Rolando Astarita [Blog]

Marxismo & Economía

Posts Tagged ‘Crisis

Interpretaciones virus-conspirativas

with 15 comments

En los últimos días me han llegado varios textos y mensajes que sostienen que la pandemia beneficia a la clase capitalista, y por eso esta última la promueve o, al menos, la tolera. Los argumentos son de todo tipo: que conviene “porque los sistemas de detección del virus hacen grandes ganancias”; que con la crisis van a reconvertir los sistemas productivos y la división del trabajo; que brinda la oportunidad de fugar capitales hacia EEUU; que el virus es útil para aumentar el gasto público “y ahorrar capital privado”; que con la pandemia la burguesía busca eliminar jubilados para equilibrar las cuentas de la seguridad social; que es un ataque de China contra EEUU; que es un ataque de EEUU contra China; y que el virus le es útil a los capitalistas para ir contra las huelgas. El complemento necesario de estos discursos es que el virus no desató crisis alguna porque la economía mundial está en recesión desde hace años; y que a la burguesía la tiene sin cuidado la pérdida de vidas de trabajadores

¿Economía mundial en recesión desde 2015?

Empiezo con la afirmación de que el virus no alteró la dinámica económica porque “la economía mundial está en recesión desde 2015” (como me ha dicho un crítico). En el siguiente cuadro presento las tasas de crecimiento de la economía global, las economías avanzadas y las atrasadas, en los cinco últimos años.

Tasas de crecimiento de las economías, 2015 – 2019 (fte:FMI)No son cifras de recesión o depresión económica. En los últimos años subí notas al blog en las que dije que desde la recuperación de 2009 la economía mundial experimentó un crecimiento débil; que la acumulación fue anémica; que hubo recesiones o depresiones en varios países (sur de Europa; Rusia, Brasil, Argentina); que las economías capitalistas nadan en un mar de deudas. Y que, en consecuencia, estaban dadas las condiciones para una recesión o depresión. Pero esto no es lo mismo que decir que la economía mundial está en recesión desde hace media década, o desde 2007, como se ha afirmado en algunos textos.

Pero además, la realidad es que la difusión del virus no solo disparó la recesión, sino la agravó. Las razones las di en una nota anterior (aquí). Básicamente, hay una contracción brusca de la fuerza de trabajo y de la demanda, en un contexto de gran endeudamiento, y sobreacumulación de capital. Así, se reúnen los elementos para que se desate una espiral contractiva de consecuencias imposibles de calcular ahora. Y lo datos, provisorios, parecen confirmarlo. Según UNCTAD, a partir del estallido de la pandemia las 5000 mayores multinacionales globales monitoreadas por el organismo informan que prevén una caída de sus ingresos, en promedio, del 30%. Las compañías de energía, aviación y construcción de automóviles, entre otras, están viendo derrumbarse sus ventas y en muchos casos el valor de sus activos. Según la OCDE, las empresas estarían reduciendo sus inversiones entre un 20 y 50%. Pero por fuera de estas cifras, el asunto es casi de sentido común. ¿Cómo se puede desconocer que la producción en China, Italia o España se vio y ve afectada por las cuarentenas? ¿O creer que actividades como restaurantes, hoteles, compañías de turismo, espectáculo y deportes, que mueven billones de dólares, están igual que si no hubiera habido virus? Es incomprensible que mucha gente de izquierda no pueda admitir cosas tan evidentes.

Las tesis virus-conspirativas

Lo dicho en el apartado anterior se aplica a las tesis virus-conspirativas. No tienen sustento empírico, ni lógica. Por ejemplo, ¿qué sentido tiene decir que la burguesía se ve beneficiada con la caída de la producción y las ventas, con el derrumbe de los activos financieros, con el cese de la producción de plusvalía? ¿Se tiene dimensión de lo que significan esas caídas en términos de desvalorización de capitales? Más en concreto, no hay proporción entre, por ejemplo, lo que puedan bajar los gastos en jubilaciones, y las pérdidas de una depresión económica global. Tampoco existe proporción lógica entre las ventajas que alguna fracción del capital chino o estadounidense pueden obtener en un conflicto por tarifas aduaneras, y los costos de una depresión global. En el mismo sentido, ¿qué lógica tiene decir que la crisis del virus conviene al capital porque da beneficios a los laboratorios que realizan los test? ¿O que la burguesía provoca la crisis del virus para fugar capitales? Como si le hiciera falta una crisis para fugar capitales… En cualquier caso, ¿se pueden concebir argumentos más toscos y brutos?

Enfatizo: es necesario tener un cierto sentido de las proporciones cuando se presentan argumentos. Y hay que acabar con esa estúpida idea –expresión de un extremo subjetivismo- de que la burguesía puede manejar a voluntad las leyes de la economía, y siempre en su beneficio.

Por otro lado, es un error afirmar que la burguesía no se preocupa por la salud de las masas trabajadoras, y que por eso, cuando logre la vacuna no va a vacunar a las masas empobrecidas (esto lo escribe un intelectual de izquierda, en un diario de izquierda “radical”). ¿De dónde sacan semejante cosa? En su momento la clase dominante se ocupó de que la vacuna contra la polio llegara a todos los sectores (al menos de las poblaciones urbanas). Lo mismo ocurrió con la vacuna contra la difteria. No hay motivo para suponer que tendrá una actitud distinta si aparece la vacuna contra el Covid-19. Es que la clase capitalista quiere que se conserve y reproduzca “la gallina de los huevos de oro”. Los servicios públicos de salud, sanidad, educación, tienen que ver con ello.

Por supuesto, pretende afrontarlos con el costo mínimo indispensable (de ahí también la alta explotación a los trabajadores de la salud y educación). Pero carece de lógica pensar que quiere acabar con la clase obrera enviándole virus. Por otra parte, a lo anterior se agrega el tema de la legitimación del sistema capitalista a los ojos de las masas; y  vinculada a ella, la captación de sindicatos y organizaciones populares, y sus dirigentes. Y por último, está el interés en la auto-preservación de la clase dominante: una obrera que trabaja en sanatorios, viviendas o escuelas de la burguesía no puede ser un factor de contagio.

Por último, el argumento tal vez más extravagante: que el virus fue lanzado para derrotar huelgas obreras. ¿Virus rompehuelgas? ¿La clase capitalista mundial estaba acorralada por una ola generalizada de huelgas y les lanzó el virus? Pareciera que no hay límites para los disparates. De una buena vez, hay que parar con la charlatanería “revolucionaria”. Son argumentos ridículos, y no hacen favor alguno a las ideas del socialismo.

Written by rolandoastarita

31/03/2020 at 17:46

Publicado en General

Tagged with , ,

Virus, crisis económica, materialismo

with 67 comments

En la nota sobre la posibilidad de que la economía global se sumerja en una depresión (aquí), dediqué unas líneas a reivindicar la validez del enfoque materialista. Posiblemente a algunos lectores les haya llamado la atención esa digresión, pero lo cierto es que al escribir la nota tenía presente varios mensajes que había recibido, de personas progresistas o de izquierda, que afirmaban que todo era un invento del imperialismo, del neoliberalismo, o incluso del capitalismo a secas. De entre esos mensajes, el que más me impactó rezaba:

“El coronavirus es lo propio de la globalización; se fundamenta en la incertidumbre y en el potencial carácter peligroso del otro. Es el individualismo global inventando catástrofes” Tweet que venía con la firma de UBA.Sociales. Traducido, el virus es un invento “del individualismo global”; y de naturaleza psicológica (se fundamenta en la incertidumbre y el miedo paranoico al otro). Me llamó la atención, también, que nadie dijera palabra sobre el mensaje (al menos, hasta donde conozco).

Pero, como es conocido, la tesis de que todo es producto de una campaña también fue asumida por cabezas de Estado. Entre ellas, López Obrador, Bolsonaro y Trump. Así, ya en marzo, López Obrador decía que “hay que abrazarse, no pasa nada”, y su subsecretario de Salud, López Gatell, agregaba que “la fuerza del presidente es moral, no es contagiosa”. En la misma veta Bolsonaro afirmó que la preocupación “es una histeria”, y saludó y se tomó selfies con cientos de simpatizantes. En sus últimas declaraciones dijo que los que alarman a la población buscan “paralizar a la economía para acabar con su gobierno”. En cuanto a Trump, se burló del “virus extranjero” y sentenció que no era un problema grave. Naturalmente, se preocupó cuando se derrumbó Wall Street. Sin embargo, con el virus expandiéndose en EEUU a mucha velocidad, acaba de anunciar que, en un corto plazo, levantará toda medida de aislamiento.

Idealismo reaccionario y reivindicaciones obreras

El punto en común de todas estas posturas es que el virus no representa un peligro objetivo, material. Según este enfoque, que abarca de progres a completos reaccionarios, todo sería construcción política, o político-discursiva.

Pienso que estamos ante posturas reaccionarias, incluso cuando se expresan con palabrerío “anti-neoliberal”, o “anti-globalización”. Para ver por qué, repasemos las demandas que por estos días hacen muchos sectores del trabajo: que se paren las actividades no esenciales; que se mantengan los ingresos de los trabajadores; que se aseguren los ingresos a los precarizados o desempleados; que se adopten medidas de seguridad para los trabajadores de la salud, limpieza, transportes esenciales. Pero si el peligro del virus es solo paranoia individualista, o histeria, creadas por el imperialismo, el capital financiero, los medios o los políticos opositores, ¿qué fundamento le queda a las reivindicaciones de las masas trabajadoras? Sencillamente, ninguno. Como también pierde sentido alertar sobre los peligros que anidan en la entrada del virus a las decenas de miles de suburbios carenciados del Tercer Mundo, con sus miles de millones de personas privadas de lo más elemental. En otros términos, si todo es “histeria mediática neoliberal”, ¿para qué preocuparse por las condiciones materiales, objetivas, en que viven o trabajan las masas y enfrentan el virus?

Lo más grave es que estas concepciones idealistas han arraigado en sectores del progresismo y la izquierda. Aunque a veces se expresan de manera más atenuada. En este último respecto, me ha llamado la atención que alguna gente de izquierda haya planteado que la irrupción del virus solo “disparó” la crisis económica. Un disparador en el mismo sentido en que el asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria encendió la Primera Guerra. De ahí que me viera obligado a explicar –en Comentarios del blog- la diferencia entre “disparar” y “agravar” (el asesinato del archiduque disparó, pero no agravó la guerra; la aparición del virus dispara y agrava la crisis económica).

Materialismo,  naturaleza y relativismo epistemológico

En contra de las concepciones idealistas, vuelvo a destacar el enfoque materialista del marxismo. Su punto de partida: somos parte de la naturaleza, y estamos sometidos a sus leyes. En consecuencia, estas no se pueden desconocer impunemente. En 1846 Marx y Engels escribían:

“Un hombre listo dio una vez en pensar que los hombres se hundían en el agua y se ahogaban simplemente porque se dejaban llevar por la idea de la gravedad [hoy algunos dirán “la idea del virus”]. Tan pronto como se quitasen esta idea de la cabeza, considerándola por ejemplo como una idea nacida de la superstición, como una idea religiosa, quedarían sustraídos al peligro de ahogarse [actualidad del consejo: el virus no te ahoga si te sacas la idea del virus]. Ese hombre se pasó la vida luchando contra la ilusión de la gravedad, de cuyas nocivas consecuencias le aportaban nuevas y abundantes pruebas todas las estadísticas”. (La ideología alemana, p. 12). .

Dos años antes, en los Manuscritos económico-filosóficos Marx decía: “La vida genérica, tanto en el hombre como en el animal, consiste físicamente, de una parte, en que el hombre (como el animal) viva de la naturaleza inorgánica, y cuando más universal es el hombre como animal, tanto más universal es el campo de la naturaleza inorgánica en que vive”. Más adelante: “la naturaleza es el cuerpo inorgánico del hombre” (…) Decir que el hombre vive de la naturaleza significa que la naturaleza es su cuerpo, con el que debe mantenerse en proceso constante, para no morir” (pp. 599-600 Escritos de juventud de Marx, FCE).

También Engels: “Mas si se sigue preguntando qué son el pensamiento y la conciencia y de dónde vienen, se halla que son productos del cerebro humano y que el hombre mismo es un producto de la naturaleza, que se ha desarrollado junto con su medio; con lo que  se entiende sin más que los productos del cerebro humano, que son en última instancia precisamente productos de la naturaleza no contradigan, sino correspondan al resto de la conexión natural” (p. 85, Anti-Dühring, ed. Fundación Federico Engels).

Lo central es que el pensamiento humano no está por fuera y por encima de la naturaleza. Una cuestión que, entre otras cosas, es el fundamento de la crítica materialista al relativismo epistemológico. Esto es, a la idea de que la verdad o falsedad de una afirmación es relativa a un individuo o grupo social. Es el criterio que guía a gente para la cual la existencia, o no, del virus parece depender de quién dice que el virus existe, o no existe. Como no puede ser de otra manera, el idealismo, la superstición y la negación de que existen hechos y circunstancias que son externas a nuestra mente, y ocurren por fuera de ella, se dan la mano para conformar un indigesto guiso sumamente reaccionario. El marxismo, en oposición a estas corrientes oscurantistas, defiende las tradiciones científicas, esto es, la validez del razonamiento lógico y de la evidencia empírica (más sobre esto, aquí).

Materialismo y socialismo

Por último, sostengo que una futura sociedad socialista, o una sociedad que pretenda construir el socialismo, tampoco podrán desconocer que formamos parte de la naturaleza, y que sus leyes no dependen de nuestras construcciones mentales, sino al revés. Una cuestión que parecieron pasar por alto los líderes de los “socialismos reales”, imponiendo a los trabajadores objetivos irrealizables, que llevaron al agotamiento de la propia fuerza laboral, y de los recursos naturales. Piénsese, por  ejemplo, lo que significaron la colectivización forzosa en la URSS; el Gran Salto Adelante, en China; o la zafra de los 10 millones de toneladas, en Cuba. En todos esos episodios se pretendió avanzar desconociendo las restricciones productivas objetivas, e incluso las leyes de la naturaleza. Más en general, el programa de construir el socialismo en un solo país estuvo teñido de un voluntarismo idealista que terminó siendo muy perjudicial para las masas trabajadoras.

Lo dicho no niega, por supuesto, que el socialismo podrá acabar con el imperio de la lógica de la ganancia capitalista; poner el acento en el desarrollo productivo, eliminando incontables gastos improductivos (por caso, lo que gastan las potencias capitalistas solo en gasto armamentista); incorporar a las masas a la toma de decisiones en beneficio de todos; revertir la abismal desigualdad social; y organizar el trabajo en función de los intereses colectivos. Medidas que, con toda seguridad, mejorarán las condiciones para que la humanidad enfrente catástrofes naturales como la desatada en estos tiempos. Pero eso no significa que las mismas dejarán de ocurrir, dado el actual grado de desarrollo de las fuerzas productivas y la ciencia. En otros términos, la restricción natural no se eliminará, al menos en un horizonte de tiempo previsible. Por eso no hay que vender humo, ni espejitos de colores. Necesitamos desarrollar la crítica del capitalismo, evitando empero toda forma  de idealismo y subjetivismo voluntarista, que solo favorecen a la reacción.

Descargar el documento: varios formatos siguiendo el link,, opción Archivo/Descargar Como: Virus, crisis económica, materialismo

 

Written by rolandoastarita

25/03/2020 at 16:34

Publicado en General

Tagged with , , ,

¿Hacia una depresión global?

with 30 comments

En el día de ayer, lunes 9 de marzo, los mercados accionarios experimentaron la peor caída desde 2008. Ocurrió después de una fuerte caída del precio del petróleo, y nuevas noticias sobre la expansión del coronavirus, que aumentaron significativamente la preocupación por la posibilidad de una recesión mundial. El Dow Jones bajó casi un 8%. Las pérdidas en Francia, Alemania y España también rondaron el 8%; la bolsa de Milán se derrumbó 11%. La de México cayó 6,4%. La de San Pablo, Brasil,12,7% (en el año la pérdida es del 35%). El Merval, de Buenos Aires perdió 13,7%. En las últimas semanas, y hasta el cierre de ayer, Wall Street perdió 19%. Las bolsas europeas cayeron, en promedio, 23% desde su máximo de febrero. El precio del petróleo cayó, en EEUU y Europa, 25%; en Asia el 30%. Las cotizaciones de las empresas petroleras tuvieron pérdidas de dos dígitos: BP cayó 20%, Shell 18%, Total 17%, Chevron 14%, Petrobrás 29% (perdió 55% de su valor en el año); el ADR de YPF cayó 28% (en lo que va del año, y hasta ayer, bajó 59%). Los países latinoamericanos vieron devaluadas sus monedas.

Pero más grave, cuarentenas masivas, como en Italia (60 millones de personas) o China (100 millones), constituyen escenarios nuevos y de curso impredecible. A lo que agregó ahora la guerra de precios entre Rusia y Arabia Saudita. Como reconoció un ejecutivo del fondo BlackRock, entrevistado por The New York Times, hoy la incertidumbre es mayor que en el pico de la crisis financiera de 2008. Naturalmente, los inversores buscan refugio en títulos gubernamentales. Ayer llevaron el rendimiento de los bonos del Tesoro de 10 años a un record mínimo, 0,4949% (cuando suben los precios de los títulos, por aumento de la demanda, baja su rendimiento). El oro, otro refugio, subió 1,6%. Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

10/03/2020 at 18:40

Publicado en Economía

Tagged with , ,

La teoría marxista de la acumulación y crisis (7)

with 6 comments

La parte 6 de la nota, aquí

El profit squeeze a la luz de la evidencia empírica anterior a 1930

 En la entrada anterior planteé que Marx no explicó las crisis del siglo XIX por presión salarial y estrangulamiento de las ganancias. Tengamos presente que, según Aftalion, hubo crisis en 1847, 1857, 1864-66, 1873 y 1881-82. A estas podemos agregarle, siguiendo a Lescure, la de 1825, que habría sido la primera crisis verdaderamente de sobreproducción (las crisis del Antiguo Régimen eran de escasez); y la crisis de 1837, que se habría debido, esencialmente, a problemas en la balanza de pagos de EEUU. Después de la muerte de Marx se registran las crisis de 1890 y 1907.

Para nuestra discusión, lo central es que no hay evidencia empírica del mecanismo postulado por la tesis del profit squeeze. Es que si bien los salarios tendieron a aumentar en las fases de prosperidad, también lo hicieron los precios, de manera que no necesariamente las ganancias fueron estranguladas por la suba salarial. Según Aftalion (1913), en Inglaterra entre 1850 y 1907 el alza media de los salarios durante la prosperidad fue 12%, mientras que el alza media del conjunto de los precios fue 17%. En EEUU, entre 1870 y 1907 el alza media de los salarios durante la prosperidad fue 10% y los precios subieron 13%. Aftalion también señala que en las fases de ascenso el alza de los precios era acompañado por un alza más que proporcional de las ganancias. Por eso durante la prosperidad aumentan todos los ingresos monetarios, liderados por los beneficios del capital. Los ingresos de la clase obrera crecen porque aumenta el empleo (se reduce la desocupación) y porque hay un aumento de la tasa salarial. No parece haber entonces mucho soporte empírico para la tesis del profit squeeze. El hecho de que Marx no haya explicado las crisis que tuvo ocasión de seguir “en vivo y en directo” obedecería entonces a esta causa. Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

24/01/2020 at 18:52

Publicado en General

Tagged with , , , ,

La teoría marxista de la acumulación y crisis (6)

with 15 comments

La parte 5 de la nota, aquí.

Las tesis sobre la crisis capitalista de Dobb, Boddy y Crotty, e Itoh, se referencian fuertemente en dos pasajes de El Capital: la primera parte del capítulo 23 del tomo 1; y el capítulo 15 del tomo 3. En esta entrada analizo entonces esos pasajes.

 Acumulación extensiva, manufactura y el capítulo 23

 Como ya hemos citado, en el capítulo 23 del tomo 1, Marx se refirió a la posibilidad de que, a medida que progresa la acumulación, se incrementen los salarios al punto que la ganancia se vea afectada en un grado tal que la acumulación se haga más lenta: “llega al punto en que el plustrabajo… ya no se ofrece en la cantidad normal, tiene lugar una reacción” En ese caso, “la acumulación del capital se enlentece y el movimiento ascensional de los salarios experimenta un contragolpe” (1999, p. 770, t. 1; también p. 769). Este “enlentecimiento” de la acumulación es interpretado entonces por los defensores de la tesis del “estrangulamiento de la ganancia” como una crisis. De ahí concluyen que Marx, en este pasaje, estaría apuntando a una explicación general de la crisis. Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

14/01/2020 at 19:07

Publicado en Economía

Tagged with , , , , ,

La teoría marxista de la acumulación y crisis (5)

leave a comment »

La parte 4 de la nota, aquí.

La tesis de la crisis por estrangulamiento de las ganancias ha recibido un tratamiento más complejo por parte de Makoto Itoh. Pero además, según Itoh, en Marx existirían dos teorías de la crisis. Presentamos lo esencial de su planteo. 

La tesis de Itoh de las dos teorías de la crisis de Marx

Makoto Itoh pertenece a la escuela marxista japonesa de Kozo Uno. De hecho, su teoría de la crisis, que presentamos en este apartado, y que identifica con la segunda teoría de la crisis de Marx, sigue la orientación propuesta por Uno (véase Itoh, 1987, p. 459-60).

Itoh sostiene que la teoría de la crisis de Marx no está completa, y que en su obra se encuentran dos tipos diferentes de teorías, a las que denomina, respectivamente, “tesis del capital excedentario” y “tesis de las mercancías excedentarias” (1987, p. 130). Plantea que en los Grundrisse y en Teorías de la plusvalía, y en escritos anteriores, Marx habría explicado las crisis, esencialmente, por “mercancías excedentarias”.  Y este enfoque habría subsistido en muchos pasajes de El Capital. Por ejemplo, en el capítulo 15 del tomo 3 (discusión sobre la LTDTG), Marx parece explicar la limitación de la producción capitalista “por la dificultad de realizar la plusvalía en el proceso de circulación”. De la misma manera, en el capítulo 30 de ese tomo 3, Marx plantea que el origen último de las crisis es la desproporción entre ramas y el limitado consumo de las masas. O sea, aquí Marx considera que las crisis provienen de la sobreproducción de mercancías por encima de la demanda  (Itoh, p. 131-2). Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

20/12/2019 at 19:16

Publicado en Economía

Tagged with , , ,

La teoría marxista de la acumulación y crisis (2)

with 5 comments

 

La primera parte de esta nota, aquí.

A fin de avanzar en la discusión sobre la teoría marxista de la acumulación y crisis, en esta entrada pasamos revista a la ley de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia (LTDTG), con especial atención a las llamadas causas contrarrestantes de la caída de la tasa.

La ley fue formulada por Marx en los borradores que publicados por Engels como tomo 3 de El Capital;  en lo que sigue utilizamos la edición Siglo XXI.

 

La tasa de ganancia y la LTDTG

Marx define la tasa de ganancia como la relación entre la plusvalía y el conjunto del capital invertido; en términos de ecuación:

π = s/(c + v)

donde s: plusvalía, c: capital constante y v: capital variable. Si se divide numerador y denominador por v, obtenemos:

π = (s/v) / (c/v + 1).

De manera que la tasa depende positivamente del grado de explotación del obrero (s/v), y negativamente de la composición orgánica del capital. La composición orgánica del capital es la relación entre el valor del capital constante y el trabajo vivo que pone en movimiento ese capital constante. Marx utilizó como índice de la composición orgánica la relación c/v. En otra nota hemos sostenido que es conveniente utilizar cómo índice de la composición orgánica c/(v+s) (véase aquí, para una discusión). Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

02/11/2019 at 12:57

Publicado en Economía

Tagged with , , ,

La teoría marxista de la acumulación y crisis (1)

with 4 comments

En la nota anterior (aquí) sostuve que la explicación, desde un enfoque marxista, del ciclo de negocios y de las crisis tiene como punto de partida la contradicción entre el impulso del capital a acumular, a expandir sin límites la producción de plusvalía, por un lado; y la venta de esa masa creciente de mercancías –esto es, para la realización de la plusvalía-, por el otro. “Las condiciones de la explotación directa y las de su realización no son idénticas. (…) Unas solo están limitadas por la fuerza productiva de la sociedad, mientras que las otras solo lo están por la proporcionalidad entre los diversos ramos de la producción y la capacidad de consumo de la sociedad” (Marx, 1999, p. 313, t. 3). Por eso la expansión de los mercados no puede producirse al ritmo al que se incrementa la producción. Un conflicto inherente al modo de producción capitalista, que se alivia periódicamente mediante las crisis, con sus secuelas de desvalorización de los capitales, caída de la producción, aumento del desempleo y empeoramiento de las condiciones de vida de las masas trabajadoras.

El objetivo de esta nota es ampliar este enfoque. Dada su extensión, la he dividido en varias partes, que iré publicando en las próximas semanas. A fin de contextualizar este escrito, señalo que el mismo es resultado de las dificultades que enfrenté para explicar la crisis y recesión de 2007-9. Es que la teoría de la crisis que manejaba hasta ese momento -centrada en la ley de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia- no encajó en los datos empíricos. Empiezo, por lo tanto, con ese encuadre teórico. Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

20/10/2019 at 17:06

La crisis argentina, una visión de largo plazo (1)

with 15 comments

Esta nota fue escrita a comienzos del mes de noviembre pasado, y fue publicada en francés en el sitio Al l’encontre (véase http://alencontre.org/ameriques/amelat/argentine/la-crise-argentine-mise-en-perspective-a-long-terme.html). La reproduzco ahora para los lectores del blog. Dada su longitud, la publico en tres partes.  

Disparada por la crisis cambiaria, la economía argentina se ha precipitado en la recesión. En septiembre, la actividad industrial se desplomó un 11.5% interanual; la construcción cayó 4,2%, también en términos anuales. El uso de capacidad industrial instalada, en septiembre, fue 61,1% (INDEC,  Instituto Nacional de Estadísticas y Censos). La evolución de la actividad económica en 2018, medida por el Estimador mensual (INDEC), se puede observar en el siguiente gráfico:

La previsión es que el PBI caiga 2,5% en 2018, y que se mantenga negativo por lo menos hasta mediados de 2019.

De octubre de 2017 a octubre de 2018 el dólar aumentó un 100%, y solo se ha estabilizado con el Banco Central pagando tasas del 70% (que dan lugar a grandes ganancias vía “carry trade”). Los bancos cobran (principios de noviembre) tasas del 75% para operaciones de cortísimo plazo, como adelantos de cuenta corriente, con la consecuencia de que el crédito se derrumbó. Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

07/12/2018 at 23:35

Publicado en Economía

Tagged with , ,

Crisis, fuga del excedente y deuda externa

with 23 comments

En notas anteriores (por ejemplo, aquí, aquí, aquí) hemos planteado que una de las razones de la debilidad de la economía argentina, y sus recurrentes crisis, es que buena parte del excedente (o sea, de la plusvalía) no se invierte productivamente; y que en una proporción elevada, sale del país. Esto es, a diferencia de lo que sostienen muchos neoliberales, la dificultad central no es la supuesta falta de ahorro, sino la inversión (en términos de Marx, la acumulación de capital).

En otros términos, mientras la historia neoliberal hace eje en bajar la “absorción” (compuesta por el consumo, el gasto estatal y la inversión) para equilibrar el sector externo, el enfoque que defendemos plantea la centralidad de la acumulación del capital (o de la inversión). Tengamos presente que en Marx la acumulación de capital, o sea, la reinversión de la plusvalía para reproducir en escala ampliada la producción, es la clave del desarrollo de las fuerzas productivas en el sistema capitalista (más en general, sobre el excedente y el enfoque de los clásicos, aquí). En Keynes,  Kalecki y muchos poskeynesianos, aunque no en el keynesianismo bastardo, la inversión también juega el rol central del crecimiento En particular, en Argentina, la debilidad de la inversión es la causa de la baja productividad de la economía, lo que a su vez está en la base del desarrollo deformado (o desarticulado) de la economía, las crisis cambiarias recurrentes y las periódicas recesiones (véase, por ejemplo, aquí, aquí). Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

06/10/2018 at 13:40

A %d blogueros les gusta esto: