Rolando Astarita [Blog]

Marxismo & Economía

Forma y contenido, y la dialéctica del valor

with one comment

La nota sobre generación y realización del valor, (aquí), conecta con la crítica a la idea de que el valor es una propiedad física (aquí, aquí);  y con la que sostiene que es individual (aquí). Cuestiones que remiten a la relación entre el contenido y la forma del valor. Es que lo que subyace a esos enfoques es que el contenido del valor – trabajo social objetivado – existe con independencia de su manifestación, de la forma del valor. De ahí una crítica que se me hace: que confundo la objetividad del valor con su expresión.

Aprovecho entonces la respuesta a esta crítica para profundizar en la dialéctica entre contenido (o esencia) y forma. Ya en entradas anteriores procuré acercar a los lectores a la dialéctica hegeliana y marxiana (aquí, aquí aquí). Aunque estoy lejos de ser un experto en Hegel, y muchos (muchísimos, mejor dicho) pasajes de su obra no los entiendo, considero que, con ayuda de los especialistas y comentaristas, podemos captar algunas figuras del pensamiento dialéctico que son fundamentales para la crítica de la ideología burguesa, y en particular, de la Economía Política. Dedico entonces esta nota a la relación entre contenido y forma, aplicada a la teoría del valor de Marx.

Advertencia: lo que sigue supone un conocimiento básico del primer capítulo de El Capital.

Insistencia en “lo que se revela” y objetividad del valor

En el capítulo 1 de El Capital, encontramos muchas referencias a “lo que se manifiesta”, “sale a la luz” o “se pone de relieve” en la relación entre las mercancías. Por ejemplo, en la relación 20 metros de tela valen una chaqueta “sale a la luz… el propio carácter del lienzo” (p. 61; énfasis añadido). Luego, lo que “pone de relieve su carácter de valor [de la mercancía] es su propia relación con otra mercancía” (p. 62; ibid.; énfasis añadido). Asimismo la expresión de equivalencia de las mercancías “saca a la luz el carácter específico del trabajo en cuanto formador de valor” (ibid.). Poco después, el equivalente es “cosa en la que se manifiesta el valor” (p. 63). En este respecto, los precios son el lenguaje de las mercancías; y la tela “revela sus pensamientos” al entrar en relación con la chaqueta (p. 64). Antes, y en referencia a las variadas proporciones en que una mercancía se intercambia por otras, Marx escribe que debe poseer un contenido diferente de estos diversos modos de expresión” (p. 45; énfasis añadido).

Todo esto con una pregunta que recorre el texto desde el inicio del apartado dedicado a la forma del valor: ¿en qué consiste la objetividad del valor de las mercancías? ¿Qué tipo de propiedad es esa, la de ser valor, que tienen las mercancías (o sea, que  es de ellas)?

Manifestación y existencia

La razón de esa insistencia en lo que se manifiesta es sencilla: el contenido (o esencia, o sustancia), para ser tal, debe manifestarse. Si no se manifiesta, lisa y llanamente, no existe.

Lo explicamos con un ejemplo. Supongamos que Pedro afirma que es un gran escritor,  de la talla de un Borges o un Vargas Llosa. Supongamos que le preguntan qué escribió para afirmar tal cosa, y responde que es un gran escritor “en sí mismo”, o “en contenido”, aunque todavía no lo manifestó – u objetivó, o materializó – en escrito alguno. Esto es, el gran escritor que es Pedro existe, pero sin manifestación.

Pues bien, cualquier persona en su sano juicio dirá que esa no manifestación de la naturaleza de escritor de Pedro se debe, simplemente, a que no es un escritor. Con lo cual esa persona de sano juicio estará coincidiendo con una idea que es muy importante en Hegel  – también en Marx: que la esencia (o el contenido, la sustancia) no existe si no se manifiesta. En otros términos, que la esencia, en sí misma, sin manifestarse, no tiene existencia. Como dice Hegel, la esencia “no existe ni en sí, ni por sí misma; existe por medio de otro…” (p. 340, CL; énfasis agregado). ¿Y qué es ese otro por medio del cual existe? Pues es su manifestación, su aparecer, que siempre es relación “hacia afuera”, con otro.

Por ejemplo, en el caso del escritor, la manifestación de su esencia – escritor – es relación con sus escritos; o con el público. Si no existe esa relación – ese hacia afuera – la esencia no tiene existencia. Otro ejemplo: si “en sí” Juan es una buena persona, debe manifestarse en sus acciones. De Boer dice: “Porque el bien mismo es nada aparte de su aparición en hechos efectivos y, considerados desde un punto de vista moral, esos hechos son nada por fuera de su finita reflexión del bien como tal” (p. 353; énfasis agregado).

Algo similar ocurre con el valor. Si el valor es trabajo social objetivado, como sostiene Marx, no puede existir al margen de la relación entre el trabajo privado, empleado en producir la mercancía, y los demás trabajos privados. Y esta relación debe manifestarse (aunque la manifestación oculte el contenido), porque de lo contrario, tampoco podríamos hablar de relación. Por eso también, el valor no puede existir al margen de la objetivación del trabajo en la mercancía; ni esa objetivación, al margen de la relación entre las mercancías: “… la objetividad del valor de las mercancías, por ser la mera ‘existencia social’ de tales cosas, únicamente puede quedar expresada por la relación omnilateral de las mismas; la forma de valor de las mercancías, por consiguiente, tiene que ser una forma socialmente vigente” (p. 81, t. 1, El Capital; énfasis añadido).

Por eso el valor de cambio se hace esencial para esa “existencia social” de la mercancía, ser valor. Por caso, si Juan ha producido A en 100 horas de trabajo privado, pero nadie desea adquirir A, decimos que no tiene valor (“no vale nada”). El trabajo privado de Juan no se ha validado como trabajo social. Pensar que el trabajo privado, abstraído de su relación con el trabajo social, genera de por sí valor, equivale a atribuir al valor una esencia “en-sí-misma”, al margen de su manifestación en el precio. Lo que equivaldría a sostener que el valor es propio de un mundo trascendente. Y desconocer la forma social – productores privados – que obliga a comparar los tiempos de trabajo a través de cosas, en el mercado.

Identidad y diferencia

Lo explicado en el apartado anterior también lo podemos ver en la relación dialéctica entre identidad y diferencia. Es que para que exista el valor en la cosa – el momento de la identidad – tiene que haber expresión en el otro, diferencia. La pura identidad (A vale A) es una igualdad vacía de contenido. Por lo tanto, hablar de la sustancia, o contenido, apelando a esa identidad abstracta, es quedarnos con las manos vacías, ya que la esencia absoluta, en esa simplicidad consigo misma, “no tiene existencia” (p. 340, CL; énfasis agregado). En cambio, cuando decimos A vale B tenemos la salida de la forma relativa (A) hacia la forma equivalente (B). Esto es, hay diferencia, sin que por ello desaparezca la identidad. Por el contrario, es por medio de esa relación con un diferente (en valor de uso) pero un igual (en valor) que A afirma su identidad como valor. Pero ya no es una identidad abstracta, sino concreta, porque contiene en sí la diferencia, la relación con el el otro, y la identidad.

En otros términos, la identidad, separada de la diferencia, no se sostiene; como tampoco la desigualdad separada de la identidad (en este último caso, la identidad del valor desaparecería). Esto significa que la mercancía A se relaciona consigo misma como valor en tanto expresa este último en la mercancía B. Y solo por esa relación el trabajo invertido en A llega a ser “por sí” valor.

En este punto es ilustrativo el paralelismo que hace Marx entre este relacionamiento “con otro” de la mercancía, y el ser humano. En nota en p. 65 escribe: “con el hombre sucede lo mismo que con la mercancía. (…) Tan solo a través de la relación con el hombre Pablo como igual suyo, el hombre Pedro se relaciona consigo mismo como hombre. Pero con ello también el hombre Pablo, de pies a cabeza, en su corporeidad paulina, cuenta para Pedro como la forma en que se manifiesta el género hombre” (énfasis agregado). La identidad de Pedro como humano existe a través de su relación con otros seres humanos; relación que a su vez es forma en que se manifiesta esa identidad esencial. No existe un contenido, género humano, como un “en sí”, al margen o por fuera la relación de los seres humanos entre sí. Obsérvese, además, que no por esto la identidad de Pedro desaparece. Por el contrario, se afirma en y a través de su relación con Pablo.

Más en general, pensar que la identidad (valor de A) puede mantenerse al margen de la diferencia (A vale B) es caer en un error propio del entendimiento que abstrae y aísla. Esta forma de pensamiento, como dice Hegel, “tiene ante sí siempre la identidad abstracta y fuera y al lado de aquella solo ve la diferencia” (p. 362, CL). Es el pensamiento que mantiene la identidad por fuera de la diferencia, y la diferencia por fuera de la identidad (ibid.). Implica, además, concebir la identidad (la esencia) en “inmóvil simplicidad” (p. 365, CL). Para seguir con el ejemplo de Marx, en el relacionamiento de Pedro con Pablo hay movimiento; como lo hay en la vuelta de Pedro hacia sí. Estamos lejos de lo simple inmóvil y vacío. Por eso, la verdad está en el concreto, “en la relación de lo idéntico simple con un múltiple diferente a él” (p. 362, CL). En el caso del valor, el concreto es la unidad de la sustancia, o contenido, del valor (tiempo de trabajo social) con su forma, su expresión. Es la unidad del “ir hacia afuera”, la relación con el otro, y por eso mismo ser valor. Por eso, es a través de la forma por la cual el valor pasa a ser un existente.

Observemos, por otra parte, que la relación entre lo múltiple (las múltiples expresiones del valor de A, en su relacionamiento con las mercancías B, C…) y lo que permanece como trasfondo (como sustancia, contenido), es señalada por Marx al tratar la forma desplegada del valor: “El valor del lienzo se mantiene invariable [es el momento de la identidad], ya es exprese en chaqueta, o café o hierro, etcétera, en innumerables y distintas [el momento de la diferencia] mercancías…” (p. 78, t. 1, El Capital). Identidad que, por otra parte, nos hace salir de la esfera de lo contingente – la forma simple del valor – para establecer la magnitud del valor – tiempos de trabajo – como la que rige las relaciones de intercambio.

Ampliación de la crítica a la “cosa-en-sí”

Destacamos que la crítica de la “cosa-en-sí” recorre buena parte de la Ciencia de la Lógica y la Lógica de la Enciclopedia  (también de la Fenomenología del espíritu). Transcribo un pasaje de la Doctrina del ser:

“Se dice que las cosas están en-sí en cuanto se abstrae de todo ser-para-otro, lo cual significa en general: en cuanto se las piensa sin ninguna determinación, como nadas. En este sentido no se puede saber qué es la cosa-en-sí. Pues la pregunta: ¿qué? pide que sean enunciadas determinaciones; pero cuando las cosas, de las cuales se desearía que fueran enunciadas, deben  al mismo tiempo ser cosas-en-sí, lo cual significa precisamente sin determinación, se halla instalada en la pregunta, sin que uno se dé cuenta, la imposibilidad de contestación, o bien se puede dar una respuesta sin sentido. La cosa-en-sí es lo mismo que aquel absoluto del cual no se sabe nada” (p. 109 CL).

De nuevo, no existe el “valor-en-sí”, al margen de la relación del trabajo aplicado a la mercancía con el trabajo social general. Por eso, el valor no existe como propiedad objetiva (de la cosa) sin el momento del otro. En todo caso, ese “valor-en-sí” estaría más allá de nuestro conocimiento, ya que el valor de cambio (la forma del valor) no revelaría nada sobre esa indeterminada “cosa-en-sí”.

Este mismo criterio dialéctico se aplica a la propiedad de las cosas. Así, la propiedad social (“sobrenatural”, dice Marx) de la mercancía, su valor, es inseparable de su relación con otras mercancías. Aunque, a la vez, es propia de ella. Lo fundamental es que tal propiedad no se agrega desde fuera a una sustancia llamada valor, que existiría “en sí”.

Hegel escribe: “La cosa en sí…no es… esencialmente solo cosa en sí, de manera que sus propiedades sean el ser puesto propio de la reflexión extrínseca” [o sea, no hay nada forzado, puesto desde afuera] sino que son sus propias determinaciones, por cuyo medio ella se comporta de una determinada manera. No hay una base indeterminada, que se encuentra allende su existencia extrínseca [la existencia extrínseca es el relacionamiento con el otro, con el afuera] sino que está presente como fundamento en sus propiedades, vale decir, es la identidad consigo misma en su ser-puesta [ser puesta porque esa identidad consigo mismo surge de la relación con la forma de manifestarse]. (…) por medio de su existencia la cosa en sí entra en relaciones extrínsecas y la existencia consiste en esta exterioridad… (p. 429, CL).

En este respecto, Taylor plantea que las propiedades de la cosa son una expresión de su esencia; ya que está en la naturaleza de la esencia manifestarse en propiedades que le están relacionadas necesariamente (p. 261).

La forma esencial

En línea con lo que hemos explicado hasta aquí, es importante comprender que la forma no se añade a la esencia, como si fuera algo venido del exterior. Es que la esencia está determinada como un contenido específico, y esa determinación es la forma. Como explica Stace, la concepción hegeliana de forma (también de materia) es la concepción de los griegos. Esto significa que la forma no es solo la figura, como se entiende hoy, sino la totalidad de los caracteres, el principio de diferenciación (Stace, p. 197). Moreau, comentando a Aristóteles, explica que la forma es “la razón determinante, la determinación esencial, lo que hace que una cosa sea lo que es” (p. 88). Y esta noción se aplica al valor.

Efectivamente, la forma del valor determina, y hace que el valor sea lo que es, tiempo de trabajo social objetivado. Esto es, un tipo especial de trabajo (por ejemplo, no es trabajo privado). Por lo tanto, no puede existir ese contenido al margen de la determinación. En consecuencia, la forma es, en cierta medida, contenido. Dice Hegel “la forma tiene en su propia identidad la esencia, así como la esencia tiene en su naturaleza negativa la forma absoluta. De modo que no puede preguntarse cómo la forma se añade a la esencia pues aquella [la forma] es solo el aparecer de esta [la esencia] en sí misma, la propia reflexión ínsita en ella” (p. 396, CL; reflexión es el relacionar; el relacionar de la esencia con la forma es propia de la esencia, es inherente a ella).

Esto es, la forma no existe al margen, o por fuera, o con anterioridad, al contenido. O, como explica Hegel, si se considera una forma que se agrega desde afuera, a lo que ya existe de por sí, se tratará de una forma inesencial. No afecta al contenido del libro que la tapa sea de tal o cual material; no afecta al valor de A que el mismo se exprese en 120 dólares o en 110 euros; estas son formas inesenciales.

En consecuencia, la forma, cuando es esencial, determina, y por esto mismo establece la identidad. Por ejemplo, tal trabajo es validado en el mercado como trabajo social a través y por medio de la forma en que se manifiesta el valor. Y al hacerlo, el valor se objetiva como propiedad de la mercancía. La forma determinante es, por lo tanto, esencial.

La importancia de la forma en el pensamiento crítico

Como hemos adelantado, del hecho de que el contenido, o la esencia, deba manifestarse para existir, no se desprende que ese contenido, en la sociedad capitalista, se manifieste en su verdadera naturaleza. La explicación de Marx del fetichismo de la mercancía se basa precisamente en que la forma de la mercancía oculta el fundamento que determina las magnitudes del valor, esto es, oculta “el contenido de las determinaciones del valor” (p. 87, t. 1. El Capital). Así, la igualdad entre los trabajos adquiere “la forma material de la igual objetividad de los productos del trabajo” (p. 88).

De la misma manera, el salario (pago del trabajo) es la forma mistificada en que aparece el valor de la fuerza de trabajo; y la ganancia, el interés y la renta son las formas mistificadas en que aparece la plusvalía. Una cuestión imposible de captar si se parte de la idea, típica de Ricardo, de que la forma valor es inesencial.

Textos citados:

De Boer, K. (2010): “Hegel’s Account of Contradiction in the Science of Logic Reconsidered”, Journal of the History of Philosophy, vol. 48, Nº 3, pp. 345-374.

Hegel, G. W. F. (1958): Ciencia de la Lógica, Buenos Aires, Solar / Hachette.

Marx, K. (1999): El Capital, México, Siglo XXI.

Moreau, J. (1993): Aristóteles y su escuela, Buenos Aires, Eudeba.

Stace, W. T. (1955): The Philosophy of Hegel, New York.

Taylor, C. (1975): Hegel, Cambridge University Press.

Descargar el documento: varios formatos siguiendo el link, opción Archivo / Descargar como: Forma y contenido, y la dialéctica del valor

Written by rolandoastarita

29/10/2020 at 12:59

Publicado en General

Tagged with , , , , , ,

Análisis crítico de la teoría neoclásica

with 2 comments

Presento a continuación el audio de una charla que di para la Universidad del Comahue el 1º de octubre pasado.

Enlace https://www.youtube.com/watch?v=62OuX0JT0uE&feature=youtu.be

 

Written by rolandoastarita

24/10/2020 at 16:27

Publicado en Economía

Tagged with

Entrevista

with 11 comments

Entrevista realizada el 6 de octubre

Link https://youtu.be/L2aLYOFsPsc.

Written by rolandoastarita

22/10/2020 at 15:25

Publicado en General

Polémica sobre trabajo, valor y mercado

with 23 comments

En una nota anterior (aquí) me referí a una afirmación del profesor Juan Iñigo Carrera, que me atribuye la estúpida idea de que el trabajo abstracto “es una construcción de la conciencia”. Dije en esa entrada que jamás sostuve tal cosa, y que es un invento del profesor, posiblemente derivado de su incapacidad para responder a mis críticas. Desafié, además, a JIC, o a alguno de sus discípulos, a que mostraran algún pasaje en el que yo hubiera afirmado que el trabajo abstracto es una construcción de la conciencia.

Pues bien, por estos días un lector del blog me envió un texto de alguien que se reclama discípulo del profesor Iñigo Carrera. Entre otras cosas, escribe: “Astarita, como vimos, dice primero: “para que exista valor, el valor tiene que tomar una forma objetiva en la mercancía”. Esto es correcto, así lo plantea y desarrolla Marx. Pero, paso seguido, sostiene: “el trabajo se objetiva como valor cuando la mercancía, el polo relativo, encuentra su equivalente”. Dónde dice Marx esto??? Hace falta ser muy inteligente para darse cuenta que si diría eso se estaría contradiciendo (y acá no hay dialéctica que lo salve)??? (…)  Astarita confunde objetividad del valor (la mercancía) con expresión del valor (en el intercambio). Si la objetividad del valor existe cuando la mercancía “encuentra su equivalente”, estamos diciendo exactamente lo mismo que los neoclásicos: el valor brota de la circulación. Y por tanto: de la conciencia de la valoración subjetiva!” (en la sección Comentarios del blog puede leerse completa).
Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

16/10/2020 at 16:00

Publicado en Economía

Tagged with , , , ,

Conversación, España, martes 13

with 18 comments

El martes próximo, a las 20 hs España, 15 hs Argentina, tendré una  conversación -entrevista por Canal “Jesús R Rojo”. El enlace en el que se podrá seguirla en directo: https://youtu.be/MkVii8FI9ss

 

Written by rolandoastarita

09/10/2020 at 11:41

Publicado en General

El PTS minimiza la represión de Maduro

with 24 comments

El PTS acaba de pronunciarse en contra del Informe Bachelet 2020 sobre la situación de los derechos humanos en Venezuela. La posición, expresada por el dirigente Castillo,  puede leerse en “Votación contra Venezuela: ‘Es un escándalo, un alineamiento con la política de Trump’”, Christian Castillo, 7/10, Izquierda Diario, aquí, En continuidad con las notas que subí en estos últimos días, dedico esta entrada a esta postura del PTS. Empiezo resumiendo el contenido fundamental del Informe.

El Informe Bachelet, ampliación 2020

La situación de los DDHH sigue afectando a millones de personas en Venezuela.

La situación económica y social sigue deteriorándose rápidamente, restringiendo el ejercicio de derechos sociales y económicos a millones de personas.

Las sanciones impuestas por EEUU agravan la situación de los DDHH.

Se han documentado casos de posibles ejecuciones extrajudiciales por miembros de las Fuerzas de Acción Especiales de la Policía Nacional (FAES) en algunos barrios del país.

Solo en el pasado mes de julio la organización no-gubernamental Monitor de Víctimas identificó 57 nuevos casos de presuntas ejecuciones cometidas por miembros del FAES en Caracas. Los casos documentados revelan la ausencia de mecanismos eficaces para proteger a los testigos y familiares de las víctimas, quienes en su mayoría son mujeres. Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

08/10/2020 at 13:15

Publicado en General

Tagged with , , ,

PTS, ocultamiento y maniobras de burócratas

with 27 comments

En una nota anterior, publicada hace dos días, o sea, el 5 de octubre, cité extensamente una artículo de Izquierda Diario, de 2019, en el que ataca el informe Bachelet sobre las violaciones de los DDHH por parte del régimen de Maduro. A fin de que los lectores pudieran comprobar lo que afirmo en la nota, la acompañé del correspondiente link al artículo de ID mencionado. Pistonesi, dirigente del PTS, había afirmado que mi crítica se basaba en inventos. Publicada la nota, Pistonesi no dijo palabra.

Pensé que el asunto estaba aclarado, pero evidentemente subestimé las capacidades de maniobra y ocultamiento de esta gente. ¿Qué hicieron? Pues borraron la nota conectada al enlace que publiqué. Al mismo tiempo, una defensora de las posturas del PTS envió un comentario diciendo que yo había suprimido pasajes del artículo de ID. Pasajes que, por supuesto, no existían en la nota original. Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

07/10/2020 at 10:18

Publicado en General

De nuevo, sobre métodos de discusión en la izquierda

with 22 comments

En la respuesta a mi crítica de la posición del PTS ante el Gobierno FyF (expresada por su dirigente Guillo Pistonesi), Leandro Germán incluyó el cargo de que soy un marxista solitario. Luego Pistonesi, en un comentario enviado al blog, ahondó en el asunto: “A Astarita no solo no le molesta, sino que hasta casi hace alarde de ser “un marxista solitario”. Respondí explicando que estos ataques ad hominem buscan descalificar personalmente. En concreto, se sugiere que “Astarita no debe de tener razón porque está aislado, porque no está construyendo un partido, porque hace lo opuesto de lo que hacían Marx, Engels, Lenin y Trotsky”.

Así, la crítica originaria se metamorfosea en demandas al crítico: “explique por qué está aislado”, “explique si se jacta de estar aislado”; “explique por qué en lugar de escribir su blog no escribe en Izquierda Diario” (sic, original aporte de Pistonesi); y así de seguido. De manera que el eje ya no sería la caracterización del Gobierno por parte del PTS, sino mi actividad, relación con militantes o incluso estado de ánimo. ¿Me jacto o no de estar aislado? Importantísimo asunto a dilucidar antes de averiguar si, por ejemplo, el PTS hizo silencio o calificó de proimperialista el informe Bachelet. Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

06/10/2020 at 09:53

Publicado en General

Tagged with , ,

El PTS y el informe Bachelet

with 31 comments

En mi crítica al dirigente del PTS Guillo Pistonesi por la caracterización de ese partido del Gobierno FyF como progresivo frente a “la derecha” (Cambiemos, cámaras empresarias, etcétera), hice mención a la postura del PTS frente al informe Bachelet sobre las violaciones de los DDHH en Venezuela. Escribí que el PTS descalificó ese informe con el argumento de que era pro-imperialista. Y que hizo silencio sobre el contenido de las denuncias.

Pues bien, en un comentario enviado al blog Pistonesi dijo que eso no era cierto, que yo había inventado el tema, y que ello demostraría que soy un intrigante.

En respuesta a esta acusación, invito a leer el artículo “Informe de la ONU: Piñera y Bachelet unidos contra el pueblo venezolano”, publicada por Izquierda Diario el 6/07/2019 (aquí). Fue publicado a las pocas horas de conocido el informe Bachelet. Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

05/10/2020 at 13:38

Publicado en General

Tagged with , ,

“Los que aprietan y los que ceden”, capítulo 2

with 31 comments


En una nota anterior (aquí) critiqué la posición del PTS, expresada en un artículo de Guillo Pistonesi, ante el gobierno Fernández y Fernández. En el día de ayer el PTS publicó una respuesta elaborada por Leandro Germán, que lleva por título “Alberto Fernández y la derecha: opinión sobre la polémica de Rolando Astarita contra el PTS” (Izquierda Diario 3/10/202). Pistonesi envió un comentario al blog recomendando su lectura.

Básicamente LG sostiene que mi crítica a Pistonesi es “un acto flagrante de deshonestidad intelectual” (Pitonesi también dice que soy intelectualmente deshonesto) porque afirmo que para el PTS el gobierno es progresivo frente a la derecha. Escribe:

“Astarita no entrecomilla la palabra “progresivo”, pero no porque no sea una cita (Astarita no aclara que no es una cita) sino porque no lo cree necesario, porque procede como si citara, es decir, como si estuviera tan claro que está citando que las comillas se hubiesen vuelto innecesarias. Ahí radica su mala fe”. LG dice que en ninguna parte el PTS dice que el gobierno FyF es progresivo frente a la derecha. Como el calificativo progresivo no se puede citar con las correspondientes comillas, el PTS no está diciendo que es progresivo. Bonito argumento de escribas. Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

04/10/2020 at 10:09

Publicado en General

Tagged with ,

A %d blogueros les gusta esto: