Rolando Astarita [Blog]

Marxismo & Economía

Frente al ajuste, ¿qué programa?

with 44 comments

Refiriéndose a la concentración en Plaza Congreso del miércoles 29 pasado, el Partido Obrero publicó una editorial que lleva por título “Una movilización importante, pero sin perspectivas” (http://www.po.org.ar/prensaObrera/1484/politicas/una-movilizacion-importante-pero-sin-perspectivas).

Coincido con esta caracterización. Los dirigentes Pablo Micheli, Hugo Yasky, Pablo Moyano y Sergio Palazzo criticaron el ajuste –en especial, la baja de las jubilaciones- y la colaboración de los dirigentes de la CGT con los planes del gobierno, pero no ofrecieron una perspectiva. PO lo señala y destaca que no se impulsó un plan de lucha contra la reforma laboral y de las jubilaciones. Pero también, al final de la editorial, se afirma la necesidad de “desarrollar una oposición de clase y socialista frente a la ofensiva capitalista de la que son socios el macrismo, las distintas alas del PJ y la burocracia sindical y frente a la cual el Vaticano opera como factor de contención” (énfasis agregado).

Pues bien, el problema central de la falta de perspectiva, que señala el PO, está precisamente en lo que dice el editorialista sobre el programa en ese final. Más aún, sostengo que la cuestión de convocar a la lucha está subordinada al programa y la estrategia. Por eso, aunque no coincido con la política del trotskismo (se le exige a un gobierno burgués que aplique medidas de transición al socialismo), sí acuerdo en que lo decisivo es la perspectiva estratégica, programática. Es lo que intenté explicar cuando el triunfo electoral de Cambiemos (ver aquí); o en otros eventos electorales, en los cuales la izquierda quedó muy marginada (aquí).

Para “bajar a tierra” la cuestión, veamos un momento las propuestas de las fuerzas mayoritarias que convocaron a la concentración del 29. Su idea rectora es volver a alguna suerte de gobierno kirchnerista. Sin embargo, el kirchnerismo se agotó cuando se acabó la recuperación “automática” de la crisis de 2002 (alta tasa de explotación y brutal ajuste mediante); y cuando se pinchó el boom de los precios de las materias primas. De hecho, la economía argentina se mantuvo estancada durante el último gobierno de Cristina Kirchner (el PBI a finales de 2015 era 0,5% más bajo que a finales de 2011; fuente Indec, precios constantes 2004). Con el agregado de déficits fiscal y de cuenta corriente crecientes, y alta inflación. Por eso, de alguna manera, amplias franjas de la población intuyen que programas al “estilo K” no constituyen una alternativa viable. La situación de Santa Cruz (bajo orientación kirchnerista desde hace décadas) posiblemente refuerce esa impresión. Y por fuera de los partidarios K la propuesta “nac & pop” se acerca al chavismo. Pero no hay manera de que Venezuela chavista entusiasme a las masas trabajadoras; ni es una alternativa progresista para la clase obrera. El voto de sectores populares a Cambiemos, o al “PJ serio”, se nutre de estas experiencias.

Por otra parte, para luchar con convicción es necesaria una perspectiva superadora de lo actual. Esto se ve en la práctica cotidiana de la lucha de clases, nacional o internacional. Por ejemplo, la serie de paros nacionales que lanzó Ubaldini en los 1980 contra los programas económicos de Alfonsín, terminó en la hiperinflación y la frustración del movimiento de masas. El motivo de fondo es que la CGT de aquellos años nunca pudo presentar una alternativa frente a una crisis que se profundizaba día a día. Algo similar ocurrió en Grecia, cuando las movilizaciones contra los programas de ajuste de la UE. Hubo un punto en que se desinflaron, a pesar de la bronca; y la burguesía avanzó con su “ajuste”. Los ejemplos se pueden multiplicar. En general, y como alguna vez observó Marx, es imposible sostener con éxito e indefinidamente una “guerra de guerrillas” sindical, dentro de un encuadre programático burgués reformista. Por otro lado, no es casual que los sindicalistas más consecuentes siempre tienen alguna suerte de perspectiva socialista. Subrayamos entonces que los programas y orientaciones de largo plazo afectan a las luchas y sus dinámicas.

¿Qué salida entonces? ¿Qué ofrecer frente al mensaje (defendido hoy por todo el arco burgués “serio” de Argentina) del capitalista que dice “si no tengo condiciones convenientes para explotar al trabajo, no invierto”? ¿Qué se le opone, desde el reformismo burgués “progre”, a esta lógica despiadada del capital y de la ganancia? La realidad es que nada que no sea alguna forma de kirchnerismo, o chavismo, y para colmo, seniles. La ausencia de un programa de lucha “consecuente” por parte de los líderes reformistas tiene esta causa de fondo. De ahí el palabrerío, tan ampuloso como vacío, cuando se dirigen a las masas trabajadoras. Todo lleva a la misma conclusión: el programa socialista y la estrategia acorde son claves para el porvenir de las luchas contra el ajuste. La alternativa real para las masas trabajadoras no puede ser sino socialista.

Descargar el documento: [varios formatos siguiendo el link, opción Archivo/Descargar Como:
Frente al ajuste, ¿qué programa?

Written by rolandoastarita

01/12/2017 a 13:20

Publicado en General

Tagged with , ,

44 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Es exactamente la misma impresión que tengo, tanto de estas “movilizaciones” como de la falta real de alternativas al modelo actual, y sospecho que la gran mayaría de trabajadores no quiere ni por asomo una vuelta atrás (al kirchnerismo), y como todavía no están dispuestas a darle una oportunidad al socialismo, se le dan -por ahora- a la derecha liberal, es decir, a la derecha “en serio”.

    Me gusta

    Mariano

    01/12/2017 at 13:39

  2. Rolo Pero si hay un gran deficit fiscal y no hay crecimiento ni inversion desde 2011, la trampa del capital como se soluciona mientras se llega al socialismo mientras luchamos por el socialismo? cuales son las minimas? hay que luchar contra la reduccion del deficit y la caida y aumento de la tasa de explotacion pero eso lleva a crisis del estado y menos inversion del capital. No encuentro solucion. Como en chile tiene crecimiento desde hace decadas y aumento real del salario?

    Me gusta

    benjamin

    01/12/2017 at 15:32

    • Por supuesto, en determinados períodos es posible que haya aumento de salarios reales junto al aumento de los beneficios y una acumulación sostenida (la noción de plusvalía relativa tiene que ver con esto). Pero esto no niega el hecho de que el capitalismo nunca sale de una recesión mediante la mejora de las condiciones salariales y laborales de la clase obrera. El capital no invierte si considera que no están dadas las condiciones que le aseguren rentabilidad (a lo que se suma la protección de la propiedad privada, y otros factores). Es por esta razón que soy socialista.

      Le gusta a 1 persona

      rolandoastarita

      01/12/2017 at 15:48

    • Agregado: no quiero dejar pasar el tema de las condiciones laborales en Chile. Los niveles de explotación son muy elevados, salarios bajos y jornadas agotadoras. Todo en el marco de una extrema debilidad de lo sindicatos. Las negociaciones colectivas por lo general se realizan a nivel de empresa; la atomización sindical es enorme; solo el 14% de los trabajadores está afiliado. Todo esto le ha dado a la clase capitalista un enorme poder de negociación.

      Me gusta

      rolandoastarita

      01/12/2017 at 16:37

    • Entiendo que después de una crisis se sale en el capitalismo con caída de salarios, pero entonces si la forma de volver a crecer es bajar salarios para luego por el tiempo hasta la próxima crisis es la subida del salario. Cual es el sentido de luchar por aumento o mantener el poder del salario y la forma de mejorar la vida de la clase obrera es justamente bajar el déficit y aumentar la tasa de explotación, para luego mejorar.

      Me gusta

      benjamin

      01/12/2017 at 17:20

    • Pero por eso mismo Rosa Luxemburgo decía que la lucha por el salario por parte de los sindicatos era un constante recomenzar. En las fases de expansión del capitalismo el salario real tiende a aumentar (aunque no siempre), ya que se reduce el desempleo. Y lo inverso sucede en las recesiones. Alternativamente, cuando el crecimiento es principalmente extensivo, disminuye la desocupación y el salario aumenta; Marx se refiere a esta situación diciendo que son los momentos en que la clase obrera está atada al capital con cadenas de oro. Pero llegado a cierto punto que afecta seriamente la tasa de ganancia, se hace rentable introducir la máquina que desplaza la mano de obra y vuelve a recrear el ejército de desocupados.

      Por supuesto, en cada caso hay que estudiar la situación concreta. Pero volviendo a lo que escribí en la nota, lo central es que no hay forma de responder, en el marco del reformismo burgués, a la huelga de inversiones. El fenómeno es mundial.

      Sobre Chile, a la salida de la dictadura los salarios eran extremadamente bajos. Y las condiciones laborales eran mucho peores que en Argentina. Recuerdo esto para que no se piense que en Chile la situación de la clase obrera es mucho mejor que en Argentina.

      Me gusta

      rolandoastarita

      01/12/2017 at 17:32

    • respecto de chile desde 1990 a 2012 no tengo datos a 2017 el salario real en chile se multiplico por dos en argentina casi no cambio o cayo

      Me gusta

      benjamin

      01/12/2017 at 17:23

  3. En general estoy de acuerdo con su caracterización Rolando. La pregunta que surge, creo, es cómo traducir esa alternativa socialista en un programa de acción inmediato, en acciones que expresen en los hechos un contenido social superador de la orientación de “resistencia” que tienen los sectores que se movilizaron el 29. ¿Qué habría que hacer?, ¿hay fracciones de la clase obrera dispuestas a pasar a la ofensiva a ese nivel? Pienso que el movimiento obrero en nuestro país tiene la fuerza suficiente no sólo para bloquear las reformas en curso, sino también para golpear al gobierno y desestabilizarlo. Lo que no hay, y en esto difiero de su caracterización y la del PO, es una perspectiva estratégica concreta, de mediano-largo plazo, que plante convincentemente a las masas trabajadoras que de un esfuerzo enérgico en la lucha puede derivarse en una alternativa de poder propia. No creo igual que esto sea un problema de la izquierda, sino que por el contrario, creo que es un problema objetivo. Si la izquierda pudiera “ver” en el desenvolvimiento de la lucha de clases la tendencia, la posibilidad abstracta aunque sea, de la emergencia de un contrapoder obrero, podría plantear una alternativa estratégica concreta al reformismo realmente existente. Eso hoy no existe en nuestro país, pienso, porque sobre nuestra clase obrera pesa una derrota histórica muy fuerte y un nivel de fragmentación que la divide y la debilita estructuralmente. Por eso, el planteo de la izquierda se reduce a la “tactica”, a discutir el frente único, a exigirle a la burocracia sindical que llame a una huelga general (¿por qué lo haría?) y a agitar una alternativa socialista que no deja de ser una abstracción sin la fuerza necesaria para empujar a nadie a dar un paso radical a la ofensiva.

    Le gusta a 1 persona

    Federico Bukvoyed

    01/12/2017 at 16:21

    • Tampoco veo la manera de traducir, hoy, la alternativa socialista en un programa de acción inmediato de la clase obrera. El movimiento obrero argentino, en su inmensa mayoría, adhiere a la ideología sindicalista-burguesa reformista. Coincido también que la izquierda se ubica, en lo esencial, en el plano de lo táctico; muchos militantes y organizaciones piensan que van a ganar a las masas trabajadoras siendo los sindicalistas más consecuentes. Discutí esto en algunas notas previas a las últimas elecciones (por ejemplo, aquí; aquí).

      Me gusta

      rolandoastarita

      01/12/2017 at 16:31

  4. ¿Y cómo se hace para que las masas adopten el programa y la estrategia socialista? ¿Qué tareas hay que realizar para que esto se produzca? Dentro de la estrategia hay tácticas que llevan a la concreción de esa estrategia ¿cuáles son? No se puede llegar de un salto a que las masas adquieran esa conciencia. Hay un montón de pasos que hay que dar para llegar finalmente a la concreción de las estrategia. ¿Cuáles son? ¿Cuáles pueden ser? ¿Cómo y donde buscarlos? Es imperioso dar respuesta a todo esto, cueste lo que cueste.

    Me gusta

    carlos a. larriera

    01/12/2017 at 17:41

  5. Dejo un artículo de Luxemburgo que creo aporta a la temática:
    https://www.marxists.org/espanol/luxem/1898/9/opor.htm

    “La cuestión básica del movimiento socialista ha sido siempre cómo mantener su actividad práctica inmediata en acuerdo con su objetivo final…”

    Quisiera comentar algo personal. Yo dejé el socialismo romántico el día en que advertí que el sustrato de las opresiones particulares es el capitalismo. Por eso, hoy mi lucha particular lleva por sustrato los principios socialistas. Comprendí que no se derriba un sistema sino atacando al sistema, que los sustratos capitalismo y principios socialista son los verdaderos rivales.

    ¿Cómo empezar? ¿Qué hacer? No lo tengo claro. Quizás, además de los trabajos clásicos (que habría que revisar más profundamente su eficacia), se pueda tomar más relevancia al trabajo pedagógico más desde abajo, buscar la forma de que las personas no lleguen tan formateadas a su edad adulta, que es cuando los queremos convencer de que la realidad es incaptable desde el apriorismo, el fenomenismo, el empirismo, el positivismo, el postmodernismo, etc. Hago mención a esto porque he notado que la crítica inmanente muchas veces es retrasada por el anquilosamiento de ideas falsas que se maman desde niño.

    Me gusta

    fel

    02/12/2017 at 11:11

  6. Estimado Profesor Astarita: vi que en este post, concretamente en comentarios, cito un link a otro artículo donde trata el socialismo vulgar de la distribución de riqueza. Tiene mas trabajos criticos sobre ese tema. Y sobre la idea seudokeynesiana peronista-k de que la Pyme debe ser el motor del crecimiento y que salida a la crisis es el desarrollo del mercado interno.
    Gracias.

    Me gusta

    Juan

    02/12/2017 at 15:11

  7. Fe de erratas: debería decir “¿Tiene mas trabajos criticos sobre ese tema?” Y lo que viene a continuación​ también es una pregunta.

    Me gusta

    Juan

    02/12/2017 at 15:14

  8. Leí el editorial. Lo de que la movilización no tenía perspectiva es una obviedad. El programa convocante para el 6 es Abajo la reforma previsional y laboral. No al pacto entre Macri CGT y gobernadores y por un plan de lucha nacional. Nada que rebase el plano del sindicalismo (aparte ‘Abajo el pacto…’ ¿Que piensan que es la CGT?) La oposición socialista brilla por su ausencia. Veremos que pasa.

    Me gusta

    AP

    02/12/2017 at 17:55

  9. ¿Hay algun acercamiento programatico que milciades peña creara o critica al programa de transicion?
    ¿Se puede observar alguna suerte de critica en algun partido?
    ¿Las tacticas del fit sobre el congreso de delegados del movimiento obrero y la izquierda sirvio de algo?
    ¿serviria de algo convocar delegados de todo el movimiento obrero mas alla de la izquierda y el clasismo?
    ¿es posible alguna critica abierta a la ideologia en la agitacion televisiva y del senado? ¿como?
    ¿se debe plantear las cuestiones a los cuadros de los partidos actuales o intentar crear otro partido mas? ¿Necesitamos mas trabajo intelectual de produccion de propaganda, o mas trabajo practico en mas ambitos y fracciones de clase? ¿o ambas cosas, y como?
    ¿que rol juegan los aparatos del estado y las clases y fracciones en esto?
    ¿se debe partir de la ideologia local para arrastrar a trabajadores de estos hacia afuera o hacer entrar en contradiccion sus interes, compitiendo con esta?
    Creo que si bien tus articulos son claros y utiles para la lectura, el siguiente paso a la critica es una construccion concreta, obviamente no espero que hagas esto solo en lo practico o que con posiciones lamentablemente tan marginadas se pueda intervenir de golpe a cuadros, pero me gustaria plantear este listado de preguntas para justamente mostrar una serie de debates bastante agitados que note recurrentes en los militantes y simpatizantes. Pero mas importante, que hacer en este marco profesor? por donde empezamos? Saludos y gracias por sus articulos

    Me gusta

    SDPA

    03/12/2017 at 04:05

    • Compañero. Disculpa que me entrometa en tus preguntas dirigidas a Rolando. La izquierda Argentina en general suscribe el método del programa de transición. No ocurre así en el conjunto de la izquierda mundial, entendiendo por esta, las organizaciones que de algún modo se proponen una revolución socialista. Las corrientes comunistas de izquierda, la llamada ‘izquierda italiana’ y la ‘germano holandesa’ rechazan este método y también promueven el antiparlamentarismo. Las críticas que desarrollaron al programa de transición trotskista, datan de la década del setenta. En este blog podrás encontrar una excelente crítica desarrollada por Astarita que, si mal no recuerdo, data de mediados de los noventa. Con posterioridad han aparecido algunas otras. Globalmente constituyen un campo minoritario. En cuanto a la táctica del ‘Congreso de delegados obreros y la izquierda’ convocados por el FIT , han dado como resultante convocatorias separadas y minoritarias (no se pueden poner de acuerdo ni entre los que convocan a lo mismo) por lo general nutridas por la periferia estrecha de los aparatos. Convocar a un ‘Congreso de base de todo el movimiento obrero’ es casi un ritual dentro de la izquierda y se lo ha hecho por décadas, pero, obviamente, tiene el inconveniente que el movimiento obrero no de la da bola a tales convocatorias, y prefiere mantenerse en el cuadro de los sindicatos burgueses. En cuanto a las intervenciones televisivas o parlamentarias, tienen el inconveniente de los límites del ‘trabajo legal’ que obliga a cierta modulación del discurso, lo que puede realizarse en la medida que no se entre en contradicción con los principios. Lo que hace la izquierda parlamentarista, en cambio es expurgar el discurso de toda referencia directa a la necesidad de derrumbar la sociedad capitalista e instaurar el socialismo. En lo personal, no veo posibilidad de que estos cambios puedan operarse en los partidos actualmente existentes. Me parece que le rol de la propaganda es prioritaria en una etapa como la actual. A la ‘ideología burguesa’ se le debe oponer frontalmente una educación marxista y una ideología revolucionaria. Para ello, es necesaria la construcción de una corriente marxista nueva. Saludos.

      Me gusta

      AP

      03/12/2017 at 15:48

    • Me podrias pasar informacion sobre estas dos corrientes mencionadas y sus programas?
      En lo personal estoy pensando en militar algun tiempo en el Partido Obrero y aprovechar su formacion sin perder de vista mis posiciones personales y los problemas del partido en su porpia composicion.
      Si surge alguna corriente dispuesta a tomar posiciones superadoras, bienvenida sea, estare atento. Saludos y fuerza!

      Me gusta

      SDPA

      03/12/2017 at 16:51

    • No se puede responder a todos estos interrogantes en un comentario (para varias cuestiones no tengo soluciones “a mano”), pero de todas maneras, ya varias veces he planteado la necesidad de una agenda de cuestiones a discutir.

      Empezando por la caracterización del capitalismo (por caso, la tesis del trotskismo que dice que las fuerzas productivas están estancadas desde hace más de 100 años);
      la posición frente al Estado (en general la izquierda considera que las estatizaciones burguesas son “en sí” progresistas);
      ante el nacionalismo (se considera que Argentina es una neo-colonia, o semi-colonia, y que por lo tanto está planteada la lucha “por la liberación nacional y la patria”);
      los análisis de la situación de la lucha de clases (la idea de que las masas trabajadoras siempre están dispuestas a volcarse a la izquierda y salir a la lucha, pero son traicionadas por “las direcciones burocráticas y burguesas”);
      la idea de que hay que exigir al Estado capitalista que aplique medidas de transición al socialismo; y la estrategia de alianzas de clase con los sectores de la burguesía “nacional, democrática y anti-imperialista”.

      Me gusta

      rolandoastarita

      03/12/2017 at 17:26

    • SDPA,
      la corriente italiana de la izquierda comunista es más conocida por las posiciones de Bordiga, mientras el ala alemana-holandesa es más conocida por las posiciones de Pannekoek. La primera está vinculada a la estrategia de creación de un partido conspiratorio fuerte y que aplique políticas anti-capitalistas (por eso su crítica a Lenin y el hecho de haber sido Bordiga uno de los primeros en caracterizar a la Rusia soviética como capitalismo de estado), la segunda es conocida como “consejista” y pone el énfasis en la organización de los locales de trabajo y los órganos de democracia obrera como los soviets/consejos (por eso su crítica a Lenin y su rechazo a la creación del partido revolucionario como tarea primera de los militantes).

      En ese momento histórico me parece que la crítica de los consejistas es muy importante. Especialmente acá en Argentina, como dice un comentarista en este post, hay una fijación tremenda en el aspecto corporativo de la organización de los trabajadores, para no hablar del partidismo muy cercano a las canchas de fútbol, cosas que se les instala a los militantes y trabajadores desde muy temprano. La maldita “guerra de posiciones” gramciana hace con que los cuadros gasten todas sus fuerzas para ganar un puesto institucional, pero a cambio de qué? Si se juntan 10 personas lo primero que se les ocurre es armar una lista para disputar alguna elección de algo. Claro, así uno se va armando una carrera de algo e de paso aparenta estar luchando. Sería más útil en este momento generar instancias de solidariedad más honestas entre trabajadores, vínculos verdaderos que no estén ordenados por la lógica de un aparato, que de un día a otro desplaza militantes y activistas según los intereses de un CC — es así que los trabajadores terminan confiando más en un aparato sindical burgués que le garantiza un mínimo: todo es negocio, uno simplemente vá con lo que hay de más serio y garantizado en este sentido.

      Me gusta

      gomes

      04/12/2017 at 12:34

  10. Lo del estancamiento crónico de las fuerzas productivas parece ser un nudo gordiano para el trotskismo. Si se corta se viene toda la estantería abajo. Cuento una anécdota. Hace poco un compañero (ex MAS) y que desde hace un tiempo volvió a militar, en este caso en el MST, nos discutió enfáticamente el ‘error’ de creer que las FP se desarrollaron. Acto seguido nos contó como había salido adelante después de un infarto con los modernos avances de la ciencia. Me hizo acordar a Moe de los Simpson. Incluso se le parece un tanto.

    Me gusta

    AP

    03/12/2017 at 17:59

  11. El problema de la izquierda en general y el trostkismo en particular, es que la mayoría de sus fuerzas están desde varios años atrás cada vez más enfocadas a la estrategia electoral y la obtención de bancas de diputados en legislaturas tanto provinciales, municipales así como a nivel nacional. Difícil entonces que estas fuerzas políticas desarrollen un programa de perspectiva socialista y revolucionario -o que sean consecuentes, en caso de hacerlo- cuando su prioridad es, paradójicamente, tener una participación más activica dentro de los límites institucionales burgueses.

    Me gusta

    Cristian Fontana

    04/12/2017 at 09:19

  12. ¿Y cómo se hace para que las masas adopten el programa y la estrategia socialista? ¿Qué tareas hay que realizar para que esto se produzca? Dentro de la estrategia hay tácticas que llevan a la concreción de esa estrategia ¿cuáles son? No se puede llegar de un salto a que las masas adquieran esa conciencia. Hay un montón de pasos que hay que dar para llegar finalmente a la concreción de las estrategia. ¿Cuáles son? ¿Cuáles pueden ser? ¿Cómo y donde buscarlos? Es imperioso dar respuesta a todo esto, cueste lo que cueste.
    carlos a. larriera
    01/12/2017 at 17:41
    -o-o-o-o-o-o-oo-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-
    rolandoastarita
    03/12/2017 at 17:26
    No se puede responder a todos estos interrogantes en un comentario (para varias cuestiones no tengo soluciones “a mano”), pero de todas maneras, ya varias veces he planteado la necesidad de una agenda de cuestiones a discutir.
    Empezando por la caracterización del capitalismo (por caso, la tesis del trotskismo que dice que las fuerzas productivas están estancadas desde hace más de 100 años);
    la posición frente al Estado (en general la izquierda considera que las estatizaciones burguesas son “en sí” progresistas);

    ante el nacionalismo (se considera que Argentina es una neo-colonia, o semi-colonia, y que por lo tanto está planteada la lucha “por la liberación nacional y la patria”);
    los análisis de la situación de la lucha de clases (la idea de que las masas trabajadoras siempre están dispuestas a volcarse a la izquierda y salir a la lucha, pero son traicionadas por “las direcciones burocráticas y burguesas”);

    Me gusta

    carlos augusto larriera

    04/12/2017 at 10:33

  13. ¿Y cómo se hace para que las masas adopten el programa y la estrategia socialista? ¿Qué tareas hay que realizar para que esto se produzca? Dentro de la estrategia hay tácticas que llevan a la concreción de esa estrategia ¿cuáles son? No se puede llegar de un salto a que las masas adquieran esa conciencia. Hay un montón de pasos que hay que dar para llegar finalmente a la concreción de las estrategia. ¿Cuáles son? ¿Cuáles pueden ser? ¿Cómo y donde buscarlos? Es imperioso dar respuesta a todo esto, cueste lo que cueste.
    carlos a. larriera
    01/12/2017 at 17:41
    -o-o-o-o-o-o-oo-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-
    rolandoastarita
    03/12/2017 at 17:26
    No se puede responder a todos estos interrogantes en un comentario (para varias cuestiones no tengo soluciones “a mano”), pero de todas maneras, ya varias veces he planteado la necesidad de una agenda de cuestiones a discutir.
    Empezando por la caracterización del capitalismo (por caso, la tesis del trotskismo que dice que las fuerzas productivas están estancadas desde hace más de 100 años);
    la posición frente al Estado (en general la izquierda considera que las estatizaciones burguesas son “en sí” progresistas);

    ante el nacionalismo (se considera que Argentina es una neo-colonia, o semi-colonia, y que por lo tanto está planteada la lucha “por la liberación nacional y la patria”);
    los análisis de la situación de la lucha de clases (la idea de que las masas trabajadoras siempre están dispuestas a volcarse a la izquierda y salir a la lucha, pero son traicionadas por “las direcciones burocráticas y burguesas”);

    la idea de que hay que exigir al Estado capitalista que aplique medidas de transición al socialismo; y la estrategia de alianzas de clase con los sectores de la burguesía “nacional, democrática y anti-imperialista”

    Una agenda de cuestiones a discutir, como: fuerzas productivas estancadas, estatizaciones burguesas supuestamente progresistas, neo-colonia o semi-colonia, liberación nacional, situación de la lucha de clases, exigir al Estado capitalista medias de transición al socialismo, es necesaria.
    Pero nada impide propagandizar, difundir, explicar, tanto a la izquierda existente, como al pueblo en general, especialmente a la clase obrera, las tácticas y las tareas que conducen a la concreción de la estrategia.
    El problema es saber cuáles son, es imperioso averiguarlo y aplicarlo. Ésa es la tarea central.
    Tiene que haber en Marx, Engels y Lenin una guía sobre estos temas.
    Postergar esta actividad hasta tanto la izquierda actual quiera discutir la agenda es esperar a Godot.
    Indudablemente, conociendo estas tácticas y pasos a seguir, solamente un partido puede llevarlas satisfactoriamente a la práctica.
    Pero el partido no existe, ¿hay que esperar a que exista? Si nosotros no somos capaces de construirlo ¿No hacemos nada? ¿Cómo se construye un partido? Conociendo esas tácticas y pasos a seguir e impulsándolos.
    La teoría es una guía para la acción. Y la acción imprescindible hoy en día es impulsar esos pasos a seguir. Es imperioso antes que nos terminen de hacer picadillo.

    Me gusta

    carlos augusto larriera

    04/12/2017 at 10:35

  14. carlos a. larriera

    Una agenda de cuestiones a discutir, como: fuerzas productivas estancadas, estatizaciones burguesas supuestamente progresistas, neo-colonia o semi-colonia, liberación nacional, situación de la lucha de clases, exigir al Estado capitalista medias de transición al socialismo, es necesaria.
    Pero nada impide propagandizar, difundir, explicar, tanto a la izquierda existente, como al pueblo en general, especialmente a la clase obrera, las tácticas y las tareas que conducen a la concreción de la estrategia.
    El problema es saber cuáles son, es imperioso averiguarlo y aplicarlo. Ésa es la tarea central.
    Tiene que haber en Marx, Engels y Lenin una guía sobre estos temas.
    Postergar esta actividad hasta tanto la izquierda actual quiera discutir la agenda es esperar a Godot.
    Indudablemente, conociendo estas tácticas y pasos a seguir, solamente un partido puede llevarlas satisfactoriamente a la práctica.
    Pero el partido no existe, ¿hay que esperar a que exista? Si nosotros no somos capaces de construirlo ¿No hacemos nada? ¿Cómo se construye un partido? Conociendo esas tácticas y pasos a seguir e impulsándolos.
    La teoría es una guía para la acción. Y la acción imprescindible hoy en día es impulsar esos pasos a seguir. Es imperioso antes que nos terminen de hacer picadillo.

    Me gusta

    carlos augusto larriera

    04/12/2017 at 10:39

    • No hablo de postergar la explicación de las ideas fundamentales del socialismo. El problema es que para construir un partido que defienda las ideas del socialismo tiene que haber un mínimo de gente que adhiera a esas ideas. Un partido no se construye por decreto.

      Por otra parte, creo necesario enfatizar que las dificultades no residen en las tácticas. O, mejor dicho, la cuestión central es que las tácticas están determinadas por las concepciones más generales. Para dar un ejemplo, las tácticas de “entrismo” que aplicó el trotskismo (ver aquí y siguientes) estuvieron determinadas por una concepción más general, la creencia de que la socialdemocracia pudiera evolucionar hacia una posición revolucionaria. Otro ejemplo: la “táctica” de agitar a favor de medidas de transición al socialismo en una situación de dominio burgués “normal” está determinada por una concepción mas general acerca del Estado y la movilización de masas. otro ejemplo: la “táctica” de hacerse nacionalista para ganar a las masas a un “nacionalismo de izquierda revolucionaria” está determinada por una concepción más general que tiene como eje la tesis de la progresividad histórica del nacionalismo.

      Pero además, y más importante, estas concepciones son compartidas por los militantes más avanzados de la clase obrera y del movimiento de masas. Las ideas centrales de Marx son rechazadas por el activismo. Por caso, cuando afirmo que es imposible acabar con la desocupación votando leyes; o que es imposible que el Estado burgués “decida” los precios y anule la ley del valor, enfrento un fuerte rechazo o, en el mejor de los casos, la más absoluta indiferencia. Algo similar, o peor, ocurre cuanto sostengo que Argentina no es una “colonia”, o una “semi-colonia”. No hay forma de superar con maniobras tácticas los sentimientos patrióticos, exacerbados constantemente por la izquierda nacionalista. Pero si estos sectores más avanzados (los más activistas, los que leen periódicos de la izquierda o textos críticos, etcétera) rechazan las ideas más básicas del marxismo, ¿cómo es posible convencer “a las masas”? Todo apunta a lo mismo: no hay atajos para superar este estado de cosas.

      Me gusta

      rolandoastarita

      04/12/2017 at 11:34

    • Por dar un punto positivo, parece que muchas de las ideas de este blog se han materializado en la revista Propuesta Marxista. Me imagino que no seràn muchas personas, pero por algo se empieza. El marxismo ruso empezo con un nucleo de cuatro militantes, si mal no recuerdo. Yo soy de los que cree -porque se ha visto muchas veces en la historia- que los programas y estrategias correctos terminan triunfando por encima de los aparatos y los dogmas fosilizados, asì que os animo a no perder la esperanza.
      Un saludo

      Me gusta

      David

      05/12/2017 at 06:12

  15. En ese caso, lo que se deberia hacer es priorizar la formacion de cuadros “estrategas”
    Si el conjunto de tacticas viene de concepciones previas, debemos no solo modificar las concepciones, sino unificar estas en un cuerpo de conceptos claros; en otras palabras, el deber primero no es la formacion propiamente dicha de un partido, sino la formacion de militantes en el marxismo como teoria y practico, se debe dar una educacion minuciosa no solo en la historia de la humanidad y del movimiento obrero, sino tambien en la forma digamos epistemologica del materialismo dialectico y su pensamiento.
    Saludos!

    Me gusta

    SDPA

    04/12/2017 at 12:51

    • Una vez Lenin dijo que el partido revolucionario atravesaba una fase ‘intrauterina’ . Pues bien, en la actualidad ni siquiera está en gestación. Para ello se requiere una nueva teoría y un nuevo programa. Es menester barrer todas las capas de ‘marxismo’ autoritario, dogmático y cuartelario, acumuladas a lo largo de siete décadas. En base a esa teoría-programa pueden comenzar a aglutinarse compañeros con espíritu crítico, a través de múltiples experiencias organizativas si es necesario, con miras a la formación de una organización en común. Si bien la materia prima es escasa en la Argentina de hoy, me da la impresión que el rampante electoralismo y nacionalismo de la izquierda comienzan a hacer quebrar la subordinación de algunos compañeros que aún desde afuera de los aparatos, desde el ‘no queda otra’, les seguían rindiendo pleitesía. Hay que hacer algo por reunirlos. No hacerlo sería un tremendo error político.

      Me gusta

      AP

      04/12/2017 at 18:15

  16. Compañero profesor Rolando Astarita
    El horizonte histórico de la izquierda hoy en día esta determinado por el hecho de que las únicas posibilidades que se presentan ante la humanidad son:
    1) la destrucción del planeta como consecuencia del estallido de las contradicciones antagónicas irresolubles del modo de producción capitalista, o
    2) la sustitución de este último por una sociedad superior, aquella que Carlos Marx bautizó con el nombre de comunista.
    El triunfo del comunismo (o como alguien quiera llamar a esa nueva sociedad) no ocurrirá solo por la agudización extrema de las contradicciones del capital que, efectivamente también puede conducir al fin de la civilización humana, SINO POR LA ACCIÓN CONSCIENTE Y ORGANIZADA DE LOS PUEBLOS.
    ¿Resulta hoy en día racional pensar que la acción consciente y organizada de los pueblos sea capaz de destruir al capitalismo como sistema social? Sí, AUNQUE en plazos que no se pueden precisar, porque tanto la crisis económica como la guerra tiene el potencial, por una parte, de abrir un espacio que alargue la vida del modo de producción capitalista y, por la otra, de crear una nueva situación revolucionaria y, aun en este último caso, con palabras de Lenin: “…ningún socialista, nunca ni en parte alguna, ha garantizado que hayan de ser precisamente la guerra actual (y no la siguiente ) y la situación revolucionaria actual (y no la de mañana ) las que originen la revolución”.
    Estamos en un momento de incertidumbre (Ilya Prigogine “El fin de las certidumbres”) donde cualquier pequeña acción puede originar grandes cambios, al contrario a lo que ocurría cuando el capitalismo funcionaba “normalmente” donde ni siquiera las grandes acciones (Revolución Rusa, China, etc) lograron grandes transformaciones. Su Blog es un espacio que prepara para ese momento…el suyo y otros. Ya han visto lo ocurrido en Honduras, un pueblo desbordado, ¿alguien esperaba esto?. Acumulad fuerzas, eso es lo que hay que hacer para cuando llegue el momento, su tarea profesor Rolando Astarita en ese sentido, y ya sabemos, como le critican y discuten ENCOMIABLE.
    Saludos cordiales y afectuosos desde España.

    Me gusta

    Rodolfo Crespo

    04/12/2017 at 14:22

  17. carlos a. larriera

    o sea que no hay solución

    Me gusta

    carlos augusto larriera

    04/12/2017 at 16:00

  18. Frente al ajuste instamos a nuestros pares (burgueses y burócratas burgueses) a votar en contra. http://www.pts.org.ar/Los-diputados-de-izquierda-envian-carta-abierta-a-sus-pares-para-que-no-vote-un-nuevo-robo-a-los

    Me gusta

    AP

    05/12/2017 at 00:16

  19. Muy interesante esta polémica a la sazón de la nota anterior: Por favor leer los comentarios. https://www.facebook.com/ariel.mayo.37

    Me gusta

    AP

    05/12/2017 at 00:18

    • disculpa eso es un fb que se supone que leamos?

      Me gusta

      SDPA

      05/12/2017 at 12:23

  20. SDPA. Si me refería a este posteo del compañero Ariel Mayo con sus respectivos comentarios.

    ‘Nico Del Caño llama a sus colegas diputados a votar en contra de la reforma previsional. Pero el voto favorable a la reforma no es cuestión de voluntad, sino una política de la burguesía. Es una política de clase. No contribuyamos a la confusión general.’

    Me gusta

    AP

    05/12/2017 at 20:10

  21. pareciera que hay una vaciliacion en este tema, no me queda claro…hay un ajuste? si… por otra parte, vivimos en un ajuste…entre los mecanismos de coadyuvar a la reproducción simple y ampliada del capital,cuenta (para ellos) desvalorizar el valor de la fuerza de trabajo.o. digamos. del salario como compensación de la valoración del capital…ya lo sabemos…nada nuevo… y?… nada nuevo,la cuestión es política,no económica….si estamos siendo ajustados…quien es nuestro enemigo al a que hay que enfrentar? si, de acuerdo….macri solo?…no.con cristina y otros…entonces, si, macri, si entre lobos se pelean para comer corderos, hay que diferenciar?…el ajuste venía con cristy, sigue con macri y?….el “ajuste” es solo uno de los mecanismos del capital para reproducirse, tenemos que elegir entre violadores?…defender lacras proimperialistas, entregadoras, buchonas, antipopulares y explotadoras corruptas como cristina? algo sabido y suficientemente documentado y visto y vivido que cualquiera sabe?
    si somos socialistas no tenemos que defender a cristina de macri, sino defendernos de los dos, y hay que ser serios si queremos conducir un camino a la liberacion…me duele y casi me quiebra ver esas convocatorias y declaraciones defendiendo basura como la cris….ahhh, desafio que alguien defienda algo, algun aspecto progresista de esa lacra explotadora,inmundicia burguesa, del cristinismo, proimperialista, policial y entregador (basta con esos socios de moyano, milani alperovich y otros)

    Me gusta

    esteban

    08/12/2017 at 01:05

    • Te referis a astarita o a los comentarios? aca no veo ninguna vacilacion. En el post se menciona al final perfectamente al kirchnerismo como parte del reformismo burgues. saludos.

      Me gusta

      SDPA

      09/12/2017 at 02:32

  22. Perdón por introducirlo aquí. Que opinas Rolando del argumento común en la izquierda, que hay que salir a defender a Cristina Y cia. frente al avasallamiento de la democracia política? Acá tenés una justificación un tanto bizarra para defender a una ‘adversaria estratégica’. http://www.po.org.ar/prensaObrera/online/politicas/la-causa-por-el-memorandum-es-un-avasallamiento-a-la-democracia-politica

    Me gusta

    AP

    08/12/2017 at 22:55

    • Todo el PO le cayó al humo a Del Caño y su carta, y ahora salen con esto… amen del seguidismo K -que le achacaban al PTS hace días- leer cosas como ‘autonomía nacional’, ‘todo buen demócrata’ u ‘órgano no electo’ da risa, ¿ya salieron a agitar la ‘elección popular’ de los jueces…?

      Me gusta

      Luciano

      09/12/2017 at 04:58

    • En primer lugar diría que para los socialistas el kirchnerismo no solo es un “adversario estratégico”, sino también “táctico”. Es importante aclararlo para despejar cualquier idea de que el kirchnerismo es más progresivo, para la clase obrera, que Cambiemos, y que por lo tanto sería conveniente concretar “frentes tácticos contra el enemigo principal, el neoliberalismo”. Los socialistas debemos subrayar que tomamos distancia con respecto a las peleas interburguesas. Lo más conveniente sería que la clase obrera tuviera un actitud “de observación escéptica” (para usar una frase de Marx), sin dar el menor apoyo a ninguno de los bandos. En este marco, por supuesto, nos oponemos al abuso de la prisión preventiva por parte de los jueces. Pero esto también está siendo cuestionado por el mismo establishment burgués (incluido, al parecer, una parte del oficialismo).

      En segundo lugar, es importante tomar distancia con respecto al asunto de la “traición a la patria”. Los socialistas no defendemos a la patria burguesa. Para ser más precisos, no defendemos a “la patria en guerra contra Irán”. Esto es fundamental. El llamado a la “defensa de la patria” (o a denunciar a los “traidores a la patria”) es un discurso burgués, que induce a la conciliación de clases y a la unidad nacional. Por eso, todo este asunto de “traidores a la patria” y “patriotas” debería ser rechazado.

      En tercer lugar, rechazamos, por principio, toda la diplomacia burguesa, sustentada en el secretismo (abolir la diplomacia secreta es una reivindicación histórica del democratismo burgués radical). Máxime en un tema como el atentado a la DAIA, infectado hasta los huesos por todo tipo de operaciones de inteligencia y servicios, nacionales como internacionales, e intereses políticos y judiciales, sobre los cuales el pueblo no tiene arte ni parte.

      En cuarto término, pienso que hay que salirse de la discusión “el Congreso representa el mandato del pueblo” y por lo tanto “hay que apoyarlo contra el Poder Judicial, ya que a los jueces no los elige nadie”. Recordemos que las limitaciones del Congreso a lo que dispone la Constitución es inherente a toda la democracia burguesa. Esto no se puede modificar en tanto el Estado siga siendo un Estado burgués. Después de todo, esta independencia del Poder Judicial como garante de los derechos constitucionales -y el de propiedad en primer lugar- es una condición básica para la continuidad del dominio del capital. Es imposible alterar esto mientras subsistan las relaciones de propiedad capitalista, y el poder del capital.

      Vinculado estrechamente a lo anterior hay que decir que el Parlamento no expresa el “mandato popular”, sino los intereses de las fracciones de la clase dominante (en esta cuenta no entran los parlamentarios de los partidos de izquierda). Puede haber más o menos fricciones con la Justicia, pero esto no debería llevar al socialismo a alinearse “con el Parlamento (o el Ejecutivo)”. Por caso, la Corte Suprema declaró inconstitucional el memorándum con Irán. ¿Debería por lo tanto el socialismo haberse posicionado en defensa del memorándum con el argumento “es producto de los representantes del pueblo”? Mi respuesta es que no debería apoyar a ninguno de los bandos. Más aún, meterse en la discusión sobre si el memorándum es “constitucional” o “no constitucional”, nos llevaría a un callejón sin salida.

      En definitiva, mantener una actitud de distancia frente a las pugnas interburguesas es parte de una actitud de independencia de clase. La “patria” es “de ellos”, no de la clase obrera; el Parlamento “es de ellos”, no de la clase obrera; la Justicia “es de ellos”, no de la clase obrera. Esta actitud del socialismo me parece vital. Aunque signifique nadar contra la corriente.

      Me gusta

      rolandoastarita

      09/12/2017 at 11:02

  23. carlos a. larriera

    en general todos o casi todos los comentarios revelan un profundo desconocimiento del problema democrático, en la democracia burguesa y en la democracia obrera, todo el problema democrático en general.

    Me gusta

    carlos augusto larriera

    09/12/2017 at 14:26

  24. Compañero profesor Rolando Astarita
    He estado leyendo la web Socialismo o Barbarie que leo asiduamente (como su Blog y otros) y veo que se ha desarrollado la llamada Segunda Jornada de Pensamiento Socialista, impulsada por la corriente Socialismo o Barbarie, el Nuevo MAS en Argentina, dedicada a la Revolución de Octubre, de la que usted puede decir mucho, la ha estudiado, incluso un año antes del aniversario redondo que se celebró éste año ha publicado una serie muy interesante y provechosa sobre el tema.
    ¿por qué no ha ido a esas jornadas? ¿no lo invitaron? ¿no se siente bien con los trotskistas? Se puede saber su opinión al respecto, verlo en tal evento usted que clama tanto por la unidad de todos los que de una u otra manera estan contra el stablisment, aunque no rebasen muchos el reformismo burgués, no hubiese estado mal. Y por último (al haber escrito sobre el tema tratado con bastante antelación como ya le he dicho), no va a decir nada al respecto ahora que el tema esta caliente. Una reiteración no esta mal tampoco, diría yo.
    Un saludo cordial y gracias por responder.
    Rodolfo Crespo

    Me gusta

    Rodolfo Crespo

    09/12/2017 at 14:33

    • No sé si hubiese podido concurrir (por mis clases), pero de todas maneras, no me invitaron. Hace poco critiqué lo que escribió sobre Kronstadt Roberto Sáenz, uno de los principales dirigentes del Nuevo MAS (ver aquí), pero no conozco respuesta alguna.

      Sobre mi relación con los trotskistas, no hay ningún problema personal; tengo diferencias políticas y teóricas. Por supuesto, estoy totalmente abierto a discutirlas. Pero no creo que a los trotskistas les interese mucho mis posiciones.

      Me gusta

      rolandoastarita

      09/12/2017 at 17:20

  25. Esta es las carta de la que habla Luciano. No tenía pensado mencionarla, pero hasta a mi me sorprendió semejante acto de demagogia sensiblera electoralista. http://www.pts.org.ar/Los-diputados-de-izquierda-envian-carta-abierta-a-sus-pares-para-que-no-vote-un-nuevo-robo-a-los Aparte de capituladora, tiene más errores que palabras. Si esto es marxismo…..

    Me gusta

    AP

    09/12/2017 at 20:08

  26. …y el programa?

    Me hace acordar a la “Payada de la vaca” de Les Luthiers, donde se explica cómo debe desarrollarse una payada y se discute sobre el asunto pero no se contesta la pregunta que da origen al tema.

    ¿Propagandizar el programa socialista? ¿pero es que ya sabemos cuál es? ¿ya lo tenemos todo claro?
    ¿o nos estamos refiriendo a una cuestión general, de principios, digamos? Porque si es así, joya, pero nos tenemos que esforzar un poquito más; problematizar un poquito más el asunto.

    Leo por acá algunos amagues estratégicos: hay que propagandizar, hay que formar cuadros, hay que distanciarse del reformismo, hay que…
    Quién debería hacerlo? No vale responder con sujetos hipotéticos, eh.
    Por ejemplo respecto de la reforma laboral, teniendo en cuenta la actual relación de fuerzas y el hecho de que ya la metieron en Brasil ¿qué hacemos? ¿Voy a mi laburo y les digo a mis compañerxs que o fundamos la próxima sociedad o nada? Y además no nos olvidemos que es muy difícil en muchos casos exponerse en los lugares de trabajo. Es muy fácil decidir una estrategia que pone en riesgo a otrxs. Entonces es necesario también ser responsables en lo que recomendamos a nuestrxs compañerxs. Por otra parte, sabemos que adherimos a una perspectiva minoritaria; necesariamente tenemos que saber articular con compañerxs que adscriben a ideologías reformistas, nacionalistas, etc. Si no, en el mejor de los casos se construye una secta.
    Tengo la sensación de que a veces por mor de subrayar las cuestiones estructurales se pierden de vista las superficies reales, las texturas, digamos.

    Me gusta

    Seb

    16/12/2017 at 17:48


Dejá tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: