Rolando Astarita [Blog]

Marxismo & Economía

¿Por qué “saqueo” y no “explotación”?

with 14 comments

Desde ya hace tiempo algunos partidos de izquierda –el PTS en primer lugar- sostienen que Argentina está sometida a un saqueo por parte del capital financiero, los especuladores, los terratenientes, el FMI, el gobierno de Cambiemos y los gobernadores provinciales. El PTS incluso precisa que desde diciembre de 2015 se está operando el cuarto saqueo histórico. Los tres anteriores habrían ocurrido bajo la dictadura militar, durante la hiperinflación de 1989-1991, con la megadevaluación de 2000-2001.

Tengamos presente que con “saqueo” por lo general se busca significar el robo que se realiza empleando violencia, especialmente en lugares militarmente dominados. Lo cual explica por qué ese término, y otros como “robo”, “pillaje”, “despojo”, los encontramos con frecuencia en los textos de los autores de izquierda que denuncian el colonialismo. Por ejemplo, en El imperialismo, etapa superior del capitalismo, de Lenin, y en  Imperialism, A Study, de Hobson. Pero también Marx, en el capítulo 24 del tomo 1de El Capital, dedicado a la acumulación originaria, se refiere al “robo” de las tierras comunales y  fiscales; al “despojo” de las tierras a los campesinos; a la “esclavización” de la población aborigen en América, durante la conquista; y al “saqueo” de las Indias Orientales por los europeos. En todos estos escenarios la violencia ocupa un rol central con relación a la extracción del excedente, y la ruina de pequeños productores o comunidades no capitalistas.

Sin embargo, “saqueo”, “robo”, “pillaje”, prácticamente desaparecen en los textos en los que Marx trata del capital y la plusvalía. Esto se debe a que, en el capitalismo, la coerción político-militar no interviene directamente en la extracción del excedente. Esta última se realiza por medios económicos: el trabajador, no propietario de los medios de producción, se ve obligado a vender su fuerza de trabajo si no desea caer en el pauperismo o, peor aún, morir de hambre. Pero formalmente es libre: “Para la transformación del dinero en capital, el poseedor del dinero, pues, tiene que encontrar en el mercado de mercancías al obrero libre; libre en el doble sentido de que, por una parte dispone, en cuanto hombre libre, de su fuerza de trabajo en cuanto mercancía suya, y de que, por otra parte, carece de otras mercancías para vender… (Marx, El Capital, p. 205, t. 1, Siglo XXI).

Por eso la subordinación del trabajador al capital se realiza sin necesidad de que intervenga la coerción política directa. De nuevo, en palabras de Marx: “Solamente en su condición de poseedor de las condiciones de trabajo es como el comprador [el capitalista] hace que el vendedor [de la fuerza de trabajo] caiga bajo su dependencia económica; no existe ninguna coerción política, fijada socialmente, de hegemonía y subordinación” (Marx, El Capital, capítulo VI Inédito, p. 61, edición Siglo XXI). Pero por eso mismo en esta transacción no hay “robo”. De ahí que en las “Glosas marginales a Wagner”, Marx escriba: “… yo no presento nunca la ganancia del capitalista como una sustracción o un ‘robo’ cometidos contra el obrero. Por el contrario, considero al capitalista como un funcionario indispensable del régimen capitalista de producción y demuestro prolijamente que no se limita a ‘sustraer’ o ‘robar’, sino que lo que hace es obtener la producción de plusvalía; es decir, que ayuda a crear ante todo aquello que ha de ‘sustraer’; y demuestro también por extenso que incluso en el cambio de mercancías se cambian solamente equivalentes y que el capitalista –siempre y cuando que pague al obrero el valor real de su fuerza de trabajo- tiene pleno derecho –dentro, naturalmente, del régimen de derecho que corresponde a este sistema de producción a apropiarse la plusvalía” (edición FCE de El Capital, tomo 1, p. 715).

Con esto Marx enfatiza que la explotación del obrero se produce según las leyes del mercado (esto es, según la ley del valor). No es una cuestión de actitud moral, o de buenas y malas personas, sino un resultado inevitable del modo de producción imperante. Pero no solo la explotación del asalariado, también la reproducción a escala ampliada procede según la ley del valor y de la plusvalía: el capital genera plusvalía que se transforma en capital en escala creciente. Y los capitalistas y pequeños productores que no pueden sostener la competencia van a la ruina; el “robo” o el “saqueo” juegan un rol secundario en todo esto. Asimismo, durante las crisis se desvalorizan los capitales y la fuerza de trabajo, de nuevo según las leyes del mercado. Es de un llamativo simplismo reducir la complejidad de este fenómeno a una cuestión de “saqueo” o “robo”.

No es un cambio inocente

Por supuesto, nadie cuestionaría a un socialista que, ocasionalmente, se refiriese a la explotación de la clase obrera como un “robo” de plustrabajo, o alguna expresión parecida. En tanto se tenga en claro el encuadre teórico fundamental, el tema no parece relevante. Sin embargo, cuando los términos “saqueo” o “robo” desplazan la noción de explotación o, peor aún, se utilizan para marcar los “grandes episodios históricos de saqueo”, el asunto cobra un cariz bastante más serio, y no tiene nada de inocente. En sustancia, lo que se busca es barrer debajo de la alfombra la teoría de la plusvalía, y su potencial subversivo, crítico, del modo de producción capitalista.  Es que la noción de plusvalía nos lleva directamente a cuestionar la explotación del trabajo asalariado por el capital, y a poner el acento en su carácter sistémico, inevitable, en tanto subsistan las relaciones sociales imperantes.

El término “saqueo”, en cambio, se refiere a un “robo” o “despojo” del país de conjunto. Por eso nos ubica en el terreno de la defensa de “lo nacional”. Sugiere que, además y por encima de la explotación capitalista, existe una explotación colonial. De ahí que alguna organización, afecta al “nacional marxismo”, por estos días haya establecido el paralelismo entre los conquistadores españoles que vinieron a “tomar posesión de nuestra economía y recursos”, y el FMI que “ha tomado el control de nuestras finanzas” (Obsérvese el empleo de la primera persona del plural: las finanzas son “nuestras”, esto es, argentinas). Una explicación que conecta con las viejas tesis del stalinismo: en este país está pendiente una revolución democrático-burguesa que barra con las formaciones sociales precapitalistas, la oligarquía terrateniente (saqueadora) y los poderes neocoloniales (también saqueadores).

En este marco, la crítica a la burguesía nacional y a la pequeña burguesía es por no impedir el saqueo “de nuestras riquezas”. La idea de que el mundo se divide entre “ricos y pobres” –en detrimento de la oposición explotados / explotadores- encaja en el enfoque de conjunto.

Naturalmente, tampoco es inocente la periodización de “los grandes saqueos” a la que aludí al comienzo de la nota. Por empezar, porque en una primera observación podemos decir que se deja de lado el “saqueo” ocurrido durante la gran crisis de 1975, cuando el gobierno de Isabel Perón, la Triple A y los planes económicos de Celestino Rodrigo (junio de ese año) y Emilio Mondelli (principios de 1976). Pero esto no es lo más importante. Lo más grave es que se da a entender que al interior de la clase dominante habría dos tipos de capitalistas, gobiernos y regímenes. Por un lado, los capitalistas, gobiernos y regímenes “saqueadores”, que habrían operado bajo la dictadura; durante las dos grandes crisis devaluatorias y/o inflacionarias, 1989-1990 y 2000-2001; y desde diciembre de 2015 hasta la fecha. Por otra parte, los gobiernos y capitalistas “no saqueadores”: el gobierno Alfonsín, con excepción del año 1989; el de Menem, con excepción del bienio 1990-1991; y los gobiernos Kirchner. Se entiende entonces por qué se considera “compañero” al ex ministro kirchnerista Kicillof (véase aquí). Después de todo, el gobierno que integró el “compañero Axel” fue capitalista (un defecto importante), pero no “saqueador” (por favor, no tomar en cuenta el acuerdo con Chevron).

En definitiva, en aras de la patriótica unidad de acción “anti-saqueo”, bien se puede dejar de lado la teoría de la explotación de Marx. Es suficiente con “saqueo”. ¿El Capital? Pues ni siquiera para “los días de fiesta” (ver aquí). Sin embargo, es muy útil para dar conferencias de homenaje a Marx en las facultades de Ciencias Sociales. Para el resto del año, y como ya dije en otras entradas, es suficiente con el papa Francisco y el habitual keynesianismo bastardo estatista. Saqueo y robo en lugar de explotación y plusvalía. Nada resume mejor los horizontes intelectuales del nacional-marxismo.

Descargar el documento: varios formatos siguiendo el link, opción Archivo/Descargar Como: ¿Por qué “saqueo” y no “explotación”? 

Written by rolandoastarita

18/10/2018 at 12:34

Publicado en General

Tagged with , , , ,

Un caso local de veneno nacionalista

with 35 comments

En la nota anterior sostuve que a nivel mundial asistimos a un ascenso de partidos y movimientos de ultraderecha, nacionalistas, xenófobos y racistas, y que muchas veces la izquierda (marxista o no marxista) despliega discursos que atizan las rivalidades u odios nacionales. De esta manera se va formando una red de “sentido común”, en la cual el mensaje nacionalista es asumido con toda naturalidad por la opinión pública. Un ejemplo de esto lo tuve la semana pasada, viendo un programa de Crónica TV, al cual asistían, entre otros, el dirigente del Partido Obrero Néstor Pitrola, y el actor Gerardo Romano. Puede verse en https://www.youtube.com/watch?v=KJE0H52vI3Q. El contenido central que atañe a esta nota está a partir del minuto 6:40 del video. Transcribo los pasajes centrales: Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

13/10/2018 at 13:23

Publicado en General

Bolsonaro y la alternativa socialista

with 50 comments

El triunfo de Bolsonaro en la elección del domingo pasado ha dado lugar a diversas explicaciones por parte de la izquierda. Haciendo un repaso somero de las mismas, encontramos:

  1. El ascenso de Bolsonaro es el producto de la “conspiración reaccionaria” del Lava Jato; de las manipulaciones de la corporación judicial; y de la tutela de las Fuerzas Armadas, que habrían impedido el derecho de la población a votar libremente a Lula (que tenía el 40% del voto). A esto se habría sumado el apoyo de parte de la gran burguesía, el agronegocio, y la iglesia evangélica. Con estos apoyos, Bolsonaro habría capitalizado el sentimiento anti PT.
  2. El retorno a la democracia siempre estuvo condicionado por la dictadura militar, y las FFAA nunca se replegaron totalmente. Su influencia corporativa permaneció intacta.
  3. En esta campaña el PT tuvo que enfrentar a las FFAA, a los grandes medios de comunicación, al Poder Judicial y a Washington. Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

10/10/2018 at 14:07

Publicado en General

Tagged with , , ,

Crisis, fuga del excedente y deuda externa

with 22 comments

En notas anteriores (por ejemplo, aquí, aquí, aquí) hemos planteado que una de las razones de la debilidad de la economía argentina, y sus recurrentes crisis, es que buena parte del excedente (o sea, de la plusvalía) no se invierte productivamente; y que en una proporción elevada, sale del país. Esto es, a diferencia de lo que sostienen muchos neoliberales, la dificultad central no es la supuesta falta de ahorro, sino la inversión (en términos de Marx, la acumulación de capital).

En otros términos, mientras la historia neoliberal hace eje en bajar la “absorción” (compuesta por el consumo, el gasto estatal y la inversión) para equilibrar el sector externo, el enfoque que defendemos plantea la centralidad de la acumulación del capital (o de la inversión). Tengamos presente que en Marx la acumulación de capital, o sea, la reinversión de la plusvalía para reproducir en escala ampliada la producción, es la clave del desarrollo de las fuerzas productivas en el sistema capitalista (más en general, sobre el excedente y el enfoque de los clásicos, aquí). En Keynes,  Kalecki y muchos poskeynesianos, aunque no en el keynesianismo bastardo, la inversión también juega el rol central del crecimiento En particular, en Argentina, la debilidad de la inversión es la causa de la baja productividad de la economía, lo que a su vez está en la base del desarrollo deformado (o desarticulado) de la economía, las crisis cambiarias recurrentes y las periódicas recesiones (véase, por ejemplo, aquí, aquí). Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

06/10/2018 at 13:40

Sobre trabajo y plusvalor globales

with 20 comments

Algunos marxistas han suscitado la discusión acerca de si en el capitalismo contemporáneo aumenta o disminuye la producción de valor. Véase, por ejemplo el reportaje a Andrés Piqueras en http://www.rebelion.org/noticia.php?id=246957.

El argumento es que la gran masa del trabajo industrial en los países del ex bloque soviético, en China y Vietnam “se realiza a un bajísimo nivel de productividad y por eso, medido según el estándar de las fábricas automatizadas y superracionalizadas, representa sólo una fracción muy reducida de valor, pues desde el punto de vista de la producción de valor no cuenta el mero número de las horas trabajadas. Más bien el valor de una mercancía depende del nivel de productividad socialmente válido, que a su vez, hoy en día es definido por los sectores de producción dominantes en el mercado mundial. En otras palabras, una mercancía lanzada en el mercado mundial representa exactamente la misma cantidad de valor que cualquier otra mercancía del mismo tipo y calidad. Si, para su producción, hemos utilizado más del tiempo del socialmente necesario, este exceso de tiempo se cancela socialmente y, por lo tanto, no se remunera”. En la nota se me adjudica, además, la idea de que en el sistema capitalista está creciendo la producción de valor. Me apresuro a precisar que en realidad ni hipótesis es que aumentó la producción de plusvalía (sobre noción del valor y las críticas de Piqueras, véase aquí y aquí). Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

02/10/2018 at 12:24

Publicado en General

Tagged with , ,

Teoría del valor trabajo, ¿ciencia o disparates?

with 32 comments

Con motivo del último post (aquí), un lector del blog me envió un mail preguntándome por qué dedico tanto tiempo a discutir el tema del trabajo potenciado. Sospecho que tal vez otros lectores del blog se hagan esta pregunta.

Pues bien, para entender por qué esta discusión, señalo que existe, en primer lugar, una cuestión de tipo político: la explicación de Marx sobre el origen de las plusvalías extraordinarias tira por tierra varias historias tercermundistas y nacionalistas que ponen el eje en la explotación de “países”, y no de la clase obrera. He tratado esta cuestión en una nota anterior (aquí). Pero por otra parte, lo que está en debate es el contenido mismo del concepto de valor. Para entender por qué, recuerdo que Marx sostiene que solo en cuanto cristalización de “gasto de fuerza de trabajo humana sin consideración a la forma en que se gastó la misma”, los productos del trabajo son valores (El Capital, t. 1, p. 47, edición Siglo XXI). Por eso dice que un valor de uso, o un bien, “solo tiene valor porque en él está objetivado o materializado trabajo abstractamente humano” (ibid.). Y precisa que la cantidad de trabajo se mide “por su duración” (p. 48).

Pero llegado a este punto se plantea la siguiente cuestión: si el valor se mide por el tiempo de trabajo empleado, ¿habrá que concluir que cuanto más perezoso o torpe fuera un productor, tanto más valiosa sería una mercancía porque necesitaría más tiempo para fabricarla? Si esto fuera así, la teoría del valor trabajo sería un verdadero disparate (y no es casual que algunos críticos de Marx hayan intentado tergiversar su teoría en este sentido). Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

27/09/2018 at 11:33

Publicado en Economía

Tagged with , ,

De nuevo, sobre trabajo potenciado, respuesta a una crítica

with 8 comments

Tiempo atrás mantuve una polémica con dos autores mexicanos, Sebastián Hernández Solorza y Alan Deytha Mon, quienes escribieron un artículo que lleva por título “Crítica a la interpretación que hace Rolando Astarita de la plusvalía extraordinaria. Exposición de la teoría marxista del valor”. Fue publicado por la Revista de Economía Crítica, y está disponible en  http://revistaeconomiacritica.org/sites/default/files/revistas/n18/1_Hernandez-Deytha_RolandoAstarita.pdf .

Mi crítica a mis críticos puede consultarse aquí, aquí, aquí, aquí, aquí, aquí, aquí, aquí, aquí, aquí, aquí, aquí.

Ahora, por gentileza de una lectora del blog, tengo la oportunidad de conocer la crítica que me hace Andrés Piqueras, quien retoma el enfoque de Hernández y Deytha en un reportaje que se publica en Rebelión (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=246957).

A continuación, cito los pasajes claves de la crítica de Piqueras para responderlos brevemente, y termino formulando una pregunta que nunca logré que mis críticos respondieran. Escribe Piqueras: Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

26/09/2018 at 17:15

Corrijo un error

with 5 comments

En alguna entrada anterior cité el siguiente pasaje de la nota “Entre el ajuste unidimensional y su negación, se refuerza la grieta”,  del profesor Andrés Ferrari Haines UFRGS, Brasil, publicada en El Cronista: “Entre 2005-2015 el saldo comercial externo fue negativo en casi 9000 millones de dólares…” (https://www.cronista.com/columnistas/Entre-el-ajuste-unidimensional-y-su-negacion-se-refuerza-la-grieta-20180704-0102.html)).

Pues bien, en esta breve entrada explico que cometí el error –el grave error- de dar por buena esa información, a pesar de que contradecía los datos que manejaba hasta ese momento. De hecho, pensé que el dato sobre el saldo comercial externo que presentaba el profesor Ferrari Haines era producto de las revisiones que tuvo que hacer el INDEC, ante la manipulación de datos de la administración K. Sin embargo, y debido a algunas observaciones de lectores del blog, volví a mirar los datos del INDEC y no encuentro la forma en que Ferrari Haines llega a esa cifra de 9.000 millones de dólares en negativo. La realidad es que, incluso con los datos revisados, el saldo de bienes y servicios fue positivo, si bien de manera decreciente, entre 2006 y 2014. Solo en 2015 pasó a ser negativo por 4312,2 millones de dólares (este negativo surge a partir de las correcciones del INDEC, veáse más abajo).

Sí fue negativa –y crecientemente negativa- la balanza de servicios. En 2006 fue negativa por 763 millones de dólares, y en 2015 por 5815 millones (y se agravó en los dos años siguientes, llegando en 2017 a 9778 millones de dólares). En los 10 años entre 2006-2015 el déficit acumulado fue de 26.620 millones de dólares. Lo cual explica, en buena parte, el deterioro de la balanza de cuenta corriente, que pasó a ser negativa desde 2010.

Corrijo entonces el error que cometí al citar acríticamente la nota publicada en El Cronista. Termino con dos palabras sobre los datos del comercio exterior del INDEC. El problema estuvo en la diferencia entre los que se conoce como Intercambio Comercial Argentino (ICA) y la Base Usuaria (BU). Por lo general, hay pequeñas diferencias entre estas dos estadísticas, aunque la BU es más exacta que el ICA. Sin embargo, a partir de 2013 comenzó a haber más y más discrepancias. El ICA daba resultados mucho mejores de la balanza comercial que la BU. Así, según ICA, en 2013 la balanza comercial tenía superávit por 8000 millones de dólares y la BU por 3000 millones. En 2014 las cifras respectivas fueron 6654 millones y 2100 millones. Y en 2015 ICA daba + 1800 millones y BU – 1700 millones de dólares. En 2016 el INDEC revisó hacia la baja las cifras del comercio exterior entre 2010 y 2015. Son los datos que figuran actualmente, y que debería haber chequeado antes de citar la nota de Ferrari Haines.

Written by rolandoastarita

24/09/2018 at 11:11

¿Táctica transicional en 1917?

with 12 comments

Un lector del blog, llamado Marcelo Bordas, respondiendo a la nota anterior, escribió en Facebook: “¿Astarita quiere un ejemplo de que estas prácticas hayan funcionado? Pues la Revolución Rusa, ni más ni menos. Las consignas no eran “comunismo”, ni nada parecido, sino Paz, Pan y Tierra; todo el poder a los Soviets y Asamblea Constituyente”.

En alguna nota futura voy a explicar con cierta extensión las diferencias entre la táctica transicional de Trotsky y la orientación bolchevique, así como algunos notorios problemas que encuentro en el relato que hace Trotsky de lo que fue la línea bolchevique (para un adelanto, véase, por ejemplo, aquí). Por ahora solo quiero precisar que la misma afirmación de Bordas evidencia que su crítica es equivocada. Es que las consignas paz, pan y tierra (reparto de la tierra), y Asamblea Constituyente, efectivamente no eran “comunismo”, pero tampoco fueron demandas transicionales, sino mínimas. Tengamos presente que el programa mínimo “es un programa que, por sus principios, es compatible con el capitalismo y no rebasa su marco” (Lenin, “Observaciones para el artículo acerca del maximalismo”, diciembre de 1916). Es claro que la paz, la tierra para los campesinos, el pan y la AC, “por sus principios”, eran compatibles con el capitalismo. Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

22/09/2018 at 17:01

Consignismo y crítica marxista

with 5 comments

En notas anteriores critiqué la táctica de grupos y dirigentes de  izquierda, consistente en proponer “medidas solución”, aparentemente sencillas, a los padecimientos que provoca la crisis capitalista (desocupación, caída de los salarios, empobrecimiento de amplias capas), sin especificar las condiciones sociales y políticas para que puedan convertirse efectivamente en soluciones. Así, por ejemplo, frente a la crisis se propone que se prohíba por ley el aumento de la desocupación; que se repartan las horas de trabajo hasta acabar con el desempleo; que se establezcan por decreto los precios de los bienes salariales; o que se convoque a una Asamblea Constituyente (“con poder”, cómo no).

Mi crítica a estas propuestas –tomada de Marx- pasa por que es imposible acabar con las contradicciones de la sociedad capitalista si no se transforman radicalmente las relaciones de propiedad capitalista, y si no se acaba con el poder político –sintetizado en el Estado- del capital (véase, por ejemplo, aquí, aquí). Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

21/09/2018 at 18:06

Publicado en General

Tagged with , ,

A %d blogueros les gusta esto: