Rolando Astarita [Blog]

Marxismo & Economía

Valor, ¿concepción social o física? (1)

with 26 comments

Dada su extensión, esta nota se divide en dos partes

En varias notas anteriores discutí la idea de que el valor es una categoría física. Lo hice en respuesta a críticas de economistas “austriacos” a la teoría del valor de Marx, y en polémica con marxistas. En este último respecto, la discusión giró en torno a la tesis del intercambio desigual de Ernest Mandel, Anwar Shaikh y Guglielmo Carchedi. Según este enfoque, si un productor emplea más del tiempo de trabajo socialmente necesario (TTSN) para producir una mercancía (por ejemplo, porque utiliza una tecnología atrasada), genera más valor que los productores que utilizan la tecnología promedio imperante en la rama. Y los productores que utilizan una tecnología superior a la tecnología media, generan menos valor. Por eso, según este enfoque, los países en los que predominan empresas tecnológicamente atrasadas generan más valor que el promedio de la rama; valor que sería apropiado por los países tecnológicamente avanzados. Mi posición es la opuesta. Sostengo que si un productor emplea más del TTSN imperante en la rama, genera menos valor por hora de trabajo. Y lo inverso ocurre con aquel productor que emplea menos del TTSN en la rama.

En el curso de la polémica, sostuve, entre otros argumentos, que la tesis de que aquel que emplea una tecnología atrasada, con respecto a la tecnología modal, produce más valor, conducía a una concepción material, o física, del valor, que es ajena a la teoría de Marx. Sostengo que el valor no es una propiedad material, sino social. Defensores del enfoque Mandel, Shaikh, Carchedi negaron que defendieran una concepción material, no social, del valor. En buena medida, la polémica se estancó en este punto.

Pues bien, algunas semanas atrás un economista marxista me envió una comunicación personal en la que defiende la tesis de que aquel que emplea más trabajo que los productores modales de una rama, genera más valor. Para fundamentar su afirmación opone, de manera abierta y franca, una concepción material del valor a mi concepción social. Se trata de un compañero que ha realizado muchos aportes, desde un enfoque marxista, a la comprensión de la economía capitalista contemporánea. Y precisamente esta condición de marxista destacado facilita ir al corazón de las diferencias (al pasar, no hay nada más frustrante que discutir con ignorantes, máxime cuando a la ignorancia le agregan una ilimitada soberbia). Esto es, mi crítico plantea la cuestión central: el valor, ¿es una categoría física, o social? Este es el tema. Empiezo entonces transcribiendo su crítica. Escribe:

“Tu sostienes que si soy un manufacturero de la mercancía A, que demanda 12 horas de trabajo, y en los mercados domina una tecnología que implica que A es producida en 10 horas de trabajo, yo habré generado solo 10 horas de valor, aunque haya trabajado 12. Por otro lado, si me lleva solo 8 horas de trabajo, puedo vender de todas maneras A por un valor de 10 horas, porque es el TTSN”.

“Mi objeción es que, de acuerdo a tu posición, en el primer caso, 2 horas de trabajo desaparecen en la nada; y en el último caso 2 horas de trabajo se materializan de la nada. Esto contradice el primer principio de la termodinámica sobre la conservación de la energía (y el trabajo es energía), [que dice que] la energía puede ser transformada de una forma en otra, pero no puede ser ni creada, ni destruida. En realidad, hay una transferencia, apropiación de valor”.

“En segundo lugar, me parece que confundes producción con realización. Si me insume 10 horas de trabajo producir A y lo debo vender por 8 horas, he generado 10 horas aun si el mercado me da 8 horas. Dos horas son apropiadas por el capital más productivo con una composición orgánica de capital más elevada. Esto es intercambio desigual. Por otro lado, si el mercado dicta que aun si he trabajado 10 horas he generado 8 horas (porque es lo que puedo obtener), entonces recibo lo que he generado y hay intercambio igual, no intercambio desigual. Finalmente, esta es la posición simultaneísta, que cancela el tiempo (como sabes, la distinción entre simultaneísmo y temporalismo es crucial en el rechazo de la crítica neo-ricardiana de Marx”).

El valor no es una propiedad física, o natural

Una concepción física del valor es la que tenían, por ejemplo, los fisiócratas. En palabras de Marx, para los fisiócratas el valor “no es un modo social definido de existencia de la actividad humana (trabajo), sino consiste en cosas materiales, tierras, naturaleza, y las distintas modificaciones a estas cosas materiales” (Marx, 1975, p. 39, t. 1). Para verlo con un ejemplo: si empleo x horas de trabajo en fabricar una computadora, este bien físico permanecerá como tal bien, al margen de si lo puedo vender (realizar como valor), o no. Si lo puedo realizar como valor (vender la computadora), la misma tendrá valor –“un modo social definido de existencia del trabajo”-, junto a sus propiedades físicas, materiales. Si por alguna razón no puedo venderla –por ejemplo, porque el mercado está saturado de computadoras, o porque el modelo quedó obsoleto- mi trabajo no se habrá objetivado como valor. Sin embargo, las propiedades físicas de la computadora permanecerán, con independencia de que no se haya vendida. Esto es, el valor remite a una cualidad que es social –quiere decir que deriva de las relaciones de producción, en este caso, de la relación de los productores a través del mercado- y no física. Es la razón por la cual no se puede afirmar que el valor exista al margen, o por fuera de esas relaciones sociales; en este caso, al margen de la venta. El bien material, en cambio, sí subsiste, con independencia de que se haya producido la venta.

Lo anterior permite entender por qué es equivocado sostener que el valor consiste en una propiedad física, como lo es la energía. Por supuesto, si se afirma que el valor es energía, en general, se puede aplicar el principio de la conservación de la energía. Si, en cambio, consideramos que el valor es una propiedad social, no se aplica el principio físico de la conservación de la energía, aunque el trabajo implique gasto humano de energía. Para ponerlo de manera sencilla, supongamos que un trabajador emplea su energía en mover una máquina, que sirve para producir la mercancía X; y esa tecnología es predominante en la rama de producción de X. En ese caso, el gasto humano de energía, aplicado a mover la máquina, habrá generado un determinado valor que se objetivará –a través de la venta- como parte componente del precio de X.

Sin embargo, si después el trabajo de mover la máquina es reemplazado por un salto de agua, no tiene sentido sostener que, por el principio de conservación de la energía el valor que antes era generado por el trabajo humano ahora es generado por el salto de agua. El salto de agua no genera valor, a pesar de que es una fuente de energía (energía que, en última instancia, proviene del sol). Por eso, si el trabajo humano de mover la máquina es reemplazado por el salto de agua, el valor de X habrá descendido en proporción a ese ahorro de trabajo humano. El salto de agua no genera valor; de la misma manera que el buey que tira el arado no genera valor, a pesar de que gasta energía.

Los austriacos y la concepción física del valor

En este punto señalo que, curiosamente, los economistas austriacos, cuando atacan la teoría del valor de Marx, lo hacen atribuyéndole una concepción física del valor. Traté esta cuestión en respuesta a Juan Ramón Rallo (aquí). Es que en crítica al razonamiento con el que Marx introduce la noción de valor – la sustancia común que queda en las mercancías cuando se hace abstracción de sus propiedades físicas o naturales, y de la diversidad de valores de uso es trabajo humano como gasto humano de energía- Rallo pregunta por qué las mercancías no pueden intercambiarse, por ejemplo, según la cantidad de energía utilizada en producirlas. Concretamente, pregunta por qué, si entre los diversos tipos de energía se encuentra la térmica, química, calorífica, electromagnética, nuclear, eléctrica, de animales o plantas, iónica, del sonido, además de la humana, Marx tomó como elemento en común solo la energía humana invertida en la producción.

De nuevo, la respuesta es que el valor es una propiedad social. Escribe Marx: Ese algo común no puede ser una propiedad natural –geométrica, física, química o de otra índole de las mercancías. Sus propiedades corpóreas entran en consideración, única  exclusivamente, en la medida en que ellas hacen útiles a las mercancías, en que las hacen ser, pues, valores de uso. Pero, por otra parte, salta a la vista que es precisamente la abstracción de sus valores de uso lo que caracteriza la relación de intercambio entre las mercancías” (Marx, 1999, t. 1, p. 46). Por eso, la objetividad del valor es social: “La objetividad de las mercancías en cuanto valores se diferencia de mistress Quickly en que no se sabe por dónde agarrarla. En contradicción directa con la objetividad sensorialmente grosera del cuerpo de las mercancías, ni un solo átomo de sustancia natural forma parte de su objetividad en cuanto valores” (p. 58, énfasis añadido). También: “…las mercancías solo poseen objetividad como valores en la medida en que son expresiones de la misma unidad social, del trabajo humano”… “su objetividad en cuanto valores, por tanto, es de naturaleza puramente social” y por eso, “dicha objetividad como valores solo puede ponerse de manifiesto en la relación social entre diversas mercancías” (ibid.).

La importancia de la venta, o realización del valor

Una cuestión que recorre estas diferencias se refiere a lo que “aporta” la venta. Es que en el enfoque físico del valor, el hecho de que se realice, o no, la venta no agrega ni quita nada al valor generado en la producción. Por eso mis críticos afirman que, sin importar su relación con el TTSN, el trabajo aplicado a una mercancía genera valor en proporción directa a las horas trabajadas. 10 horas de trabajo siempre generan 10 horas de valor, sin importar las circunstancias sociales, de la misma manera que una determinada unidad de energía, sea del tipo que sea, se mantiene, sin consideración a las relaciones sociales, ni a lo que ocurra en el mercado.

Se trata  de una concepción ricardiana. Su punto fuerte es que remite la generación del valor a la producción, no a la venta. En otros términos, el acto de venta no genera un nuevo valor. Es una idea fundamental de Ricardo, y también de Marx. Sin embargo, la teoría del valor de Marx se diferencia sustancialmente de la teoría de Ricardo. ¿Por qué? Pues porque en el enfoque de Marx la venta es esencial para que el valor se realice. Por eso, en la teoría de Marx, para que haya valor no solo es necesario que se haya invertido trabajo –y se haya producido un valor de uso. También es necesario que ese valor se realice, y esto ocurre en la venta. Pero este último punto es el que no tiene en cuenta Ricardo. La razón de fondo es que no da importancia a la forma del valor (al valor de cambio). “Una de las fallas fundamentales de la economía clásica es que nunca logró desentrañar, partiendo del análisis de la mercancía, y más específicamente, del valor de la misma, la forma del valor, la forma misma que hace de él un valor de cambio” (Marx, 1999, p. 98, t. 1).

En Marx, en cambio, el análisis de la forma del valor remite a una relación de producción específica, la de productores privados, que comparan sus trabajos a través de “cosas que valen”. Es que si el trabajo se realiza de manera privada, su validación en tanto que trabajo social debe producirse, inevitablemente, a través del mercado, en la venta. Marx insiste, una y otra vez en esta cuestión. Por ejemplo: “Como los productores no entran en contacto social hasta que intercambian los productos de su trabajo, los atributos específicamente sociales de esos trabajos privados no se manifiestan sino en el marco de dicho intercambio. (…) Es solo en su intercambio donde los productos del trabajo adquieren una objetividad de valor, socialmente uniforme, separada de su objetividad de uso, sensorialmente diversa” (p. 89, t. 1, ibid.).

Por eso, si por alguna razón la venta fracasa, el trabajo empleado no habrá generado valor. Es el caso de los tejedores que han producido demasiada tela para lo que puede absorber el estómago del mercado. “El resultado es el mismo que si cada uno de los tejedores hubiera empleado en su producto individual más tiempo de trabajo que el socialmente necesario” (p. 131, ibid.). Aquí no hay generación de valor que pueda ser apropiada por otra rama u otros productores. Por eso no tiene nada que ver con el principio de la termodinámica. Si en 1000 horas de trabajo se produjo mercancías que en el mercado son validadas por 800 horas de trabajo, no hay 200 horas de valor que puedan ir a parar a otro lugar. En el mismo sentido, en el capítulo 15 del t. 3 de El Capital, Marx afirma que si el capitalista no logra vender la mercancía, o la vende a precios inferiores a los precios de producción, el obrero habrá sido explotado “pero su explotación no se realizará en cuanto tal para el capitalista, pudiendo estar ligada a una realización nula o parcial del plusvalor expoliado o, más aún, a una pérdida parcial o total de su capital” (p. 313).

También en Teorías… Marx también critica a Ricardo porque este “olvida la característica cualitativa de que el trabajo individual debe presentarse como trabajo social abstracto, general, solo por medio de la enajenación” (p. 432, t. 2; énfasis agregado). Y en los Grundrisse sostiene que el producto, antes de la venta, no se ha realizado como valor: “… el producto del proceso [capitalista de producción] en su forma directa no es valor, sino que tiene que entrar nuevamente en la circulación para realizarse en cuanto tal” (p. 355, t. 1; énfasis agregado). Y agrega: “El nuevo valor solo puede realizarse en la venta” (ibid.). Más adelante, y en crítica a la concepción ricardiana que identifica a la producción directamente con la generación de valor, Marx señala que “en cuanto valor no se realizará mientras no se intercambie por dinero” (p. 364). Y critica a James Mill porque este sostiene que la oferta es igual a la demanda, “lo que dicho de otro modo significa que el valor se determina por el tiempo de trabajo, o sea, que el intercambio no le agrega nada al valor. Con lo cual se olvida, simplemente, que el intercambio tiene que realizarse y que el mismo depende, en última instancia, del valor de uso” (p. 377).

Para evitar malentendidos o polémicas falsas, precisemos que Marx no está diciendo que el valor se genera en la venta. Lo que afirma es que la realización del valor a través de la venta es esencial. Si la venta fracasa, no hay valor.

Textos citados:
Marx, K. (1975): Teorías de la plusvalía, Buenos Aires, Cartago.
Marx, K. (1989): Elementos fundamentales para la crítica de la Economía Política (Grundrisse) 1857 – 1858, México, Siglo XXI.
Marx, K. (1999): El Capital, México, Siglo XXI.

Descargar el documento: varios formatos siguiendo el link, opción Archivo/Descargar Como: Valor, ¿concepción social o física? (1)

Written by rolandoastarita

15/02/2020 at 09:50

Publicado en General

Tagged with , , ,

Vaticano, FMI y opio para el pueblo

with 7 comments

En el taller “Nuevas formas de solidaridad”, convocado por la Academia de Ciencias Sociales del Vaticano, el papa Francisco sostuvo que la deuda no se debe pagar con “sacrificios insoportables”. “Las personas empobrecidas en países muy endeudados soportan cargas impositivas abrumadoras y recortes de los servicios sociales, mientras sus gobiernos pagan deudas contraídas que son insostenibles”, precisó. Citó a Juan Pablo II, quien afirmaba que no es lícito exigir el pago de las deudas cuando ese pago “vendría a imponer de hecho opciones políticas que llevaran al hambre y la desesperación a poblaciones enteras”. Luego, dirigiéndose “a los líderes financieros y expertos económicos del mundo, que conocen cuáles son las injusticias de nuestra economía”, Francisco les pidió trabajar juntos “para poner fin a las desigualdades globales”.

Asentían, Kristalina Georgieva, titular del FMI; Martín Guzmán, ministro de Economía argentino; Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía; además de varios ministros de Economía, cancilleres, presidentes de organismos internacionales y bancos públicos. Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

08/02/2020 at 12:20

Publicado en General

Tagged with , , , ,

Auschwitz, el Papa y “la memoria como deber”

with 22 comments

En la entrada anterior (aquí) critiqué el silencio de buena parte del progresismo argentino con respecto al amparo que dieron el Estado y los gobiernos argentinos a criminales de guerra nazi. En esta nota trato otra forma de este hipócrita silencio: el referido a lo que hizo el Vaticano en los 1930 y 1940. El disparador de este recordatorio es la reciente declaración del papa Francisco: “Ante esta enorme tragedia, esta atrocidad (se refiere al genocidio, a Auscwitz), no es admisible la indiferencia y es un deber la memoria”.

Pues bien, el deber de la memoria “bien entendido” debe incluir lo que hizo el Vaticano frente a los nazis y sus crímenes. Una cuestión sobre la que “el mayor líder moral mundial” (palabras del presidente Fernández referidas a Francisco) no parece darnos muchas pistas. A los efectos entonces de proporcionar a los lectores elementos de juicio, en lo que sigue transcribo pasajes del libro de John Cornwell El Papa de Hitler. La verdadera historia de Pío XII (Espaebook.com, 2014); a lo que agrego luego un texto de Antoni Domenech. Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

03/02/2020 at 10:40

Publicado en General

Tagged with , , ,

Auschwitz y un silencio progre-argentino

with 11 comments

El 27 de enero se cumplieron 75 años de la liberación, por el Ejército Rojo, del campo de concentración de Auschwitz – Birkenau. Otros campos fueron Belzec, Chelmno, Treblinka, Majdane y Sobibor. En ellos, fueron asesinados unos seis millones de judíos (de ellos, un millón eran niños); 100.000 gitanos; también militantes políticos de izquierda y progresistas; homosexuales; discapacitados; y prisioneros de guerra polacos y rusos, Solo en Auschwitz 1,1 millón de personas fueron exterminadas.

Con razón, autores de izquierda por estos días han señalado la complicidad del gran capital alemán, del Vaticano y de muchos gobiernos “democráticos” con los nazis. Como han denunciado víctimas sobrevivientes, durante la guerra los países aliados sabían de los campos de concentración, pero nunca bombardearon las vías férreas que llevaban a los mismos. Ni hicieron públicas las denuncias que recibían. Más aún, pusieron innumerables trabas para que judíos que escapaban de las persecuciones pudieran instalarse en sus países. Y hasta el día de hoy existe un extendido e hipócrita silencio sobre estas complicidades. Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

28/01/2020 at 11:39

Publicado en General

Tagged with , , , ,

La teoría marxista de la acumulación y crisis (7)

with 6 comments

La parte 6 de la nota, aquí

El profit squeeze a la luz de la evidencia empírica anterior a 1930

 En la entrada anterior planteé que Marx no explicó las crisis del siglo XIX por presión salarial y estrangulamiento de las ganancias. Tengamos presente que, según Aftalion, hubo crisis en 1847, 1857, 1864-66, 1873 y 1881-82. A estas podemos agregarle, siguiendo a Lescure, la de 1825, que habría sido la primera crisis verdaderamente de sobreproducción (las crisis del Antiguo Régimen eran de escasez); y la crisis de 1837, que se habría debido, esencialmente, a problemas en la balanza de pagos de EEUU. Después de la muerte de Marx se registran las crisis de 1890 y 1907.

Para nuestra discusión, lo central es que no hay evidencia empírica del mecanismo postulado por la tesis del profit squeeze. Es que si bien los salarios tendieron a aumentar en las fases de prosperidad, también lo hicieron los precios, de manera que no necesariamente las ganancias fueron estranguladas por la suba salarial. Según Aftalion (1913), en Inglaterra entre 1850 y 1907 el alza media de los salarios durante la prosperidad fue 12%, mientras que el alza media del conjunto de los precios fue 17%. En EEUU, entre 1870 y 1907 el alza media de los salarios durante la prosperidad fue 10% y los precios subieron 13%. Aftalion también señala que en las fases de ascenso el alza de los precios era acompañado por un alza más que proporcional de las ganancias. Por eso durante la prosperidad aumentan todos los ingresos monetarios, liderados por los beneficios del capital. Los ingresos de la clase obrera crecen porque aumenta el empleo (se reduce la desocupación) y porque hay un aumento de la tasa salarial. No parece haber entonces mucho soporte empírico para la tesis del profit squeeze. El hecho de que Marx no haya explicado las crisis que tuvo ocasión de seguir “en vivo y en directo” obedecería entonces a esta causa. Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

24/01/2020 at 18:52

Publicado en General

Tagged with , , , ,

Convocatoria a taller de lectura de El Capital, 2020

with 10 comments

Transcribo a continuación la convocatoria 2020 del Taller de lectura de El Capital, que se realiza anualmente en la Facultad de Filosofía y Letras, UBA.

Este año la primera sesión se fijó para el 21 de marzo.

Varias veces en el blog me han preguntado qué curso aconsejaba para quienes quieren iniciarse en el estudio del texto de Marx. Sin lugar a dudas, para la gente que vive en Buenos Aires, recomiendo este taller. 

 

                                     Taller de lectura de El Capital 2020

Primer encuentro: 21/03/2020 14.30 hs

Facultad de Filosofía y Letras, Puan 480, CABA. Aula 218

A poco más de 150 años de la primera edición de El capital, de Karl Marx, invitamos a participar, como todos los años, del taller que se inicia en 2020  y de todos los que están actualmente en funcionamiento. Se trata de talleres auto-organizados, gratuitos, horizontales y de convocatoria permanente. No se requiere ningún conocimiento previo para participar, solamente las ganas de trabajar colectivamente uno de los libros más citados y menos leídos de la teoría económica social. En este año queremos especialmente convocar a mujeres y disidencias. Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

20/01/2020 at 07:12

Publicado en Académica

La teoría marxista de la acumulación y crisis (6)

with 15 comments

La parte 5 de la nota, aquí.

Las tesis sobre la crisis capitalista de Dobb, Boddy y Crotty, e Itoh, se referencian fuertemente en dos pasajes de El Capital: la primera parte del capítulo 23 del tomo 1; y el capítulo 15 del tomo 3. En esta entrada analizo entonces esos pasajes.

 Acumulación extensiva, manufactura y el capítulo 23

 Como ya hemos citado, en el capítulo 23 del tomo 1, Marx se refirió a la posibilidad de que, a medida que progresa la acumulación, se incrementen los salarios al punto que la ganancia se vea afectada en un grado tal que la acumulación se haga más lenta: “llega al punto en que el plustrabajo… ya no se ofrece en la cantidad normal, tiene lugar una reacción” En ese caso, “la acumulación del capital se enlentece y el movimiento ascensional de los salarios experimenta un contragolpe” (1999, p. 770, t. 1; también p. 769). Este “enlentecimiento” de la acumulación es interpretado entonces por los defensores de la tesis del “estrangulamiento de la ganancia” como una crisis. De ahí concluyen que Marx, en este pasaje, estaría apuntando a una explicación general de la crisis. Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

14/01/2020 at 19:07

Publicado en Economía

Tagged with , , , , ,

Vacaciones y datos 2019 del blog

with 7 comments

Como ya hice en anteriores años, en los próximos días tomo vacaciones en el blog. De manera que hasta después de la primera quincena de enero no colgaré notas ni responderé comentarios.

Siendo fin de año, presento algunos datos del blog en 2019.

En 2019 publiqué 70 entradas.

Hubo 468.000 visitas; el promedio diario fue 1285 visitas. Esto es, se mantuvo prácticamente la misma cantidad de visitas que en 2018.

Por países, el 51,6% fueron de Argentina. Luego, y en orden decreciente, España: 13,3%; México: 10%; EEUU: 4,6%; Colombia: 4%; Chile: 2,6%; Perú: 2,3%; Ecuador: 1,5%; Brasil: 1,2%; Bolivia: 1%.

Los “comentarios” fueron 2104

Seguidores del blog: 1698; por Twiter: 3322; por Facebook: 3942.

Las notas más leídas en el año, por orden decreciente:
Trabajo concreto y trabajo abstracto (1)
Método dialéctico y Hegel (1)
Keynes sobre inversión y ahorro
El FIT y Venezuela
Bolivia y los organizadores de derrotas
Marxismo básico: distinguir entre valor y riqueza
La teoría del capital de Böhm Bawerk y su crítica

Un cordial saludo y los mejores deseos para 2020

Written by rolandoastarita

31/12/2019 at 18:18

Publicado en General

Al ajuste hay que llamarlo ajuste

with 20 comments

Por estos días, dirigentes y partidos de izquierda (en particular, del FIT) caracterizaron correctamente lo que significa la suspensión de la movilidad jubilatoria dispuesta por la “Ley de Solidaridad y Reactivación Productiva”: es una disminución de los ingresos, en términos reales, de los haberes jubilatorios, considerados en su totalidad. O lo que popularmente se conoce como un “ajuste”. La misma suba de los precios de los bonos de la deuda (algunos subieron un 30%) es una expresión de la lectura correcta que también hicieron los acreedores: si los ingresos de los jubilados se reducen, habrá más fondos para el servicio de la deuda.

La cosa es tan clara que creí que no habría mayores discusiones sobre el significado de la medida. A lo sumo, pensé, la izquierda progre y nacional tratará de disimular hablando de otros temas. O repetirían la estúpida cantinela de “son funcionales a la derecha” (los que hablan de ajuste). Pero me equivoqué. Es que con su infinita capacidad para las contorsiones discursivas, los “amigos del pueblo” salieron a decir, muy sueltos de cuerpo, que no había tal ajuste, sino una mejora de las jubilaciones. Un botón de muestra lo pueden ver en la intervención de Itai Hagman en Intratables, el 20/12. Según este señor, los jubilados que ganan más de $20.000 no padecerán ajuste alguno. Esto lo afirmó en acalorada polémica con Pitrola, dirigente del Partido Obrero, y Eugenio Semino, Defensor de la Tercera Edad. Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

23/12/2019 at 17:59

Publicado en Economía

Tagged with , ,

La teoría marxista de la acumulación y crisis (5)

leave a comment »

La parte 4 de la nota, aquí.

La tesis de la crisis por estrangulamiento de las ganancias ha recibido un tratamiento más complejo por parte de Makoto Itoh. Pero además, según Itoh, en Marx existirían dos teorías de la crisis. Presentamos lo esencial de su planteo. 

La tesis de Itoh de las dos teorías de la crisis de Marx

Makoto Itoh pertenece a la escuela marxista japonesa de Kozo Uno. De hecho, su teoría de la crisis, que presentamos en este apartado, y que identifica con la segunda teoría de la crisis de Marx, sigue la orientación propuesta por Uno (véase Itoh, 1987, p. 459-60).

Itoh sostiene que la teoría de la crisis de Marx no está completa, y que en su obra se encuentran dos tipos diferentes de teorías, a las que denomina, respectivamente, “tesis del capital excedentario” y “tesis de las mercancías excedentarias” (1987, p. 130). Plantea que en los Grundrisse y en Teorías de la plusvalía, y en escritos anteriores, Marx habría explicado las crisis, esencialmente, por “mercancías excedentarias”.  Y este enfoque habría subsistido en muchos pasajes de El Capital. Por ejemplo, en el capítulo 15 del tomo 3 (discusión sobre la LTDTG), Marx parece explicar la limitación de la producción capitalista “por la dificultad de realizar la plusvalía en el proceso de circulación”. De la misma manera, en el capítulo 30 de ese tomo 3, Marx plantea que el origen último de las crisis es la desproporción entre ramas y el limitado consumo de las masas. O sea, aquí Marx considera que las crisis provienen de la sobreproducción de mercancías por encima de la demanda  (Itoh, p. 131-2). Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

20/12/2019 at 19:16

Publicado en Economía

Tagged with , , ,

A %d blogueros les gusta esto: