Rolando Astarita [Blog]

Marxismo & Economía

Sobre acumulación y riqueza en tiempos de virus

with 68 comments

Una propuesta que circula por estos días en ámbitos de la izquierda dice que se puede mantener la cuarentena –y por lo tanto, la producción parada- si se aplica un impuesto al “patrimonio de los ricos” (por caso, al patrimonio de las 20.000 personas más ricas del país), de manera de garantizar un salario de, digamos, unos 400 o 500 dólares a todos los trabajadores precarizados. Además, por supuesto, de pagar  los salarios de los trabajadores en blanco. Así, con un buen impuesto se arreglaría gran parte del problema de la subsistencia, y no había necesidad de levantar la cuarentena. En lugar de socialismo…. impuestos.

El asunto parece sencillo, pero lamento decir que no es así de simple. Es que pasa por alto que la mayor parte de la riqueza en manos de la clase capitalista no se encuentra bajo la forma de tesoro (de cash), sino consiste en medios de producción y/o derechos sobre la plusvalía. Perder de vista esto es propio de aquel que confunde la acumulación precapitalista con la acumulación capitalista. La primera pasa por el atesoramiento. La segunda consiste en acumular capital (y si bien el dinero puede ser capital, no todo el capital es dinero). Por eso Marx habla del “prejuicio popular que confunde la producción capitalista con el atesoramiento y que por tanto se imagina absurdamente que la riqueza acumulada es riqueza sustraída a la destrucción, y por lo tanto al consumo, bajo su forma natural existente, o también salvada de la circulación”. Trasladado al presente, es la ilusión del populismo socialista que cree que la forma principal de la acumulación consiste en dinero “guardado debajo del colchón” (creencia que conecta con “el problema es el capital financiero, opuesto al productivo”). 

Sin negar que el dólar bajo el colchón sea una forma de atesoramiento en Argentina, el mismo es propio de la clase media, y de alguna capa más acomodada de la clase obrera. La clase capitalista acumula en la forma de activos financieros –que dan derechos a plusvalía- y en medios de producción, de transporte, entidades bancarias, etcétera, con el fin de explotar al trabajo. Lo cual es característico del capital. Por eso a lo anterior Marx agrega: “Rescatar el dinero de la circulación sería precisamente lo contrario de valorizarlo como capital, y acumular mercancías para atesorarlas, pura necedad. Ciertamente, en la idea popular subyace, por una parte, la imagen de los bienes acopiados en el fondo de consumo de los ricos, bienes que se consumen lentamente, y por otra parte el almacenamiento, un fenómeno que se da en todos los modos de producción…” (pp. 726-7, t. 1, El Capital).

O sea, la acumulación de riqueza en el capitalismo es acumulación de capital, no de tesoros monetarios ni tampoco, dicho sea de paso, de medios de consumo. Por eso también, aunque los acopios forman parte del proceso de circulación del capital (véase cap. 6 del t. 2 de El Capital), nunca podrían satisfacer las necesidades del conjunto de la población en caso de que la producción y el transporte se interrumpiera durante un período, aunque este fuera corto (digamos, de algunas pocas semanas). Sobre esto último, Marx también señala que “la riqueza material que representan las reservas de mercancías concentradas en grandes cantidades”, en particular en puntos fijos, “deslumbra la imaginación”, pero esa cantidad “no es más que una magnitud ínfima si se la compara con la fluencia de la reproducción en su conjunto” (p. 675, t. 2, ibid.; énfasis mío).  Dada la extensión que adquirieron los métodos de tipo toyotista –la fábrica “flujo”- no hay razones para pensar que hoy haya, en términos relativos, mayores acopios.

Por lo dicho, los stocks de dinero atesorado son relativamente pequeños en comparación con lo que constituye la verdadera riqueza, y base del poder, en manos de clase capitalista.. En consecuencia, decir que con un impuesto a los fondos líquidos se puede sostener durante 2 o 3 meses a la fuerza de trabajo de un país (o al 70 u 80% de la misma), es vender humo, y de la mejor cepa del reformismo burgués ramplón.

Si verdaderamente se quiere una solución socialista hay que hablar de expropiación de los medios de producción. Sin embargo, no bastaría con expropiar. Un gobierno socialista debería mantener la producción, por lo menos, de los bienes necesarios para la sobrevivencia de la población. También, por supuesto, el transporte, logística, comercialización de esos bienes, y el sistema bancario (estatal) para garantizar la cadena de pagos. Se puede expropiar la fábrica que produce el alimento X, pero al día siguiente de la expropiación los obreros y empleados deben producir X si se quiere alimentar a la población. No hay dólar que evite esto. Y esa producción aumentaría los riesgos de contagio. Por supuesto, se tomarían todas las medidas posibles para prevenirlo. Pero es imposible dar garantías absolutas. Es una cuestión material, objetiva. No hay nada más desorientador y desmoralizante que el subjetivismo voluntarista de izquierda, puesto a imaginar soluciones mágicas.

Descargar el documento: varios formatos siguiendo el link,, opción Archivo/Descargar Como: “Sobre acumulación y riqueza en tiempos de virus”

 

Written by rolandoastarita

08/04/2020 a 19:47

Publicado en General

Tagged with , , ,

68 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Estoy totalmente de acuerdo pero falta plantear una alternativa. Si se trata de expropiar a los expropiadores tendríamos que desarrollar ese concepto aunque sea mínimamente en las condiciones concretas lo que sería un programa de transición (no digo “el” de transición). No debemos dejar las cosas como si no hay más remedio que esperar a “qué se den las condiciones”. Te sugiero una próxima nota al respecto

    Me gusta

    fernando moyano

    08/04/2020 at 20:00

  2. Buenas profesor, muy buena nota, pero me quedé con una duda producto de mi falta de comprensión, a saber: cuando usted dice: “.En consecuencia, decir que con un impuesto a los fondos líquidos se puede sostener durante 2 o 3 meses a la fuerza de trabajo de un país (o al 70 u 80% de la misma), es vender humo, y de la mejor cepa del reformismo burgués ramplón.” Se refiere a qué los capitalistas no tienen dicha liquidez a que, aunque la tuvieran, no podrían reproducir su capital reinvirtiendo el mismo, o a qué los mismos capitalistas al ver cómo se desvaloriza su capital tomarían alguna acción (vender su capital, sacarlo del circuito legal,paro de producción, u de otro tipo)? Muchas gracias!

    Me gusta

    IL

    08/04/2020 at 20:13

  3. Muy iluatrador como siempre. Profesor Astarita, en que libro Marx habla sobre el tema ? Gracias

    Me gusta

    Alfonso

    08/04/2020 at 20:13

  4. convertir esta guerra biologica en guerra Revolucionaria, luego de la pandemia, a acelerara y madurar las contradicciones de clase,

    Me gusta

    alejandro mundo

    08/04/2020 at 20:23

  5. Hola Rolo ¿Como estas?

    Muy buena la nota.
    Parece que la izquierda reformista cree que los trabajadores llegado el momento podrán comerse los billetes literalmente. Una gran oportunidad desperdiciada si no explicamos como centralizaríamos la producción y solucionaríamos problemas inmediatos como por ejemplo: Los Homeless de Las Vegas que duermen en los estacionamientos al descampado, mientras hay miles de habitaciones vacías en los hoteles. Un ejemplo entre tantos que se podrían pensar para agitar a los trabajadores.
    Párrafo aparte merece la ultima consideración que haces sobre que hay cosas que los socialistas también tendríamos que hacer. Seria un socialismo de vacas flacas, pero socialismo al fin.

    Que andes bien.
    Saludos.

    Me gusta

    Kazachock

    08/04/2020 at 21:27

  6. Tengo 57 años, y soy marxista desde los 20. Creo que nunca hubo un momento como este para hablar de socialismo y de economía planificada. No sé cómo quedará el planeta, que será de nosotros (especialmente los que vivimos en lugares marginales del sistema), pero es hora que empecemos a decir esto. Y por supuesto el FIT-U, el MAS y compañía siguen enredados en su propia maraña reformista, tirando a la basura imporatnte energía revolucionaria.
    Confieso mis limitaciones, pero recién en estos días encuentro sentido a aquella frase tan en uso en otros tiempos “el marxismo es una guía para la acción”.

    Gracias, Rolo, por lo de siempre.
    Abrazo socialista y revolucionario

    Me gusta

    Pablo Cirmi

    08/04/2020 at 23:18

  7. Hola Rolo, acuerdo con tu planteo general sobre este tema, pero no en como presentas la propuesta de la izquierda. Algunas que estuvieron circulando plantean cobrar en cash un porcentaje de los activos de estas personas, o sea incluyendo todo su capital; y en el caso del dinero que vayan a recibir en forma de interés ,utilizarlos para financiar los meses siguientes. Es una solución muy parcial que en una situacion desesperante como la actual serviría mucho. La propaganda socialista tiene que sostenerse en simultáneo porque estamos en un momento donde queda desnuda la anarquía del sistema capitalista. Pero teniendo en cuenta el poquísimo poder y arriago en la clase obrera que tiene la izquierda actualmente, es improbable que se avance en un programa más radical. Por otro lado, creo que se debe sostener la cuarentena y que hay que plantearla como una necesidad para la salud de la clase obrera. Para eso, lograr algunos planteos de mínima es indispensable.
    Un abrazo, es el primer comentario que hago y aprendo mucho de tu blog.

    Me gusta

    Ignacio

    08/04/2020 at 23:46

    • Escribís que una de las propuestas consiste en “cobrar en cash un porcentaje de los activos de estas personas, o sea, incluyendo todo su capital”. Es muy ilustrativa. Supongamos una persona es dueña de una línea de aviación cuyos activos (los aviones) están valuados, en tiempos “normales”, en $1000 millones. Pero por la crisis los aviones están en tierra, y la empresa está experimentando pérdidas (aclaración 1: una crisis significa, inevitablemente, pérdidas para el capital; si no se entiende esto, no se entiende qué es una crisis). ¿De dónde saca el capitalista dueño de la empresa el dinero para pagar ese “porcentaje sobre los activos?”. La única respuesta posible es: de sus fondos líquidos atesorados. Pero para esto hay que concebir que la empresa posee fuertes fondos líquidos. Y este no es el caso más general; incluso porque muchas empresa mantienen sus fondos líquidos (por ejemplo, los fondos de amortización) en activos financieros que, con las crisis, también se derrumban.

      Incluso si el capitalista quiere vender parte de la flota para hacer frente a las pérdidas, y pagar el impuesto, lo hará con pérdidas. Con el agregado de que hay que suponer inversores que estén líquidos dispuestos a comprar. En definitiva, se pasa por alto que el capital constante existe bajo la forma de activos físicos. Y durante la crisis, gigantescas masas de capital se desvalorizan (vuelvo a aclaración 1). Esto en el contexto de que la mayor parte del capital está bajo la forma de capital fijo, aviones en el ejemplo (aclaración 2: la acumulación capitalista es, esencialmente, acumulación de medios de producción).

      Hay que entender qué es el capitalismo, qué es la acumulación de capital, qué es una crisis. Es la única manera no solo de no decir tonterías, sino también de no caer en contradicciones. Por ejemplo, gran parte de la izquierda habla de la crisis crónica del capitalismo, y al mismo tiempo denuncia que los capitales obtienen enormes ganancias. Pero ambas afirmaciones son lógicamente contradictorias, ya que una crisis capitalista se caracteriza por una violenta caída de las ganancias. Y como este, podría seguir con otras muchas contradicciones.

      Por otro lado, el planteo que cito en la nota de hecho lo saqué de un artículo aparecido en un periódico trotskista. Pero no es un caso aislado. Aquí presento otro ejemplo, tomado de otro periódico, también trotskista. Dice: “Hay que cobrar grandes impuestos a las grandes fortunas y ganancias que atesoran dentro y fuera del país casi el doble del total de la deuda en dólares. Así tendremos recursos para enfrentar la pandemia, aumentar los salarios y dar subsidios dignos a todos los que están sin trabajo por la pandemia”.

      Lo que subyace a esta propuesta es la idea de que el capital existe principalmente bajo la forma de “grandes fortunas”. Con el agregado de las “grandes ganancias” que obtendría el capital en tiempos de crisis. A estas gigantescas masas de cash, que los capitalistas tienen guardadas en sus palacios, hay que ponerles “grandes impuestos”, para arreglar los problemas (incluso daría para aumentar los salarios). Repito: esto lo escriben personas que se dicen marxistas, esto es, científicos. Da vergüenza.

      Me gusta

      rolandoastarita

      09/04/2020 at 11:08

  8. Es lo que decía Marx a Kugelman: “Cada niño sabe que cualquier nación moriría de hambre, y no digo en un año, sino en unas semanas, si dejara de trabajar. Del mismo modo, todo el mundo conoce que las masas de productos correspondientes a diferentes masas de necesidades, exigen masas diferentes y cuantitativamente determinadas de la totalidad del trabajo social.”
    https://www.marxists.org/espanol/m-e/cartas/m11-7-68.htm

    Es precisamente la expropiación de los medios de producción y la centralización, al menos momentánea, de su funcionamiento, lo que permitiría organizar la producción social de lo esencial minimizando la circulación de personas y del virus. Es difícil ver que, en el momento en que la situación social expone los límites del individualismo y del liberalismo con bastante claridad, la izquierda insista en su socialdemocratismo. Es realmente demoralizante.

    Me gusta

    Lucas

    09/04/2020 at 00:10

  9. Como le va, Rolando?
    Estoy cansado del distanciamiento que se ha dado entre la izquierda y el materialismo. Realmente desilusionado de cómo la concepción de lo que es la “izquierda” vendría a ser algo “anti-económico” “anti-productivo”, y como la mínima pizca de contra-argumento contra eso se considera, por parte de gente de izquierdas, como de derechas, una concesión al sistema capitalista.

    ¿Como un izquiedista no va a tratar de manera central la producción hoy mas que nunca en semejante contexto? ¿Que mercancía va a comprar ese dinero, si no hay producción?

    Usted expuso el “programa máximo”. Me gustaría conocer el “programa mínimo” dado que ese es el que seguramente se deba seguir, en base a las condiciones actuales.

    Sostengo que la cuarentena sigue siendo necesaria, que es esencial la producción de ciertos bienes y servicios y que se debe luchar para que dichos trabajadores tengan los cuidados sanitarios necesarios y que el resto de las actividades que no necesiten desarrollarse en espacios físicos determinados se hagan a distancia, entre otras cosas…
    Pero al 40-50% de la economía en negro no le encuentro la vuelta.

    Saludos!

    Me gusta

    Octavio Contini

    09/04/2020 at 02:27

    • Un programa mínimo surge de las propias reivindicaciones de los trabajadores. Por caso, la demanda de protección; seguros de desempleo, o algunas otras formas de ingresos para aquellos que están desempleados, o no pueden sustentarse; y similares. El programa mínimo no lo inventa el socialista que está encerrado en su estudio. Debe ser elaborado y discutido recogiendo las cuestiones más sentidas e inmediatas. Lenin dio una definición del programa mínimo que me parece muy certera: son las reivindicaciones que en principio se pueden alcanzar dentro de un sistema capitalista.

      Me gusta

      rolandoastarita

      09/04/2020 at 10:09

  10. Buenas profesor,

    Veo que está bueno de salud y espero que sigan con paciencia su confinamiento en esta situación tan excepcional.

    Si de verdad la solución es robar, mal camino elegido. ¿De verdad vamos a ver un Bujarin en Argentina para ser la luz del mundo y el ejemplo de cómo salvar al común?

    Esa premisa basada en qué, cómo el origen de todo fue el robo, es de justicia robar.

    Muy Bien sabe profesor que coordinar los precios y todas las etapas que implican tomarme un café en un bar del centro de mi ciudad no puede lograrse tras el robo. Toda la información y relaciones contractuales, amén de preguntarme yo ¿con qué precios manejo? ¿Los de ayer o me los invento para mañana? Ni Bujarin pudo resolverlos.

    Con un Estado tan acaparador como lo están hoy la mayoría de los países, se ve a las claras la enormidad del endeudamiento insostenible que no se resolvería robando. Justamente lo que habría que hacer es a la inversa ya que la diversificación coordina mucho mejor los problemas que la gran unificación. Ahí están los ejemplos históricos de ayer y ante ayer.

    Un abrazo y cuídense.

    Me gusta

    Carlos martin

    09/04/2020 at 03:45

  11. Coincido con la nota, y en este sentido es importante el artículo que se puede encontrar en este blog: “FIT, Marx y los impuestos indirectos”. Allí se explica que ambos tipos de impuesto (directos o indirectos) son en definitiva deducción de plusvalor. Por ese entonces también se vendió el humo de que con rebajas o eliminación de IVA habría aumentos proporcionales de salarios reales. Cosa que no ocurrió con Macri, por ejemplo. En ese sentido me parece más lógico (realizable en términos capitalistas) lo que en el mundo algunos medios capitalistas de prensa proponen: aumentar los impuestos para cubrir con recaudación una parte del esfuerzo fiscal que demanda la pandemia, y aflojar un poco con la monetización de déficits.
    Bastante interesante, por otra parte, el último comunicado de la OMC. Es interesante observar el cambio brusco de tendencia después después de 2008-9 y que el comercio internacional ya venía a la baja desde el S2:
    https://www.wto.org/spanish/news_s/pres20_s/pr855_s.htm

    Me gusta

    luisgac

    09/04/2020 at 08:42

  12. Hola Rolando, estaba buscando un viejo articulo tuyo, “la concepcion marxista de la clase obrera”. Antes estaba en la otra página web que tenías, pero ya no existe y no lo encuentro en otro sitio. La verdad es que en esa página había muchos escritos de gran interés que ahora son casi imposibles de encontrar, es una lástima. ¿Sabes de algún sitio donde pueda conseguirlo?
    Un saludo y gracias de antemano

    Me gusta

    David

    09/04/2020 at 12:18

  13. …la mayor parte de la riqueza en manos de la clase capitalista no se encuentra bajo la forma de tesoro…
    Ok, pero el tema no es comparar el activo disponible con el total del activo sino con las necesidades inmediatas que requieren recurrir a ese disponible. La empresa capitalista debe realizar el plusvalor en el mercado, después acumulará en esto o lo otro. No veo por qué no se podría implantar un impuesto a las ventas directas y al mismo tiempo un precio máximo a todos los artículos de primera necesidad, para que el capitalista no pueda transferir ese impuesto al comprador. El capitalista ganará menos. El de la aereolínea que pague una parte de cada pasaje vendido, y si no vende nada es otro tema. Es claro que el supermercado aumenta las ventas porque captura la demanda del pequeño almacén que cierra. Y medidas como topear los artículos de primera necesidad ya han sido planteadas espontáneamente por la gente

    Me gusta

    fernando moyano

    09/04/2020 at 12:54

    • Pero con un impuesto a las ventas, y máxime en período de profunda recesión (esto apunta a una depresión de magnitud), no hay forma de sostener a una fuerza laboral, mejor dicho, a una población, en cuarentena. La cuestión incluso se ve a simple vista, sin haber metido hasta ahora nuevos impuestos: en marzo, en Argentina, la recaudación se hundió. La caída del IVA es muy significativa. Y me imagino lo que será abril. A la par, aumentó el gasto público, lo que es inevitable.

      Decir que esto se arregla con otro impuesto a las ventas no tiene lógica. Con una aclaración: no es que en la depresión los capitalistas “ganan menos”. Hay pérdidas, los números pasan a estar en rojo. Una crisis es el momento en que estallan las contradicciones más profundas del capital. Y ese estallido no se supera con reformas impositivas.

      Me gusta

      rolandoastarita

      09/04/2020 at 13:05

  14. Acabo de recibir una nota desde Rusia, en Rabkor.ru, una publicación dirigida por Boris Kagarlitsky, un marxista bastante conocido en Argentina donde ha estado varias veces. En términos generales diría que está bien orientada si bien aclara que no se hacen ilusiones de que el gobierno ruso actual vaya a hacer nada de eso, y los objetivos al hacer esta declaración están explicitados. Un impuesto directo al capital es una de las medidas que propugnan. Pueden ver la dtraducción aquí:
    https://n0estandificil.blogspot.com/2020/04/rusia-para-una-alternativa-de-izquierda.html

    Me gusta

    fernando moyano

    09/04/2020 at 14:54

    • No voy a discutir todas estas propuestas, cuya característica principal es evadir el tema principal, a saber, quién, qué clase social, qué Estado, aplica ese programa (por caso, habla de “tomar el control de los precios”, ¿quién controla? ¿el mismo Estado y gobierno que dice que llevaron a Rusia a la situación actual?).

      Bien, entonces al margen de esa pregunta, me concentro en lo que estamos debatiendo. Repaso: sectores de la izquierda argentina proponen que a fin de mantener la cuarentena, se aplique un impuesto a “las grandes fortunas” y los capitales. He presentado argumentos mostrando que es una solución vende humo. En comentarios en el blog amplié los argumentos. Por caso, demostré que es imposible transformar en ingresos para la población el capital fijo, que constituye la inmensa mayoría de la riqueza burguesa. Se propuso establecer entonces un impuesto a las ventas. Mostré con cifras que eso tampoco arregla el asunto (insisto, una crisis es caída de las ventas; caída de los ingresos, caída de las ganancias, desvalorización de activos). Mostré que incluso si recaudara algo, sería completamente insuficiente para cubrir el sostenimiento de una población en cuarentena.

      Bien, esperaba algún ARGUMENTO. ¿Qué me envías? Pues una propuesta de poner, en Rusia, “impuestos al lujo”, y “a los grandes depósitos bancarios”. Aplicado a Argentina, ¿impuestos a los gastos suntuarios? ¿Cómo se puede pretender que con eso se compense una caída del PBI del orden del 5%, o más? El gasto suntuario, en estas condiciones, también se ha desplomado. Además, ya paga impuestos. ¿Cuánto más entonces se puede recaudar con un aumento del impuesto a este tipo de gasto? En cualquier caso, muy poco comparado a lo que se necesita para sostener un cierre generalizado de las actividades, pérdidas de ingresos, y aumentos de los gastos sociales.

      Lo mismo con respecto a “los grandes depósitos bancarios” (no voy a repetir los argumentos acerca de que la riqueza del capital no consiste principalmente en dinero cash). ¿Cómo se puede pensar que con eso se mantiene a la población, con la actividad parada? (lo digo con relación a Argentina, pero lo mismo podría decir del “programa” que se ofrece para Rusia). En definitiva, este texto es la misma la receta mágica que escucho por aquí. No se presenta argumento alguno que refute lo que he planteado. Y el principio de autoridad (“lo dijeron unos rusos muy inteligentes y de izquierda”) a mí no me va. Me tienen que presentar una argumentación razonada, y basada en datos. No compro humo.

      Me gusta

      rolandoastarita

      09/04/2020 at 15:23

  15. Hola Rolo!

    Te paso un enlace que se relaciona con lo que estas manejando en las últimas entradas y que he visto hoy y ya ha generado (¡y seguirá generando, de concretarse efectivamente!), todo tipo de reacciones y de expectativas:https://elpais.com/economia/2020-04-09/el-banco-de-inglaterra-financiara-directamente-al-gobierno-sin-limites.html

    “La magnitud de la crisis del coronavirus ha puesto en cuestión muchos principios y certezas, y también la ortodoxia económica. El Gobierno del Reino Unido y el Banco de Inglaterra (BoE, en sus siglas en inglés) han anunciado conjuntamente este jueves la ampliación “temporal” y sin límite alguno del descubierto previo que el Ejecutivo británico disfruta históricamente en la autoridad financiera. La llamada Ways and Means Facility (W&M) es un mecanismo permanente por que el que el BoE presta directamente al Gobierno, sin necesidad de que este tenga que emitir bonos y acudir al mercado secundario de deuda. En pocas palabras, el BoE comienza a imprimir billetes para financiar las necesidades extraordinarias provocadas por la pandemia global”.

    Sería muy interesante que opinaras al respecto.

    Abrazo.

    PS: leo el comentario sobre la noticia de un diputado de izquierda en su cuenta de Twitter. Afirma que casi que exigieron lincharle cuando, hace algunos días, propuso algo semejante.

    Me gusta

  16. Bien, tengo un problema. El presidente uruguayo Lacalle, una especie de Macri oriental venido por la derrota electoral del Frente Amplio, acaba de decir lo siguiente: “Hoy, gravar al capital, es amputar a los que van a hacer fuerza a la salida de la crisis. Por eso no lo vamos a hacer”. ¿Qué habría que contestar? Podría ser: Claramente ahora no, porque como lo demuestra Rolando Astarita etc etc.. Y después, a la salida de la crisis, etc etc
    NO CUESTIONO TU RAZONAMIENTO, solamente pido una alternativa. Los marxistas rusos plantean una alternativa en términos de plataforma mínima, para canalizar (tal vez) la movilización social. Si eso no sirve debe haber alguna otra cosa. Porque también has demostrado en varias notas, y muy bien, que plantear hoy una república de los soviets, una realización inmediata del socialismo, etc, es un disparate. En tus notas sobre Venezuela has planteado que en momentos de gran penuria y dispersión de la clase obrera no es posible plantear una revolución social inmediata. Hoy el mundo entero se está “venezualizando” ¿Qué hacemos? ¿Esperamos a que el capitalismo se recupere, y entonces sí…? Ya sé que NO HAS DICHO ESO, no te lo atribuyo. Simplemente no entiendo a dónde vas, no en términos de propuesta finalista, porque eso sí ya lo has planteado muy claramente. Digo en términos de estrategia, táctica, línea de pasas. Tampoco pido una receta completa, por favor no malinterpretes, pido alguna cosa, alguna idea concreta.

    Me gusta

    fernando moyano

    09/04/2020 at 17:04

    • No cuestionás mi razonamiento. Bien, entonces hay que decir que la afirmación de que los problemas para las masas trabajadoras se solucionan poniendo impuestos es equivocada. No hay que decir algo por el solo hecho de “tener” que decir algo (me viene a la memoria aquello que citaba Lenin, de una tradición rusa: pasa un cortejo fúnebre y alguien dice “ojalá siempre tengan algo para llevar”).

      Por otra parte, nunca elaboramos nuestros discursos por reacción a lo que dijo tal o cual personaje de la burguesía. En cuanto a la alternativa que pedís, hoy no la hay. No la hay porque el movimiento obrero, en América Latina y en casi todo el mundo apoya, o al menos consiente y tolera, a partidos, programas y líderes de la burguesía. Una alternativa política no se construye desde un escritorio. Y lo más que surge hoy de las masas trabajadoras son algunas demandas elementales que, por supuesto, apoyamos

      Por lo anterior, solo puedo plantear tareas que puedo resolver desde la casi absoluta soledad en la que estoy. Solo puedo decir que estoy convencido de que la reconstrucción del socialismo solo podrá avanzar si empezamos a tratar al marxismo como una ciencia. Y que los primeros que deberían convencerse son los activistas, militantes, de la izquierda.

      Le gusta a 1 persona

      rolandoastarita

      09/04/2020 at 17:35

  17. Estimado Profesor: si Ud busca una receta “mágica”, en el suplemento Cash de Página,/12 del 29 de marzo, un tal Scaletta nos explica que la emisión sin freno permite al Estado financiarse a tasa cero y, de paso, recaudar impuestos. El naZionalismo vernáculo cultiva con esmero la ignorancia disfrazada de “ideología”. Ni vale la pena contestarles.

    Me gusta

    santiago

    09/04/2020 at 18:45

    • Hola Rolando,

      te quería hacer algunas preguntas, a raíz de lo último que dijiste en el comentario de arriba sobre “tratar al marxismo como ciencia” porque últimamente estoy reflexionando sobre esa cuestión y sobre todo tratando en general el concepto de ciencia. Las preguntas son las siguientes:

      1. ¿En qué sentido estás entendiendo ciencia allí?
      2. ¿Cuál sería el critierio para distinguir la cientificidad de la teoría de Marx? (Tal vez ambas preguntas estén unidas)

      Un saludo!

      Le gusta a 1 persona

      Fernando Turri

      09/04/2020 at 20:45

    • El criterio científico que defiendo (por supuesto, no es una idea original) debe satisfacer dos requisitos: evidencia empírica y razonamiento lógico. Una explicación más detallada aquí. Doy un ejemplo: cuando Marx analiza la plusvalía muestra que, lógicamente, hay dos formas principales de aumentarla. Por un lado, prolongando la jornada de trabajo, por el otro, aumentando la productividad del trabajo. Es lo que llama plusvalía absoluta y relativa. Pues bien, Marx no se queda en la investigación teórica. Así, presenta la plusvalía absoluta y en seguida pasa a analizar cómo se dio históricamente la lucha de clases en torno a la duración de la jornada de trabajo.

      De la misma manera, en seguida de analizar teóricamente cómo puede aumentar la plusvalía relativa, vienen los capítulos cooperación, manufactura, gran industria, que muestran cómo se desarrolló la productividad del trabajo. Más aún, aunque en su época disponía de muchas menos estadísticas que las que tenemos hoy, Marx intentó acercarse a un cálculo de cuál podría ser la tasa de plusvalía, a partir de la experiencia que tenía Engels, que se había hecho cargo de la empresa de su padre. Con esto estoy tratando de mostrar que el momento empírico es fundamental en las ciencias sociales. Digo esto porque alguna gente piensa que basta con la especulación, una suerte de razonamiento abstracto, no controlado por la evidencia empírica (lo cual no significa abogar por un enfoque empirista del conocimiento; remito de nuevo a la nota citada).

      Sin embargo, peor todavía es pensar que los socialistas están autorizados a decir cualquier disparate “en tanto convenga a la defensa de la línea política del partido”. En varias notas critiqué esta concepción (por ejemplo, aquí; aquí; aquí).

      Me gusta

      rolandoastarita

      10/04/2020 at 09:45

  18. “hay que decir que la afirmación de que los problemas para las masas trabajadoras se solucionan poniendo impuestos es equivocada.”

    No necesito decir eso, Rolando, ya lo ha dicho el presidente uruguayo Lacalle. Dice que no hay que recargar al “malla oro” que va a la cabeza, y en este caso es UPM la empresa finlandesa que va a instalar una planta de pasta de celuluosa que se complementa con el modelo forestal del cual Lacalle forma parte como latifundista, y el gobierno uruguayo contribuirá con 4000 millones de dólares en obras de infraestructura en ferrocarril, puerto, etc.
    Mientras tanto las empresas privadas de la salud están mandando masivamente trabajadores al seguro de paro

    “En cuanto a la alternativa que pedís, hoy no la hay”

    A ver si entiendo: Desensillar hasta que aclare

    Me gusta

    fernando moyano

    10/04/2020 at 10:07

    • Creo que este comentario muestra la divergencia fundamental, de criterio, que nos separa. Yo digo lo que creo que hay que decir, con independencia de quién dijo tal o cual cosa. Lo digo si me lo dicta el razonamiento lógico y la evidencia empírica. A vos, en cambio, el razonamiento lógico y la evidencia empírica te importan un comino. Lo único que te importa es quedar bien con la opinión “políticamente correcta”. Ya hemos tenido esta divergencia a propósito de otros temas (Venezuela, por caso).

      Tu criterio es el típico que domina en la izquierda desde hace décadas. Ejemplo clásico: si los imperialistas decían que en la URSS había una dictadura y campos de concentración, la izquierda no podía decir que en la URSS había una dictadura y campos de concentración. De la misma manera, si los capitalistas dicen que no invierten si las ganancias son bajas, los marxistas no pueden decir que los capitalistas no invierte si las ganancias son bajas. En fin, bonito criterio científico: hablar por “boca de ganso”, pero al revés.

      De todas maneras, entiendo las razones por las que actuás de esta manera: es difícil oponerse a la opinión pública de izquierda “políticamente correcta”. Y esa opinión pública hoy está aferrada al populismo socialista. Es todo lo que da. Es el tipo de “opinión pública” a la que se refería Marx en el Prólogo a la primera edición de El Capital, y con respecto a la cual decía “nunca he hecho concesiones”. De ahí el “sigue tu camino y deja que la gente hable”.

      En otros términos, digo lo que mi honestidad intelectual me dicta que debo decir. Lo demás, me importa muy poco. En particular, si estoy convencido de que los sufrimientos de las masas trabajadoras no se solucionan con impuestos, lo digo, así le caiga mal a la “opinión púbica políticamente correcta”, que está empeñada en vender espejitos de colores. Repito: entiendo que mucha gente no tiene estómago para eso. Nada más fácil que decirle a la gente “esto se arregla con impuestos”. Y el que diga que no es así, está con Lacalle, con los capitalistas que mandan a la gente al desempleo y no sé cuántas cosas más.

      En cuando al cargo “no querés hacer nada” (“desensillar hasta que aclare”). Pues bien, ¿qué están haciendo los que me acusan? Pues lo mismo que yo: escribiendo o hablando. ¿Sobre qué escriben o hablan? Sobre sus soluciones mágicas. ¿Y sobre las reivindicaciones mínimas de los trabajadores? (por ejemplo, que los trabajadores de la saludo tengan protección). Pues hacen lo mismo que hago yo: las apoyan. ¿Qué es entonces “hacer” para esta gente? Sencillo: mentirle a las masas con el típico discurso del reformismo burgués. ¿Qué es “hacer” para mí, en estas circunstancias? Respuesta: decirle a la gente que el reformismo burgués no es solución para sus padecimientos.

      Pero entonces, ¿por qué me acusan de no querer hacer nada? La razón es sencilla: para descalificarme con un ataque personal. “Es un quebrado que no quiere hacer nada”. Es la salida que tiene gente como vos. No tuviste argumentos para responder, y procedés al siguiente paso: la descalificación personal. Es lo mismo que me decían cuando militaba en partidos de izquierda burocráticos, y cuestionaba la linea de la dirección (que, por definición, siempre quiere “hacer”). “Quebrado que no quiere hacer nada”.

      De manera que en esto tampoco sos original. Este tipo de acusaciones son viejas. Por ejemplo, Marx y Engels, en 1850, fueron acusado de “no querer hacer nada” por gente que “quería hacer”. Y ese sambenito reapareció una y otra vez a lo largo de sus vidas. En cualquier caso, a mí no me va a silenciar gente como vos. Estoy curtido. Tengo la piel acostumbrada a los alfilerazos de tu tipo. Y vos sos lo típico.

      Me gusta

      rolandoastarita

      10/04/2020 at 10:50

  19. Rolando, según interpreto (dígame si lo hago mal) usted entiende que la demanda de “un impuesto a los grandes capitales” hoy en día es un disparate porque dichos no cuentan con la liquidez suficiente y, aunque contasen, en general están en un momento de desvalorización del capital y , por lo cual no solo no tendrían con que responder a dicho impuesto, sino que la masa de capital líquida sería insuficiente para cubrir los salarios de la masa trabajadora.

    Ahora bien, la demanda que pide prohibir los despidos con goce de sueldo, no va en la misma línea?? No es un imposible en tanto muchas empresas no tienen la liquidez suficiente para afrontar dichos pagos y/o tienen balances en rojo por lo que tarde o temprano entrarían en quiebra? En este sentido, no es también imposible que el Estado se haga cargo de esos sueldos? Bajo un sistema socialista no estaríamos bajo el mismo problema?

    Mis dudas se orientan más en que no termino de entender ciertas cosas. La división entre “demandas mínimas” y “demandas que pecan de reformismo burgués” está en no crear “espejitos de colores” en torno a la dominación del poder político (del tipo que bastaría con impuestos) o a qué unas son aplicables y otras no?

    Me gusta

    IL

    10/04/2020 at 14:18

    • Yo no cuestiono que se ponga un impuesto más o menos. Esa es una cuestión de cómo la burguesía administra sus negocios, o los gastos implicados en el mantenimiento del capital y su Estado, en la cual no me meto. Lo que he criticado en la nota es la idea, de gran parte de la izquierda, de que los problemas para las masas trabajadoras y la población se solucionan poniendo un impuesto “a las grandes fortunas”, o “al consumo de lujo”. Preciso “los problemas”: se sostiene que con esos eventuales impuestos se pueden sostener los ingresos de las masas trabajadoras durante todo el tiempo que se necesite mantener la cuarentena. ESTE planteo digo que es un disparate.

      Por otra parte, ya en otras ocasiones dije que la prohibición de despidos no soluciona la desocupación que generan, inevitablemente, las crisis capitalistas. Cuando sobreviene la crisis, y al margen de alguna fluctuación coyuntural, el desempleo crece. Y esto es tanto o más rápido en un país como Argentina, en el cual el 40% de la fuerza laboral está en la informalidad, o tiene trabajos precarios. Por eso a Marx, o a Engels, jamás se les ocurrió decir que la constricción que impone el ejército industrial de reserva a la clase obrera pudiera evitarse votando tal o cual ley. Una empresa que quiebra deja a los obreros en la calle, diga lo que diga la ley. La creencia de que la desocupación en el capitalismo se elimina votando leyes es un caso de auténtico cretinismo parlamentario.

      Sobre las demandas mínimas, ya lo expliqué varias veces. Siguiendo la idea de Lenin, que me parece acertada: se trata de demandas que en principio no cuestionan el régimen burgués. Tienen que ver con las exigencias que hace la clase obrera al capital, y se refieren al valor de la fuerza de trabajo, a libertades democráticas, a derechos laborales.

      El marxismo siempre ha luchado por esas mejoras. Puede consultar, por caso, el programa del Partido Obrero Francés, redactado por Marx, en el que figuran en un primer lugar las demandas mínimas. Se dice que cuando a Marx le mostraron un escrito en el que, en nombre de su teoría, se despreciaban las demandas mínimas, señaló que “si esto es marxismo, yo no soy marxista”.

      Pero defender demandas mínimas es distinto a reivindicar planteos o programas que se presentan como panaceas y solo son engaños, o sencillamente disparates. Para dar un ejemplo: así como Marx y Engels defendieron el programa mínimo, y llamaron a luchar por las reivindicaciones elementales, explicaron que era una tontería decir, como Proudhon, que los males de los trabajadores podían suprimirse eliminando los intereses sobre el capital. Doy este caso porque es típico de cómo razona el reformista burgués, o pequeño burgués: piensa que las contradicciones del capitalismo se deben a la forma en que se reparte la plusvalía entre las fracciones de la clase dominante (por eso el ejemplo también se aplica a los impuestos). Ahora bien, de esta crítica de Marx y Engels a los “revolucionarios de la tasa de interés” no se puede deducir que Marx y Engels despreciaran las reivindicaciones mínimas. Claro que explico esto y entonces aparecen los genios que me acusan de no querer hacer nada.

      Me gusta

      rolandoastarita

      10/04/2020 at 15:12

  20. Rolando, no sé si, como dicen algunos, la reclusión por cuarentena produce el “daño colateral” de la agresividad. Paso por alto los ataques personales porque no me interesan.
    El que los capitalistas digan que no hay que gravar al capital no es lo que me mueve a decir que hay que gravar al capital. Pero no veo el INCONVENIENTE de hacerlo. El que algunos sectores de la izquierda argentina hayan salido a decir que hay que gravar al capital es lo que te ha motivado a vos, y lo dijiste y lo repetiste, a decir que eso sería, en todo caso, poco productivo, o compensado a largo plazo por los propios capitalistas. No dijiste (como dicen lo capitalistas) que sea CONTRAPRODUCENTE hacerlo. Y entiendo que, planteado a largo plazo o como solución de fondo, sería equivocado pretender que lo fuere. Sin embargo, alguien propone un impuesto directo a las ventas o a las ganancias para financiar compras de insumos de urgente necesidad para los trabajadores de la salud, o para test de infección ¿hay que OPONERSE a eso?
    Pongo otra pregunta. Muy bien lo que decís que la mayor parte de la riqueza capitalista está en activos materiales en bienes de producción o en derechos de plusvalor y no en efectivo. PERO, porgo dos ejemplos. Hay casos en que trabajadores ocupan un edificio (que es un activo físico y no dinerario) para montar una clínica
    https://www.newcoldwar.org/chicago-il-occupation-of-bank-owned-building-turned-into-mutual-aid-hub/
    ¿Se puede platear este tipo de expropiaciones? ¿Expropiar hoteles y hacer clíncas, si faltan camas de hospital y la gente se muere por eso?
    Otro ejemplo. Tesla hace una reingeniería de la producción de ventiladores para autos y fabricar ventiladores para los hospitales
    https://ecoinventos.com/tesla-ofrece-ventiladores-gratuitos/
    ¿Es correcto reclamar que el Estado se haga cargo de los medios de producción que puedan ser reciclados a la producción de insumos hospitalarios? Tampoco en este caso son activos dinerarios. Y en muchos casos es capacidad ociosa.
    En definitiva Rolo, recuerdo que Marx decía que la secta hace su centro en la diferencia, y los comunistas buscan lo que hay de común en el movimiento de la clase.
    En cuanto a si soy “políticamente correcto”, primera vez que me lo dicen. No sé que quiere decir y tampoco me interesa

    Me gusta

    fernando moyano

    10/04/2020 at 15:25

    • En la nota no cuestiono si se pone un impuesto más o menos al capital. No me meto en cómo la burguesía y el Estado se dividen la plusvalía. Esa es una preocupación del reformismo burgués o pequeñoburgués, no mía. En la nota he criticado específicamente el planteo de buena parte de la izquierda, de que poniendo un impuesto a las grandes fortunas se podía mantener a la mayor parte de la población trabajadora sin trabajar, y los ingresos de la población en general.

      ESTO ES LO QUE CRITIQUÉ. En la nota no me meto con medidas que toma el Estado o el gobierno, en torno a cuestiones sobre las cuales no tengo elementos para opinar. Por caso, el Estado argentino tomó bajo su control la fábrica de respiradores. ¿Dije algo sobre el asunto? No, no dije palabra porque no es un tema que domino, y porque hace a la forma en que la burguesía administra sus recursos para enfrentar esta pandemia. De la misma manera que pueden tomarse más o menos medidas estatales, como ha sucedido una y otra vez en tiempo de guerras, o crisis graves.

      Repito mi argumento central de la nota: no hay manera de compensar la caída de ingresos derivada de una caída del PBI metiendo impuestos a las grandes fortunas. Di argumentos para explicar por qué esto es vender humo.

      Intentaste atacar mi planteo, remitiendo a un texto de unos rusos que dicen lo mismo que los patanes criollos, aunque agregando “impuestos a los gastos de lujo” (valioso aporte al conocimiento humano). Te dejé sin argumentos, y tuviste que reconocer que no los tenías.

      Sin embargo, no pudiste con el genio. Tenías que echarme mierda. Está en tu naturaleza política. Por eso saliste con “no querés hacer nada”. Y sos consciente de lo que hacés. Sabés que la manera de predisponer al público de izquierda contra alguien es acusarlo de “no querer hacer nada” (variante del clásico “es un pequeño burgués quebrado”, “es un intelectual que solo se interesa en los libros”, y similares). Es la manera de que no se escuchen razones. Me lo hicieron infinidad de veces infinidad de pequeños burócratas y escribas aledaños, también carentes de argumentos. Es lo normal que hace gente de tu calaña. Pues bien, no tengo ningún deseo de tener un interlocutor como vos. Hasta aquí llegué.

      Me gusta

      rolandoastarita

      10/04/2020 at 16:09

    • Para Fernando Moyano

      En algún lugar del libro ¿Qué hacer? Lenín destaca la posición de Engels que afirmaba que la lucha del marxismo revolucionario tiene tres áreas:

      1) La lucha teórica

      2) La lucha política

      3) La lucha económica

      Y en la propuesta fundamental de Lenin en su libro plantea la creación de un periódico para toda Rusia que abarcara estas tres áreas.

      He aquí, Fernando, que al parecer Usted tiene un “luchómetro” diferente. Si no se plantean medidas concretas en los artículos de Rolo, es “no hacer nada”

      Acusa a Rolando, en última instancia, de no tener militancia. Y que lo que escribe es puro “humo” porque está “solo”.

      Sin embargo, los datos empíricos del blog de Rolo dicen otra cosa: en más de 10 años han visitado su blog más de 3,5 millones de veces. Visitantes diarios promedio de su blog unos mil. Miles de comentarios, muchos de los cuales han tenido respuestas por parte del autor del blog.

      Rolando ha demostrado con esto, durante diez años, una capacidad de trabajo militante que muy pocos tienen. Agregado a esto su trabajo de docente en distintas universidades para poder sobrevivir.

      Y ante todo esto Usted tiene la desfachatez de cuestionarlo “por no hacer nada”.

      Ante la debacle del grueso de la izquierda nacionalista, “progre”, comemierda, siempre preocupada por “hacer algo”, por ejemplo apoyar a la dictadura militar genocida impresentable de Maduro, o a la siniestra pareja Ortega-Murillo en Nicaragua, o a Evo Morales en Bolivia o los impresentables Lula y el PT en Brasil, tenemos a un militante, Rolando, sin pelos en la lengua, que nos enseña en sus artículos lo que realmente está sucediendo en el mundo de esta izquierda despreciable.

      Ya decía Marx que hay que ir a la raíz de las cosas, sin tener miedo a los resultados de la crítica por más amargos que estos sean.

      Me gusta

      La Duda Metódica

      11/04/2020 at 14:14

  21. Buenas Rolando. ¿Podría hacer una nota o al menos una mención lo más desarrollada posible sobre el concepto de “derivado”? Sólo conozco los Credite Swaps Default, pero creo que hay decenas. Y sobre todo su gravitación en la actual crisis. Entiendo que tras la salida de Breton Woods se crearon estos instrumentos como pólizas para evitar grandes pérdidas (hay un libro excelente de Varoufakis donde muestra como el sistema de CDO-CSD constituye un dinero paralelo creado por las cities). Luego surgieron estas empresas tipo Black Rock, que básicamente te inhiben de obtener LA MEJOR de las ganancias, reduciendo la timba financiera a ALGUNA ganancia (usando tu dinero para comprar acciones de unas 500 empresas a las que en general les va bien). Todo este sistema de derivados y fondos de inversión pagos son la contrapartida de algo que estamos viendo (y que se expresa muy bien en las tasas de interés cero o incluso negativas): la tasa decreciente de ganancia. Lo que está ocurriendo es que REALMENTE la torta es cada vez más chica. Si este año se produce la quiebra del Deutsche (está hasta las manos de derivados) habrá que reconocer que Marx tuvo razon en su prognosis y que lo estamos viviendo en tiempo real: la ley de la tendencia de la tasa decreciente de la ganancia se habrá devorado a uno de los peces gordos. Saludos

    Me gusta

    Gogol

    10/04/2020 at 15:39

  22. Hola Rolando. No se si se envío mi pregunta. Va de nuevo: ¿podria explicar el concepto de derivado, más allá de los Credit Swaps Default? Le decía que Varoufakis afirma que el sistema de CDO-CSD constituye dinero paralelo… entiendo que tras la salida de Bretton Woods con la “gran moderación” se creo el sistema de derivados para asegurar la ganancia. Luego surgen empresas tipo Black Rock que invierten tu dinero en acciones seguras, reduciendo la timba y con ello el margen de ganancia (500 empresas seguras de Standard and Poors). ¿Esto significar que Marx tuvo razon al preveer la caída endémica de la tasa de ganancia (las tasas cero o negactivas que estamos viendo le darían la razon)? Si el Deutsche Bank quiebra este año (está muy empantanado de derivados) entonces la prognosis de Marx es correcta: la torta es cada vez más chica y el sistema se come a un pez realmente gordo. Saludos!

    Me gusta

    Gogol

    10/04/2020 at 16:10

    • Dediqué una nota bastante larga (varias entradas) a derivados. Las explicaciones básicas están en las primeras entradas: aquí, aquí. El crecimiento de los derivados en la tercera entrada de la serie, aquí.

      Me gusta

      rolandoastarita

      10/04/2020 at 16:19

    • Gracias! Ahí los leo!

      Me gusta

      Gogol

      10/04/2020 at 17:50

  23. Hola profesor! Interesante la nota, como siempre.
    Quisiera saber su opinión, si la tiene, sobre el debate que se da en algunos ámbitos en Europa actualmente: hay algunos grupos de corte más izquierdista que abogan por una ayuda del BCE emitiendo sin interés, directo para financiar a los gobiernos (mercado primario), pero tengo entendido que ya se llegó al acuerdo de utilizar el MEDE (Mecanismo Europeo de Estabilidad ) que es un préstamo, en un principio sin condiciones (al menos para el gasto sanitario) pero que se hace a través del mercado secundario (bancos), con lo cual se supone atiende mucho más a la lógica de la rentabilidad financiera que a atender necesidades urgentes de la crisis. Sumado además, que eso se suma a la deuda (muchos países siguen debiendo el MEDE de la crisis del 2008), por lo tanto la deuda/PBI se incrementa y el año que viene eso podría implicar que finalmente vengan las condiciones desde Bruselas y pasar a estar en una situación parecida a la de Grecia post-2008. Inglaterra, por su parte, eligió que el banco central emita de forma ilimitada para financiar los gastos de emergencia del gobierno, al menos mientras dure la fase más crítica de la crisis. Me parece un debate interesante..
    Saludos!

    Me gusta

    Javier

    10/04/2020 at 21:18

  24. La tibia centro izquierda del PD italiano, propone un plus temporal s/ las alicuotas de Ganancias, modesto respecto de lo que se cobraba en los ’50 y ’60. Las derechas lo tergivrrsaron e instalaron la idea de q es una confiscación al capital. Tremenda la hegemonía cultural de las derechas más duras!

    Me gusta

    santiago

    11/04/2020 at 14:06

  25. Hola, Rolando!
    Antes que nada: muy claro y consistente.

    Una de esas propuestas -al menos entre sus formulaciones más argumentadas- la exhibe con frecuencia el periodista Alejandro Bercovich, te dejo una de sus notas escritas en BAE Negocios, por si no la has visto: https://www.baenegocios.com/economia/La-AFIP-descubrio-mas-de-USD2.600-millones-en-950-cuentas-sin-declarar-20200407-0154.html

    Lo que me preguntaba -y te pregunto- al leer tu artículo es que -dadas las condiciones de nuestro país, donde le comportamiento de las clases capitalistas frecuentemente es fugar reconvirtiendo sus ganancias en moneda extranjera (dolar) y depositándola en paraísos fiscales- ¿no cabría aplicar la posibilidad de aplicar el mencionado impuesto sobre lo que al día de hoy existe en esas cuentas?

    Aclaro lo que quizá son supuestos muy torpes de mi parte, pero a menudo imagino que la cantidad grandiosa de dolares que se ha fugado en la Argentina va a parar a guaridas fiscales y que sobre eso -al menos en estos momentos de crisis- quizá se podría intervenir con el cobro de algún impuesto (que -claramente- sería muy caradura vender como socialismo). ¿Se podría?

    Un cordial saludo!

    Me gusta

    Alfredo

    11/04/2020 at 20:23

    • Por supuesto, siempre se puede aplicar algún impuesto que permita financiar tal o cual cosa. Lo que trato de explicar es que se trata de recursos limitados. Para tomar el caso de la fuga de capitales:

      a) No es solo la burguesía la que ha sacado dólares de la economía.Los dólares atesorados (“bajo el colchón”), como se dice, están en manos de un amplio sector de la población (más de un millón de personas compraron dólares entre 2018 y 2019). Y no veo la forma en que se pueden gravar esos ahorros.

      b) El dinero que está en paraísos fiscales (más precisamente, está en bancos de países adelantados a nombre de titulares con domicilio en paraísos fiscales) solo podría ser gravado si hubiera una acción concertada, internacional, de los gobiernos, por acabar con esos antros. Por ahora lo veo lejos. Y hay gente y empresas con mucho poder político y económico que tiene sus recursos en esas cuentas. Según el FMI (estudio de 2018) personas adineradas (muchas de países petroleros) poseen unos 7 billones en paraísos fiscales. A lo que hay que sumar empresas multinacionales que han invertido globalmente 12 billones de dólares en cascarones corporativos vacíos. Esas sumas por ahora están fuera del alcance del fisco. Pero además, incluso si se pudiera poner al descubierto todos estos fondos, los mismos están mayormente invertidas en activos financieros; mucho de lo cual también es capital ficticio.

      c) Está la propuesta de aumentar el impuesto a fondos declarados que están en el exterior. Es lo que quiere hacer un sector del gobierno. Es posible que obtengan algo, pero muy lejos de lo que sería necesario para sostener los ingresos en medio de una caída generalizada de la actividad.

      Me gusta

      rolandoastarita

      12/04/2020 at 10:59

    • Claro. Lo que es posible es poco, y lo que se requiere demanda esfuerzos completamente lejanos de las perspectivas actuales. Supongo que la meta del gobierno es rasquetear algunos dólares para comprar insumos, quizá no tenga mayor fin que ese.
      Lo que me pregunto -y no sé si esto ayudaría en algo- es ¿por qué en vez de emitir no le clavan un bono a mil años a los banco por el dinero que obtuvieron a partir de LELIQS y se dejan dejan de joder? En fin, no es mi propósito razonar como estadista pero la situación que se avecina es realmente desesperante.

      Abrazo, Rolando, muchas gracias por las respuestas y explicaciones!

      Me gusta

      Alfredo

      14/04/2020 at 22:14

    • Pero el asunto tampoco se arreglan con el dinero de los bancos. El dinero de los bancos está constituido por los depósitos de sus clientes. Si el banco tomó un depósito y compró Leliq, cuando el gobierno rescata la letra el banco devuelve el depósito. Se puede proponer un aumento del impuesto a las ganancias de los bancos; o un impuesto a la renta financiera de los depositantes. Suponiendo que se haga, estamos muy lejos de compensar una caída del producto bruto de 5 o 6 puntos, por lo menos.

      Me gusta

      rolandoastarita

      14/04/2020 at 22:20

    • Absolutamente, coincido que con tales recursos -aun así- lo que se necesita (con una economía parda) está muy lejos de estar al alcance. El gobierno seguramente se incline por emitir sin demasiadas restricciones al menos hasta que pueda recuperarse algo de actividad.

      Me gusta

      Alfredo

      19/04/2020 at 15:53

  26. Hola Rolando, te queria consultar ¿de casualidad tenes los archivos de todas tus notas en tu pc? entiendo que volver a publicar las que estaban en el sitio que se borro seria bastante trabajo pero si las subes por ejemplo a google drive, puedes subir todos los archivos juntos a un solo link y los podemos descargar

    Me gusta

    merc

    12/04/2020 at 08:50

  27. Significa esto que los estados no podrían financiar el aislamiento de gran parte de la población durante un par de meses?

    Es viable que se endeude para hacerlo, con la promesa de pagar cuando la economía se recupere no?

    En España hay gente incluso de derechas que ha hablado de renta básica universal durante un periodo corto, que permita ahorrarse lo trámites de las ayudas, y que pueda recuperarse después mediante la declaración de la renta.

    Me gusta

    David Martín

    12/04/2020 at 09:24

    • Este tipo de medidas ya se están aplicando, aunque parcialmente. Por ejemplo, el Estado en Argentina aumentó las subvenciones. Dada la caída de la recaudación (inevitable debido a que se profundizó la recesión) y el aumento del gasto, está financiando con emisión monetaria. Esto puede durar un tiempo, pero no soluciona el problema de fondo. La emisión monetaria no es generación de riqueza. De la misma manea, los bancos pueden otorgar algo más de créditos a las empresas, para que estas paguen salarios. Pero tampoco es una solución mágica. Hay que tener presente que los bancos no prestan su dinero, sino el dinero que captan con los depósitos. Si las empresas quiebran, los bancos tienen un problema de solvencia. En ese caso el Central debería salir a cubrir con emisión monetaria (ya que es el prestamista de última instancia, y los depósitos en pesos están asegurados). Pero de nuevo, esto no soluciona la falta de producción; el freno de la economía no puede prolongarse indefinidamente.

      Me gusta

      rolandoastarita

      12/04/2020 at 11:06

  28. Una pregunta, para quien quiera recoger el guante y responderme:¿Cuál es el problema de coincidir -a grosso modo- en el diagnóstico de determinada situación económica o política con “la derecha” si nosotros defendemos, con respecto a ellos, un interés de clase antagónico y, por lo tanto, un programa o propuesta de salida de las crisis diferente? Lo pregunto porque llevo bastante tiempo leyendo artículos y comentarios en este blog, y veo que en forma recurrente caemos en esta discusión que no lleva a parte alguna. Entiéndase bien, esto no es contra ningún comentarista en particular, pero fijarse lo que dijo tal o cual político burgués es reducir el análisis al chisme. Es como cuando en los shows televisivos los personajes mediáticos asumen una postura contraria, por el simple hecho de “llevar la contraria”. Pero en la historia de la lucha de clases, especialmente en fase de crisis, no es extraño que existan coincidencias de diagnóstico entre los sectores más avanzados de la burguesía y el proletariado. En ese sentido, y a fin de evitar mencionar acontecimientos históricos que generarían polémicas innecesarias debido a las diferentes interpretaciones, supongamos que un determinado país atraviesa una profunda crisis económica combinada con una no menos profunda crisis política. Supongamos que la crisis “sorprendió” al sistema en una etapa ascendente del movimiento obrero, razón por la cual el sistema ve impedido (incluso más allá de la desvalorización del capital y el desempleo creciente) de salir de la crisis aumentando significativamente la tasa de explotación. En ese contexto, imaginemos que existe un partido burgués bastante influyente que coincide en el diagnóstico con un partido obrero bastante influyente: no existe ninguna salida democrática burguesa a la crisis. Un supuesto adicional: ambos tienen razón. Por supuesto, a la hora de redactar el programa de salida a dicha situación se terminarán las coincidencias. Los primeros propondrán una restauración fascista del orden social burgués (proscripción de partidos y sindicatos, suspensión de derechos y garantías, etc.), mientras que los segundos, arribando a la conclusión de que el sistema en esa situación no solo es incapaz de encajar “programas mínimos” sino de mantener la democracia burguesa, no tendrían otra opción que plantear “la expropiación de los expropiadores” pasando a primer plano la cuestión de la relación de fuerzas. Ya se: es un ejemplo extremo que no tiene nada que ver con la situación actual, si bien hubo países que pasaron por situaciones similares, y no veo porqué esto no podría ocurrir en el futuro. El punto es enfatizar que hay que dejar atrás el miedo de coincidir en el análisis con la derecha.

    Me gusta

    luisgac

    12/04/2020 at 19:37

  29. Hola compañero saludos desde chile. Vean como el partido hermano del PTR calca el socialismo vulgar en su analisis sobre la crisis del coronavirus y levanta la consigna calcada del PTS y el FIT que la crisis la paguen los ricos. Reformismo puro. Aqui les envio el link. Saludos revolucionarios

    https://www.laizquierdadiario.cl/VIDEO-Dauno-Totoro-Que-la-crisis-sanitaria-y-economica-la-paguen-los-grandes-empresarios

    Me gusta

    La Chispa

    12/04/2020 at 21:23

  30. Tanto el Papa como Itai Hagman estan hablando del “Salario Universal”
    http://www.panamarevista.com/llego-el-momento-del-salario-universal/
    Q opina de ello

    Me gusta

    Sergio

    13/04/2020 at 14:50

    • Aqui mas

      Y q opina sobre la tesis de Andrés Oppenheimer de q en las proximas 15-20 años habra una gran perdida de puestos de trabajo debido a la Automatizacion/Robotizacion

      Me gusta

      Sergio

      13/04/2020 at 17:29

  31. El argumento central contra un eventual impuesto a los grandes capitalistas (a sus patrimonios) que plantea la nota es una separación metafísica entre el capital como dinero y como medios de producción, cuando el pase de una forma a la otra es permanente (la fuga de capitales, la distribución de dividendo, las compras y ventas, se hacen en forma dinero). Cada capitalista verá como paga el impuesto, comenzando por vender sus activos financieros o como le parezca. Ayer en el programa de Pagni el argumento del economista de ultraderecha que lo acompaña (Buscaglia) era el mismo que el de Astarita: que muchos empresarios a los que quieran aumentarles impuestos, tienen propiedades inmobiliarias que hoy no se podrían vender. Los grandes empresarios multimillonarios (¡si, multimillonarios en medio de la crisis, aunque estén perdiendo en los últimos dos meses!) aplauden de pie al “profesor” Rolando Astarita. “¡No tenemos dinero!” Es totalmente realista que para ESTA CRISIS, no para el conjunto de la crisis capitalista, se pueden conseguir los recursos con una EXPROPIACION PARCIAL de los capitalistas (el impuesto progresivo). La “no alternativa” de Astarita deja a los trabajadores en la más absoluta impotencia. Encima propone “seguro de desempleo” ¿con qué recursos si el estado está quebrado? Ah ¡qué “vende humo” está Astarita proponiendo cosas que el estado no puede dar!! ¿O entonces está en el bando de los que dicen que hay que “darle a la maquinita”?? Qué chantada por favor

    Me gusta

    Federico

    14/04/2020 at 15:55

    • Bonita manera de defender el socialismo… de impuestos. Que los capitalistas transformen sus activos (capital constante, principalmente) en dinero. ¿Cómo? Pues muy simple, vendiéndose unos a los otros. “El capitalista verá cómo vende”, nos tranquiliza nuestro ocurrente reformista. Algo así como “confiad en el mercado, que proveerá liquidez para todos y todas”. ¿Se habrá esforzado mucho para parir semejante aporte al conocimiento humano?

      En cualquier caso, ¿cómo no se le había ocurrido a Marx? Pobre Marx, no vivió para conocer a nuestra lumbrera y su receta todo terreno: “ante las crisis capitalistas, que los capitalistas se vendan mutuamente las empresas para así pagar impuestos y con ellos mantener a los trabajadores”. De nuevo, ¿cómo no se le ocurrió a Marx? ¿O a Engels? ¿O a Lenin? Es una lástima que nuestro genio no haya vivido en aquellos tiempos en que Marx escribía El Capital. Podría haberle aconsejado que no se tomara el trabajo de analizar crisis económicas, desvalorizaciones masivas, leyes objetivas, naturalezas de clase de Estados y gobiernos… ¿Para qué? I-M-P-U-E-S-T-OS. A ver si se enteran. “Que los capitalistas se vendan entre ellos las propiedades para pagar impuestos a ser recaudados por los gobiernos capitalistas en beneficio de las masas trabajadoras”. Esto es, provocar una lluvia de dólares y euros que se traducirán en infinita riqueza material para el pueblo. ¿Expropiar y poner a funcionar los medios de producción por los trabajadores? ¿Para qué si todo es mucho más sencillo vía AFIP? (al pasar, ¿como se nos olvidó la AFIP bajo control obrero?).

      Pero además, ¿para qué andarnos con pequeñeces? ¿Qué tal si por vía del aumento de los impuestos acabamos con la plusvalía y el mismo capitalismo? ¿No es maravilloso? En lugar de “revolucionarios profesionales” (esa anticuada idea de Lenin), ¿por qué no “contadores y actuarios revolucionarios”? Ya no hay que tomar algún palacio de invierno, sino libros contables.

      Bromas aparte, estamos ante lo usual, el reformismo burgués inventando soluciones mágicas. A nuestro hombre ni se le pasa por la cabeza que los impuestos progresivos planteados en el marxismo (por ejemplo, por Marx y Engels en El Manifiesto Comunista) estaban formulados en el marco de un programa de medidas revolucionarias, a ser aplicadas por un gobierno revolucionario. A ver si se entiende: PROGRAMA REVOLUCIONARIO A SER APLICADO DE CONJUNTO POR UN GOBIERNO REVOLUCIONARIO Y CON PODER. ¿Se ve la diferencia entre esto y ponerse a discutir si el impuesto al patrimonio, a ser recaudado por el gobierno Fernández – Fernández aumenta algún punto más o menos? ¿O es que el hábito cretinista parlamentario ni siquiera esto les deja ver?

      Por otro lado, y como es lo usual en este tipo de gente, mi crítico condimenta el asunto con “lo suyo lo dice la derecha”. ¿Así que la derecha habla de expropiar, en lugar de impuestos? ¿Y defiende un programa de avance al socialismo? Pregunto, ¿se pueden decir más estupideces? Pero además, ¿por qué esta resistencia a poner el acento en la propiedad privada de los medios de producción? ¿Acaso para no explicar que la fuente de la plusvalía no son “las fortunas”, ni “los activos”, sino el trabajo explotado? En este punto, es significativo que alguien de la derecha peronista como Guillermo Moreno diga, en cuanta oportunidad tiene, que “los ricos viven de su riqueza”; y que dirigentes de izquierda que participan en esos debates no retruquen palabra. ¿Tanto les cuesta decir que la burguesía (la burguesía, repito, no “los ricos” en general) vive del trabajo que están obligados a entregar gratuitamente los asalariados? Y a partir de aquí, ¿no podrían explicar que un impuesto más o menos es solo un reparto de plusvalía al interior de la clase capitalista? Pero no, no hay caso, lo tienen incorporado a su naturaleza: segregan toneladas de baba reformista sin siquiera ser conscientes de ello.

      ¿Por qué nuestra lumbrera no responde el argumento? Respuesta: porque no sabe cómo responder. Y entonces hace lo único que sabe hacer: decir que lo que no puede refutar “es propio de la derecha”. Punto. Hasta ahí llega su horizonte mental.

      Pero la realidad -que está por fuera del relato reformista burgués- es que no hay manera de suplir la caída de la producción y de la actividad económica con impuestos “a las grandes fortunas y activos”. Por eso el planteo socialista debe ser expropiar y poner a trabajar los medios de producción en las ramas imprescindibles para sostener a la población”.

      Recuerdo una vez más: el mensaje central del marxismo es acabar con la propiedad privada de los medios de producción. Hoy las masas trabajadoras no están de acuerdo con esta demanda, y lo acepto. Pero no por ello voy a aplaudir a los “radicals” vendedores de humo.

      Me gusta

      rolandoastarita

      14/04/2020 at 17:34

    • ¿A vueltas con la búsqueda de “coincidencias con la derecha”? Primero Lacalle Pou, ahora Pagni…lo dicho más arriba, procediendo de esta manera esto se transforma en una sección de chimentos. Pero hay que responder primero porqué un argumento es inválido por el simple hecho de que, defendiendo un interés de clase y un programa antagónico al del proletariado, el mismo sea defendido por algún político, economista u opinólogo burgués. Por ejemplo, si un economista de derecha me dice que las crisis del capitalismo no se solucionan (ni previenen) a golpe de política fiscal y/o monetaria yo estoy de acuerdo. De lo contrario, el ciclo de acumulación capitalista como lo conocemos no existiría: solo habría fases de aceleración y desaceleración que se sucederían unas a otras, de modo continuo sin recesiones. Solo bastaría manipular los tipos, emitir o recomprar bonos, o incluso que el central deposite sin mas plata en la cuenta del gobierno para que gaste a gusto y piacere. La moderación del crecimiento evitaría el “sobrecalentamiento” y los estímulos fiscales harían lo propio con las recesiones. Por otra parte, si estamos de acuerdo con que un “programa mínimo” procede de las reivindicaciones “espontáneas” de las masas, y que se lo define como un conjunto de reivindicaciones a las que la burguesía puede dar lugar sin alterar sustancialmente la dinámica de la acumulación, entonces la financiación del gasto adicional en este caso es un problema de los propios capitalistas.

      Me gusta

      luisgac

      14/04/2020 at 22:11

    • Estoy de acuerdo en que descalificar un argumento porque lo dice tal o cual persona es una expresión de pura brutalidad, es grosero.

      Me gusta

      rolandoastarita

      14/04/2020 at 22:25

  32. Permítame profesor aclararle que soy del FIT y defendemos un programa de conjunto que plantea la expropiación de los capitalistas y el gobierno de los trabajadores (y lo defendemos con la palabra y con el cuerpo). Eso está fuera de discusión.
    Por otro lado, Marx y Engels plantearon “fuerte impuesto progresivo” ya en el Manifiesto Comunista. Lenin también planteó (por ejemplo, en mayo del ’17) impuestos progresivos a los ingresos y a los bienes. Humildemente, nosotros estudiamos y aprendemos de Marx, Engels y Lenin. No pretendemos darle lecciones ni cambiar sus conclusiones.
    Nadie dijo que hay que “obligar a que vendan” sino que es un argumento falso que todo el capital está en bienes de producción y que por lo tanto no pueden los capitalistas pagar impuestos en momentos de crisis. En esta época, más que en otras, dada la baja tasa de inversión, los capitalistas tienden a mantener parte importante de sus activos en inversiones financieras, más cercanas al dinero líquido que al capital constante. Usted dice que “una parte” se mantiene aquí ¿cuál parte? ¿1/3? Con eso alcanza y sobre para un impuesto EXTRAORDINARIO a las grandes fortunas.
    Por último, una cuestiones CENTRAL que no me respondió: Ud propone un seguro de desempleo como parte del programa “mínimo” ¿con qué fondos? ¿un nuevo crédito del FMI? ¿pagado con emisión monetaria? Creo que su programa “mínimo”, si niega cualquier posibilidad de un impuesto PARCIAL, no como solución de fondo ni reemplazo de la lucha por el socialismo, pierde total sentido.

    Me gusta

    Federico

    14/04/2020 at 22:47

    • “[en el Fit] defendemos un programa de conjunto que plantea la expropiación de los capitalistas y el gobierno de los trabajadores (y lo defendemos con la palabra y con el cuerpo). Eso está fuera de discusión”.

      Un problema que enfrento sistemáticamente en las discusiones con los trotskistas es que acostumbran mentir acerca de lo que realmente hacen cuando se dirigen a las masas, o a la opinión pública en general Es que lo que está EN la discusión (remarco, no fuera, sino EN el debate) es la relación entre las demandas transicionales y el poder de clase.

      Para que se vea el asunto: como expliqué en muchos otros escritos (para dar un solo ejemplo, aquí sobre la crítica de Engels a la manera habitual de agitar demandas transicionales) la agitación de demandas transicionales no tiene sentido (o mejor dicho, tiene un contenido burgués y reaccionario) si no se las enlaza indisolublemente a un programa, y si no se dice quién (qué clase social, desde qué poder) las va a aplicar. Pero esto es lo que NO dicen los trotskistas en su agitación (agitación: explicar una o dos ideas centrales a las masas). Lo dicen, a lo sumo, en documentos internos, o por conveniencia cuando se los critica y responden puntualmente, como es su caso en este comentario. NO lo dicen, repito, al público. Lo he explicado cantidad de veces, y sobre esto siempre juegan a las escondidas. Son oportunistas vergonzantes. Doy algunos ejemplos, que pueden rastrearse en este blog:

      a) Cuando critiqué el planteo de Altamira y el PO de reforma impositiva (reemplazar los impuestos indirectos por los directos) sostuve que esa medida no tenía sentido progresista (o sea, favorable a los trabajadores) si era aplicada por el régimen capitalista. Extrañamente, el PO registró mi crítica y dijo que yo tenía razón. Sin embargo, sus dirigentes continuaron con la demanda de reforma -en la TV, por caso- sin decir palabra sobre el programa revolucionario a ser aplicado desde el poder de la clase obrera. Jamás dijeron que la medida en sí no era significativa.

      b) Poco tiempo después sobrevino la manía (hay oleadas de consignas de moda) de pedir reducción de la jornada laboral, con igual salario, hasta acabar con la desocupación. Ante esto dije, de nuevo, que era vender humo si no se decía que la desocupación es inherente al capitalismo; que la reducción de la jornada laboral con vistas a bajar el desempleo, debía ser aplicada por un gobierno obrero y revolucionario, y articulada en un programa de transición al socialismo. Para eso incluso expliqué la diferencia de contenido con la demanda tradicional de las ocho horas de trabajo. Asimismo volví a explicar que no tiene sentido exigir medidas de transición al socialismo a un gobierno burgués (también puede consultarse mi crítica al Programa de Transición de Trotsky).

      Como es la norma, no hubo la respuesta. Los Del Caño y las Bregman siguieron con su cantinela reformista en cuanto medio público tenían a mano. Recuerdo que ante mi insistencia de que el PTS dijera, al menos, que la desocupación es inherente al capitalismo y que no se suprime -en el mediano o largo plazo- en tanto haya capitalismo, una defensora del FIT escribió al blog quejándose de que los ponía en un aprieto. Efectivamente, no había manera de conciliar la receta anti-desempleo del PTS y otros, con la teoría de Marx. Tampoco con las experiencias en otros países capitalistas. Puede consultarse, por ejemplo, la experiencia francesa, también presentada en el blog; en Francia el gobierno capitalista redujo la jornada laboral con el argumento de aumentar el empleo, y la medida fue utilizada por el capital para precarizar más el trabajo. Una prueba de cómo operan estas demandas de transición al socialismo en manos del poder burgués. Naturalmente, tampoco esta experiencia-argumento movió a la menor reflexión a los adoradores del “yo te lo arreglo”.

      c) Lo mismo ocurre con la demanda de no pago de la deuda externa. Cantidad de veces expliqué que esa medida, instrumentada por un gobierno burgués (de hecho, bajo la forma de default) no es salida para los trabajadores. Expliqué que la anulación de las deudas tiene un sentido progresivo si es asumida por un gobierno revolucionario de la clase obrera, en transición al socialismo (y en ese caso, incluso, habrá que ver cómo se instrumenta, como alguna vez le explicó Lenin a los comunistas alemanes).

      Ningún argumento fue respondido. En consecuencia, el no pago de la deuda, como medida “en sí” (esto es, no articulada a un programa, no subordinada a qué poder de clase la aplica) sigue agitada como gran solución por los partidos del FIT y otros grupos trotskistas (más infinidad de otros socialismos burgueses o populistas).

      d) Lo mismo ocurre ahora con la nueva panacea que encontraron para suprimir los males generados por la crisis y el freno de la actividad económica. Una vez más NO explican a las masas que un impuesto, aplicado por un gobierno burgués al capital, no es ningún progreso. La idea, propia de la economía vulgar, es que “con un impuesto extraordinario (subraya esto de “extraordinario” como si fuera un gran aporte a la ciencia) “alcanza y sobra”. Por enésima vez pregunto: ¿Qué poder de clase, estatal, aplicaría ese impuesto? ¿Qué poder de clase abrirá e inspeccionará los libros de contabilidad? Esto por no hablar de qué poder de clase puede entrar en los paraísos fiscales tipo Panamá o Seychelles.

      Pero además, ¿qué poder de clase dirigirá los eventuales recursos incautados para satisfacer las necesidades de la población? ¿Por qué no dicen PÚBLICAMENTE que esa medida solo es progresiva si la aplica un gobierno revolucionario, y en el contexto de otras medidas que apuntan a la transformación de las relaciones sociales?

      Con un agregado: se afirma que con ese impuesto “alcanza y sobra”. ¿Alcanza y sobra para qué? ¿Para atender a las necesidades básicas de la población? ¿Atenderlas con qué? ¿Con billetes obtenidos del impuesto? ¿No se dan cuenta de que si no se producen valores de uso, no hay manera de “atender a las necesidades básicas de la población? ¿Y que por lo tanto no basta con expropiar dinero atesorado? ¿Saben de qué trata la producción de bienes de uso? Pues trata de la combinación de medios de producción (que hoy están en manos de la burguesía) con el trabajo (que solo se puede poner en movimiento si la clase obrera vende su fuerza de trabajo). Por eso el programa del socialismo plantea expropiar y poner a funcionar los medios de producción bajo control de los productores. Los impuestos progresivos tienen sentido para la clase obrera en ese marco. No en el marco de un gobierno burgués, con un Estado burgués, con la burguesía dueña de los medios de producción.

      Pero además, es ridículo sostener que los males de una crisis se solucionan poniendo impuestos al capital. ¿Por qué creen los oportunistas que a Marx o Engels no se les ocurrió aconsejar a los obreros que, ante una crisis, exigieran impuestos “a las grandes fortunas” para sostener sus niveles de vida? ¿Acaso porque les faltaba inventiva? ¿Tuvieron entonces que venir los genios de la agitación transicional para ofrecer a las masas su panacea sacada de la galera?

      La respuesta: a Marx y Engels no se les ocurrió esta estupidez por la sencilla razón de que tenían conciencia (conciencia adquirida en base a CIENCIA, no a relato populista burgués) de que una crisis es un fenómeno objetivo. Una crisis y depresión significan una gigantesca desvalorización de los capitales, medios de producción parados, crecimiento del desempleo. ¿Cómo se les podía ocurrir que semejante desastre social se arreglaría poniendo “impuestos extraordinarios” al capital? ¿Tienen idea los oportunistas de lo que significa que existen leyes OBJETIVAS? Pues significa que se les imponen a los seres humanos “con la misma fuerza con que la ley de gravedad se le impone a quien se le cae la casa encima” (la frase es de Marx). Por ejemplo, la ley del valor trabajo es objetiva; no la dominan a conciencia los seres humanos (es una idea OPUESTA a la que sostienen los neoclásicos, los economistas austriacos; pero también los teóricos del populismo burgués). De la misma manera que son objetivas las leyes tendenciales de la acumulación. Por lo cual también las crisis económicas son fenómenos objetivos. Esto significa, entre otras cosas, que no se pueden suprimir con tal o cual medida del Estado burgués. En particular, a Marx jamás se le ocurrió que el capitalismo podía salir de las crisis mediante el cobro de impuestos (“extraordinarios” o no al capital. No se le ocurrió porque no hay manera de que eso suceda. Repito: si la crisis significa una gigantesca desvalorización de activos, ¿cómo se le podía ocurrir a Marx que la solución pasaba por cobrar más impuestos? Los planteos tienen que tener alguna lógica, y basarse en situaciones reales. A ver, pregunto de nuevo: Marx vivió la crisis de 1848, 1857, 1866, 1873. ¿Pueden responder los genios del “impuesto extraordinario” por qué Marx jamás sostuvo que la crisis podría eliminarse aumentando los impuestos? ¿O que esa fuera una salida para la clase trabajadora? Marx aconsejaba a partidos obreros y socialistas; fue principal animador de la Primera Internacional. ¿Por qué nunca dio esa receta solución? ¿Acaso porque despreciaba las penurias de los trabajadores y no le importaba remediarlas? Y la misma pregunta la podemos extender a Engels y la Segunda Internacional, o a Kautsky, Rosa Luxemburgo, Lenin, Pannekoek, y tantos otros. ¿Cómo es que no se les había ocurrido esto del impuesto?

      La realidad es que a Marx y Engels no se les ocurrió semejante solución. Como tampoco se asumieron como “estadistas” para dar consejos a la burguesía de cómo poner o sacar tal o cual impuesto; y menos todavía para engañar a las masas con esas “soluciones”.

      ¿Tan difícil de entender? Sí, es difícil de entender para gente que está obnubilada por conseguir votos y que termina considerando en última instancia a la teoría del valor y la plusvalía un “estorbo para hacer propaganda y agitación”. Es el resultado de haber reemplazado a El Capital por los “focus group” para inspirar la política.

      Me gusta

      rolandoastarita

      15/04/2020 at 11:50

    • Agregado: olvidé responder otra estupidez típica del reformismo. Se trata de la exigencia de que los marxistas le digamos a la burguesía de dónde saca los recursos para satisfacer tal o cual demanda. Para verlo claro, supongamos que en una empresa estalla una huelga porque los trabajadores piden aumento de salarios. ¿Qué nos pide el reformista? Pues que los trabajadores le digan a la patronal de qué manera puede conseguir los recursos para el aumento solicitado. ¿Saben cómo se llama esto= Se llama colaboración de clases. El resultado es marxistas aconsejando a la burguesía cómo pueden mejorar tal o cual situación desfavorable para las masas. Y no es mera especulación mía. Este fue el eterno argumento por el cual los oportunistas se encaraman en puestos de dirección institucional. Siempre con el afán de ser positivos, de aportar “con soluciones concretas”. De nuevo, es claro que para esto la obra de Marx es un trasto inútil, cuando no un estorbo.

      Me gusta

      rolandoastarita

      15/04/2020 at 12:00

    • 1- Arrancas tu comentario con una descalificacion personal y encima argumentas que no se puede decir lo mismo que dice un economista de la derecha. ¿Y si ese economista dice que la Tierra es redonda? entonces usted grita a los cuatro vientos que la Tierra es plana. Gran manera de hacer ciencia esa y de dejar a los socialistas como imbéciles.

      2- Como ya dijo Rolo en otro comentario, lo de los impuestos progresivos de los que Marx habla en El Manifiesto estaban formulados en el marco de un programa de medidas revolucionarias, a ser aplicadas por un gobierno revolucionario. ¿Ese es el marco de la Argentina hoy? ¿Le parece que la situación de Argentina hoy es igual a la de Rusia en 1917?

      3- Nadie le pide humildad a la hora de ser socialista o estudiar teoría, sea critico. Esto no es catequismo.

      4- Nadie dijo que TODO el capital esta en medios de producción ¿por que inventa?

      5- Dicen que defienden las expropiaciones pero NADIE (ni bregman, ni solano, ni del caño, ni sobrero) nombraron esa palabra solo hablan de poner un impuesto mas. Prudhon estaría orgulloso. De Marx se vieron todas las peliculas seguro

      Me gusta

      german

      15/04/2020 at 12:05

  33. Con relación a la pregunta ¿qué hacer? se me ocurre que antes debemos formularnos algunas cuestiones previas, por ejemplo: ¿qué hacer para qué?, ¿para pagar un mes de salarios?, ¿para comprar barbijos?, ¿para cambiar el mundo?. La segunda cuestión es: ¿quién formula la pregunta?, ¿nosotros?, ¿los gobiernos?, ¿la clase dominante? ¿los trabajadores?. Tercera cuestion: ¿qué hacer en qué horizonte?, ¿el mes que viene?, ¿este año?, ¿el futuro de la humanidad?. Me parece que cualquier respuesta desde una perspectiva racional es alejarse de cualquier forma de ansiedad voluntarista y en ese sentido entiendo la intervención de Rolo para desmitificar la idea de “asalto al tesoro” como solución a los problemas derivados de la actual situación. Entonces una primera respuesta al ¿qué hacer? podría ser procurar algo de claridad con relación a los modos de interpretación que están circulando, sobretodo teniendo en cuenta que no existe ningún gobierno que se identifique claramente con el marxismo, pero tampoco existe ninguna organización de escala mundial que lo haga, ni ninguna central obrera, es decir que la pregunta inicial tiene como actor a un agente considerablemente limitado. Aún suponiendo que existe un “nosotros”, no veo otro campo de intervención más que las redes de comunicación. Para no extenderme dejo una pregunta: ¿qué tal si en vez de ocuparnos del problema de los recursos y su administración por parte de los Estados como si fuésemos almaceneros nerviosos no nos ocupamos de poner de manifiesto el problema del modo en el que establecemos relaciones económicas que es la razón de los problemas que nos llevaron a este punto?

    Me gusta

    Pablo

    15/04/2020 at 05:48

  34. “No decimos quién habla”. Mal que les pese, Nicolás del Caño y el Frente de Izquierda son identificados por millones de personas en la Argentina como expresión de los TRABAJADORES, y en menor medida de los derechos de las mujeres y la juventud. Nos acusan de sectarios por no hablar de otros sectores sociales.

    “No decimos que tienen que gobernar los trabajadores”. Falso. En spots de campañas electorales, en los debates presidenciales que vieron millones, en las páginas de La Izquierda Diario, que tuvo 4,5 millones de visitas en el mes de marzo, lo decimos innumerables veces. Mal que les pese, no pueden mostrarnos ni una vez que nosotros, los muy “reformistas”, hayamos apoyado a algún político o empresario en haras de dicho “reformismo” (como sí hacen los “reformistas”).

    Ya se que el profesor Astarita está en contra de las medidas transicionales si no se plantean directamente ligadas, en todo momento y lugar, a quién las va a aplicar, un gobierno revolucionario de los trabajadores. Es una concepción a la que no le interesa acompañar la experiencia de las masas con sus propias concepciones políticas (y las organizaciones a las que apoyan).

    Pero este debate no era sobre eso, sino sobre si era “vender humo” decir que se le podía cobrar un impuesto extraordinario a las “grandes fortunas” porque eso presuponía sostener que los capitalistas tenían sus capitales “abajo del colchón”. Esa ridiculización hacía Astarita en el primer posteo, algo que ningún referente del FIT ha dicho. El ejemplo de Marx y Engels en el Manifiesto Comunista creo que liquidan la discusión, por más que lo hayan dicho como medida de un “gobierno revolucionario”. Porque un “gobierno revolucionario” no puede “vender humo” por más revolucionario que sea. Game over

    Me gusta

    Federico

    15/04/2020 at 17:12

    • Una cita fuera de cualquier contexto, liquida la discusion. No hace falta razonar, ni logica, ni contexto, ni argumentos, ni analisis de naturaleza de clase o economia, con una cita alcanza. Esto si que es ciencia.

      Me gusta

      German

      15/04/2020 at 20:08

    • Interesantes tus argumentos como hay gente que dice “que son expresion de trabajadores,mujeres, jovenes” se vuelve automaticamente verdad, como hay millones de personas que leen sus planteos se vuelven correctos, entonces la solucion es hacerse peronista parece, por que ellos tambien dicen ser expresion de “trabajadores,clases populares,pueblo,mujeres,jovenes etc.”, mas interesante aun son sus argumentos que consisten en “Astarita no esta con las masas por lo tanto no tiene razon”, bueno le digo usted tampoco esta con “las grandes masas” esas que sacan arriba del 40%, ¿ ve que facil es usar sus mismos argumentos para justificar disparates ? y lo peor es que concuerdan mas ya que para usted la mayoria hace la fuerza. Le recuerdo que sus spots dicen “que la crisis la paguen los capitalistas” y no hablan nunca de Marx, no explican como se generan las crisis,

      Tomado de la izquierda diario:http://www.laizquierdadiario.com/Que-paguen-los-ricos-impuesto-extraordinario-ya-a-las-grandes-fortunas

      *Multimillonarios: supongamos que 15.000 personas tienen un patrimonio de $ 1.000 millones (los que acabamos de nombrar tienen más que eso), si se les aplica un impuesto extraordinario a dicho patrimonio del 3 %, el monto recaudado ascendería a $ 450.000 millones o USD 6.923 millones. Se podría financiar un salario de cuarentena para 7 millones de trabajadores precarios de $ 30.000 en abril y mayo.

      Le pregunto: ¿quienes son esas 15 mil personas que tienen ese 3% de dinero en cash? si ustedes son los que dicen que “fugan sus fortunas a otros paises”, le dejo la gran cantidad de notas al respecto al final del comentario

      No escriben utilizando ninguna fuente y los pocos datos que utilizan con fuentes, los contradicen y ustedes mismos los publican, ¿usted cree que a alguien le conviene mantener su dinero en este pais? antes decian que no, ¿Un capitalista teniendo el 3% de $1.000 millones en Cash seria tan tonto de no “ir a la timba financiera” como ustedes antes decian o de invertirlo en otras ramas o en tecnologia por la competencia?

      http://www.laizquierdadiario.com/Fuga-de-capitales

      Me gusta

      XD

      15/04/2020 at 21:08

    • En todas las notas de crítica al Programa de Transición y a los planteos del FIT expliqué que los impuestos sobre el capital tienen un contenido progresista para la clase obrera si son articulados en un programa revolucionario y este es aplicado por la clase obrera. Un programa que tiene como EJE poner en funcionamiento la economía a partir de la EXPROPIACIÓN de los medios de producción a la burguesía y la administración y control obrero. JAMÁS los marxistas sostuvieron que se pudiera sostener el ingreso de la clase obrera a partir de cobrar impuestos “a las grandes fortunas y las ganancias”. Cuestiones que se ven muy claramente en, por ejemplo, el programa transicional que levanta El Manifiesto Comunista.

      ¿Qué conclusión saca el oportunista de todo esto? Escribe: “El ejemplo de Marx y Engels en el Manifiesto Comunista creo que liquidan la discusión, por más que lo hayan dicho como medida de un “gobierno revolucionario”. Porque un “gobierno revolucionario” no puede “vender humo” por más revolucionario que sea”. “Liquida la discusión”. Nada menos. Cualquiera puede leer los argumentos y sacar conclusiones. En cualquier caso, que se presenten “argumentos” de este nivel intelectual es indicativo del estado de postración en que se encuentra la izquierda “radical” argentina. Lamentable.

      Me gusta

      rolandoastarita

      15/04/2020 at 23:12

  35. Y otra cosa más importante que me olvidé en el comentario anterior: jamás dijimos que con el impuesto extraordinario podía “eliminarse” o “resolverse” la crisis. Simplemente presentamos esa medida como forma de obtener fondos para cuestiones determinadas (salario de “cuarentena” para todxs lxs que no reciban ningún ingreso, recursos para responder a la crisis sanitaria, viviendas de emergencia para evitar el hacinamiento), mostrando que la acumulación de capitales en la Argentina ha llevado a un enorme enriquecimiento de la clase capitalista, y que hay que expropiarlos (parcialmente) para responder a la crisis, bajo control de los trabajadores. Una expropiación parcial mejorará la lucha por la expropiación total, porque, precisamente, NO se resuelve la crisis de conjunto ya que seguirán los intentos de rebajas salariales, de despidos, la pobreza, la decadencia de la salud y educación públicas, etc.

    Me gusta

    Federico

    15/04/2020 at 17:22

  36. No hay problema en acompañar a las masas. Todos lo hacemos.
    El problema está en no conducirlas a callejones sin salida. Es eso lo que se trata de discutir. Y aun cuando no estés de acuerdo en los argumentos que aqui se presentan, eso no te da derecho a embarrar la cancha con ese tipo de atajos como decir que fulanito de derecha dice lo mismo que vos, o que hablas desde la comodidad de no hacer nada.
    Tenemos que tratar de aprender entre todos, porque la verdad que con todo el respeto que merecen los militantes y dirigentes de los partidos del FIT, la clase obrera no se referencia desde hace muchos años con el programa socialista votos mas votos menos, y peor aún entre la misma militancia se percibe que nadie sabe bien qué corno hacer ante una crisis como la que estamos presenciando, y eso es en gran parte porque estamos negados a aprender como es que funciona el capitalismo y creemos que lo vamos a entender por pura ósmosis.
    Definitivamente hay que tranquilizarse y de a poco ir incorporando estos análisis que son totalmente materialistas en las discusiones politicas entre camaradas. Sino, vamos a seguir dando manotazos de ahogado solo para mantener los votos que un dia llegan y al otro día se van con el reformismo.

    Me gusta

    Hugo

    15/04/2020 at 22:18


Dejá tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: