Rolando Astarita [Blog]

Marxismo & Economía

Archive for the ‘General’ Category

¿Movimiento popular con banderas socialistas?

leave a comment »

El XXVIII Congreso del Partido Obrero, realizado en junio pasado, resolvió realizar una campaña “por una salida de los trabajadores y por un nuevo movimiento popular”. Más abajo: “Por un movimiento popular con banderas socialistas para derrotar el saqueo”. También: “La creación de un movimiento popular con banderas socialistas necesita de la unidad de trabajadores ocupados y desocupados y de la participación activa de todos los sectores populares que luchen contra el saqueo capitalista en curso”. También: “El nuevo movimiento popular que debemos crear debe ser independiente del Estado y de los gobiernos, basado en un programa anticapitalista y socialista” (aquí).  

Autocríticamente, debo decir que he tardado en prestar atención al asunto. De hecho, fue la propuesta, también del PO, de revivir la consigna “que se vayan todos” –en versión “que se vayan todos los capitalistas”- la que me llevó a revisar críticamente esta convocatoria a formar un movimiento popular con banderas socialistas. No se trata de un problema menor, o táctico, sino de una cuestión que afecta los fundamentos mismos del socialismo científico: por lo menos desde la crítica de Marx a Proudhon (en Miseria de la filosofía) y la crítica de Marx y Engels, en El Manifiesto Comunista, a los diversos socialismos, ha sido un punto distintivo del socialismo científico su diferenciación programática y estratégica con respecto a las corrientes de la pequeña burguesía que se asumen “socialistas” o “amigos del pueblo” en general. Empiezo con algunas ideas de Lenin en su polémica con los populistas rusos.

La diferenciación de clase

Un tema central del marxismo es la diferenciación, no solo de la clase obrera con respecto a la clase capitalista, sino también con respecto a la pequeña burguesía. Es lo opuesto de lo que pretende el populista. Este, como señalaba Lenin, invariablemente aísla de manera artificial y falsa una forma de economía mercantil, el gran capital, y la condena (en lenguaje moderno “el enemigo son los grupos económicos”; o el capital financiero; o la oligarquía terrateniente; o el FMI, etcétera) al tiempo que idealiza otra forma de la misma economía mercantil, la pequeña producción. Los marxistas, en cambio, lejos de idealizar al pequeño productor decimos que este es un pequeño burgués, que se encuentra en las mismas relaciones contradictorias que los otros miembros de la sociedad y lucha como ellos para defenderse (véase Lenin, “Para una caracterización del romanticismo económico”).

Más en general, ubicada entre las dos grandes clases sociales, la pequeña burguesía está atravesada por la dualidad: por un lado, aspira a ascender a la situación de capitalista (y algunos lo logran); por el otro, busca sobrevivir a como dé lugar, defendiendo su pequeño negocio frente al desarrollo del capital. En términos actuales y para Argentina, esa defensa de la pequeña propiedad, contra el avance del gran capital se expresa en la queja contra “el modelo neoliberal concentrador”, punto de encuentro –junto al nacionalismo- de los “amigos del pueblo” criollos. Pero ese no es el programa del socialismo. El programa marxista es avanzar hacia la socialización de los grandes medios de producción, no volver al supuesto paraíso de la pequeña propiedad; y avanzar hacia el internacionalismo obrero, no volver a encerrarse en la nación, o en los regionalismos. Pero si las diferencias son de este calibre, es imposible que haya un programa y discurso común y “socialista” entre marxistas y populistas (o afines a los populistas, tipo PC o castristas). Es que no hay forma de expresar los intereses del “pueblo” ya que este está atravesado por relaciones de producción y cambio antagónicas. El pequeño burgués “cree que las condiciones especiales de su emancipación son las condiciones generales, las únicas que pueden salvar a la sociedad moderna y evitar la lucha de clases”. Pero “en cuanto mentalidad, no va más allá de los límites que les impone el sistema de vida” (Marx, citado por Lenin). Esa es la gente, de carne y hueso, que supuestamente construirá… socialismo popular.

El “pueblo” como abstracción y las clases sociales

Una política socialista debe apoyarse en un análisis materialista de las condiciones y relaciones económicas, no “del pueblo” en general, sino de las clases sociales y los estratos sociales que conforman dicho“pueblo”. Pero los políticos populistas pasan por alto esa diferenciación de clase que constantemente se opera en el seno de la “economía popular” mercantil. Como si no existiera una extendida capa de pequeños burgueses que sobreexplotan obreros, en talleres o comercios, en condiciones de completa precariedad e informalidad. Como si ignoraran a los pequeños propietarios que sacan rentas a pobres desgraciados obligados a alquilar cuartuchos inmundos en villas miseria. Como si no operaran extensas redes de usureros, traficantes, punteros políticos, extorsionadores de todo tipo, y elementos del lumpen que chupan la sangre de los obreros y de los desocupados. Todas relaciones antagónicas al interior de lo que el populista típico (¿y algunos marxistas?) generaliza como “pueblo”. Preguntamos, ¿qué “unidad” del movimiento popular es posible en estas condiciones sociales? Peor aún, ¿qué unidad bajo programa socialista?

Hay que decirlo con todas las letras: la tarea del marxismo no puede consistir en subirse al carro del ocultamiento, sino echar luz sobre el carácter antagónico de estas relaciones al interior del “pueblo”. El marxismo no debe, bajo ninguna circunstancia, alentar la fusión programática del socialismo científico con la pequeña burguesía (o con los que viven en los poros del “pueblo” explotando de mil formas a otros seres humanos sumidos en la pobreza).

Más aún: cualquier unidad del pueblo que pase por alto estas diferencias sociales solo se concretará bajo la hegemonía ideológica del socialismo pequeñoburgués (y nacionalista), cuando no burgués. Y es imposible que no sea así, dada la extendida ideología del pequeño productor –también del pequeño burócrata de sindicato o del Estado; del pequeño puntero político; del pequeño lumpen; del pequeño truhan; del pequeño tratante- por sobre las concepciones y el programa del socialismo revolucionario e internacionalista que tiene como norte la emancipación de los obreros.

Unidad de acción a partir de delimitar programas   

Muchas veces es necesaria la unidad de acción entre clases y capas sociales, o entre sus expresiones políticas, por reivindicaciones precisas y concretas. Pero esto debe encararlo el marxismo luego de haber establecido las diferencias irreconciliables no solo entre la clase obrera y el capital, sino también entre la clase obrera y la pequeña burguesía. Es necesario delimitar –esto es, negar críticamente, en términos de la dialéctica- para que sean posibles unidades en la lucha que no lleven a la clase obrera al callejón de la colaboración de clases y la subordinación al Estado burgués.

Alianzas de clase y lucha por el socialismo

Como bien decía Trotsky, si se habla de la alianza obrera y campesina (u obrera y pequeñoburguesa) es porque se trata de clases distintas. Por eso, si una alianza entre las dos clases toma el poder, el avance hacia el socialismo exigirá que la pequeña burguesía sea inducida a aceptar formas de cooperación que constituyan pasos hacia la socialización. Lo que generará tensiones y hasta contradicciones con el programa socialista, como lo demostró la experiencia de la Rusia soviética. Los campesinos recibieron la tierra de la Revolución, pero no por ello pasaron a ser proletarios. No es casual que Lenin dijera que a comienzos de los 1920 Rusia era más pequeñoburguesa que antes de la Revolución de Octubre. Por lo cual, los  intereses “socialistas” de los obreros y campesinos no convergían de ninguna manera sencilla o directa, ya que el campesino seguía aferrado a su lote de tierra. Pero si el “movimiento popular (policlasista) socialista” -o sea, bajo un único programa socialista- fue imposible incluso bajo la dirección del Estado proletario, mucho menos podrá generarse en condiciones de dominio capitalista (y para colmo, de debilidad relativa de los partidos que se reivindican marxistas).

Romper ideológica y políticamente con el populismo burgués y pequeño burgués

De lo desarrollado hasta aquí se desprende que los marxistas inculcamos un sentimiento de desconfianza hacia los líderes de la pequeña burguesía, no por cuestiones más o menos coyunturales, sino por su posición de clase y el programa social que defienden. Es que no hay posibilidad de independencia de clase con respecto al capital si no hay ruptura ideológica y política con la pequeña burguesía y sus representantes, abogados y gestores, burócratas y arribistas trepadores varios. La contraposición del internacionalismo con el nacionalismo pequeñoburgués o estatista, es parte de esta necesaria clarificación.

Para terminar, y dedicado a los que imprudentemente citan a Lenin y a Trotsky para defender un programa “socialista” de indiferenciación entre la clase obrera y la pequeña burguesía, transcribo este pasaje de Stalin, el gran organizador de derrotas, de Trotsky:

“En 1906 Lenin escribió: ‘Un último consejo: proletarios y semi-proletarios de las ciudades y los campos, organizaos separadamente. No confiéis en ningún pequeño propietario por pequeño que sea, incluso ‘trabajador’… nosotros apoyamos totalmente al movimiento campesino pero debemos recordar que es el movimiento de otra clase, no de aquella que puede efectuar y efectuará el cambio socialista”.

Destacamos: desde el enfoque marxista es un grave error hablar de fusión de clases sociales distintas bajo un mismo programa “socialista”. De nuevo Trotsky, terminando el pasaje anterior: “No solamente una fusión, sino incluso un acuerdo duradero sería funesto para el partido socialista de la clase obrera y debilitaría la lucha democrática revolucionaria”. No hay manera de construir un “movimiento popular bajo banderas socialistas” que no sea, en realidad, una trampa hacia la colaboración de clase.

Para bajar el documento: https://docs.google.com/document/d/1UQpYw-sv8D4SK_UbcppMtBkOnlBwJDqZRb17gLIRhrM/edit?usp=sharing

Written by rolandoastarita

28/11/2022 at 17:47

Publicado en General

“Que se vayan todos” y la demanda de gobierno obrero

with 6 comments

A raíz de la última entrada (aquí) algunos lectores y amigos me preguntaron por qué, en una primera versión de la nota, hice una interpretación “libre” de la demanda del Partido Obrero de “que se vayan todos los políticos capitalistas”, transmutándola en “que se vayan los ministros capitalistas”. Mi respuesta: lo hice porque interpreté la consigna en el sentido más favorable a la tradición trotskista y el método y demandas transicionales. Es que en el Programa de Transición se levanta la consigna de gobierno obrero, y en ese marco –y solo en ese marco– se plantea la exigencia de “fuera los ministros capitalistas” (o ruptura de los partidos obreros reformistas con los ministros capitalistas). Personalmente no estoy de acuerdo con esta táctica (véase aquí), pero al menos tiene una lógica (el marco es el Programa de Transición). A Trotsky nunca se le ocurrió, hasta donde alcanza mi conocimiento, pedir la renuncia de todos los políticos capitalistas a sus funciones en el Estado capitalista, y menos en condiciones de dominio burgués “normales”. Tampoco aparece tal cosa en la experiencia ni en la literatura del socialismo revolucionario.

Una demanda propia del populismo pequeñoburgués

La demanda, de Pitrola y el Partido Obrero de “fuera los políticos capitalistas”, a diferencia de la demanda del gobierno obrero, no hay manera de encajarla en estrategia o programa socialista alguno. En ese respecto, cometí un error en intentar dar a la consigna un contenido trotskista que no lo tiene. Como lo explica el mismo PO, la consigna busca enlazar con la tradición del 2001-2, cuando se popularizó el “que se vayan todos”. Pero esta demanda solo podía conducir, en las condiciones entonces imperantes, a un recambio burgués (De la Rúa, Rodríguez Saá, Duhalde, Kirchner). Recambio que, dicho sea de paso, fue acompañado de uno de los “ajustes” –baja de salarios, aumento de la pobreza- más brutales de la historia argentina. No hay razones para pensar que la adopción hoy de esa demanda por las masas daría un resultado diferente.

Pero inmunes a la experiencia histórica -y al materialismo histórico- Pitrola y el Partido Obrero vuelven ahora con la cantinela del “que se vayan todos” pero con un aditamento “proletario”: “que se vayan todos los políticos capitalistas”. Naturalmente, si se pide “que se vayan”, se pide que se vayan del Estado. Pero… ¿qué sentido tiene llamar a movilizar para que el Estado capitalista se vacíe de políticos capitalistas? Es una demanda tan vacía de contenido que no hay por dónde agarrarla. Al menos la táctica trotskista del gobierno obrero se ubica en el terreno de agudizar una (supuesta) contradicción entre los partidos obreros o socialistas reformistas, y el aparato del Estado burgués (o la propiedad privada del capital). La exigencia “que se vayan todos los políticos capitalistas”, en cambio, gira en el vacío, y hasta genera problemas en perspectiva. Por ejemplo con esta consigna se está pidiendo que renuncien todos los senadores, y todos los diputados menos los del FIT-U (representantes del proletariado). Esto en un marco en el que los partidos capitalistas obtienen más del 90% de los votos, elección tras elección. Incluso con la siguiente observación: la consigna de Asamblea Constituyente, muchas veces agitada por los trotskistas, perdería significado porque deberían excluirse todos los representantes “capitalistas”. Pero más en general, ¿cómo se puede exigir que los políticos capitalistas se retiren del manejo del Estado capitalista, en un modo de producción capitalista? ¿Qué lógica tiene esto? Las consignas deben tener algún sentido. De lo contrario solo llevan al desánimo y la confusión.

¿Socialismo popular?

Termino esta nota señalando que el programa del marxismo (o del socialismo científico) se diferencia de los socialismos burgueses y pequeñoburgueses, o estatistas burocráticos. Explícitamente los critica como expresiones de clases, o capas sociales, distintas de la clase obrera (véase, por ejemplo, El manifiesto comunista). Enfoque que se vincula a la crítica de la noción de “pueblo”, como masa indiferenciada con intereses comunes, y opuesta “al gran capital”, o al capitalismo. Este populismo reivindica la pequeña propiedad frente al capital, y en ese respecto es reaccionario. El socialismo marxista no debería confundir banderas con el populismo socialista. Enfatizamos, no hay manera de conciliar el socialismo populista con el socialismo obrero.

Para bajar el documento: https://docs.google.com/document/d/1NPCONvvrExSAqeznD2vQBcYjYJVYnSJm1JctJCJw29A/edit?usp=sharing

Written by rolandoastarita

27/11/2022 at 12:20

Publicado en General

¿Fuera los políticos capitalistas?

with 5 comments

En el editorial de Prensa Obrera, con fecha 24 de noviembre 2022 Néstor Pitrola plantea que una de las consignas centrales de la hora es “Fuera los políticos capitalistas” (la nota tiene por título “Cristina al rescate del gobierno”, aquí). En una primera versión de esta nota hice eje en que no tiene sentido exigir la renuncia de los ministros capitalistas. Un lector objetó que mi crítica es inválida porque literalmente Pitrola dice fuera los políticos capitalistas. Pero igualmente la consigna no tiene sentido.

Es que en un Estado burgués los políticos (incluidos los ministros, los altos funcionarios, las jefaturas de los partidos burgueses), necesariamente, son capitalistas. Lo son incluso aquellos que no son propietarios de capital. Son capitalistas porque contribuyen al mantenimiento y reproducción de la relación capital – trabajo, y del Estado. Exigir que los ministros, secretarios de Estado, altos funcionarios, etcétera, de un gobierno burgués no sean capitalistas, en un Estado capitalista, inmerso en un modo de producción capitalista, raya con lo absurdo. Más en concreto, si renunciaran los ministros del gobierno de Fernández, serían reemplazados por ministros también capitalistas. Lo mismo ocurre con cualquier alto funcionario que no puede no ser capitalista. En este respecto, la precisión de Pitrola –que renuncien los funcionarios políticos capitalistas, como si hubiera ministros, u otros altos funcionarios gubernamentales “proletarios”– refleja incomprensión de la naturaleza del Estado capitalista. Sobre esta cuestión Rosa Luxemburgo decía, con razón: “Con la entrada de un socialista en el gobierno, la dominación de clase sigue existiendo: el gobierno burgués no se transforma en un gobierno socialista, pero en cambio un socialista se transforma en un ministro burgués” (véase aquí).

Subrayamos: la demanda de Pitrola y el Partido Obrero es ideología reformista pequeñoburguesa en estado puro. Las relaciones sociales -de explotación- y el carácter del Estado no desaparecen cambiando figuritas en los ministerios y otras instituciones del Estado. Inducir a pensar tal cosa es lo opuesto de lo que demanda la lucha socialista por la independencia de clase. En todo caso… ¿qué tal si alguna vez prueban con la teoría de Marx y Engels, con el enfoque materialista de la historia y la sociedad? Por ahí les sale, y paran con estos inventos, tan oportunistas como desatinados.

Para bajar el documento: https://docs.google.com/document/d/1F22ANhroIdD1wpJMp1LYDksMWmBg3v2utzeji3daIGw/edit?usp=sharing

Written by rolandoastarita

26/11/2022 at 11:39

Publicado en General

Por la libertad de Oscar-René Vargas

with 5 comments

“Oscar-René Vargas, ciudadano nicaragüense de 77 años, es un economista, historiador y analista de la actualidad centroamericana cuyas cualidades son reconocidas en los círculos académicos, particularmente por aquellos que han defendido sistemáticamente los derechos sociales y democráticos del pueblo nicaragüense frente a los diferentes regímenes autoritarios.

Sin embargo, el martes 22 de noviembre de 2022 nos enteramos de su «secuestro» -es decir su detención y encarcelamiento- por la policía del régimen del presidente Daniel Ortega. Este acto arbitrario nos indigna profundamente, sobre todo porque es la continuación de una serie de detenciones de personas críticas, desde diversos ángulos, del actual régimen nicaragüense.

Oscar-René Vargas es conocido por sus numerosos trabajos históricos -más de 35 libros- sobre Nicaragua, así como por su compromiso, desde mediados de los años 60, contra la dictadura de Somoza, su apoyo al gobierno original del FSLN y su respaldo al movimiento popular reivindicativo que se manifestó en 2018. Los compromisos mencionados aquí reflejan la rectitud ética y política de Oscar-René Vargas, su apego a los derechos democráticos y, por tanto, a la libertad de expresión y de organización.

Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

25/11/2022 at 11:35

Publicado en General

Bregman-PTS sobre derecha y libertades democráticas

with 12 comments

En las dos notas anteriores (aquí y aquí) hemos explicado la importancia de la lucha por las libertades democráticas en la tradición socialista. Es un tema sobre el que tenemos profundas discrepancias con la mayoría de la izquierda argentina, incluidos algunos partidos trotskistas. A fin de ilustrar la naturaleza de estas diferencias, en lo que sigue cuestiono una nota que acaba de aparecer en Izquierda Diario, firmada por Myriam Bregman. Está dedicada a “la derechización de la derecha” y el crecimiento de la ultraderecha en el mundo.  

La nota de Bregman

El artículo se titula “La ‘polarización asimétrica’ y las razones del crecimiento de la ultraderecha” (aquí). Reproduzco los siguientes pasajes:

“Trump copando el Partido Republicano; el paso de los tories británicos al campo del Brexit; el crecimiento del lepenismo en Francia; Vox en el Estado Español; los Demócratas en Suecia; ahora Giorgia Meloni en Italia; antes Orban en Hungría; entre otros. Con sus diferencias estos movimientos comparten un discurso anti inmigrante y demagogia “soberanista”. En América Latina, el proceso se agudizó con la pandemia, aunque la llegada al gobierno de Bolsonaro fue anterior. Kast en Chile, Hernández en Colombia, Milei, Espert y los “halcones” del PRO en nuestro país”. 

Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

20/11/2022 at 19:13

Publicado en General

Engels sobre el boulangismo

with 3 comments

En la entrada anterior (aquí) presentamos un texto de Hal Draper acerca de la política de Marx y Engels con respecto a las libertades democráticas. En esta entrada ampliamos el tema con la posición de Engels frente al ascenso, en Francia, del boulangismo. Igual que con el texto de Draper, nuestra intención es mostrar que la tradición del socialismo revolucionario está muy alejada de los discursos favorables al “Estado burgués fuerte” o al “Poder Ejecutivo que concentre el poder”. Y, fundamentalmente, mostrar cómo la crítica marxista al bonapartismo, y el combate por la ampliación de las libertades democráticas, favorecen la lucha por la liberación de la clase obrera. Comenzamos describiendo qué fue el boulangismo.     

Boulanger y el boulangismo

El boulangismo fue un movimiento reaccionario, que adquirió fuerza en los 1880, en Francia (nos basamos en David Lerer, “The Retoric of Revolution and Reality: Boulangism and Mass Politics in France”, Tufts University, 2011, aquí). Fue encabezado y promovido por el general Georges Ernest Boulanger, un militar que había peleado en Italia, China y en la guerra franco prusiana; y había participado en la represión a la Comuna de París. En 1886 Boulanger fue nombrado ministro de Guerra por el gobierno radical (demócrata burgueses moderados) de Clemenceau. El Parlamento estaba dominado por los Oportunistas, que habían tejido alianzas con los radicales, ubicados más a la izquierda, a expensas de los monárquicos y otros conservadores [“Oportunistas” fue el nombre que se dio al partido de los republicanos moderados franceses, hasta la formación, en 1881, de un partido de radicales de izquierda, bajo dirección de Georges Clemenceau].

Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

13/11/2022 at 14:54

Publicado en General

Draper, sobre Marx y las formas democráticas de gobierno

with one comment

En varias ocasiones me encontré con marxistas que menosprecian la lucha por las libertades democráticas. Por ejemplo, son varias las organizaciones de izquierda que descalifican las luchas por libertades democráticas en Venezuela o Nicaragua con el argumento de “son funcionales al imperialismo y a la ultraderecha”. Un discurso que se combina con la idea de que los socialistas deberíamos apoyar un “Estado fuerte”, o un Ejecutivo que concentre mucho poder, para enfrentar a la derecha y transformar en un sentido “progresista” a la sociedad. 

En notas anteriores sostuve que estas posiciones constituyen una negación de las tradiciones revolucionarias del socialismo (véase, por ejemplo, aquí). Con el propósito de ofrecer más elementos para el análisis, en esta entrada presento las principales ideas del trabajo clásico de Hal Draper, “Marx on Democratic Forms of Government”, de 1974 (aquí).    

Combate por el socialismo y su relación con el combate por la democracia

Draper plantea que el socialismo de Marx y Engels, en tanto programa político, puede ser definido de manera rápida como la completa democratización de la sociedad, no solo de sus formas políticas. Por eso, según este enfoque, la lucha por las formas democráticas de gobierno, por la democratización del Estado, es parte integrante del esfuerzo socialista. Agrega Draper que en la historia de los movimientos socialistas y comunistas uno de los principales problemas ha sido establecer la relación, teórica y práctica, entre el combate por el socialismo y por la democracia; o entre los objetivos socialistas y los democráticos. Es que en un extremo están los que colocan en el primer plano la lucha por las libertades democráticas por sí mismas, y consideran la defensa de las ideas socialistas como un mero accesorio. Y en el otro extremo están los que defienden una ideología radical, según la cual existiría una contraposición entre las ideas socialistas –en el sentido de un enfoque anticapitalista- y las luchas democráticas, a las que consideran irrelevantes o hasta perniciosas para el movimiento socialista. Entre ambos extremos encontramos una infinidad de mezclas. Sin embargo, precisa Draper, la posición de Marx es que la teoría debe integrar los dos enfoques, de manera de definir la democracia consistente en términos socialistas, y el socialismo consistente en términos democráticos.  

Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

02/11/2022 at 15:43

Publicado en General

La teoría de la Revolución permanente de Trotsky

with 6 comments

En varias oportunidades me han preguntado qué opino sobre la teoría de la Revolución permanente (TRP) de Trotsky. Mi respuesta es que, si bien reivindico la orientación estratégica de esta teoría, opuesta a las políticas stalinistas y socialdemócratas de subordinación del movimiento obrero a las burguesías “progresistas”, soy crítico de la idea, central en la TRP, de que “la revolución democrática” (autodeterminación nacional, eliminación de relaciones precapitalistas, libertades democráticas) “sólo puede triunfar por medio de la dictadura del proletariado” (tesis 4 de la TRP; véase Trotsky, 1930-1973, p. 168).

A fin de clarificar esta cuestión, comenzamos pasando revista a las discusiones en la socialdemocracia rusa que constituyeron el contexto en el que Trotsky elaboró, a comienzos del siglo XX, su teoría de la revolución; y la forma en que la Revolución de Octubre “resolvió”, por así decirlo, esas polémicas.

Planteo histórico

La primera formulación de la TRP es de poco antes del estallido de la revolución rusa de 1905. En aquellos años había acuerdo en la socialdemocracia rusa en que “la revolución que se acercaba era… burguesa” (ibid., p. 24). La diferencia entre los socialistas se centraba en la cuestión de qué clases sociales habrían de realizar esa revolución. Los mencheviques sostenían que, dado que la revolución sería burguesa, el rol directivo en la misma correspondía a la burguesía liberal. El proletariado, seguía el razonamiento menchevique, tenía que conformarse con ser “la izquierda del frente democrático: la socialdemocracia debería apoyar a la burguesía liberal contra la reacción, y al mismo tiempo defender los intereses del proletariado contra la propia burguesía” (ibid., p. 25).

Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

09/10/2022 at 17:35

Publicado en General

Crítica al enfoque ortodoxo en Economía

with 31 comments

Invitado por el profesor Héctor Bazque, el jueves 15 de septiembre di una charla virtual, dedicada a la crítica de las teorías ortodoxas (escuelas neoclásica y austriaca), en la Cátedra de Microeconomía II, Universidad del Comahue.

Aquí va el link;

https://www.youtube.com/watch?v=TB9sFWa1WU0

Written by rolandoastarita

03/10/2022 at 08:44

Publicado en General

Invitación

with 19 comments

Organizado por Di algo de izquierda, son cuatro charlas. Reproduzco pasajes de la invitación por parte de los organizadores.

El objetivo del ciclo consiste en aportar un conjunto de herramientas conceptuales imprescindibles para el análisis de la realidad actual. En ese sentido, se van presentar los elementos fundamentales de la teoría marxista, recorriendo sus principales tópicos: teoría del valor trabajo, origen de la ganancia capitalista, plusvalía absoluta y relativa, teoría de la explotación, etc. Además, se analizará críticamente la teoría del imperialismo de Lenin y la tesis de los monopolios como formadores de precios, aportando una mirada crítica sobre los mismos. Por último, pero no menos importante, abordaremos la cuestión de los programas políticos en el movimiento socialista, señalando las diferencias entre programa mínimo y programa máximo, analizaremos el programa de transición elaborado por León Trotsky y una crítica al mismo desde el marxismo.

El curso es abierto a todo el público, aunque está pensando especialmente para un auditorio militante, activistas, delegados, cuadros y dirigentes gremiales y/o políticos. En definitiva, es un curso concebido y diseñado para todos aquellos que quieran intervenir en la realidad actual para transformarla en un sentido emancipador.

Presencial en CABA + transmisión en vivo por nuestras redes

Jueves 29/9, 13/10, 27/10, 10/11 a las 18:30hs. 

Fundación Rosa Luxemburgo, Santiago del Estero 1148

Organiza: Di Algo de Izquierda

Dejamos el formulario de inscripción:

https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSeyUQ8T0h3POPL3lPgYrNu7OXHY2TdZcY3T-AXi-zfNjrw1Cg/viewform

Written by rolandoastarita

21/09/2022 at 15:10

Publicado en General

A %d blogueros les gusta esto: