josu Mota; Andrea Bartolo; Eki Etxebarria; Jon Kortazar; Jon Bernat Zubiri

Fecha límite de recepción de propuestas: 15 de octubre de 2017

Notificación de admisión de propuestas: 1 de noviembre de 2017

Fecha límite de recepción de comunicaciones: 15 de enero de 2018

Más información:
http://www.ehu.eus/eu/web/ekonomiapolitikoarenkritika

 

Written by rolandoastarita

10/08/2017 at 08:58

Publicado en Académica

Tagged with ,

Socialismo de burócratas o conciencia de clase

with 74 comments

Todo indica que el gobierno de Maduro realizó un gigantesco fraude en las elecciones a la Asamblea Constituyente. El anuncio de que votaron más de 8,1 millones de personas (41% del censo) es muy poco creíble. Basta recordar que en las elecciones de 2013, justo después de la muerte de Chávez, Maduro recogió 7,5 millones de votos; y en las legislativas de 2015 unos 5,6 millones. Y hoy las encuestas muestran una fuerte baja de la adhesión al gobierno con respecto a 2013 o incluso a 2015. La misma empresa Smartmatic, encargada del voto electrónico desde hace años, dijo que el resultado fue “manipulado”, y que la diferencia entre la participación real y el resultado oficialmente anunciado es de al menos un millón de votos. Aunque no puede garantizar que sea solo de un millón. Es un hecho que no hubo controles para impedir el voto múltiple; ni tinta indeleble para marcar el dedo de los votantes.

Pero además del fraude, el régimen ejerció una fuerte coerción sobre amplios sectores de la población para obligarlos a ir a votar. Por caso, el vicepresidente de PDVSA, Nelson Ferrer, dijo en una reunión de trabajadores que aquel que no fuera a votar debía dejar su puesto de trabajo (el video circuló en las redes). También hubo presiones en el metro de Caracas, y en las empresas básicas de Guayana, Pequiven y Banco Bicentenario, donde a los trabajadores se les exigió no solo ir a votar, sino también llevar a familiares y amigos. La ONG Provea (Programa Venezolano de Educación-Acción Derechos Humanos), de la que tomo estos datos, informa que recibió denuncias de empleados de por lo menos 21 organismos públicos. Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

03/08/2017 at 17:11

Del socialismo científico al socialismo utópico (pero senil)

with 27 comments

En la nota anterior (aquí) hice alusión a la diferencia entre el socialismo utópico y el socialismo científico. Dije que los socialistas utópicos oponían un ideal de sociedad justa y racional a la sociedad capitalista, y que el socialismo científico parte de las relaciones de producción y las condiciones materiales existentes en la sociedad actual. También sugerí que hoy muchos grupos que se reivindican marxistas combinan el socialismo vulgar (la atención está puesta en la distribución del ingreso), con un enfoque propio del socialismo utópico

En esta nota amplío sobre esa situación en la izquierda radical, y la diferencia entre el socialismo utópico y el socialismo de Marx y Engels. Naturalmente, el texto de referencia es el folleto de Engels Del socialismo utópico al socialismo científico (o la sección tercera del Anti-Dühring).

El socialismo utópico

Los socialistas utópicos publicaron sus principales trabajos entre fines del siglo XVIII y principios del XIX. Sus principales referentes fueron  Saint-Simon, Francois Marie Charles Fourier y Robert Owen. Escribieron en una época en que el modo de producción capitalista no estaba muy desarrollado, y por lo tanto tampoco la contraposición entre la burguesía y el proletariado. La gran industria en Inglaterra acababa de nacer, y no existía todavía en Francia; en París, el proletariado se confundía con las masas desposeídas y sumergidas. En ese contexto, los socialistas utópicos no veían ningún elemento en la sociedad capaz de actuar como fuerza transformadora. “La sociedad no ofrecía más que abusos y maldades”, escribe Engels. Por eso, trataban de inventar “un nuevo y mejor sistema del orden social, y de decretarlo y concederlo luego a la sociedad desde fuera, mediante la propaganda y, en caso de ser posible, mediante el ejemplo de experimentos modelos”. En otros términos, apelaban a la razón para construir proyectos de una sociedad superior. Es que, en tanto se piense que el mundo en el que vivimos solo es una suma de males y desgracias, no hay posibilidad de desarrollar algo superior “a partir del material histórico presente y cristalizado, y como resultado necesario del mismo” (Engels). Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

24/07/2017 at 10:16

Publicado en General

Tagged with , ,

Más sobre producción y distribución

with 23 comments

La idea, que he defendido en otras notas (aquí y aquí), de que las relaciones de producción tienen primacía por sobre las relaciones de distribución, ha dado lugar al envío de bastantes críticas a “Comentarios”. Algún lector ha llegado a decir que mi posición es de derecha.

Dada la importancia del tema, en esta nota presento otros dos argumentos a favor de la primacía de la producción sobre la distribución. El primero surge de la lectura del libro de Fred Moseley, Money and Totality (ver aquí para una reseña).

En ese texto Moseley destaca que Marx construye su teoría siguiendo dos niveles de abstracción. El primer nivel es el del “capital en general”, desarrollado en los volúmenes I y II de El Capital. Allí Marx explica cómo se genera la plusvalía total en la economía, y qué factores determinan su monto. En esta instancia, las variables esenciales son las formas en que el capital puede incrementar la plusvalía –plusvalía absoluta o plusvalía relativa-, y la relación entre la masa de plusvalía y el valor de la fuerza de trabajo (o tasa de plusvalía).

Este primer nivel de abstracción define entonces la contradicción fundamental del modo de producción capitalista, la que existe entre el capital (en general) y el trabajo. Por un lado, la hermandad de los capitales en la extracción de la plusvalía. Por otro, la hermandad de clase de los explotados, de los que generan la plusvalía. Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

16/07/2017 at 18:42

Producción, distribución y materialismo

with 22 comments

En una nota anterior (aquí) presenté la crítica de Marx al socialismo vulgar, el cual hace eje en redistribuir la riqueza (o los ingresos). Para eso cité pasajes de Salario, precio y ganancia, y de la Crítica al programa de Gotha, textos en los cuales se demuestra que la distribución de los bienes de consumo es una consecuencia natural de la distribución de los medios de producción.

Pero Marx también trató el tema en la “Introducción a la crítica de la Economía Política”. En ese escrito dice que los economistas consideran que la producción “está determinada por leyes generales de la naturaleza”, en tanto que la distribución “resulta de la contingencia social”. Así, se naturalizan las relaciones de producción, y por otro lado se olvida que: a) antes de distribuir productos hay una distribución de los medios de producción; b) existe una distribución de los miembros de la sociedad entre las diferentes esferas de la producción. Sin embargo, los economistas burgueses dejaban de lado esta vinculación orgánica. Por ejemplo, de acuerdo a J. S Mill, mientras que en la producción regirían “leyes eternas de la naturaleza, independientes de la historia”, en la distribución “los hombres se habrían permitido toda clase de arbitrariedades” (énfasis agregado). Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

14/07/2017 at 10:32

A %d blogueros les gusta esto: