Rolando Astarita [Blog]

Marxismo & Economía

Posts Tagged ‘cartalismo

Economía K y la “Teoría Monetaria Moderna” (última parte)

with 6 comments

La parte 3 de la nota, aquí.

 

Crítica del circuito Estado – dinero – Estado

La receta milagrosa de la TMM de imprimir dinero para sostener la demanda, y acabar con la desocupación, se basa en la idea del circuito Estado, dinero, Estado. La TMM sostiene que, en este respecto, continúa la noción del circuito, que fundamenta la explicación poskeynesiana de creación de dinero endógeno.

Según el enfoque del dinero endógeno, el dinero se crea a partir de la decisión de los empresarios de invertir, y de los créditos que les otorgan los bancos con tal fin. Esto es, los empresarios deciden invertir y piden créditos a los bancos; los bancos conceden los créditos y abren depósitos (o amplían el sobregiro); con ese dinero bancario los empresarios financian la producción (adelantan salarios, adquieren medios de producción); luego venden lo producido y cancelan los préstamos con los bancos.

Teniendo en cuenta lo anterior, la TMM afirma entonces que existe un circuito Gobierno → Otros → Gobierno. El gobierno inyecta dinero, por ejemplo, otorgando subsidios a las personas (otros); y ese dinero es destruido a través del pago de los impuestos (véase Tymoigne y Wray, 2013). De ahí que el gobierno tendría la capacidad ilimitada de pagar lo que desea comprar.

El problema con este circuito es que pasa por alto que la inyección del dinero implica la compra de bienes, y por lo tanto, la producción de esos bienes. Es que, o bien el gobierno compra bienes a las empresas; o entrega dinero a personas que adquieren bienes para su consumo. En cualquiera de los casos, tiene que existir la producción de bienes para que sean adquiridos. Pero si esto es así, hay que preguntarse quién produce, y quién financia la producción. Una cuestión que, de alguna manera, ya está implicada en la creación de dinero endógeno del circuito poskeynesiano, pero de manera aún más determinada en el circuito del capital, analizado por Marx (véase, en especial, la primera sección del tomo 2 de El Capital).

Sin embargo, la producción está literalmente desaparecida en el circuito de la TMM. El problema no es menor, porque si no hay producción no hay forma de renovar los bienes necesarios para el mantenimiento, y desarrollo, de la sociedad. Es una cuestión materialista: toda sociedad está obligada a reproducir sus condiciones materiales de vida. La particularidad en la sociedad actual es que esa reproducción se hace bajo la forma social capitalista, el circuito capitalista. El capitalista adelanta dinero, con el que compra fuerza de trabajo y medios de producción; le sigue el proceso productivo (…P….) y la producción de una mercancía valorizada (M’). La cual, mediante la venta, se transforma en dinero (D’, recuperación del dinero adelantado más la plusvalía).

Naturalmente, en este esquema se puede insertar la idea de que parte del dinero adelantado es crédito bancario. Pero lo central es que, a través del ciclo capitalista existe producción de bienes materiales, así como de valor y plusvalor. No hay manera de que el valor y la plusvalía se generen en el intercambio. Y la generación, a través del trabajo, de valor y plusvalía encierra, inevitablemente, la producción de bienes de uso. Por eso, al reproducirse la producción de bienes materiales, se reproduce también la relación capital-trabajo, esto es, la relación de explotación. Y si la plusvalía se acumula, la relación de explotación se reproduce en escala ampliada. De ahí la importancia de la noción de trabajo productivo (o sea, que produce plusvalía), adelantada por Adam Smith, y desarrollada por Marx.

Enfatizamos esta cuestión porque  una vez que se pone la atención en la producción, desparece la “magia” del circuito Gobierno – Otros – Gobierno, que postula la TMM.

Para ver por qué, supongamos que el valor agregado por el conjunto de la producción capitalista, en un período de tiempo determinado, sea $100 millones, de los cuales $60 millones son para el pago de salarios y $40 millones plusvalía. Supongamos ahora que el gobierno otorga subsidios por $10 millones, y establece que las empresas deben pagar impuestos por $10 millones. Es el circuito de la  TMM. Las personas que recibieron el subsidio entonces adquieren bienes por $10 millones. Obsérvese que con eso no se altera el valor agregado, que sigue siendo $100 millones. La diferencia ahora es que una parte de ese valor agregado va a los que recibieron el subsidio. A las empresas les ingresan $100 millones; pero de los $40 millones que conforman la plusvalía ahora $10 millones son impuestos que refluyen al gobierno.

Como puede verse, nada se ha modificado en lo que hace a la producción. Simplemente ha habido una caída de la plusvalía de la que se apropia la empresa por la sencilla razón de que la misma se destina a pagar un impuesto de igual monto que el subsidio concedido. No hay manera de que por esta vía puedan aumentar, de forma duradera, el empleo, ni la producción de bienes materiales.

La razón de fondo es que el gasto estatal es secundario, derivado. Si el Estado paga a trabajadores para que entierren botellas con dinero, y luego las desentierren, ese trabajo es improductivo. No genera nuevo valor, ni riqueza material. Por eso los economistas K no tenían manera de sostener indefinidamente la demanda imprimiendo dinero. No solo porque se suscitaban los problemas de desconfianza en el valor del peso argentino (lo hemos discutido en la parte anterior de la nota), sino también porque desembocaba en una vía sin salida.

En conclusión, el circuito que postula la TMM es mistificador, ya que sugiere que es posible generar riqueza material, o superar los problemas que plantea el estancamiento de la producción capitalista por el simple trámite de emitir dinero. Y porque “barre debajo de la alfombra” la centralidad del trabajo productivo, y de la explotación del trabajo, la verdadera base en la que se asienta la sociedad capitalista.

Textos citados:
Marx, K. (1999): El Capital, México, Siglo XXI.
Tymoigne, E. y L. R. Wray (2013): “Modern Monetary Theory 101: A Reply to Critics”, Working Paper 778, Levy Economics Institute of Bard College.

Descargar el documento: varios formatos siguiendo el link, opción Archivo/Descargar Como: Economía K y la “Teoría Monetaria Moderna” (última parte)

Written by rolandoastarita

12/08/2018 at 11:59

Publicado en Economía

Tagged with , ,

Economía K y la “Teoría Monetaria Moderna” (3)

with 16 comments

La segunda parte de la nota, aquí

El valor del dinero y convertibilidad

Una de las cuestiones que tradicionalmente ha sido muy debatida en la economía  heterodoxa gira alrededor del origen y naturaleza del valor del dinero fiduciario (billetes en manos del público y depósitos en el Banco Central). El problema surge porque el dinero fiduciario (o fiat money) se presenta cargado de valor, pero oficialmente es inconvertible y carece de valor propio. ¿De dónde entonces proviene este último?

Observemos, en primer lugar, que a pesar de su importancia, el mainstream académico prácticamente no se plantea el tema. Y todo indica que la razón última de ese silencio es una grave falencia  teórica. Es que, como señaló James Tobin “el fiat money no figura en las funciones de producción ni de utilidad, de manera que la razón de por qué tiene algún valor particular, o simplemente algún valor, es uno de esos rompecabezas que los economistas se plantean a sí mismos” (1998, p. 14). De ahí que la moneda sea insertada, sin concepto, en el edificio  neoclásico. En cuanto a los austriacos, también enfrentan dificultades (pienso que irremontables) para fundar el valor del dinero en la teoría subjetiva (ver aquí). Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

03/08/2018 at 12:44

Publicado en General

Tagged with , , , ,

Economía K y la “Teoría Monetaria Moderna” (2)

with 23 comments

La primera parte de la nota, aquí

Como vimos en la primera parte de la nota, la TMM sostiene que antes de ser medio de cambio el dinero es unidad de cuenta, y que como tal fue utilizado en sociedades antiguas para reglar el cumplimiento de obligaciones, tales como el pago de dotes o reparación de ofensas. Además, esa antigua “unidad de cuenta” podía ser meramente simbólica. Por eso, siempre según la TMM, el dinero es todo lo que sirve para determinar el monto de una obligación, o deuda; y que es aceptado para su cancelación. De ahí, el hilo de continuidad que se establece entre, por ejemplo, el signo o bien con el que se reparaba un daño en una comunidad pre-mercantil; las monedas de oro o plata que se acuñaban en la Roma antigua; el ticket para asistir hoy a una función de teatro; y las monedas creadas por los modernos sistemas monetarios. En cualquier tiempo y lugar, de acuerdo a la TMM, todo lo que sirva como símbolo de deuda, es debt token, y ergo, configura alguna forma de dinero.

El dinero ¿instrumento técnico o relación social?

De manera significativa, Wray (2016) ilustra esta noción de dinero con el vale que nos entregan cuando dejamos el abrigo en el guardarropa del teatro (el ejemplo lo toma de Knapp, padre del cartalismo). Ese vale, según Wray, es un símbolo de la deuda que tiene con nosotros el guardarropa durante el tiempo que asistimos a la función, y que se cancela cuando retiramos el abrigo. De la misma forma, Wray (2003) asimila el dinero con el ticket para una función de teatro; ese ticket, nos dice, no tiene valor porque haya sido fabricada con papel precioso, sino porque es aceptada para ingresar a la función. Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

25/07/2018 at 18:19

Economía K y la “Teoría Monetaria Moderna” (1)

with 24 comments

En diversas ocasiones economistas kirchneristas, con cierta inclinación izquierdista, han sostenido que la monetización del déficit fiscal (o sea, cubrir el déficit con emisión de dinero) no es inflacionaria, y por lo tanto es una forma viable de sostener la demanda y aumentar el empleo. Tal vez la expresión más clara de esta forma de pensar la encontramos en la polémica que tuvo Andrés Asiain con Marcelo Ramal y Pablo Heller, del Partido Obrero.

El cruce se inició con un artículo de Marcelo Ramal en Prensa Obrera (26/06/2014), donde sostuvo que la emisión sin respaldo en el activo del BCRA, genera inflación. En respuesta, Asiain emparentó la posición de Ramal con la del diario La Nación, y sostuvo que, dado que la autoridad monetaria tiene el monopolio de la emisión, no solo no existe el peligro de cesación de pagos del Central, sino tampoco “es necesario el cobro religioso de las amortizaciones e intereses de la deuda que el gobierno nacional mantiene con el Central, ya que la institución monetaria puede refinanciarlos hasta la eternidad, sin que ello ponga en riesgo su estabilidad financiera”. Agregaba que “el dinero en circulación es un pasivo sui generis, ya que no es convertible y no debe tener un respaldo en reservas” (Página 12, 22/02/15). Sostuvo por eso que la postura del Partido Obrero configuraba una suerte de monetarismo de izquierda. Lee el resto de esta entrada »

Written by rolandoastarita

19/07/2018 at 17:45

A %d blogueros les gusta esto: