Rolando Astarita [Blog]

Marxismo & Economía

Venezuela: respuesta a stalinistas-nacionalistas

with 61 comments

Como era de esperar, la nota “Socialismo de burócratas o conciencia de clase” (aquí) ha suscitado fuertes reacciones por parte de los defensores del régimen de Maduro.

Pues bien, dejando de lado los insultos a mi persona, una de las críticas que me hicieron dice que los hechos descritos en la nota – amenazas a los trabajadores, fraude electoral, miseria y hambre generalizada- no son ciertos porque los informan “los medios comunicacionales hegemónicos” y la derecha. Alternativamente, también dicen que esos hechos no pueden ser ciertos porque la derecha los utiliza para atacar al socialismo. Por último, y es lo más usual, se dice que soy funcional a la derecha. En esta nota respondo estas críticas.

“X no es cierto porque X lo dicen los medios hegemónicos y la derecha”

Este argumento es la negación de cualquier análisis crítico y de la misma ciencia. Así, según este criterio, si en los 1930 The New York Times y The Economist informaban sobre los campos de concentración en Rusia, la izquierda debía afirmar que esos campos no existían, por la simple razón de que The New York Times y The Economist decían que existían. De la misma forma, si hoy medios occidentales informan que en Corea del Norte existen campos de concentración donde se castiga a miles de disidentes, la izquierda debería decir que esto no es así porque quienes informan sobre el asunto son de derecha. Y por esta vía podríamos seguir con cualquier otra cosa. Por caso, si el Washington Post dice que la luna es redonda, algún “revolucionario” dirá que debe de ser cuadrada.

Por supuesto, el enfoque del marxismo no tiene nada que ver con esta tontería. El punto de partida del marxismo es materialista. O sea, sostiene que existe una realidad objetiva – no es una construcción discursiva, como acostumbra a pensar el posmodernismo – sobre la que podemos tener noticia y evidencia empírica. Nótese que si esto no fuera así, no habría posibilidad de ciencia, pero tampoco de crítica social. Para explicarlo al nivel más elemental posible: Marx no hubiera podido escribir El Capital sin los escritos de la Economía Política burguesa; sin los informes de los inspectores laborales ingleses; sin el seguimiento de las noticias de los diarios de la época; sin los reportes presentados en la legislatura inglesa; y sin, incluso, el estudio de la economía vulgar. Jamás a Marx se le ocurrió decir “todo eso no sirve porque lo produjo la derecha o la burguesía”. Semejante posición lo hubiera llevado al solipsismo y al más estéril idealismo. Pero por eso mismo no hubiera escrito una crítica del capitalismo; apenas habría llegado a su rechazo abstracto, carente de contenido. Menos todavía podía decir que esos hechos no eran ciertos porque los podía utilizar la derecha para atacar a la izquierda.

Contra lo que dicen los subjetivistas, hay que entender que el conocimiento es social. Por eso los marxistas no partimos de cero. Somos hijos de nuestro tiempo, vivimos en las condiciones sociales y materiales heredadas, y partimos de la evidencia empírica. Esta última, además, no se da pura; siempre es el resultado de la aprehensión del mundo social y natural que nos rodea. Aprehensión que está condicionada socialmente, y no puede dejar de estarlo. Por eso es un sinsentido pretender que los marxistas puedan hacer análisis de cualquier situación, en un país o región, prescindiendo, entre otros, de los informes “de los medios hegemónicos” y de la propia derecha. Para explicarlo a un nivel que lo entienda cualquier stalinista: si quiero escribir sobre la evolución del comercio mundial en los últimos años, no me sirve la sociedad de fomento nac & pop de mi barrio para recabar datos y hechos. Necesariamente (¿se entiende por qué enfatizo el necesariamente?) deberé apelar a las estadísticas de la OMC, del Banco Mundial, del FMI, etcétera. Luego habrá que pasar los filtros, pero los datos no pueden surgir de mi cabeza (ni de la cabeza de Maduro, aunque se asesore con el pajarito dios-Chávez).

Por lo tanto, no hay forma de desconocer informes, testimonios, datos estadísticos, que son recogidos e informados por múltiples fuentes, incluidos los grandes medios de comunicación e instituciones oficiales. Otra cosa, por supuesto, es cómo pensamos críticamente esos datos e informes. Y en este punto se aplica lo que escribí sobre las elecciones a la Constituyente venezolana: si en 2015 el gobierno obtuvo 5,6 millones de votos, y en 2017, con una situación social mucho peor, se informan 8,1 millones de votos, este último dato deberá ser, necesariamente (¿se entiende por qué necesariamente?) objeto de análisis y evaluación crítica. Más en general, dadas ciertas hipótesis (no hay tabula rasa de la mente) parto de los datos existentes, y reflexiono sobre los mismos, así como comparo mis reflexiones con las que han hecho otros analistas (o me pregunto por la ausencia de reflexión de los que aceptan lo dado sin chistar). Y en base a ello, saco conclusiones que, por supuesto, deberán ser sometidas a escrutinio social y pasar por nuevas reflexiones críticas. Todo esto es lo opuesto de lo que recomiendan mis críticos stalinistas y su pedido de “no usar ninguna información que provenga de los grandes medios”.

“Bajada de línea”

El tema de fondo, sin embargo, es que la alternativa que nos ofrecen los stalinistas (y afines) lleva a un mundo cerrado y dogmático, en el cual “la verdad solo baja desde la dirección revolucionaria y el que piense lo contrario es un enemigo del pueblo”. En síntesis, la idea central es “bajar línea”. Lo cual justifica la censura, la manipulación y la mentira. De ahí la función del censor y del administrador de “la bajada de línea”. El objetivo es impedir que la gente acceda libremente a tal o cual publicación o medio, y saque sus conclusiones comparando y sopesando argumentos. Esto es intolerable para esta gente. Por eso, el censor-administrador se ubica por encima de la sociedad para decidir qué se puede leer y qué no se puede leer; qué se puede escuchar y qué no se puede escuchar. Es el guardián, elegido por nadie, de la pureza ideológica. Dada esta relación, los trabajadores de a pie constituyen “las bases”, a las que se les “bajan” informes y discursos. Y eventualmente se “les bajan” abiertas mentiras, como los datos de participación popular en una elección manipulada. ¿Qué tiene esto de “construcción socialista”? Pues nada. Sin embargo, a esta formalidad los intelectuales amanuenses “para todo uso” le llaman “democracia popular”. Y el burócrata, como corresponde a su naturaleza, sonríe satisfecho.

“No hay que hacerle el juego a la derecha”

Vinculado al argumento “si X lo dice la derecha, X no es cierto”, está el argumento de máxima para el stalinista-nacionalista, a saber, “no hay que hacerle el juego a la derecha”. Es una tradición de larga data. Si Stalin provocaba un desastre humanitario con la colectivización forzosa, había que callarse “para no hacerle el juego a la derecha”. Y decir que los millones de muertos eran creación de la propaganda imperialista. De la misma forma, si los Juicios de Moscú eran una farsa sangrienta, tampoco había que denunciarlos “para no hacerle el juego a la derecha” (ni al contrarrevolucionario Trotsky). Si en 1953 los soviéticos aplastaban a los trabajadores berlineses, había que culpar, “en última instancia”, al imperialismo. Lo mismo cuando en 1968 los tanques del Pacto de Varsovia entraban en Checoslovaquia. Generalidades que no dejaban afuera a los singulares: si en respuesta a la invasión soviética el estudiante Jan Palach se quemaba vivo, era “porque le pagó el imperialismo” (sic, argumento de la época en el PC argentino). Y si Castro defendió hasta sus últimos días la invasión a Checoslovaquia, miremos para otro lado, no vaya a ser “que se aproveche la derecha”. O si en los 1970 Castro amparaba a la dictadura militar argentina en los organismos internacionales, la línea oficial era no hablar del asunto para “no hay que hacerle el juego a la derecha y porque Videla es el ala progresista de la dictadura”.

Siempre el mismo bendito argumento, repetido ad nauseam por dirigentes, militantes e intelectuales “compañeros de ruta”. Y así siguieron hasta el presente: si en Venezuela la gente pasa hambre, mejor no decirlo “para no hacerle el juego a la derecha”. Si en 100 días de protesta hay 120 muertos, la excusa es que “los muertos le hacen el juego a la derecha”. Si la Fiscal general dice que los muertos los provocó principalmente el Estado, habrá que decir que la Fiscal general también “le hace el juego a la derecha”, o que ella misma es “el juego de la derecha”. Si en la votación a la Constituyente hubo abstención masiva, tampoco se podrá reconocer la abstención “porque otra cosa es hacerle el juego a la derecha”. Si en un blog se habla de las consecuencias para el socialismo de estos métodos, habrá que acusar al autor “de hacerle el juego a la derecha”, y tratar de destruirlo con insultos. El criterio está tan extendido que incluso lo encontramos en organizaciones trotskistas. Por caso, un partido trotskista de Argentina hoy rechaza las acusaciones por corrupción a Lula “porque desprestigian a la izquierda” (sic) y “le hacen el juego a la derecha”. Si el día de mañana se probara que un dirigente de la izquierda es un violador, siguiendo el criterio de este partido, habría que defender al violador por el solo hecho de “no desprestigiar a la izquierda”.

El criterio stalinista singularizado en trayectorias personales

Lo que critico se ha establecido como un criterio universal (en el universo stalinista); es una luz que ilumina todo análisis y diagnóstico. Un universal que se particulariza en trayectorias personales que se prolongan por años y décadas.

Para ejemplificarlo en alguien que conozco, ex PC, intelectual “instruido en marxismo”: en 1968 defendía lo actuado por el bloque soviético en Checoslovaquia y aseguraba que Palach era un “agente de la CIA”; en 1973 votaba a Perón (que venía con Isabel, López Rega y la triple A) “porque estamos con la liberación nacional”; en 1976 defendía la posición del PC ante la dictadura (“el Partido se juega la vida de sus militantes”) y justificaba la actitud de Castro ante los crímenes de Videla; en los 1980 disculpaba la represión en Cuba a los homosexuales (“es una costumbre de los cubanos”). Cuando la caída del muro de Berlín (¡qué disgusto, por dios!) dijo que había roto con todo tipo de burocracia. Pero al poco tiempo era partidario de Chávez y ahora defiende la represión de Maduro “porque no le hago el juego a la derecha”. En definitiva, este “revolucionario” segrega stalinismo con espontánea naturalidad. Es casi un reflejo pavloviano, inherente a su naturaleza social-política. Por eso, la idea de que “la liberación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos” le suena bonita, pero para los días de fiesta. En el fondo, para este personaje esas cosas de la vieja literatura son “purismo” y “teoricismo abstracto”. Y así, en los próximos días votará alegremente por CFK; y luego seguirá aplaudiendo cualquier nueva brutalidad de Maduro, y despotricando contra “los agentes trotskistas funcionales a EEUU y a la ultraderecha”. Reconozcamos al menos el mérito de la consecuencia.

La pregunta clave: ¿qué resultado?

Los críticos sostienen que mis criterios, además de ser, “naturalmente de derecha”, son rígidos, puristas y poco prácticos para las realidades de la lucha y de la situación latinoamericana. No niegan los datos que presento sobre Venezuela (salvo decir que no hay que creerlos por quien los informa). Tampoco dicen, por ejemplo, que la idea de que “la emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos” es equivocada por tal o cual razón. El debate razonado los tiene sin cuidado. Su ataque, en consecuencia, es más simple y primitivo. Como hicieron siempre los oportunistas, acusan a las ideas marxistas de ser poco realistas, y a los planteos políticos de ser demasiado “teóricos”. “Hay que hacer política efectiva, práctica”, rezongan. Como buenos nacionalistas, precisan que se trata de “práctica adecuada a la realidad latinoamericana”.

Pues bien, esta política ha sido hegemónica en la izquierda latinoamericana, y sigue siéndolo. Pero para los marxistas el criterio evaluativo fundamental de la política socialista es preguntarnos en qué medida contribuyó a elevar la conciencia y la organización independiente de la clase obrera, frente al capital y a su Estado burgués. Por lo tanto son pertinentes las preguntas: ¿Cuál es el balance del socialismo de burócratas “a lo Venezuela”? ¿Cuál el balance del stalinismo nacionalista? ¿Qué balance se saca en términos de conciencia de clase y organización de las masas explotadas? ¿Qué resultado en términos de autoconciencia, libertad y emponderamiento de clase? Los “prácticos”, ¿pueden responder tan sencillas preguntas? Por si no la entienden, lo formulo así: ¿por qué la clase obrera venezolana no tiene arte ni parte, en tanto clase, en la actual crisis en curso? La política de ustedes fue hegemónica en la izquierda de Venezuela. ¿Dónde están los resultados? ¿Dónde está el poder de la clase obrera venezolana en esta crisis? ¿Cuál es su manifestación de clase, independiente?

La realidad es que no tienen nada para responder. Como hicieron históricamente los stalinistas y los burócratas nacionalistas, llevaron a las masas trabajadoras al desánimo, la desorganización y la desmoralización. Y ahora, para salvar la ropa, con el mismo cinismo que exhibieron siempre después de cada derrota, pretenden culpar al marxismo y su “demasiada teoría”. ¿No les da vergüenza?  ¿No tienen límites en el cinismo?

Descargar el documento: [varios formatos siguiendo el link, opción Archivo/Descargar Como:
Venezuela: respuesta a stalinistas-nacionalistas

Written by rolandoastarita

05/08/2017 a 19:10

Publicado en General

Tagged with , , , ,

61 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Muy buena nota.
    Lo curioso es que algunos acusan de agente de la CIA o de “hacerle el juego a la derecha” a cualquiera que denuncie al PSUV, creyendo que por emitir opiniones estamos contribuyendo a la derrota del gobierno bolivariano frente al imperialismo. Mientras los que están negociando en las sombras con la derecha venezolana y los Estados Unidos son los mismos dirigentes del chavismo, cuando les garanticen impunidad y un espacio en el escenario político venidero el “camarada” Maduro va anunciar un gobierno de transición o algo parecido y fin de la historia.

    Me gusta

    Caro5

    05/08/2017 at 20:27

    • Caro5

      Los problemas del lenguaje son terribles. Llevo 18 años escuchando sobre la derecha venezolana. Y siempre tengo que aclarar este punto,

      ¿Cual es la derecha en Venezuela?

      ¿La derecha representada por la lumpen-chavo-burguesía, ahora ultraderecha dictatorial, o la derecha de la vieja burguesía venezolana, representada hegemónicamente por la socialdemocracia y los socialcristianos?.

      ¿Me podría decir usted donde está entonces la izquierda en Venezuela?

      Le contesto. Después de 18 años de vivir, estudiar y sufrir la realidad venezolana, le puedo asegurar que prácticamente no existe la izquierda en el país. La izquierda revolucionaria es absolutamente marginal. Y lo poco que hay todavía tiene problemas para entender a fondo lo que sucede en Venezuela. Todavía hay algunos grupos que reivindican las “grandes conquistas” inexistentes conseguidas en los inicios del régimen chavista. Una estupidez total. A los subsidios caritativos, clientelares. de un petroestado burgués los llaman “grandes conquistas”.

      La verdad es que el discurso de “izquierda” del régimen bonapartista burgués chavista ha colonizado las mentes de miles de militantes de izquierda en el mundo. Tanto la de los chavistas como la de los antichavistas.

      Desde hace 18 años la soledad de los que siempre caracterizamos al régimen chavista como bonapartista burgués, como un régimen profundamente antiobrero y antipopular, ha sido brutal. Y continuamos en esa soledad.

      De una vez por todas hay que caracterizar al régimen chavista como lo que es: una dictadura bonapartista burguesa de ultraderecha. La cúpula boliburguesa chavista no tiene ni tendrá límites en la represión con tal de defender su poder y sus riquezas. Y para peor, lo que es terrible y dramático para los trabajadores y el pueblo venezolano, reprimirá a sangre y fuego, como lo está haciendo ahora, con un seudo discurso de “izquierda”, “progresista”, “revolucionario” y “antiimperialista.

      Cúpula burguesa chavista de ultraderecha apoyada criminalmente por el grueso de la “izquierda”, nacional e internacional. Definitivamente, Venezuela es la punta del iceberg de la crisis espantosa que está viviendo el ideario socialista a nivel mundial.

      Definitivamente, los significados de las palabras no son inocentes,

      Saludos

      Me gusta

      La duda metódica

      05/08/2017 at 22:39

    • Me refería a la MUD cuando dije “derecha venezolana”.

      Me gusta

      Caro5

      06/08/2017 at 13:49

  2. señor materialista. podria ud. creer que ademas de una relacion teorica y practica a traves de lo que escribe
    estoy desarrollando tambien una relacion afectiva con
    ud.
    crea. no reviente
    gustavo

    Me gusta

    gustavo

    05/08/2017 at 20:58

  3. Permitame unas preguntas: Primero:¿cómo cree que hubiera respondido Nahuel Moreno a la actual situación de Venezuela. Segundo: ¿cómo ubica usted la intervención del imperialismo en esta situación?. Le aclaro que todo lo malo que usted dice o pueda decir sobre el Chavismo seguramente me parecerá correcto.

    Me gusta

    Sergio Daniel

    05/08/2017 at 21:49

  4. Independiente de los cambios que en este periodo de lucha se ha generado en el mundo en la búsqueda de una mayor equidad social y económica, independiente de su formación intelectual en el campo Marxista, independientemente de las debilidades y descomposición que existe en el gobierno de nuestra Venezuela, INDEPENDIENTEMENTE DE LOS GORILAS EN EL PODER…….le pregunto …que expectativa tiene usted dentro de nuestra patria grande YA QUE AL LEERLE SOLO OBSERVO DESCALIFICACION DE TODO QUE NO SE ENMARQUE EN SU VISION, ASI CON APORTES TAN AEREOS ( CON POCA O NADA DE CONSISTENCIA PRAGMATICA DE LAS REALIDADES EN NUESTRA REPUBLICA BOLIVARIANA)…..LE INVITO A VIVIR UN AÑO EN NUESTRA REALIDAD DE LOS BARRIOS Y LUEGO HABLAMOS, LE INVITO A APORTAR LA FORMULA MAGICA PARA LOS CAMBIOS AJUSTADOS A SU VISION SIN UNA VIOLENCIA POR PARTE DEL CAPITAL FINANCIERO INTERNACIONAL A TRAVES DE LA ULTRADERECHA LOCAL… YA FIDEL LO EXPRESO ” EN ESTA EPOCA ES IMPOSIBLE UNA REVOLUCION COMO LA CUBANA “…
    SABE EN VEZ DE APORTAR SOLO LE HACE UN HERMOSO JUEGO A LA ULTRADERECHA FASCISTA QUE ACA LO UTILIZA COMO REFERENCIA PARA DESCALIFICAR CUALQUIER DISCUSION ENMARCADA EN EL CAMPO DE” IZQUIERDA”, POR SUPUESTO SIN INTENCION DE SU PARTE, VERDAD…

    Me gusta

    Mario Bravo

    05/08/2017 at 22:30

    • No sé qué es la patria grande. Además, ni siquiera son nacionalista. Soy marxista, no sé si se enteró. El nacionalismo siempre le hace el juego a la derecha. ¿Está enterado de eso? Además, Fidel diciendo que “en esta época es imposible una revolución como la cubana”, ¿es parte de la lucha contra la derecha? ¿O es mi crítica a Fidel la que le hace el juego a la derecha? ¿O es tal vez Fidel defendiendo a Videla el que lucha contra la derecha? ¿Y soy yo quien le hacía el juego a la derecha cuando me secuestraba la dictadura de Videla y me torturaba? ¿O es Maduro el que pelea contra la derecha amenazando trabajadores, anulando cualquier atisbo de organización sindical independiente y cometiendo fraude en las elecciones? ¿Y soy yo, denunciando esas inmundicias, el que le hace juego a la derecha? ¿Acaso es Maduro ensuciando el ideario del socialismo el que lucha contra la derecha? ¿Y somos los que luchamos por el programa del socialismo los que le hacemos el juego a la derecha?

      Mire, hágase un favor: ¿por qué no intenta escribir algo con mediana (solo mediana, no pido más) inteligencia? Y si no le sale, tiene muchos blogs stalinistas por ahí en los que puede ir a escribir estas cosas. Además, un consejo “de onda”: no escriba en mayúscula. Para decir estas sandeces, le conviene por lo menos que se note un poco menos.

      Le gusta a 4 personas

      rolandoastarita

      05/08/2017 at 23:24

    • “LE INVITO A APORTAR LA FORMULA MAGICA PARA LOS CAMBIOS AJUSTADOS A SU VISION SIN UNA VIOLENCIA POR PARTE DEL CAPITAL FINANCIERO INTERNACIONAL A TRAVES DE LA ULTRADERECHA LOCAL”

      El profesor Astarita no es Jesucristo.
      Tenga conciencia de responsabilidad y no haga que otros trabajen por usted porque así no funciona. Prueba de ello es que Venezuela está así por esto:
      El chamanismo.

      Agradezco la honradez del señor Rolando y por su escrupuloso estudio y pensamiento del marxismo ortodoxo.
      Yo no comparto sus resultados pero le doy mi apoyo en esta nota ya que demuestra la insolencia de cuatro estómagos agradecidos.

      Un saludo Dr.

      Me gusta

      Carlos martin

      06/08/2017 at 03:27

  5. Estimado Rolando
    La posicion marxista es, simplemente la posicion cientifica. Y consite en partir de lo abstracto, lo que se presenta crudo y sin determinaciones visibles, para llegar a lo concreto poniendose de manifiesto las determinacines reales. Y entonces hacer el camino inverso reconstruyendo la realidad a partir de sus determinaciones. Es el metodo cientifico. En el caso de Venezuela, como cualquier otro, el analisis debe ser igual. No se puede partir de una posición abstracta y dotarla de validez universal:” Venezuela no es democratica….no hay libertades….etc etc.” La verdad o no verdad debe ser descubierta, pero a partir del conjunto de sus determinaciones. Venezuela es una de las principales reservas petroliferas del planeta, reserva actualmente no alineada con el imperio hegemónico. Esto supone una linea de fractura local en un momento en el que el capitalismo hegemonico esta reconfigurando los espacios del mercado mundial, con alternativas competitivas como China. El proceso Venezolano es una amenaza cuya eliminación lo convierte en objetivo geoestrategico. Los procesos surgen de situaciones particulares, no universales. La pregunta que debemos hacernos no es “cual es la posición de la izda frente al proceso venezolano” sino, por el contrario, frente a las formas particulares en que se manifiesta la hegemonia del imperio. Asi, el proceso venezolano se situa en sus coordenadas reales y no teoricas. Esto no es estalinismo. Es marxismo puro, es decir, cientifico. El otro marxismo, el de los “pricipios” es marxismo “purista” o pura ideología.

    Le gusta a 2 personas

    Eduardo García-Rico

    06/08/2017 at 04:32

    • El método científico no parte de lo abstracto, sino de lo concreto representado. Y busca siempre volver a lo concreto, pero recuperado en tanto pensado.
      En segundo lugar, ¿de dónde saca usted que mi punto de partida es “Venezuela no es democrática”? ¿Por qué inventa? La caracterización de Venezuela como país dependiente (no es colonia ni semicolonia); del carácter del capitalismo de Estado y la dependencia de la renta petrolera; de la utilización improductiva de la renta petrolera; del carácter de clase de la dominación burocrática – estatal sobre la clase obrera; de la relación con el capital extranjero; del carácter reaccionario de las estatizaciones, las he planteado en cantidad de notas. ¿Cómo es posible que diga que mi punto de partida es “Venezuela no es democrática”? Además, he escrito bastante sobre la configuración actual del capitalismo global (que tiene poco que ver con ese “capitalismo hegemónico” del que habla usted). ¿Por qué en todo caso no critica esos análisis, en vez de hablar en abstracto? Cantidad de veces he dicho que las “coordenadas” de Venezuela se ubican en un proceso de desindustrialización; de uso improductivo de la renta; de ausencia de todo poder y control de los trabajadores sobre los medios de producción y sobre el Estado; y de un economía absolutamente dependiente de las exportaciones de petróleo. ¿Por qué no refuta en todo caso esos análisis?

      Además, desde el punto de vista de la reproducción del capital global el supuesto “no alineamiento” de Venezuela con EEUU no tiene la menor importancia. EEUU es el principal comprador del crudo venezolano. Esto lo sabe cualquiera. La caída del precio del petróleo se explica por la ley económica. Subrayo, además, Venezuela no es una colonia ni una semicolonia (como no lo es Argentina, Brasil, Chile, etc.). No hay aquí ninguna cuestión vinculada con una supuesta “liberación nacional”. Los acuerdos con las empresas extranjeras petroleras fueron firmados por el gobierno venezolano. No son el resultado de ninguna imposición colonial. Por eso, meter el asunto “liberación nacional” es un cuento para apoyar a esta burocracia nacional-estatista reaccionaria. Por eso hablo de stalinismo-nacionalista. Es la vía para justificar y aplaudir la represión a la clase obrera. El marxismo parte de análisis DE CLASE. La explotación ES DE CLASE. Un obrero venezolano de PDVSA genera plusvalía a igual que un obrero de Chevron. Que esa plusvalía se la apropie un burócrata burgués chavista, para que termine en una cuenta en Miami; o se la apropie un accionista de Chevron, no hace una diferencia sustancial. Esta es la base del marxismo. Es la idea central que tanto les molesta a los nacionalistas y stalinistas de todo tipo. Es el punto que vengo marcando desde hace muchas notas. Es lo que me divide de todos ustedes. No es casual que recusen la idea básica del marxismo, la crítica a la explotación del capital, por “purismo”, “ideología”. Es la crítica que siempre hicieron todos los reaccionarios.

      Le gusta a 1 persona

      rolandoastarita

      06/08/2017 at 10:36

    • Estimado Rolando:
      con mayor o menor acierto (al parecer menor) no hago sino expresar mi opinión. Por encima de todo soy su seguidor en el Blog y otras de sus actividades publicadas en la red. No soy ningun “ellos” o Vds. Lamento si le he atribuido falsas afirmaciones y me disculpo. Mi intención al opinar es mejorar mi propia vsión de los problemas frente a alguien a quien respeto ( si no ni me molestaria) y nada mas. No soy economista, mas bien he aprendido bastante de Vd. En mi opinión el concreto de “abstracto” en Marx no es exactamente el concepto empirico comun. Textualmente en el tomo 1 de los Grundisse se dice: ” parece justo comenzar por lo real y lo concreto, por el supuesto efectivo; asi, por ejemplo, en la economia, por la población, que es la base y el sujeto del acto social de la producción en su conjunto. Sin embargo, si se examina con mayor atención esto se revela (como) falso. La población es una abstracción si dejo de lado, p ej, las clases que la componen. Estas clases son, a su vez, una palabra huera si desconozco las bases sobre las cuales reposan (trabajo asalariado, capital, precios). …Si comenzara pues por la población, tendria una representacion caotica del conjunto….” (ELEMENTOS FUNDAMENTALES PARA LA CRITICA DE LA ECONOMIA POLITICA, Siglo XXI). Este, creo, es el sentido de abstracto para Marx y es el que yo he expresado.
      Frente al planteamiento feuerbachiano de que constituye unainversión del camino correcto “la marcha que ha seguido hasta ahora la filosofía especulativa de lo abstracto a lo concreto” Marx define (opino) en el texto citado el método científico correcto precisamente como un camino que progresa de lo abstracto a lo concreto. Los conceptos a partir de los cuales se puede explicar científicamente la realidad social, constituida por las relaciones materiales que establecen los hombres entre sí en suproceso material de vida, son resultado de un proceso de pensamiento que, partiendo de una primera representación caótica que se da en la aprehensión inmediata de esa realidad, va generando conceptos abstractos progresivamente más “simples”.Y es justamente de estos conceptos abstractos, que no tienen ningún referente empírico inmediato, de los que hay que partir en el pro-ceso de conocimiento teórico. (Ver discusion en Ruiz Sanjuan, LA ARTICULACIÓN DE LO ABSTRACTO Y LO CONCRETO EN EL PROCESO DE CONOCIMIENTO TEÓRICO, Endoxa, 2010 o discusión en Menos que nada, de Zizek ).
      Insisto en esto porque creo que (opino) no basta con un analisis local de clase para definir una estrategia que pudieramos llamar de izquierdas “global” , o marxista o como Vd prefiera. No es irrelevante la propiedad nacional o no nacional de la riqueza ni la localización del “espacio” en el que tiene lugar. No es irrelevante que el conjunto de los medios de prensa internacionales construyan un discurso determinado sobre el caso. No es posible una opinion neutral, es decir privilegiada. Toda opinion debe “ensuciarse” al contactar con la realidad, que es la totalidad.
      Insisto en mis disculpas si le he malinterpretado.

      Me gusta

      Eduardo García-Rico

      06/08/2017 at 12:20

    • Primero, el hecho de que el punto de partida sea el concreto es fundamental en Marx (también en Hegel). Es el momento de lo empírico. Espero tener tiempo para desarrollar eso en una nota.
      Segundo, que la propiedad sea “nacional” o extranjera es un tema por completo de segundo orden en el análisis, en relación a la explotación del trabajo. El punto nodal es el de la explotación del trabajo. Es el tema alrededor del cual gira toda la Economía Política. Precisamente lo que intentan hacer siempre los reformistas es desplazar la centralidad de la relación de explotación. No es casual por eso que se desplace la centralidad de la contradicción capital – trabajo por la de “nación explotadora” – “nación explotada” (y otras, todas caras al nacional populismo). Es el punto de partida para la conciliacion de clases. No es casual que precisamente este punto no sea puesto en primer plano en el análisis de Venezuela. Es la forma de intentar enganchar a la clase obrera detrás del carro del estatismo burgués-burocrático.

      Me gusta

      rolandoastarita

      06/08/2017 at 15:28

    • Es la propiadad de la riqueza (que entiendo como una forma de renta, unica riqueza de muchos paises: petroleo, cobre, coltan) lo que podria “empiricamente” facilitar (en funcion logicamente de los precios de mercado) financiar los procesos locales de lucha contra la miseria (no digo ya explotacion, porque posiblemente esta ni siquiera interese). Ese es el sentido del –llamemosle- nacionalismo: supervivencia. No hablamos de patrias ni otras palabras hueras, Sr Astarita. Y no soy ningún reaccionario. R. Mauro Marini sostenia, como Vd sabrá, que en la “periferia” el valor de trabajo está por debajo de su valor de mercado (reproduccion vital) y solo las redes locales, familiares o incluso “tribales” tradicionales permiten sobrevivir. Esas formas de identidad no deben despreciarse “abstractamente” como formas reaccionarias. A eso me refiero con la aplicacion correcta del metodo marxista.
      Y le he citado directamente un texto bien claro de Marx.

      Me gusta

      Eduardo García-Rico

      06/08/2017 at 15:49

    • No entiendo qué tiene que ver el hecho de que la renta de la tierra, o del petróleo, pertenezca a la clase dominante nativa, con el planteo central de las notas que escribí sobre Venezuela, a saber: que la clase obrera es explotada por el capitalismo de Estado, incluida la clase obrera de la industria petrolera. Usted sostiene que eso es “purismo abstracto” y yo sostengo que es el punto de partida no solo del análisis, sino también de la política. Hay que partir del hecho primario en la sociedad capitalista, la extracción de plusvalía (trabajo no pagado) por parte del capital. Es el eje en torno a lo cual giran todos los otros problemas. La plusvalía está en el origen de la renta de la tierra, la ganancia del capital y los intereses que se pagan por la deuda. ESTE es el punto de partida, insisto. Es lo que permite definir, por caso, que un burócrata director de una empresa estatal que recibe ingresos 10 veces superiores a los de un salario mínimo no es un “compañero confundido”, sino un explotador de la clase obrera. ¿Entiende la importancia de una definición de este tipo para la actitud de la clase obrera, para la independencia de clase? ESTA ES LA CLAVE de una actitud socialista. Aquí el nacionalismo juega un rol muy secundario, en la medida en que en Venezuela no está planteada ninguna liberación nacional, ni cosa por el estilo.

      Por otra parte, que la renta vaya a manos de burócratas del Estado y estos a su vez la canalicen a inversiones inmobiliarias (en Miami o en cualquier otro lado) y financieras (en el sistema financiero internacional), no agrega un milímetro de progresividad al capitalismo de Estado venezolano.

      Por eso mismo también rechazo todo intento de desplazar la centralidad de la explotación del trabajo hablando de problemas geoestratégicos, y cuestiones por el estilo. Cuestiones en el caso de Venezuela, son absolutamente secundarios. Y sí, considero que es reaccionario pasar a un segundo plano la explotación del trabajo diciendo que se trata de mero “purismo” abstracto. Insisto, es lo que hacen siempre los reformistas. Consideran El Capital un gran texto… para los días de fiesta. Para la práctica cotidiana, es suficiente con un poco de keynesianismo nacionalista, y para colmo, bastardo.

      Me gusta

      rolandoastarita

      06/08/2017 at 16:39

    • Probablemente me expliqué mal. Por supuesto que la base de todo analisis de la realidad es la explotacion de clase. Por supuesto que la idea nacional es (relativamente) secundaria y en general reaccionaria ( digo en general porque no creo que fuera secundaria para Allende). Pero no es un esquema dogmatico. La explotacion del trabajo (naturalmente por la burguesia de un tipo u otro) NO es igual en USA, Mejico, China o Sierra Leona. Porque hay regiones donde ni siquiera es explotable el trabajo, son excluidas. A esto se referia Marini (importantisimo marxista latinoamericano) o Dussel, o B. Echevarria, o Jorge Veraza, o Luis Arizmendi….todos ellos marxistas bien comprometidos. Vd sostiene, entiendo, que el poder en Venezuela está en manos de la burguesia o “burocracia” y que por lo tanto la lucha por el poder es una competencia entre explotadores. ¿Cual debe ser la posicion, pero NO teorica sino politica, de un marxista en el proceso concreto y actual. En esa linea, Dilma tambien representaria una forma burocratica….y quiza Evo..etc. No confunda lo que digo. Rapidamente lo clasificara: estalinismo tipo tal o cual. Sostengo que la realidad implica un compromiso necesariamente imperfecto porque se da como se da no como queremos. Y sí creo que es importante el control “nacional” de la riqueza. Es el minimo basico para definir objetivos revolucionarios, naturalmente contra la burguesia o burocracia local. Pero en un contexto que no puede ser abstraido, ni siquiera como teorico, sin que eso implique una responsabilidad en la dirección que finalmente adopten los procesos.

      Me gusta

      Eduardo García-Rico

      06/08/2017 at 17:30

    • Mi posición ante el régimen de Venezuela está expresada en las notas. ¿Por qué pregunta esto? Ya he planteado que es necesario que la clase obrera rompa política e idológicamente tanto como la MUD como con el chavismo. Es una postura política, que se apoya en la teoría. Jamás dije que Dilma represente al stalinismo. ¿Para qué mete eso aquí? El punto central que he planteado, en contra de stalinistas (PC ante todo) y nacionalistas de todo tipo: que el chavismo no tiene absolutamente nada de progresista para la clase obrera. He dicho que el chavismo ha llevado a las masas trabajadoras a la desmoralización, desorganización, a una completa parálisis. Por lo tanto he planteado que es necesario que los trabajadores y los oprimidos en general rompan con el chavismo, así como con la MUD. Para tomar esta postura lo geoestratégico, o la posición de China o de EEUU (temas que metió usted) no tienen ninguna importancia.

      Me gusta

      rolandoastarita

      06/08/2017 at 18:21

  6. Represión Maduro? pero si está actuando frente a la violencia de la oposición con una falta de firmeza que da pena.Se imagina al estalinismo sacando al criminal de Leopoldo Lopez a la calle para que termine de cumplir la condena en su casa? la comparación con el estalinismo me parece desafortunada.

    Me gusta

    luismmm

    06/08/2017 at 05:10

    • Usted no para de tergiversar y maniobrar, con tal de salvar la responsabilidad de la burocracia y de los milicos. En la nota afirmo que se amenazó a los trabajadores con sanciones si no iban a votar. Destaco las consecuencias nefastas que tiene ese tipo de medidas para el socialismo, para la organización de la clase obrera independiente del Estado y del capital. ¿Qué reflexión le suscita a usted? Pues que hace falta más represión. ¿Acaso mandar a campos de concentración a los obreros que se nieguen a aceptar las directivas de Maduro y el PSUV? Lo importante, en cualquier caso, es la exaltación, por parte suya, de los métodos de los burócratas. ¿Cómo quiere entonces que no hable de stalinismo? TODOS los argumentos que se están empleando en defensa de Maduro son sacados del arsenal stalinista. Es lo que han dicho siempre los PC en América Latina. El caso personal que menciono en la nota es representativo. Por supuesto, luego están los grados en los que pueden aplicar la represión. Pero permanece la matriz conceptual. La misma que expresan sus comentarios.

      Le gusta a 2 personas

      rolandoastarita

      06/08/2017 at 10:45

    • Cita de García-Rico:

      “Y sí creo que es importante el control “nacional” de la riqueza. ”

      Esto Mumford lo explica muy bien y verdaderamente es una monstruosidad seguir con esta prehistórica visión de los recursos.

      No difiere en nada un virreinato de un estado independiente; de una monarquia de una republica; de un súbdito a un ciudadano.

      Abrogarse de unos recursos a voluntad excluyendo sectariamente es anciano, soez y perverso.

      Piense por qué jamás un obrero podrá ser autónomo, ni individual ni colectivamente en tanto tenga que agachar la cabeza ante una nación dueña de la riqueza, que no es riqueza hasta que no tenga validez.

      Me gusta

      Carlos martin

      07/08/2017 at 06:05

  7. El problema es que la derecha no tiene tantos remilgos ni le preocupan tales sutilezas. En España es vergonzante cómo la prensa en pleno justifica no sólo la violencia callejera, incluidos cócteles molotov, cruzar cables en las carreteras, quemar vivas a personas y hasta colocar artefactos explosivos en lo que no es rozar, sino sobrepasar la apología del terrorismo.

    A todo eso se suman las mentiras, como que toda víctima pase automáticamente a la cuenta de la “represión”, cuando muchas de ellas son causadas por los “opositores” y otras muchas no quede nada clara su autoría. Es bochornoso que se llame “preso político” a un sujeto que no acepta el resultado de unas elecciones y llama a la rebelión y a conseguir con la fuerza lo que no pudo en las urnas, no sólo con resultado catastrófico, sino que por ese mismo hecho en la misma “democracia ejemplar” como la española ese mismo sujeto estaría en la cárcel, y lo más bonito que se le llamaría sería “terrorista”.

    La derecha no tiene complejos en defender a violentos, terroristas, dictadores y todo lo que se le ponga por delante para lograr sus objetivos, sin que por ello dentro de su seno surjan voces discrepantes que se planteen la justicia o conveniencia de tales acciones. Por eso choca profundamente esa actitud con la nuestra, la puntillosa defensa de la verdad y la justicia aunque eso suponga enfrentarnos entre nosotros mismos. Cosa que personalmente no veo mal, todo lo contrario, pero a veces me pregunto: ¿cómo podremos así vencerles?

    Me hizo reflexionar un libro de Noam Chomsky donde se narraban todos los gobiernos y dirigentes de izquierda que habían sido desestabilizados, combatidos o eliminados por el imperialismo, y que tenían en común un intento de llevar a cabo los ideales socialistas desde la democracia. Da que pensar que de los pocos que haya sobrevivido a todos esos intentos, sea precisamente donde nunca tuvieron intenciones democráticas: Cuba.

    ¿Quiere esto decir que debemos apoyar dictaduras llamadas “socialistas”? Pues no. Lo que quiero señalar es que ellos no tienen tantos escrúpulos, y que en una guerra contra despiadados sujetos dispuestos a todo, igual no es posible siquiera disputarla sin mancharse los pies y la cara de barro.

    Me gusta

    neomarxismo

    06/08/2017 at 05:33

    • Usted comete un error, que es suponer que los marxistas formamos parte de la “izquierda”. Pues bien, no es así, no nos une ningún lazo fraternal. Ustedes los defensores del orden capitalista (de Estado en este caso) son nuestros enemigos de clase. Además, con su taimada defensa de la represión chavista lo único que consigue es demostrar que es incapaz de distinguir la violencia revolucionaria del proletariado de la violencia ejercida por la clase capitalista, personificada en los burócratas lumpenburgueses chavistas.

      Por lo demás, es gracioso que adopte el marco discursivo del terrorismo. Quién diría que 16 años después de Bush la izquierda sería la principal adepta a este concepto. Quizás usted no conozca la postura marxista sobre el terrorismo, pero nosotros defendemos el terrorismo revolucionario de la clase obrera contra el capital. Al respecto, hay un clásico artículo de Trotsky que le será de utilidad.

      Por último, usted afirma que la “derecha no tiene complejos en defender a violentos, terroristas, dictadores”, mientras se dedica a defender a violentos, terroristas y dictadores. Se ve que la izquierda tampoco tiene recelos en hacerlo, mientras se dedica a propagar falsedades y difamar a las víctimas. Los stalinistas, amantes de la “flexibilidad táctica”, son asombrosos: pueden defender la más brutal represión al tiempo que participan de la histeria generalizada sobre los golpes de Estado, que no es otra cosa sino confesión de liquidacionismo y defensa del orden burgués. Como si la violencia que ejercen los manifestantes pudiera compararse al aparato represivo del Estado. Sinceramente, es difícil distinguir entre sus discursos y lo que decían los milicos genocidas en los 70.

      Le gusta a 2 personas

      max

      06/08/2017 at 12:17

    • Por fortuna usted no representa el marxismo, así que no se atreva a hablar en su nombre. Usted ya veo que no es de izquierda, que no le interesa nada los intereses de la clase obrera. Usted es un Stalinista que quiere lograr el poder al precio que sea y de la forma que sea con un enfermizo culto a la violencia y en ver enemigos en todas partes que siempre tuvo y tendrá el mismo resultado.

      Usted llama defensa de la represión chavista a llamar a las cosas por su nombre. Es decir, a la verdad. Por lo que deduzco que a usted la verdad y realidad le importan bien poco en tanto no se adapten a sus turbios objetivos. Y claro que condeno el terrorismo. Para saber por qué no hay más que ver a “iluminados” como usted e imaginarselos con poderes de vida y de muerte sobre los “infieles” que no han descubierto la “unica verdad absoluta”. Gente como usted tiene poca diferencia con el ISIS.

      Es lo que me faltaba por ver, un Stalinista llamando a los demás Stalinistas. Un violento a ultranza acusando a los demás de violentos, cuando cualquiera que sepa leer o tenga un mínimo de comprensión lectora se dará cuenta enseguida quién está defendiendo aquí no sólo la violencia, sino el mismo terrorismo. Aprenda algo de la vida, descubra que no todo es blanco o negro, que en nombre de los más altos valores se cometieron siempre los más terribles y abyectos crímenes. Y la gente como usted, los violentos ignorantes son los que casi siempre están detrás de todos ellos.

      Me gusta

      neomarxismo

      08/08/2017 at 05:31

    • 1. Me acusa de violento pero quien defiende la violencia del gobierno chavista es usted.
      2. La violencia del gobierno chavista tiene un carácter de clase: capitalista.
      3. “En nombre de los más altos valores se cometieron siempre los más terribles y abyectos crímenes” dice. Es lo que sucede en Venezuela, y lo que defienden los apologistas de ese régimen.
      4. Dice que me asemejo al ISIS. Por tanto, me identifica con el terrorismo. Es lo que han hecho las dictaduras asesinas en todo momento. Repito, es difícil distinguir entre usted y Videla.
      5. Luego de defender la represión chavista recurre al pacifismo burgués para condenar de antemano cualquier salida revolucionaria.
      6. Usted se atribuye estar en posesión de la verdad. Algunas de sus manipulaciones:
      – Llamar “artefactos explosivos” a los petardos/fuegos artificiales utilizados en las protestas.
      – Reivindicar el juicio-farsa a L. López (por muy de derechas que sea).
      – Negar que la mayoría de las víctimas son opositores.
      – Poner en duda la represión chavista.
      – Postular la democracia española como el criterio por el que deberíamos guiarnos.
      etc.
      7. Excede de las posibilidades de un comentario explicarle por qué los marxistas no renunciamos a la violencia. Solo apunto que esa renuncia equivale a renunciar a la revolución, y por tanto al socialismo.
      8. Los marxistas no pretendemos “lograr el poder al precio que sea”. De hecho esa acusación es más válida para el chavismo que ha liquidado sus propios mecanismos democráticos cuando le han dejado de servir.
      9. Los marxistas pretendemos la autoemancipación proletaria, el automovimiento de las masas. Por eso rechazo su acusación de “iluminado” y de querer imponer una vía a los trabajadores. Eso es lo que hacen los stalinistas y similares.

      Creo que los puntos anteriores condensan la cuestión y en ellos me baso para considerar infundada su acusación de ser un stalinista. Mantengo la mía hacia usted de ser un defensor de la represión chavista y, por tanto, un enemigo de clase.

      Me gusta

      max

      08/08/2017 at 16:01

    • Usted tiene un grandisimo problema de comprensión lectora, tan grave que no puede resolverse, pues como usted lee lo que le da la gana, pues para qué molestarnos en decirle las cosas. Pero por fortuna en el blog si habrá gente con algo de entendimiento, por lo que me dirigiré a ellos.

      Lo que yo les quería hacer ver es que la prensa capitalista española está en pleno a favor de la violencia opositora sea del tipo que sea. Y eso incluye quemar gente, el uso de explosivos y hasta ataques desde helicópteros, aunque algunos malinformados o malinformadores no lo sepan o no quieran enterarse. Y si esto es así, dudo mucho que un apoyo tan radical y furibundo a los llamados “opositores” sea porque esperan de ellos que vayan a crear allí el paraiso obrero donde corran los ríos de néctar y ambrosía. Más bien lo contrario. Porque, precisamente, cuando sucede al contrario, como en Brasil, Honduras o Colombia, son los obreros los que protestan contra los recortes de derechos y libertades, los capitalistas no se cortan un pelo a la hora de defender la represión Telmerista, Uribista, o Satanista si hace falta.

      Hay que ser inteligentes, y yo pongo un ejemplo: pónganse en la situación de Stalin antes de la guerra. De un lado tiene una “democracia socialista” que no es ni lo uno ni lo otro y por otro los estados capitalistas que desde un principio han sido y siempre serán sus principales enemigos. ¿Qué hacer? Lo inteligente en este caso es liquidar al enemigo más peligroso. Y aquí por proximidad y por su profundo anticomunismo era la Alemania nazi. Stalin quiso aliarse con las potencias occidentales para conjurar el peligro antes de que fuera tarde. Pero los nazis estaban liquidando eficazmente el comunismo en su país y eso complacía sumamente a los capitalistas, que además sabían que más pronto o más tarde acabarían chocando con los sovieticos, así que sólo tenían que esperar y se liquidarían entre ellos.

      Con la invasión de Polonia los capitalistas vieron que ya no podían contemporizar más y declararon la guerra esperando que la URSS se sumara como tantas veces había propuesto. Pero Stalin fue más listo y sabía que en ese caso ellos se limitarían a hacer el paripé, como de todas formas hicieron, mientras que los nazis aprovechando que tenían todo el ejército allí, irían a por ellos. Por eso se adelantó y les devolvió la jugada pactando con los nazis para que se pudiera lanzar contra los capitalistas y se destrozaran entre ellos. La cosa no salió a la perfección sólo porque Francia no aguantó lo que hubiera podido esperarse y no le hicieron demasiado daño, con lo que sólo gano tiempo.

      La situación aquí es muy similar, los capitalistas tienen muchísimo interés en derrocar a Maduro, y eso no puede ser demasiado bueno para nosotros, además, como se suele decir: “los enemigos de tus enemigos son tus amigos”. Por ello… ¿Qué interes tenemos en ayudarles, en seguirles el juego? Aquí en España lo que estamos haciendo es desgastarles, dejar al descubierto todas sus mentiras, todas sus artimañas, todas sus contradicciones, todas sus dobles varas de medir, para dejarles en evidencia, para que cuando empleen todas esas artimañas contra nosotros pueden verse su hipocresía, su desfachatez, su cinismo, de modo que quede muy menguada su eficacia. Eso hacemos nosotros. ¿Qué hacen ustedes aparte de seguirles el juego, de tragarse y difundir todas sus mentiras, de ayudarles incondicionalmente en sus propósitos como si de ello pudiera resultar algo bueno para nosotros…?

      Continuará.

      Me gusta

      neomarxismo

      09/08/2017 at 07:32

    • No voy a opinar sobre todo lo que dice, pero permítame una observación. Usted dice que un criterio para decidir la posición política es que “los enemigos de tus enemigos son tus amigos”. Esto es, si un gobierno, o régimen, es enfrentado (o criticado, etc.) por la burguesía (nuestra enemiga, en tanto somos socialistas), ese gobierno es nuestro “amigo” (o aliado, o merece alguna suerte de apoyo de nuestra parte).

      Pues bien, este razonamiento es insostenible; puede justificar aberraciones como apoyar a gobiernos ferozmente anti-obreros. Ejemplo: el gobierno de Isabel Perón (1974-76), en Argentina, fue enemigo de la izquierda y de la clase obrera en grado extremo (¿oyó hablar de lo hacía la Triple A por aquellos años? ¿De los centenares de muertos, activistas obreros y militantes de izquierda?). Sin embargo, ese gobierno era fuertemente criticado por la mayor parte de la burguesía. ¿Tenía la izquierda por eso que apoyar al gobierno de Isabel Perón? Y como este caso hay muchos más ejemplos. Un gobierno, régimen o movimiento puede ser criticado por la mayor parte de la burguesía (como ocurre hoy con Maduro, como sucedió antes con Isabel Perón), y no por ello hay que atribuir a ese gobierno un milímetro de progresividad histórica.

      El problema central con su razonamiento: la política socialista no puede decidirse en base a las divisiones entre las facciones burguesas. Reconozco que esto suena muy mal en la izquierda usual, ya que va en contra del criterio que desde hace décadas establecieron los socialdemócratas y principalmente los stalinistas (ejemplo, las estrategias de los PC y el castrismo en América Latina). Pero sostengo que el eje de la política socialista es la independencia de clase. Este es el eje de nuestras diferencias. No son tácticas. Son ideológicas y de programa.

      Me gusta

      rolandoastarita

      09/08/2017 at 08:57

    • Su ejemplo no es el más adecuado, señor Astarita, ya que era la burguesía enemiga del gobierno de I.Perón, dudo mucho que el gobierno tuviera enemistad o animadversión hacia la burguesía. La frase no alude a que tengamos que ser “amigos” de facciones burguesas sólo porque tengamos enemigos comunes, sino que esa enemistad entre facciones burguesas actúa en nuestro favor.

      Por otra parte, el ideal no sólo no está reñido con la táctica o la inteligencia, sino que el ideal debe ser la máxima expresión de esta inteligencia. No basta con saber lo que se quiere, sino cómo llegar y cómo conseguirlo. La burguesía no tiene más ideal que su beneficio, más estrategia que vencer cueste lo que cueste y de la forma que sea. Y no parece que le vaya tan mal, ¿verdad?

      En el caso de Venezuela, además, no sólo es que no obtengamos ningún beneficio con echar más leña al fuego, sino que nos perjudica y casi elimina la única opción menos mala que pudiera quedar. Esta opción pasaba por negociar con toda la oposición e incluso con los contrarios a Maduro dentro del chavismo para lograr acuerdos que pudieran diriguir la situación de forma democrática o al menos pacífica. Pero en lugar de eso, al sumarnos a las feroces críticas, estamos polarizando y enquistando aún más la situación de modo que tal solución se antoja ya imposible.

      Además… aquí es un escándalo la cantidad de mentiras, manipulaciones, dobles raseros que están empleando contra el “régimen” de Maduro. Porque inevitablemente te lleva a pensar es que si son necesarias tantas y tantas mentiras para atacarle, igual es porque no tienen suficientes verdades. ¿Defender la verdad le parece mal ideal, mala táctica, mala estrategia? Pues mire, de ahí me ha salido otra frase: “-El amigo (la mentira) de tu enemigo (la burguesía) es tu enemigo”.

      Me gusta

      neomarxismo

      10/08/2017 at 04:38

    • No siempre las divisiones entre la burguesía, o la clase dominante, favorecen al socialismo. Los análisis tienen que ser concretos. En determinadas circunstancias la polarización entre fracciones de la clase capitalista puede ser funcional al dominio de clase. En cambio las divisiones entre la clase dominante pueden favorecer a la clase obrera en tanto esta tenga una postura independiente. Este es el eje de toda la política socialista, como vengo insistiendo, en contra de lo que dijo siempre el stalinismo. Este último siempre parte de analizar las divisiones de la burguesía, para decidir qué fracción es más progresista. En este punto es que uno de los criterios que se aplica en el análisis es “si la mayor parte de la clase capitalista está en contra de X, X debe de ser el ala progresista”. En cualquier caso, a partir de este análisis se decide el apoyo “crítico” (siempre es “crítico”, faltaba más), por el ala “progresista”. Los límites a la lucha de clase se establecen dentro de ese marco. Lo central es que siempre se está con el cuento de “apoyamos al menos malo”, para dejar la lucha de clases, la independencia de la clase obrera y su autodeterminación, para las calendas griegas. Por eso no les preocupa en absoluto que la clase obrera, como clase, no tenga arte ni parte en la crisis venezolana. Ni siquiera se les ocurre que esto pueda tener alguna incidencia en el balance que hacen del chavismo (o en general, del capitalismo de Estado burocrático). Por eso tampoco le dan la menor importancia al estancamiento y retroceso de las fuerzas productivas.

      Más aún, ni siquiera les importa mentir al respecto. De hecho, es burdo decir que es mentira que en Venezuela hubo desindustrialización; que se despilfarró la renta petrolera; que es mentira que la burocracia y la burguesía encaramada al Estado saquearon los fondos públicos (una forma de acumulación “primitiva” de esas fracciones); que es mentira que las masas están padeciendo hambre y necesidades extremas; que es mentira que se haya amenazado a los trabajadores estatales para ir a votar; y así podría seguir con una larga lista.

      De todas maneras, y como dije en otros comentarios, a ustedes todo esto los tiene sin cuidado. Les importa un rábano cualquier idea que tenga que ver con una construcción consciente y colectiva del socialismo. Piensan que ese “socialismo siglo XXI” (vaya uno a saber qué es) se puede imponer a sangre y fuego a las masas. Los efectos en la conciencia de los trabajadores es algo de secundaria importancia para ustedes. El hecho de que la mayoría de la población venezolana hoy rechace al socialismo para ustedes es apenas un detalle. Lo mismo el hambre y la descomposición social.

      En definitiva, así le ha ido al socialismo con los métodos de ustedes. Soy consciente de que en estos debates estoy en absoluta minoría. En la izquierda, la mayoría piensa como usted. Pero considero que esta discusión es clave. No habrá recomposición del ideario y el programa socialista en tanto sigan llamando a confiar en burócratas, milicos y burgueses prendidos a la teta del Estado capitalista.

      Me gusta

      rolandoastarita

      10/08/2017 at 08:51

    • Señor Astarita, yo reclamo inteligencia, no apoyo en lo que respecta a Venezuela o al señor Maduro. Del mismo modo que Stalin al pactar y repartirse Polonia con los nazis no era una cuestión de apoyo y mucho menos de amistad. Era pura y simple estrategia e inteligencia.

      Los males de Venezuela no vienen de ahora. La primera vez que ví un gráfico con la balanza comercial del país me quedé horrorizado… El desastre estaba ahí, gritanto como loco, pero nadie parecía hacerle caso. ¿No hay economistas o intelectuales en Venezuela, nadie intentó hacerles ver que ese camino no llevaba a ninguna parte? Si ustedes, los que tienen prestigio o influencia no quisieron o no pudieron, no trate de culpar a los demás de los desastres de Venezuela ni de las desgracias de su clase obrera.

      Me sorprende que me englobe un pensamiento determinado cuando todo lo que he expuesto no obedece tanto a un pensamiento como a una estrategia, por lo demás rabiosamente en presente, con lo cual quiero decir que la táctica debe ser ágil, adaptarse a las circunstancias, por lo que si estas cambian, la estrategia recomendada puede tambien variar radicalmente. En cambio el pensamiento suele ser mucho más estable y persistente.

      Por otra parte, si quisieran concocer mi pensamiento, ya incluí un enlace en mi primer comentario para que puedan juzgar con propiedad. Si alguien tiene interés y le cuesta localizarlo, si usted da su permiso lo puedo volver a incluir, no es cosa de abusar de la confianza cuando se está en casa ajena.

      Me gusta

      neomarxismo

      10/08/2017 at 10:33

    • “Stalin al pactar y repartirse Polonia con los nazis no era una cuestión de apoyo y mucho menos de amistad. Era pura y simple estrategia e inteligencia”. Es lo que dijeron siempre los stalinistas para justificar el pacto de la URSS con Hitler. Agregando que con ello fortalecían al proletariado mundial y debilitaban al principal peligro imperialista, el anglo-francés. Un muestra acabada de “estrategia e inteligencia”… de burócratas sin remedio.

      Le gusta a 1 persona

      rolandoastarita

      10/08/2017 at 12:28

    • Claro, porque según usted era más inteligente ser atacados ellos primero mientras las potencias capitalistas se partían de risa, en lugar de que sus principales enemigos se destruyeran entre ellos. Una cosa es lo que fuera Stalin y su “estado burocrático” o incluso lo que le conveniera a sus obreros, y otra cosa la inteligencia y la estrategia.

      Si tan listo se tiene, entonces ilustrenos sobre lo que hubiera sido mejor. Porque perdone que le diga, pero criticar sin proponer algo mejor aporta bien poco. Lo cual también podría decir respecto al tema de Venezuela, porque criticar sabemos todos, pero todavía no sé qué soluciones (realistas) propone usted al respecto y en qué es mejor su estrategia a la que yo les planteaba. Y ya si respondiera a qué intentaron hacer, si intentaron hacer algo, para alertar o convencer a los economistas o a la clase obrera venezolana que las políticas que estaba llevando a cabo la revolución bolivariana no solucionaban ninguno de los problemas principales y que podían llevar al desastre, pues muchísimo mejor.

      Por otra parte ya me intriga una cuestión… ¿Hay algún gobierno izquierdista o socialista en la historia que le haya parecido mínimamente bueno para usted?

      Me gusta

      neomarxismo

      11/08/2017 at 04:14

    • En los años 1920 y 1930 muchos militantes y dirigentes de izquierda propusieron un programa alternativo. Entre sus puntos distintivos estaba restaurar la democracia soviética y avanzar en la organización de los campesinos en cooperativas (en el sentido recomendado por Lenin). He tratado estas cuestiones extensamente en el blog (aquí y siguientes). También en el terreno de la política de la IC hubo grandes diferencias. ¿Oyó hablar se las polémicas sobre la política de la IC en China, entre 1925 y 1930? ¿O sobre la huelga inglesa de 1927? ¿O sobre la política ante el nazismo (“la otra cara de la socialdemocracia”) en Alemania? ¿O sobre el apoyo del stalinismo a la estrategia del Frente Popular en España, y el asesinato de revolucionarios? ¿Cómo puede decir que no hubo otra alternativa que la stalinista, o que no he tomado posición respecto a estas cuestiones? ¿Cómo puede ignorar todos esos antecedentes al pacto de 1939? ¿Por qué no intenta decir aunque sea UNA cosa coherente, con un mínimo de respeto por la verdad histórica?

      Lo mismo con respecto a Venezuela. Los marxistas tenían la obligación de hacer un análisis de clase del capitalismo de Estado chavista. Es la base de una política de independencia de clase. Vengo planteando estas cuestiones desde las primeras notas del blog. He planteado que la única solución “realista” PARA LA CLASE OBRERA (o sea, no para los burócratas, milicos y boli-burgueses) pasaba y pasa por la ruptura ideológica, política y organizativa tanto con el chavismo como con la MUD.

      Más en general, no reivindico “gobiernos” sino las formas de organización que apuntaron a la autodeterminación de la clase obrera y los explotados. Particularmente, la Comuna y los consejos de obreros, soldados y campesinos en Rusia.

      Me gusta

      rolandoastarita

      11/08/2017 at 08:30

    • Quizá un baño de realidad en este punto oblliga inevitablemente a recordar al soviet o consejo de Kronstadt en 1921, defendiendo “todo el poder a los soviets frente al partido” al tiempo que fueron “realistamente” aniquilados ni mas ni menos que por Lenin y Trotsky (no por Stalin). El problema, Rolando, no esta en Stalin, (que tambien). El problema esta en un progresivo revisionismo determinista de Marx del que deriva una erronea concepcion del imperialismi y del socialismo. Y en esto pecó tanto Luxemburgo como el propio Lenin. Hoy tenemos ya tenemos suficiente perspectiva como para seguir simplificando los problemas.

      Me gusta

      Herón Estoicus Verus

      11/08/2017 at 09:25

    • No entiendo qué entiende por “revisionismo determinista” en Marx. ¿Cómo se expresa en El Capital, por ejemplo?

      Me gusta

      rolandoastarita

      11/08/2017 at 10:40

  8. Me sobran los motivos para decirte que es brillante tu artículo.Desenmascaras sin piedad ni concesión alguna la lacra del nacionalismo burgues y su socio permanente, el estalinismo. Cuando hice alusión personal en relación a que me sobraban los motivos, tiene que ver con mi historia personal, un tio asesinado en Katyn, un padre deportado a los campos de concentración en Siberia, a una militancia en Argentina, criticada y saboteada por el PC, como en la Universidad de Madres al salir en defensa de Vicente Zito Lema y en contra de los métodos de destitución estalinos que no dejaron de aplaudir la Korol y Kohan entre otros, y que se sonreian burlonamente cuando al pasar les dije, que no canten victoria, que muy pronto les iba a pasar lo mismo que al Buró de la Union sovietica. No soy vidente ni tengo la capacidad de predecir el futuro, sólo leo y soy partícipe de la historia y trato de aprender, así sucedió, fueron expulsados como ratas u obligados a renunciar como Schiller y otros por el destrato a los que fueron sometidos. Sin embargo, no aprendieron, hoy son socios y aplauden a Cristina, como Sabatella, Stalin los junta y Peron no los abandona.

    Me gusta

    Maria

    06/08/2017 at 09:41

  9. Como me suele suceder, no solo no disiento en nada de lo que expresás y que viralizo, sino que utilizo tu epifánica nota para sostener la mía en Facebook, que por supuesto tiene menos brillo académico. Esta nota la enmarco y la cuelgo en la cabecera de mi cama. Brillante geografía del estalinismo senil. Abrazo Rolo.

    Me gusta

    ElTabano

    06/08/2017 at 12:14

  10. De verdad no puedo comprender como, después de la caterva, catarata, tsunami de hechos y argumentos que han presentado los compañeros Rolando y La Duda…. puedan haber lectores que usen su tiempo para llevar a cabo una defensa, ora explícita, ora camuflada, del gobierno de Maduro y el régimen Chavista en general. No se. Es un problema digno de ser estudiado por expertos en neuropsicología cognitiva.

    Le gusta a 1 persona

    AP

    06/08/2017 at 13:28

  11. Hay un aspecto en el analisis de la politica economica de Venezuela que es fundamental para el futuro.

    Debido a su completa dependencia del petroleo (95% de las exportaciones y en el pasado siempre superiores a 90%) .

    A fines de 1990 Venezuela producia 3.5 millones de barriles por dia (3.5 mbd). en 2017 produce 1.9 mbd
    Como se puede ver en la imagen si sumamos la linea verde es el petroleo convencional mas la linea negra que es el petroleo extra pesado, vemos que las reservas son de 70 Giga barriles. por lo tanto la produccion caera a lo largo de la proxima decada. No es un problema tecnico ni de inversion sino de Geologia

    https://scontent.faep4-1.fna.fbcdn.net/v/t1.0-9/1966679_10203291425630507_1250653722_n.jpg?oh=511eec725cb00e5626e0b22fc1dd5e43&oe=59F44CB8

    Me gusta

    cecilia

    06/08/2017 at 16:55

    • Buena información.
      El que agarre, sea Capriles, Lopez, o el que fuera, va a tener mas problemas que el plomero del Titanic, entre garantizar la gobernabilidad (meterse a los milicos en el bolsillo para reprimir cualquier revuelta popular), pagarle la deuda contraída con China, Rusia y los bonos de PDVSA, intentar dar una respuesta a la escasez, y encima hacer frente a esta caída de la producción petrolera con precios del barril relativamente bajos…
      El chavismo pretende hacer frente a la dependencia petrolera intentando desarrollar el llamado Arco minero del Orinoco, una zona rica en oro, diamante, hierro, bauxita, coltan y cobre, pero obviamente los plazos no le dan para que los frutos de este proyecto se vean en el corto plazo. Hay que mencionar que este plan de progresista no tiene nada, y por eso las criticas, la primera relacionada a los costos ambientales y sociales que conllevaría, y la segunda se refiere a que es la misma lógica rentista que tiene el sector petrolero actual.
      https://www.laizquierdadiario.com.ve/Arco-Minero-del-Orinoco-vulnera-fuentes-vitales-y-diversidad-cultural-en-Venezuela?id_rubrique=5442
      Saludos

      Me gusta

      Caro5

      06/08/2017 at 20:58

  12. No deja de ser preocupante el alcance de esa lógica stalinista, la cual opera sobre ampios e incluso heterogéneos sectores sociales.

    Resulta muy valorble que haga públicas sus reflexiones, y lo haga además en inmediata respuesta a esa enorme masa de crápulas susceptibles que ni bien algún comentario los deja en evidencia, no hacen sino salir a reponder con actitudes que rayan el absurdo y hasta el ridículo.

    Le mando un sincero saludo,

    Cristian Fontana

    ________________________________

    Me gusta

    cristian fontana

    06/08/2017 at 18:00

    • ¿Usted dice que por el hecho de que López esté en su casa, en Venezuela no hay represión? ¿Qué sentido tiene? ¿Para qué escribe semejantes pavadas? Entiendo que se sienta impotente para defender a Maduro en este blog. Pero al menos, disimule un poco de inteligencia. Solo un poco.

      Le gusta a 1 persona

      rolandoastarita

      06/08/2017 at 18:25

  13. Tengo mis reservas sobre lo 8.1 millones de votos. Pero los votos no sólo fueron chavistas.

    Me gusta

    liborio orejuela mattern

    06/08/2017 at 21:35

  14. Astarita y Duda
    Según Marcos Roitman Rosenmann que no se si para vos sea un intelectual también cretino ha dicho: Lilian Tintori, abanderada del antichavismo y compañera sentimental de Leopoldo López, declaró: Los opositores venezolanos es normal que vitoreen a Francisco Franco. Si viviera nos apoyaría, como Rajoy. Y el ex alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, detenido por sedición y llamar al golpe de Estado, dijo sin complejo alguno: Augusto Pinochet era un demócrata al servicio de su pueblo.
    Si esto es verdad ¿También son las fuerzas de la MUD y estos siniestros personajes de la burguesía las fuerzas democráticas que defienden un futuro luminoso para el pueblo de Venezuela?
    Esta claro que Mduro no me gusta, ni tampoco es la opción preferible para el pueblo de Venezuela, pero con la MUD nunca iré a ninguna parte, a la MUD se le combate con balas que ya ve sus ídolos son Franco y Pinochet dos buenos ejemplos de “pacifismo y democracia”.
    Gracias

    Me gusta

    Nardito

    07/08/2017 at 06:38

    • No entiendo por qué me pregunta esto. Ya he expresado mi opinión sobre la MUD cantidad de veces. Mi postura es que la clase trabajadora debe romper tanto con la MUD como con el chavismo. ¿Le es muy difícil entender esto?

      Me gusta

      rolandoastarita

      07/08/2017 at 08:46

    • Los “comentarios” que están dedicados a insultar no son aprobados. Para más información, ver aquí.

      Me gusta

      rolandoastarita

      07/08/2017 at 10:47

  15. Cuando faltan las ideas lo mejor es aferrarse ciegamente a las ideologías, nuestra elegida siempre tendrá razón y seremos sus ciervos incondicionales, defenderemos a ultranza cualquier ataque que a Nuestra Señora quieran causarle con la pluma o la espada, con la misma pasión que la niña idolatra a su cantante o el hincha se hace ver por la camiseta que enarbola como lo único cierto en el mundo. No pensaremos lo que ya está pensado, lo repetiremos, lo defenderemos y lo protegeremos de los irracionales ataques de infames enemigos que cierran sus ojos a la verdad verdadera tan claramente dicha y científicamente demostrada hasta el hartazgo, a todo lo largo y a todo lo ancho del conocimiento humano. ¿Que sería de nosotros sin la ideología? ¿Qué orfandad terrible y caos inimaginable se produciría en nuestras pobres mentes? ¡Que vivan por siempre los grandes pensadores!, Esos elegidos cuyas insuperables mentes crearon los feudos del pensamiento y que ya hicieron su trabajo y la prueba es que cada día hay menos de ellos mientras sus seguidores nos multiplicamos por doquier.

    Me gusta

  16. …y si le interesa en otra ocasión debatimos sobre “humanismo”…

    Me gusta

    liborio orejuela mattern

    07/08/2017 at 15:16

  17. Stalin nunca hizo Asambleas Constituyentes.

    Me gusta

    liborio orejuela mattern

    07/08/2017 at 15:18

  18. La derecha es la que otorga concesiones a multinacionales como Barrick Gold o Chevron? “El Arco Minero del Orinoco compromete el 12% del territorio nacional, unos 111.843,70 kilómetros (esto implica un proyecto casi 36 veces más grande que Pascualama) para el usufructo de diamantes, oro, coltán, bauxita y otros minerales, durante 40 años y para el beneficio de unas 150 empresas mineras entre las cuales destaca Barrick Gold. Y es que ante la caída de los precios del petróleo, el gobierno venezolano promete que este megaproyecto contribuirá a elevar los ingresos de la nación. Sin embargo, en lo concreto, sucede que para sacar adelante este proyecto, las empresas mixtas -ese armatoste creado por el gobierno y en las que confluyen capitales públicos, privados y transnacionales- deberán solicitar créditos y endeudarse.
    La exploración de los territorios del Arco Minero incidirá de manera directa en los territorios indígenas de los pueblos yekuanas, piaroas, pemón, arawak, piapoco, entre otros. Muchos de ellos ya se han manifestado en contra el proyecto aprobado vía decreto presidencial, por considerar que estas explotaciones devastarían sus territorios. Si ya la minería artesanal trae consecuencias catastróficas para estas comunidades, la amenaza megaminera se impone como una sentencia de muerte. “https://noticiasyanarquia.blogspot.com.uy/2016/11/las-implicaciones-de-iirsa-en-venezuela.html “LA HOJA DE PARRA DEL ANTIIMPERIALISMO DE SALÓN
    El anti-imperialismo que hoy esgrime la maquinaria mediática chavista es una burda hoja de parra que pretende ocultar hechos muy concretos:
    Grandes buitres del sector energético y mega minero (Chevron, Schlumberger, Halliburton y Barrick Gold) ya tienen jugosas concesiones por 40 años en Venezuela, lo que les otorgará un protagonismo crucial en el diseño de la nueva Constituyente. El presidente Nicolás Maduro giró instrucciones a sus medios de comunicación para que no criticaran al electo Donald Trump a quien calificó de “amigo” y “camarada”. A través de la empresa estatal Citgo, Maduro donó medio millón de dólares para tender puentes de diálogo con la nueva administración yanqui. El gobierno venezolano ha venido pagando prioritariamente la inmensa deuda externa del país al capital financiero internacional y se mantiene como fiel socio del llamado Consejo Nacional de Economía Productiva, cuya máxima expresión es la íntima relación con el oligopolio mediático Organización Cisneros, garantía de apoyo de la mayoría de los medios de comunicación privados. Es un gobierno que cada día se viste mejor a la medida de los intereses de Wall Street, pero no quiere que lo dejen de catalogar de “bolivariano”, de “izquierda” y “anti-imperialista”.
    Se trata, otra vez, de los frustrantes límites de las revoluciones de “liberación nacional”, “socialistas”, “participativas”, “anti-imperialistas”, etc., basadas en los altibajos en los precios internacionales de las materias primas. Es otra vez la crisis de la “Venezuela Saudita”, ahora con rostro bolivariano, de la cual emerge nuevamente una tenebrosa estela de hambre, desintegración comunitaria, incapacidad de generar medios autónomos de vida, caos existencial de millones de personas, violencia entre los de abajo. Y todo esto promovido por la combinación de fetichismo nacionalista petrolero (“Venezuela potencia”), clientelismo político, caudillismo mesiánico, culto machista al hombre fuerte, capaz de hacer magia desde lo alto de la pirámide del poder, que siempre ha inhibido la solidaridad popular, la convivencia, el trabajo fraterno y la celebración entre los de abajo.”https://concienciaanarquista.noblogs.org/post/2017/07/06/anarquistas-del-caribe-y-centroamerica-frente-a-la-maduracion-neo-liberal-y-militarista-del-chavismo/

    Me gusta

    Diego Villalba

    08/08/2017 at 12:04

  19. Profesor Rolo

    He leído un análisis acerca de la situación actual de Venezuela hecha por el director de la página Nodal, Pedro Brieger, y me gustaría saber qué piensa de dicha nota.
    Antes que nada, quiero dejar en claro que estoy tratando de entender lo que sucede, sin defender a tal o cual régimen/burocracia. Sigo atentamente su blog y estoy tratando de encontrar lo que realmente sucede en ese país. Pero me encuentro con un respetable -a mi entender- periodista en política internacional (tengo entendido que estuvo en Venezuela cubriendo las elecciones), quien sale a falsear las denuncias de fraude y el ataque contra “el pueblo” venezolano, lo que me lleva a tratar de seguir reflexionando el tema.
    http://www.nodal.am/2017/08/adonde-va-venezuela-analisis-del-director-nodal/

    Saludos cordiales.

    Me gusta

    Pablo Vai

    08/08/2017 at 15:09

    • Me resulta increíble que alguien pueda escribir semejantes cosas. Habla de la situación en Venezuela y no dice una palabra del hambre generalizada ni de la gente que no recibe alimentos. Hace referencias a las “grandes reformas estructurales” que realizó el chavismo y ni palabra de la desindustrializacion, de la falta de desarrollo de las fuerzas productivas, del retroceso incluso de la producción petrolera. Ni palabra del saqueo de los fondos públicos. Ni mención a la innumerable cantidad de datos que inducen a pensar que hubo un gigantesco fraude (insisto en la pregunta: ¿cómo es que en 2017 el chavismo sacó un 50% más de votos que en 2015??). En cuanto a lo que relato en la nota sobre las amenazas a la clase obrera para que fuera a votar, ¿es invento de la CIA el discurso de Maduro? ¿Son inventos de la derecha las denuncias de sindicalistas?

      Hace poco estuve con un militante de un grupo de izquierda que sigue el blog (el grupo fue chavista y rompió hace un tiempo) y me decía que no hay ninguna exageración en el escenario que describo en las notas del blog (por ejemplo, aquí). Los datos sobre la forma en que el chavismo mantuvo un control burocrático sobre el movimiento obrero son imposibles de desconocer (ver, por ejemplo, el sitio de la claseinfo). La ausencia de cualquier posición independiente de la clase obrera ante la crisis es innegable. El copamiento por parte de los militares del aparato estatal y productivo es también otro dato innegable. La rebelión de la juventud estudiantil también es un hecho. ¿Son todos agentes de la CIA y la ultraderecha? ¿Estudiantes formados mayoritariamente bajo el chavismo? Además, es mentira que no hay protestas y manifestaciones en los barrios más pobres. ¿Cómo se pueden desconocer todos estos hechos y seguir con la cantinela de “las grandes transformaciones” del chavismo?

      En definitiva, no veo diferencias entre lo que escribe este señor y las descripciones clásicas de los stalinistas que iban de turismo a la URSS o a Alemania Oriental. Ocultan datos, falsean la realidad. No les tengo el menor respeto intelectual.

      Me gusta

      rolandoastarita

      08/08/2017 at 15:34

  20. Rolando, viendo la discusión que tuvo con neomarxismo me surgió la siguiente pregunta, cree usted que fue correcto el accionar obrero durante el golpe de estado de Allende, apoyando a la UP, formando cordones industriales y tomando fabricas? Y la misma pregunta va para el caso del golpe + paro petrolero que le hacen a Chávez en el 2002-03, donde buena parte del campo popular, denominemoslo así, salio a bancar al gobierno. Salvando las distancias entre Chile-Allende y Venezuela-Chávez, se puede decir que ambos estaban enfrentados a las respectivas burguesías.
    Por lo tanto que tendría que haber hecho la clase obrera y la izquierda marxista en esos países? Apoyar a dichos gobiernos o mantenerse indiferente?
    Saludos

    Me gusta

    Caro5

    09/08/2017 at 15:54

    • Sí, claro, los socialistas debían oponerse al golpe militar de Pinochet y al golpe de 2002 en Venezuela. Como también al golpe militar de 1976 en Argentina, a pesar de que el gobierno de Isabel Perón era terriblemente anti-obrero, asesino de militantes populares por miles. Eso está fuera de discusión.

      Le gusta a 1 persona

      rolandoastarita

      09/08/2017 at 17:08

  21. Hace poco leí una nota que lamentablemente es de una de las organizaciones de izquierda que en algún momento me despertaron más simpatía porque trataban de hacer una apropiación crítica de la experiencia del PRT tomando las críticas que en su momento hicieron el GOR, el PRT-FR y OCPO. Tenían una posición crítica de los nacionalismos y los frentes populares. Sin embargo, empezaron un período de confluencia con otras orgas que a mi criterio tenían mucha menos claridad programática y lo hicieron a despecho de sus posiciones más acertadas. Hace poco sacaron una nota afirmando que un análisis de clase permite afirmar que el chavismo y la oposición no son lo mismo y que ellos apuestan por la movilización de las bases del chavismo. Es desilucionante porque es justo la perspectiva de clase lo que permite afirmar que el chavismo y la oposición son lo mismo. Luego un análisis político puede establecer diferencias al interior de lo mismo. Como que el bonapartismo tiene dos caras. Cuando tiene renta muestra la cara de las concesiones y cuando no la tiene muestra la cara reaccionaria y represora que es ahora la del caso chavista. Lo mejor que le pudo pasar ahora a Maduro fue la declaración de Trump diciendo que no descarta la intervención militar. Va a emblocar a toda la izquierda en su apoyo a Maduro olvidando lo que decía la III Internacional a los trabajadores sudamericanos: la mejor forma de luchar contra el imperialismo norteamericano es luchar contra la propia burguesía sudamericana.
    En fin, no son los mejores tiempos, en un punto lo entiendo, tener independencia política en algunos momentos puede dejarte muy solo y hacerte pensar si no sos un sectario.

    Me gusta

    Lucas

    12/08/2017 at 11:13

  22. Comparto una interesante nota que le hicieron hoy en la TVP a Simón Porras de la izquierda antichavista y a Modesto Guerrero, periodista chavista

    Le gusta a 1 persona

    Caro5

    12/08/2017 at 23:11

    • Se agradece el video Caro.

      Por cierto Rolando. Ongi etorri Euskal Herriari.
      Espero poder acudir a tus conferencias en Bilbao

      Me gusta

      Comunista abertzale

      17/08/2017 at 10:41

  23. me gustaría saber qué era el peronismo, en el sentido de cómo se formó, cuál era su composición social y su ideologia, en definitiva sus características básicas. Gracias.

    Me gusta

    juan antonio trigo

    23/08/2017 at 15:50

    • Hay toneladas de bibliografía sobre el peronismo, imagino que por internet debe circular bastante. Empiece con un manual básico de historia argentina, como por ejemplo Rappoport, HISTORIA ECONÓMICA, POLÍTICA Y SOCIAL DE LA ARGENTINA, 1880-2003, ED. 2012, EMECÉ, BUENOS AIRES. Hay una serie de “clásicos” sobre la temática (al menos para la UBA, ja!), ninguno de ellos de autores marxistas (quizás algún lector del blog, mejor formado en literatura marxista pueda recomendar alguno):
      Torre, Juan Carlos.: La vieja guardia sindical y Perón. Sobre los orígenes del peronismo. Sudamericana, Bs. As., 1990. ;
      Del Campo, Hugo: Sindicalismo y peronismo. Los comienzos de un vínculo perdurable. FLACSO, Bs. As., 1983;
      Murmis y Portantiero, Estudios sobre los orígenes del peronismo. Sigo XXI Editores.
      Daniel James, Resistencia e integración, Siglo XXI (http://www.sigloxxieditores.com.ar/pdfs/james_resistencia_e_integracion.pdf), sobre un peronismo más madurado.
      Basicamente es un movimiento reformista, personalista, nacionalista, que busca arbitrar en la relación capital trabajo (como forma de amortiguar los efectos negativos del capitalismo) pero siempre manteniendo el derecho a la propiedad privada (imagino que debe haber como 1000 de estos, surgidos a lo largo del mundo de la segunda posguerra, como forma de ofrecer alternativa al programa de la URSS) Tuvo gran apoyo de la clase obrera, su capa dirigente eran militares, en el interior del país se apoyó en partidos conservadores que veían bien el “antiliberalismo” (aunque Menem tb fue del peronismo), hasta cierto punto tuvo gran apoyo de un sector empresario vinculado a la sustitución de importaciones. Su programa se resume en “Independencia económica, soberanía política y justicia social”, es decir algo así como la idea de fundar una nación capitalista potencia, y que un obrero viva más o menos bien, de modo que no exista el conflicto de clases y haya unidad nacional.
      Imagino que Podemos en España ve bien esto de la justicia social, cierto tono antiimperialista (como si los españoles estuvieran sometidos a la UE o algo así), la heterodoxia económica opuesta a l ortodoxia de los organismos financieros internacionales, y esas cosas. De análisis materialista, y de las contradicciones insalvables en el capitalismo, el peronismo tiene nada…, imagino que a Podemos le pasará igual. En el fondo, son grupos políticos que apoyan al capitalismo.
      Por supuesto que esto es una caracterización personal, y sobre este tema hay tantas “visiones” como personas. Mi consejo es que no pierda demasiado tiempo dedicándole a este tipo de proyectos.
      Saludos.

      Me gusta

      Gus

      23/08/2017 at 17:23

    • Un resumen por Silvio Frondizi
      http://www.elortiba.org/pensar10.html

      Me gusta

      Lucas

      23/08/2017 at 17:59

  24. Entiendo que es muy complejo lo que le pido, Sr. Astarita. Si sabe usted de libros o artículos que sobre ello. Le pregunto esto porque me da la impresión que Podemos en España tiene ciertas similitudes con el peronismo. Gracias por anticipado.

    Me gusta

    juan antonio trigo

    23/08/2017 at 16:00


Dejá tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: