Rolando Astarita [Blog]

Marxismo & Economía

Solicitud de “antiimperialismo” vacía de contenido

with 12 comments

En anteriores notas, y el alguno de mis libros, polemicé con la idea, sostenida en muchos sectores de la izquierda, de que Argentina es un país sometido a una dominación colonial (o semicolonial, o neocolonial; sobre este tema, puede consultarse aquí, aquí, aquí, aquí). En esta pequeña nota vuelvo sobre las consecuencias de esas diferencias para el discurso y la táctica política. El “disparador” es la propuesta de declaración presentada por el legislador del Partido Obrero – Frente de Izquierda, Gabriel Solano, a la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires para que esta repudie la visita de Christine Lagarde, presidenta del Fondo Monetario Internacional.

La declaración propuesta dice que se persigue “… un propósito colonial y ajustador, para avanzar, en acuerdo con el gobierno de Macri, contra las conquistas laborales, los salarios, las jubilaciones y el gasto social, en pos de asegurar los beneficios capitalistas y el pago de la deuda externa usuraria”. También afirma que los ataques a los jubilados, el pacto fiscal con las provincias, el impulso de la reforma laboral, y otras medidas “fueron dictadas por el FMI y asumidas como propias por el gobierno macrista y los gobernadores que mayormente responden al Partido Justicialista.” Y termina lamentando que la visita de la presidenta del FMI no haya sido repudiada por esta Legislatura “pero confiamos en que el pueblo argentino saldrá a la calle, como lo hizo en las jornadas de diciembre, para evitar la política colonial y de ajuste capitalista que el FMI y el Gobierno quieren acordar contra nuestro pueblo” (véase http://www.po.org.ar/comunicados/politicas/la-presidenta-del-fmi-viene-a-dictarle-a-macri-el-libreto-del-ajuste).

De manera que, según esta propuesta, Argentina está sometida a una relación colonial, y el FMI impone (“le dicta el libreto”) a la clase dirigente las medidas que debe adoptar. Un discurso que está en línea con la idea (de Trotsky) de que la burguesía de un país como Argentina “es una clase semi-gobernante, semi-oprimida” (véase “Not a Workers and Not a Bourgeois State?”, 1937-8). La Corriente de la Dependencia, muchos marxistas “tercermundistas” y todo tipo de progresistas comparten este criterio, aunque discrepen en lo que atañe a las capacidades “antiimperialistas” de la clase capitalista nativa. Así, algunos dirán que los capitalistas “nacionales” deben integrar “el frente por la liberación nacional” y otros, más radicalizados, asegurarán que esta burguesía es “cobarde para enfrentar al imperialismo”. En cualquier caso, la idea que recorre estos discursos es que existe un “enemigo principal” foráneo, responsable de, al menos, muchos de los males y padecimientos de la clase trabajadora y las masas populares. De ahí también que se plantee la posibilidad de la “unidad de acción antiimperialista” con las corrientes nacionalistas, burguesas o pequeño-burguesas. Y si la Legislatura se niega a votar la patriótica declaración, ello se explicará por la “claudicación” de los partidos burgueses frente a sus deberes nacionales.

Desde el enfoque que defiendo, todo esto no tiene sentido. El gobierno de Macri, los gobiernos provinciales, las cámaras empresarias, los partidos burgueses argentinos, esto es, la clase dominante argentina, aplica las medidas del “ajuste” no porque se lo ordene el FMI, o alguna otra institución extranjera, sino porque las mismas están en la lógica de la respuesta capitalista a las crisis económicas. Actúan en defensa de sus intereses, y en todo esto la patria tiene poco que ver. Macri no necesita que Lagarde “le dicte el libreto” para subir las tarifas o retrasar los salarios en relación a la inflación. Tampoco la UIA o la SRA para reclamar las reformas laborales. En otros términos, Macri, la SRA, la UIA, los legisladores de Cambiemos y del PJ, y similares, no son “semi-oprimidos” por el FMI, o por cualquier otro poder extranjero (ni semi, ni un cuarto, ni un décimo oprimidos). Es claro, por otra parte, que el FMI, el Banco Mundial, la OMC, la OCDE y otras instituciones acuerdan, en los lineamientos fundamentales, con la actual orientación del gobierno argentino. Acuerdan porque son parte de la superestructura global del capital, y buscan mejorar las condiciones de la explotación globalizada del trabajo. De ahí la natural convergencia con los explotadores nativos.

Esta convergencia tiene múltiples manifestaciones. Por ejemplo, cuando el FMI aboga por políticas que garanticen el pago de las deudas, no solo vela por los intereses de los acreedores extranjeros, sino también por los intereses de los acreedores argentinos. Asimismo, los capitales que fugan de Argentina no lo hacen obedeciendo mandatos de algún poder colonial, sino porque consideran conveniente participar de esa manera de la explotación globalizada del trabajo. En este marco, por supuesto, pueden darse tensiones y choques. Pero se trata de diferencias absolutamente secundarias frente a la contradicción central y dominante, la que existe entre el capital (de cualquier nacionalidad) y el trabajo (de cualquier nacionalidad).

Por eso es absurdo pedirle a los partidos de la clase dominante que firmen declaraciones como la propuesta por Solano. Es como reclamarle al papa que se haga ateo; no tiene sentido. De hecho, absurdos de este tipo llevan agua al molino del nacionalismo y ponen la mira en el lugar equivocado. Más todavía, incluso si alguna fracción burguesa o pequeño-burguesa firmaran semejantes “pronunciamientos”, ello no representaría ningún avance en términos de conciencia socialista. Con el costo adicional de embellecer a los oportunistas siempre dispuestos a posar de ardientes defensores de la patria. Hay que hablar claro: los partidos mayoritarios de la Legislatura no van a repudiar al FMI porque el FMI es parte de la misma naturaleza social que ellos. Y la táctica socialista nunca puede consistir en pedirle peras al olmo.

Descargar el documento: [varios formatos siguiendo el link, opción Archivo/Descargar Como:
Solicitud de “antiimperialismo” vacía de contenido

Written by rolandoastarita

16/03/2018 a 16:44

12 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Creo que hay un error de razonamiento. Que los que se imaginan un frente nacional antiimperialista (sea con burgueses o solamente con pequeñoburgueses) para oponerse al imperialismo saquen esa conclusión falsa a partir de la existencia del imperialismo, no demuestra que el imperialismo no exista. Que no exista una burguesía nacional que pueda oponerse al imperialismo no demuestra que exista una burguesía nacional no opuesta al imperialismo. Que los burgueses no estén oprimidos sino que simplemente sean socios menores de la opresión no lleva a la conclusión que los socios mayores no sean socios mayores.

    Me gusta

    fernando

    16/03/2018 at 17:14

    • La nota no niega que los capitalistas argentinos, cuando se asocian a los capitalistas de EEUU son, por lo general, socios menores (de la misma manera que lo pueden ser los capitalistas austriacos, españoles, belgas, etcétera, con respecto a los estadounidenses). Pero ser un socio, mayor o menor, no es sinónimo de estar bajo relación colonial o semicolonial. Naturalmente, en el directorio de una empresa los socios menores deben acatar lo que disponen los socios mayoritarios. Pero se trata de una relación normal en cualquier asociación capitalista, que tiene poco que ver con el colonialismo.

      Por supuesto, tampoco se puede explicar la política del gobierno de Macri como una orientación “dictada” simplemente por los accionistas extranjeros (“socios mayoritarios” en muchas empresas); o por el FMI. Sinceramente, creo que estos juegos dialécticos sobre los “socios”, escamoteando el contenido fundamental de la nota, responden a la voluntad del marxismo nacionalista de disimular el hecho de que las políticas “a lo Macri” responden, en lo fundamental, a los intereses del capital “en general”, independientemente del color nacional de los capitales particulares.

      Me gusta

      rolandoastarita

      16/03/2018 at 17:37

  2. Buenas, Profesor que opinion tiene sobre las corrientes Marxistas denominadas Ultra-Izquierdismo o Comunismo de Izquierda (Consejismo, Autonomismo, Luxemburgismo)
    Y sobre la tesis del “Decrecimiento” postulada por el Profesor Carlos Taibo
    http://www.decrecimiento.info/2009/05/entrevista-carlos-taibo-el.html?m=1
    http://www.carlostaibo.com/articulos/texto/?id=215
    ???
    Saludos

    Me gusta

    Sergio

    16/03/2018 at 19:06

  3. Profesor, cree que haya alguna instancia posible de empezar a formar coordinacion de los circulos independientes de marxistas criticos, para poder dar congresos de debate programatico y a largo plazo intentar conformar al menos, una lectura unificada?
    Creo que hay bastantes grupos esperando alguna clase de coordinacion para el debate y lectura, como minimo, asi como una gran parte de la “retaguardia” que no concuerda con el trotkismo, ni con las deformaciones stalinistas; y estan expectantes de algo mas. Quizas sea tiempo de al menos plantear que instancias deberian ser.
    Saludos

    Me gusta

    SDPA

    16/03/2018 at 23:46

    • SDPA, por mi lectura del blog veo que Rolando no suele contestar este tipo de pregunta. Yo mismo lo estoy haciendo porque comparto hasta cierta medida tu inquietud. Aprovecho para hacer un par de comentarios: 1- para no repetir lo que hace la enorme mayoría de la izquierda marxista en este país, hay que tener claro que un nuevo comité central no va a agregar nada de nuevo en la política, mucho menos en la lucha de clases argentina. 2- las cuestiones ideológicas ayudan a delinear ciertas prácticas, pero en el nivel que se discute en este blog sólo tiene sentido porque son polémicas con las lineas de grandes partidos (PO, PTS, MST), en este sentido creo que hay que evitar esa práctica tan troska de debatir minucias programáticas cuando no se puede ni siquiera ganar un centro de estudiantes. 3- creo que lo que se necesita es una coordinación de activistas marxistas independientes, más que de una coordinación de intelectuales marxistas. Una persona puede ser ambas cosas, pero es la postura de uno frente a las tareas a dar.

      Me gusta

      lucas

      17/03/2018 at 12:20

    • Sinceramente, no conozco si hay muchos grupos independientes que se acerquen, en líneas generales, a un enfoque marxista que no sea estatista y nacionalista, abogue por un análisis materialista, y además tome distancia de las caracterizaciones “típicas” (el capitalismo se encuentra sumido en crisis crónica; las masas están en ascenso revolucionario y solo son frenadas por la burocracia y las direcciones burguesas, etcétera) y de la táctica transicional (exigirle al Estado burgués que aplique medidas de transición al socialismo; lanzar consignas del tipo “control obrero del Ejército”, etcétera). O que critiquen los programas de “construcción socialista” de tipo stalinista, o burocrático burgués (al estilo del chavismo).

      En líneas generales, pienso que las posiciones que defiendo en este blog son ultraminoritarias, ya no solo a nivel de la sociedad de conjunto, sino también dentro de la izquierda (y esta no se reduce a los partidos trotskistas). De todas maneras, sería cuestión de que la gente que está de acuerdo con este enfoque empiece a conectar e intercambiar. Sería un paso adelante (en lo personal, materialmente no tengo manera de encarar alguna tarea de coordinación semejante).

      Me gusta

      rolandoastarita

      17/03/2018 at 14:29

    • Concuerdo absolutamente en la problematica que planteas, debemos cortar con estas. De momento lo que se me ocurre es crear minimamente una red de contacto entre circulos de lectura del capital, y aquellos independientes esten donde esten, para al menos crear un pequeño faro y empezar a recuperar fuerzas tanto en el debate teorico, como en la practica efectiva de la delimitacion de clase. Crear un comite central nuevo seria totalmente contra producente por ahora.
      Si alguien tiene alguna idea de como impulsar esto creo que muchos estaremos abiertos a escuchar, por mi parte me disponto a colaborar en lo que pueda, es una inquietud que tengo hace tiempo. Aunque sea una pequeña coordinacion, ya seria una gran diferencia cualitativa ante el estancamiento presente. Saludos y fuerzas.

      Me gusta

      SDPA

      17/03/2018 at 18:53

    • SDPA, a mi me interesa y me parece siempre importante la conformación de redes de contacto entre lxs militantes de las posiciones minoritarias como las nuestras. Escribime a correolucas arroba mail.ru y vamos intercambiando.

      Me gusta

      lucas

      20/03/2018 at 12:58

  4. saludos y buenos dias……solamente un comentario sobre la nota”solicitud de antiimperialismo,vacia de contenido”……vieja discusion!!; es verdad ,es necesario hablar claro…….historicamente,la izquierda latinoamericana ha funcionado como un “caballo de troya” dentro de los asalariados, trabajadores…….politicas nacionalistas, endogenistas, defenza de la patria, auto determinacion e independencias economicas,frentes nacionalistas. etc. etc….todas,politicas,en defensa de los intereses capitalistas globales…..
    por ello, desde hace mucho tiempo, las he definido como la izquierda capitalista, a ellos, tampoco se les puede pedir hacer otra cosa que no sea defender los intereses de este orden social vigente……

    Me gusta

    hector

    17/03/2018 at 10:44

  5. O sea que si reemplazaramos la palabra “colonial” de la declaración del PO, por la de “socio mayor”, no tendrías mayores problemas (todo el resto son interpretaciones forzosas y otras discusiones tuyas que no tienen nada que ver con la declaración ni los planteos del PO). Argentina es socio del FMI, que actuaría así como una Fundación Pensar global que redacta (“dicta”) lineamientos que luego se cumplen (“asumidas como propias” o “en acuerdo con el gobierno” como acabo de ver en el proyecto en la web de la Legislatura). Rebaja salarial y de aportes, condiciones laborales, etc, etc, es decir, siempre la contradicción capital-trabajo (porque claro que “colonial” tiene sus implicancias y da para largo, pero respecto al PO-FIT no tiene absolutamente nada que ver con tus interpretaciones falsas). Por supuesto los socios menores se esmeran, tal como lo hacía Kirchner en su época por obtener un superavit fiscal superior al que le pedían.

    La otra cuestión es que sostenés que no tiene sentido la declaración en sí en tal ámbito, dado que cuenta con una mayoría burguesa. Entonces mejor no hacer ninguna actividad parlamentaria ni presentarse a elecciones, ya que todo sería peras al olmo. Me da pena Rolo, por cierta aversión que tenés, hacés un análisis simplista, una lectura muy pobre y explicaciones a lo Petete que no vienen al caso y que son del estilo que solés, muy bien, criticar.

    Me gusta

    Solícito

    17/03/2018 at 13:39

    • Las categorías teóricas no son como la camiseta, que cambiamos a voluntad para “ganar” alguna polémica. Cambiar “colonia” (o “semicolonia) por “socio” no sirve de nada si no se especifica conceptualmente por qué se cambia. Dicho en otras palabras, los términos “colonial”, “semicolonial” o “neocolonial” denotan conceptos que sirven para caracterizar la relación de Argentina con las potencias como una relación colonial (o semicolonial). Y no es una discusión meramente académica: el planteo programático sobre liberación nacional tiene esta raíz. Por eso, adjuntar la palabra “socio” a una declaración como la propuesta por Solano no cambia la cosa.

      Por otra parte, sería conveniente no jugar a las escondidas con las palabras. En la nota critico una propuesta que sostiene que Argentina está sometida a una relación es de tipo colonial, y que dice que el FMI, “dicta” las medidas que deba adoptar el gobierno “colonizado”. A esto se me responde que el tema es de meras “palabras”: “colonia” lo podemos reemplazar por “socios”; “dicta” por “redacta”, y así de seguido. ¿Qué sentido tiene esto?

      Por último, en la nota critico el contenido de la actividad parlamentaria de Solano, y sostengo que es absurdo reclamar a los representantes de la clase capitalista argentina que repudien al FMI. ¿De dónde saca usted que por esta crítica yo niego la utilidad para la izquierda de la actividad parlamentaria o presentarse a elecciones? Nunca critiqué al FIT por presentarse a elecciones, o por participar en el parlamento. Simplemente dije que no estoy de acuerdo con el programa y el discurso con los que los cuales los partidos del FIT se presentan a elecciones. Y las posturas nacionalistas son una de las principales cuestiones que me alejan del FIT.

      Me gusta

      rolandoastarita

      17/03/2018 at 14:16

  6. Este tipo de posiciones son moneda corriente en el trotskismo nacional o mejor dicho, nacional trotskismo. Si alguna vez se justificaron planteos de este tipo, hoy son completamente anacrónicos y capituladores. Diversas formas de solidaridad ‘interclasista’ respecto de las tareas nacionales ‘incompletas’ han sido criticadas incluso dentro del propio campo de los seguidores de Trotski. Además, lejos de ‘desenmascarar’ a nadie, lo único que logran es despertar falsas ilusiones en las masas y en el mejor de los casos, la más absoluta indiferencia.

    Me gusta

    AP

    17/03/2018 at 18:05


Dejá tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: