Rolando Astarita [Blog]

Marxismo & Economía

Bolivia y la política de “unidad frente al enemigo principal”

with 49 comments

A raíz de la crítica que hice a Morales y al MAS en una nota anterior (aquí), sus defensores me criticaron con el argumento de “no es tiempo de dividir; sino de unirse contra el enemigo principal y urgente, la derecha racista y ultracatólica, y las FFAA que dieron el golpe de Estado”. En otras palabras, “ahora hay que cerrar filas”. Y quien cuestione las caracterizaciones “políticamente correctas”; o la orientación de Morales y el MAS, será acallado con todo tipo de improperios, desde “funcional a la derecha” hasta “agente del imperialismo y del colonialismo blanco”. Un botón de muestra de estas reacciones energúmenas es la manera en que, por estos días, ha sido atacada en las redes la antropóloga y activista feminista Rita Segato. Su único pecado fue criticar a Morales; algo intolerable para las mentes entrenadas en la escolástica de los alambres de púa.

Como he explicado en otras entradas, estoy en contra de estas censuras (impuestas de hecho, en base a prepotencia). Y no solo estoy en contra, sino que me mueven a ampliar planteos y argumentos. Por eso, en esta entrada respondo a los que dicen que es necesario suspender las críticas a Morales y el MAS “para unir fuerzas contra el enemigo principal”. Mi planteo es el opuesto: Sostengo que para derrotar a la derecha y al militarismo es necesario que la clase obrera rompa ideológica y políticamente, con el MAS  y Morales. Es el eje, por otro lado, que me separa del reformismo de izquierda, y del “nacional-marxismo” (stalinistas y variantes del “nacional-trotskismo”). Empiezo entonces recordando una vieja  enseñanza del marxismo revolucionario sobre este asunto.

La tradición del marxismo, y de Trotsky en particular

La idea de que para vencer los trabajadores deben separarse de aquellos que, con lenguaje de izquierda y hasta socialista, los llevan a la derrota, recorre toda la obra de Marx, Engels, Lenin, Rosa Luxemburgo y, por supuesto, Trotsky. En este último respecto, es instructiva la respuesta que dio el fundador del Ejército Rojo a los que defendían, en la década de 1930, un frente con la burguesía “democrática”, para sumar fuerzas y derrotar “al enemigo principal” (el nazismo, el fascismo, el golpe de Franco). Trotsky decía que con eso sus críticos no iban más allá de la primera regla de la aritmética: la suma de los comunistas, los socialistas, los anarquistas y los liberales era superior “a cada uno de sus términos” (España: última advertencia, p. 98, Barcelona, Fontamara). Sin embargo, en política no basta la aritmética, ya que si los partidos tiran en direcciones opuestas, la resultante del paralelogramo de fuerzas puede ser, con toda probabilidad, nula. Más todavía si esas alianzas debilitan la confianza de la clase obrera en sus propias fuerzas.

Con las adaptaciones del caso, la advertencia de Trotsky conserva plena vigencia frente a los movimientos de masas dirigidos por la burguesía nacionalista, o la pequeña burguesía reformista, del presente. Con un agravante: la clase obrera boliviana hoy ni siquiera está representada por algún partido con el cual pueda identificarse como clase. El movimiento obrero en Bolivia (y en prácticamente toda América Latina) está subordinado a direcciones, programas y orientaciones políticas que perpetúan la explotación capitalista y el Estado capitalista. Más precisamente, en casi todos lados lo que se negocia son posiciones al interior de democracias burguesas recortadas, fuertemente represivas. Y alguna forma de inserción en la globalización del capital. Más aún cuando se trata de economías dependientes y primarizadas (¿o alguien cree que la mediación de la Unión Europea y de la Iglesia, en la crisis boliviana, cae del cielo? ¿O que Rusia se apresura a reconocer al gobierno de Áñez por nada?). Es todo lo que alcanzan a hacer los reformistas y nacionalistas burgueses. Solo cuando la presión de la lucha de clases los obliga, conceden algo a los explotados para conservar lo principal. Esta es la matriz en el seno de la cual se despliegan los conflictos de clases, o de fracciones de clases, y las crisis políticas.

Sin embargo, la condición para vencer es movilizar a los trabajadores. Y para esto es necesario que estos  sientan que están luchando por su emancipación. No que pelean para que los burócratas y oportunistas de siempre negocien y acomoden sus futuros políticos. Por eso el marxismo ha planteado como lema central que “la liberación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos”. No es una frase para quedar bien en un discurso del 1º de mayo, sino es el principio de toda la política socialista. Pero esto obliga a no esconder las críticas y los cuestionamientos. No hay desarrollo político sin choques de ideas. De lo contrario, en el movimiento de masas se obtiene la unanimidad de los cementerios.

FFAA y COB, ¿de “revolucionarios anti-imperialistas” a “traidores pro-imperialistas”?

Lo planteado en el apartado anterior se concreta de muchas formas en los acontecimientos de Bolivia. En particular, porque se llevó al movimiento de masas a la desmoralización y a la confusión a partir de mensajes del más crudo oportunismo. Así, en la nota anterior me referí a la actitud de Morales hacia las FFAA: en apenas cuatro meses pasaron de ser “columna vertebral del proyecto anti-imperialista” a “artífices del golpe dirigido por Washington”. O sea, en agosto todavía se le decía a los trabajadores que podían confiar en “sus” FFAA. Hoy se les dice que no hay nada más urgente que derrotar a esas mismas FFAA. ¿Se puede concebir algo más desorientador y desmoralizador? Es que las caracterizaciones políticas no son adornos, discursos para quedar bien en la tribuna. La realidad es que calan en las conciencias y conforman las nociones con las que se procesan y registran los acontecimientos. Repito: hace solo cuatro meses “la máxima dirección revolucionaria” decía que las FFAA eran anti-imperialistas. Hoy dice que son golpistas pro-imperialistas, y llama a dar la vida para derrotarlas. Y si alguien pregunta cómo puede ser esto, el coro de los usuales amanuenses lo acallará con “no divida al movimiento”.

Pero vayamos a otra institución importante, la Central Obrera Boliviana. Hasta las vísperas de las elecciones de octubre era caracterizada como “defensora la liberación nacional y el antiimperialismo, de la igualdad y la democracia participativa, y de la emancipación latinoamericana” (textual, de un connotado intelectual del campo nacional). Sin embargo, el 10/11 la dirección de la COB pidió la renuncia a Morales. Y ahora exige elecciones, convocadas por el gobierno de Áñez. Gobierno que los “políticamente correctos” califican como dictadura militar impuesta por Washington. ¿Se transformó entonces la COB en agente del imperialismo? Nuestro intelectual mantiene prudente silencio al respecto. ¿Será para sostener “la unidad frente al enemigo principal”? Con la pregunta accesoria: ¿es la COB parte del “enemigo principal”? En cualquier caso, ¿cómo se explican estas piruetas en las caracterizaciones? Si se responde que lo que hizo la COB es producto de la traición de su directiva, la pregunta es por qué las bases no se sublevaron para respaldar a Morales. Si se responde que no lo hicieron porque están maniatadas por la burocracia, ¿por qué decía el ideólogo que la COB era un instrumento de la liberación? ¿Liberación con la clase obrera amordazada? Y lo mismo se extiende a otros sectores del movimiento obrero. Por ejemplo, el sindicato de los mineros también le dijo a Morales que su renuncia era “inevitable”. ¿Otro pilar de la patria liberada que pasó a militar en el bando del imperialismo y el fascismo?

El MAS “recalculando”

Naturalmente, en este balance no dejamos afuera al MAS, clave en la lucha  por el socialismo siglo XXI.  Para eso, repasamos algunos hechos (la información que sigue, tomada de diarios bolivianos, la he contrastado con información de publicaciones pro-Morales). :

Jueves 14/11: El líder de la bancada del MAS, Sergio Choque, fue elegido presidente de la Cámara de Diputados. En su primer discurso anunció la elaboración de un proyecto de ley para ordenar que el Ejército retorne a los cuartales y deje a la Policía la misión de preservar el orden público de manera pacífica. También dijo que la Asamblea Legislativa, que permanece bajo el control mayoritario del MAS, tiene la voluntad de pacificar el país y pidió “a los sectores movilizados apaciguarnos. Ya no podemos seguir enfrentándonos”.

Por otra parte, fue elegida presidenta del Senado Eva Copa, del MAS. La presidencia había quedado vacante por la renuncia de Adriana Salvatierra, también del MAS. Copa se pronunció en el mismo sentido que Choque.

Ese día también hubo clarificadoras definiciones de Morales. “Qué bueno sería un diálogo nacional, planteado desde aquí, abierto sin ser con agenda abierta, que participen (grupos) cívicos, políticos que han perdido las elecciones, movimientos sociales de los distintos sectores. (…) En este diálogo pueden acompañar países amigos, organismos internacionales”. Asimismo sostuvo que “si el pueblo (boliviano) lo pide” está dispuesto a regresar a su país para contribuir a su pacificación, pero enfatizó en que “si no hay diálogo nacional va a ser difícil parar esta confrontación”.

Sábado 16/11, Página 7: “El diálogo Gobierno y MAS avanza con la mediación de la Iglesia Católica y la Unión Europea (UE). El objetivo es pacificar el país y  viabilizar la selección de vocales del Tribunal Supremo Electoral (TSE) y  convocar a nuevas elecciones presidenciales. (…) La Iglesia, la UE y expresidentes  gestionaron, a pedido del MAS, la salida del expresidente a México, donde está asilado desde el 12 de noviembre. (…) Las condiciones del MAS: garantías para sus dirigentes y sus legisladores, salvoconductos  y  el retorno de Morales. (…) El diálogo tiene como protagonistas a   monseñor Eugenio Scarpellini, obispo de El Alto;  León de la Torre, embajador de la UE en Bolivia, ambos  considerados piezas claves. Entre los representantes del MAS que asisten a las mesas están  Adriana Salvatierra, Susana Rivero y Teresa Morales”.

Miércoles 20/11: Áñez envió este miércoles al Congreso un proyecto de ley que anula las elecciones del 20 de octubre y convoca a nuevas elecciones generales. El texto debe ser aprobado en el Congreso, donde el MAS tiene mayoría.

El MAS había entregado más temprano al Senado un proyecto similar. En ese texto el MAS afirma que Evo Morales y Álvaro García Linera renunciaron, que al salir exiliados a México abandonaron sus funciones; que la propuesta Ley excepcional y transitoria para la realización de elecciones nacionales y subnacionales se realiza según lo que establece la Constitución Política del Estado en relación a la sucesión presidencial. Sostiene también que el gobierno de Áñez es legítimo, “surge de la sucesión constitucional, determinando como objetivo principal de su mandato la convocatoria a elecciones generales del país, configurando inequívocamente su razón de legitimidad en el cumplimiento de este cometido, inexcusable por su naturaleza transitoria” (El Deber). El documento se difundió por vía oficial.

Como resultado de este acuerdo, la cámara de Senadores eligió como presidente de la Comisión de Constitución al senador y ex candidato a presidente Óscar Ortiz, acompañado por los senadores del MAS Ciro Zabala y Adriana Salvatierra. Esta Comisión tiene tres objetivos: anular las elecciones del 20/10; designar al nuevo Tribunal Supremo Electoral y convocar a elecciones generales.

Jueves 21/11: El MAS anuncia que Morales no será candidato a presidente en las elecciones presidenciales. García Linera declaró que ni él, ni Evo, serán candidatos.

De nuevo, ¿qué unidad?

Estos posicionamientos y negociaciones se desarrollan en el marco de una feroz represión, que a esta altura ha ocasionado 32 muertos. Una vez más, el pueblo pone su sangre y los oportunistas juegan sus cartas en la mesa de negociación. Lo fundamental, sin embargo, es que no se trata de traidores, ni de defectos personales de los líderes del MAS, sino de una concepción profundamente burguesa. Esto es, estamos frente a una línea de clase. Si se tiene una concepción burocrático y burguesa de algo que han llamado socialismo (siglo XXI), no se puede esperar una actitud obrera y revolucionaria frente al avance de los militares y los racistas. Como reza el dicho, no le pidan peras al olmo.

Pero además, todo se desenvuelve en medio de una confusión mayúscula. Es que si se afirma que en Bolivia se instaló una dictadura militar-fascista, ¿cómo es posible que el MAS sostenga que el nuevo gobierno es legítimo? ¿O cabe concluir que el partido de Evo Morales viró al fascismo? Pero… ¿en 15 días pasó de ser bastión de la lucha por el socialismo a pactar con los fascistas? Parece raro, aunque la defensora de “la unidad contra el golpe” tiene una respuesta: “el MAS está luchando por una salida democrática al golpe fascista que se hizo con el poder”, explica. O sea, los líderes del socialismo siglo XXI están convenciendo a los fascistas y a las FFAA (indudables agentes del imperialismo y del fascismo) de que adopten una salida “democrática”. Las posibilidades retóricas de los reformistas son infinitas.

Pues bien, a esta altura sospecho que los cínicos se están riendo de nosotros. En tanto, la táctica “unidad sin chistar frente al enemigo principal” ha dado su fruto más genuino: la derecha y el militarismo han avanzado en Bolivia, y la clase obrera no ha tenido una presencia propia, como clase políticamente independiente de las corrientes burguesas y pequeño burguesas. Peor aún, se han profundizado las divisiones en su seno. ¿De qué unidad nos hablan?

Descargar el documento: varios formatos siguiendo el link, opción Archivo/Descargar Como: Bolivia y la política de “unidad frente al enemigo principal”

Written by rolandoastarita

22/11/2019 a 18:02

Publicado en General

Tagged with , , , ,

49 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Rolo: Comparto tu crítica tanto a la política de Evo en su gobierno como a la actitud conciliadora actual de buscar un “acuerdo pacífico” con los golpistas. Pero no me queda claro cuál es tu posición concreta en el terreno de la lucha. Hay una movilización de masas muy amplia, bloque de carreteras, exigencia de renuncia de la “presidenta interina”. Al mismo tiempo ha habido una represión salvaje contra todas estas movilizaciones populares. No tengo una información confirmada de cada cosa porque circulan también noticias falsas. Pero me parece que no hay acá dos opciones. Hay que apoyar la lucha de masas contra el golpe fascista, impulsado por el imperialismo y las transnacionales mineras etc etc (todo el discurso ya oído), y desarrollar la más amplia lucha de masas contra el golpe, desde abajo, con organismos de autodefensa y de autonomía democrática. Dentro de esa línea general hay que rechazar las claudicaciones. Alguno del MAS debe estarse movilizando contra el golpe fascista, y no me parece contradictorio “estrechar filas” con quién lo haga. Se ha escuchado cualquier cosa, es cierto. Pero la lcuha de clases es así. Me refiero a la lucha de clases que ocurre en la realidad, no la que aparece novelada en los malos libros de teoría.

    Me gusta

    fernando moyano

    22/11/2019 at 18:31

    • Nunca el marxismo cuestionó la unidad de acción. Por ejemplo, contra la represión; por libertades democráticas. Acerca de la formación de “organismos de autodefensa”, no puedo opinar porque no conozco lo suficiente la situación. Por otra parte, no veo que sea posible hoy una alternativa de poder de la clase obrera. Máxime cuando el MAS parece estar cerrando un acuerdo para que el gobierno de Áñez llame a elecciones (no puedo predecir si van a cerrar el acuerdo, pero lo indudable es que los dirigentes del MAS han hecho ese llamamiento).

      Insisto, no hay que “estrechar filas” en el aspecto político y programático, sino todo lo contrario. Hay que explicar la necesidad de romper políticamente con el MAS; y, por supuesto, con los otros partidos de la burguesía (una parte importante de la clase obrera los ha votado, seguramente). No hay soluciones mágicas. Esto lo he planteado en otras entradas, en oposición a líneas políticas espontaneístas, diría que casi irresponsables. Me refiero a algunos grupos que creen que bastaría lanzar con audacia algunas consignas para encauzar a las masas hacia la revolución, o alguna forma “soviética” (la tradición de la Asamblea Popular en Bolivia). Agrego que considero irresponsable agitar por “la guerra civil” cuando no hay preparación, política, programa, y con la clase obrera dividida, para decir lo menos.

      Por otra parte, no creo que lo del MAS sean “claudicaciones”. Pienso que son conscientes de que no pueden sostener el resultado electoral del 20/10, y que gran parte de la población trabajadora no está dispuesta a movilizarse para defender ese resultado, o para defender a Morales. Menos todavía está dispuesta a dar la vida por Morales y el MAS. Por eso la política de Morales de ofrecerse como el gran pacificador no dio resultado. Por eso también la declaración del MAS de que el gobierno de Áñez es legítimo, y que la salida son las elecciones, es parte integral de esta postura. Repito: esto no se supera con algunas consignas, ni por el solo hecho de movilizarse. Los mecanismos de control ideológico y político de las masas, incluidos los miles de El Alto que se movilizan, son muy fuertes (entre ellos, la Iglesia, los evangelistas).

      Por último, lo único que puedo hacer es presentar mi opinión sobre todo esto. Una opinión que es rechazada por la inmensa mayoría de la izquierda. Esto tampoco lo puedo modificar.

      Le gusta a 1 persona

      rolandoastarita

      22/11/2019 at 19:06

  2. No la compliques Rolo, te la hago fácil. Estoy en una de las tantas asambleas hoy en Bolivia en fábricas, minas y poblaciones, en que se plantea la renuncia de esta “presidenta”, y el cese inmediato de la represión, y se quiere lanzar la huelga general indefinida con ocupaciones con piquetes y bloqueo de carreteras y cese de suministros de combustible, como han salido los militares a enfrentar eso se propone volar los puentes. Se propone rechazar la renuncia de Evo, que vuelva, que se convoque a elecciones pero que termine su mandato para el que fue electo dentro de la constitución y con claras mayorías. Hay varias posiciones. Estoy en la lista de oradores para hablar, batime línea a ver que digo.

    Me gusta

    fernando moyano

    22/11/2019 at 22:56

    • ¿Hoy en Bolivia se están generalizando asambleas de fábricas, minas y poblaciones para lanzar una huelga general indefinida con ocupaciones con piquetes, bloqueos de carreteras, cese de suministros, enfrentamiento con los militares? ¿Prácticamente una insurrección y todo para rechazar la renuncia de Evo, sostenerlo en el poder y llame a elecciones? ¿Y además “hay varias posiciones”? ¿Por casualidad, alguno está planteando soviets? Pero… ¿de dónde sacás que haya semejante situación hoy en Bolivia?

      Además, si hubiera algo siquiera cercano a eso, ¿cómo se puede plantear una táctica política desde Buenos Aires, sin discutir con la militancia revolucionaria de Bolivia, y sin estar en contacto con esas supuestas masas obreras que quieren lanzar la huelga general? ¿A quién se le ocurre decidir táctica política de esta manera?

      Esto me recuerda discusiones absolutamente pedantes y abstractas que leía hace años en publicaciones trotskistas, del tipo “¿qué proponemos a los obreros del país X (Bosnia, por ejemplo) que discuten tal o cual medida de lucha”?

      Le gusta a 2 personas

      rolandoastarita

      23/11/2019 at 00:06

    • Hasta ayer en la noche la mayoría de los sectores movilizados llegaron a acuerdos con el gobierno de transición para levantar las medidas de presión (bloqueo de caminos, marchas y el cerco a la ciudad de La Paz) en muchos casos las bases desconocieron a sus dirigintes por obligarlos a marchar y bloquear con amenazas, multas y hasta el saqueo de sus viviendas si es que estos no salían a apoyar las medidas de presión. Hoy en la madrugada los mercados comenzaron a abastecerse y el suministro de combustible empieza a ser normal.

      Me gusta

      Boris Rivera

      23/11/2019 at 08:50

  3. “la escolástica de los alambres de púa”

    Lo voy a adoptar, porque es buenísimo. Toda la sobreactuación sobre Bolivia tiene influencia cero fuera de la iglesia de argentos hiperpolitizados que creen que saben más que la COB de su propio país. El objetivo es disciplinar a los propios, por eso se pusieron como locos con Rita Segato. El que se sale dos milímetros del mantra militante, anathema sit.

    Le gusta a 2 personas

    Juan

    23/11/2019 at 04:19

  4. Hasta hace 7 días estaba claro que la apuesta del MAS era la movilización de las masas pero solo respondieron los bastiones del Alto, Chapare( Cochabamaba) y en menor medida algunos núcleos de otros departamento,esto es manifestacion clara que no todo el Movimiento Popular( mineros, cocaleros, indigenas ) esta por la labor del retorno de Evo, sin duda la represión a sido dura (32 muertos) con Sanchez de Lozada (fueron 67 y ese levantamiento fue de mayor envargadura que el de esta coyuntura). Ante semejante escenario el MAS cambio de estrategia y la apuesta es la salida por el cauce institucional ,la cual a este día va en avance en ese sentido lo que queda de movilizaciones solo sirve para negociar con fuerza , en sintesis : lo que queda de movilizaciones solo sirvio o servira de complemento para la negociación. Lo contrario seria lo que el Señor Astarita plantea: las movilizaciones como estrategia principal y la negociacion como complemento pero este no es el escenario.

    Me gusta

    Ajpuander Corea

    23/11/2019 at 17:14

  5. Si realmente hubiese estado en una asamblea así en Bolivia y hubiese dado la línea que me pasaste, podían pasar dos cosas. Que me echasen a patadas, o que me aplaudiese a rabiar… lo más reaccionario de la asamblea, diciendo: por supuesto, tenés razón.
    En realidad estaba recordando otra situación, Uruguay 1973. Hubo un golpe de estado fascista, y a propósito, eso de evitar decir “fascismo” porque estaría beneficiando a los oportunistas y estalinistas que van a proponer un “frente antifascista” democrático-burgués…
    Hubo un golpe fascista. Los reformistas y en particular el PC y también un sector de guerrilleros derrotados y presos en los cuarteles ya habían propuesto meses antes negociar un acuerdo con los “militares nacionalistas”. El mismo día del golpe a las 6 AM la huelga general fue declarada espontáneamente en todas las fábricas, hospitales, después los liceos, etc. ¡Nefasto espotaneísmo, no había una vanguardia revolucionaria!. El secretariado de la CNT con mayoría PC se reunió a las 11 AM y declaró un paro de 24 horas, y buscar la negociación, al día siguiente extendieron el paro por otras 24 horas y luego de nuevo, les llevó 15 días desarmar la huelga. La gente ocupó la refinería de La Teja y resolvió que si los milicos entraban la volaban. Lo mismo en la principal central de generación eléctira. ¡Qué aventurerismo infantil! Nuestra situación era cien veces peor que en Boliva hoy. Luego algunos dijeron que el “error” fue que no se hizo una “huelga insurreccional”. El peor material de baklance que conozco fue de un partido trotskista uruguayo que sostuvo que había que llamar a la tropa a unirse a la revolución, el material tenía una gran cantidad de citas extensas de Trotsky cuando 1917. En realidad alguna volateada en algún cuartel hubo, organizada por el PC que llamaba al “sodado amigo”. Nuestra huelga fue derrotada.
    Ya que estamos recuerdo otro caso. La Comuna estaba dirigida por “organizadores de derrotas” proudhomianos y blanquistas. No tenía ninguna posibilidad de ganar. A nadie se le ocurrió llamar a formar soviets porque no se conocía la palabra, y la idea en realidad salió a partir de allí.
    Por lo que entiendo, el papel de la teoría marxista es explicar la razón de las derrotas que van a ocurrir.

    Me gusta

    fernando moyano

    23/11/2019 at 18:53

    • Realmente no entiendo qué buscás con un comentario de este tipo.

      Primero, yo no te “pasé línea”. Te dije que no opino sobre táctica política aplicada a situaciones que solo sigo a la distancia. ¿Es tan difícil de entender? ¿Qué parte se te escapa? Esta actitud la tengo desde hace muchos años. He visto cantidad de funcionarios de partido opinando sobre tácticas aplicadas a situaciones en las que no tenían la menor participación, y por eso te expliqué que NO lo hago. NO me atribuya cosas que NO dije. Si discutís hacelo con un mínimo de honestidad intelectual.

      Segundo, no sé por qué querés ahora que opine sobre el golpe militar en Uruguay de 1973. Ni por qué decís que calificarlo de fascista sería beneficiar a los stalinistas y oportunistas. ¿Dónde dije tal cosa? Es otro invento tuyo. ¿Por qué decís estas cosas? ¿Es para provocar, porque no tenés argumentos y te molesta que critique al MAS?

      Tercero, ¿qué rayos tiene que ver la crítica al espontaneísmo con la huelga uruguaya contra la dictadura? ¿Me podés decir DÓNDE critiqué a la huelga de 1973 en Uruguay por “espontaneísmo? ¿¿DÓNDE?? Otro invento tuyo para ensuciar y que no se entienda nada.

      Lo mismo sobre la Comuna. ¿Qué tiene que ver la Comuna con mi crítica a lo que hicieron el MAS y Morales?

      Leyendo esto que escribís, sinceramente te digo, ¿por qué no te vas a otro blog donde haya charqueros dispuestos a discutir cualquier cosa sobre la base de inventos y estupideces a tu medida?

      Hasta aquí llegué con este “intercambio”.

      Me gusta

      rolandoastarita

      23/11/2019 at 20:03

  6. Referido a las dos notas sobre Bolivia. Finalmente un poco de lucidez en medio de tanta confusión y superficialidad.

    Me gusta

    Alejandro Paolucci

    23/11/2019 at 19:07

  7. Rolo, te pido disculpas si encontraste algo ofensivo en mis comentarios que justifiquen de alguna manera esos calificativos de estupideces a mi medida, etc. Otro, que no fuese yo, se enojaría. Podría suponer que no vas a publicar este comentario mío en tu blog, si entiendo bien tu última parte, y entonces escribo inútilmente, pero no tengo derecho a suponer una actitud así de tu parte de modo que escribo. Decís que tal vez me moleste que critiques al MAS, y podría decirte “de dónde sacás tal cosa” pero prefiero en vez de usar ese estilo, repetir simplemente lo que dije en la primer frase de mi primer comentario: “Comparto tu crítica tanto a la política de Evo en su gobierno como a la actitud conciliadora actual de buscar un “acuerdo pacífico” con los golpistas”. O sea: yo no defiendo al MAS ni me molesta que se lo critique.
    Mi referencia al “frente antifascista” fue solamente una conjetura, y es cierto que debo evitarlas pero hay una pregunta implícita y es si en tu opinión el golpe en Bolivia es o no es fascista. Puede ser que para vos no lo sea, y sea tan claro y evidente que no es fascista que no te parece que sea necesario aclararlo. Puede ser que, siendo que tu nota se enfoca en la crítica a la política del MAS, consideres que eso de si el golpe es fascista o no es un detalle menor que nos desviaría del tema principal. Lo principal es criticar la política del MAS, y si esa política ha favorecido un golpe fascista, no importaría demasiado. O pueden haber otras razones que se me escapan, y es equivocado esto de especular, de modo que lo pregunto directamente. ya veo que esa conjetura sobre motivos de ulterioridad para evitar el término fascismo no era correcta, de modo que pregunto eso directamente, y es posible que tal vez a la distancia y con la información que tenemos, no podemos decir si es o no es un golpe fascista. Lo que no entiendo de tu nota es: “Te dije que no opino sobre táctica política aplicada a situaciones que solo sigo a la distancia. ¿Es tan difícil de entender? ¿Qué parte se te escapa?” Te digo qué es lo que no entiendo. Pensé que tu nota es precisamente eso, Una discusión sobre táctica. Y si no entendí, y si tu nota no es una discusión sobre táctica, de nuevo, te pido disculpas.

    Me gusta

    fernando moyano

    23/11/2019 at 22:29

    • Acepto tus disculpas. Sucede que me molesta mucho cuando estoy discutiendo A y me salen con B, C, D. La cosa se hace insoportable, no se aclara nada.
      Algunas precisiones: 1) No discuto táctica. Hay que estar en el lugar, conocer las cosas de cerca para opinar sobre táctica. Todos los que estuvimos en una huelga, por ejemplo, sabemos lo que es eso. Por caso, si llegado un momento hay que levantar la medida o seguir, o profundizar. Eso no se decide desde afuera, hay que estar en el tema, lo principal, en contacto con las masas. Para dar otro ejemplo: en 1974-5 militaba en el PST de Argentina y la dirección planteó, en un momento, la línea de “comités de autodefensa” contra la Triple A. Pero los que estábamos en el movimiento de masas sabíamos que esa consigna era totalmente inaplicable, no había forma de bajarla a tierra, ni siquiera era aplicable entre el activismo sindical (y esto dejando de lado todas las cuestiones técnicas del armamento). Un ejemplo de una línea táctica bajada “desde afuera”, incluso por una dirección que estaba en el país.

      2) Lo que he presentado en las notas es una orientación política general. La táctica para aplicarla es algo que se debe resolver en discusión con la militancia que esté en el lugar. La orientación general: hay que romper ideológica y políticamente con el MAS. La razón: seguir esos programas y orientaciones lleva a las masas a la derrota. ESTO es lo que quiero plantear. Si algún grupo de gente en Bolivia está de acuerdo con esto, discutirá cómo comienza a plantearlo a la vanguardia, y luego a las masas. No pretendo ponerme por encima de nadie, ni en rol de “dirigente”. Soy uno más que da su opinión a miles desde otro país.

      3) No creo que en Bolivia haya hoy un régimen fascista. No veo base social y política para semejante cosa. Sí hay un sector ultrareaccionaria, racista, clerical, que apunta a potenciar todo lo posible rasgos autoritarios de una democracia burguesa. En sentido estricto, tampoco la de Videla fue una dictadura fascista. Al respecto, es curioso que gente castrista hoy diga que la de Videla fue una dictadura fascista, y acusen de “reformistas” a los que ponen en duda esa clasificación, cuando Fidel Castro apoyó a Videla. En cualquier caso, entre el régimen de Videla y el fascismo (por no hablar del nazismo), hubo bastante diferencia. Y lo de Bolivia no llega, POR AHORA, a ser un régimen fascista. El mismo hecho que negocie con el MAS el llamado a elecciones lo demuestra. No son cuestiones menores. Si se caracteriza que hoy en Bolivia se instaló un régimen dictatorial tipo Videla o Pinochet, o incluso fascista, la militancia debería pasar a la total clandestinidad, la orientación debería ser mucho más defensiva, etcétera. Videla discutiendo con el peronismo a la semana de tomar el poder unas elecciones, era inconcebible. De la misma manera hay que decir que la clase obrera no estaba dispuesta a movilizarse contra Videla en marzo de 1976.

      Le gusta a 1 persona

      rolandoastarita

      23/11/2019 at 22:53

  8. Profesor: en primer lugar, debo decir que comparto tu critica al gobierno de morales y a la política de reformismo y conciliación del MAS. Pero no creo que esa sea una cuestión demasiado relevante cuando, actualmente, hay en Bolivia un régimen de tipo dictatorial, represivo, liderado y conducido por una derecha racista y ultrareaccionaria. Creo que actualmente, no se puede negar la necesidad de la unidad de acción con el MAS o cualquier otra fuerza política dispuesta a combatir al régimen, de hecho vos mismo dijiste en otras notas de este blog hablando, por ejemplo, de la situación de Venezuela, que había que adherir a cualquier reclamo justo y necesario, independientemente de que otras fuerzas de caracter burgués también lo hicieran. Por lo cual no veo porque no debería aplicarse exactamente la misma vara para Bolivia y para el MAS.
    Saludos.

    Me gusta

    JWC

    23/11/2019 at 23:54

    • Primero, el marxismo nunca niega la unidad de acción. Pero la unidad de acción debe ser en torno a puntos bien delimitados. Por caso, contra la represión, la militarización, por libertades y puntos similares. Pero el MAS acaba de declarar legítimo al gobierno de Áñez; además, cerró (al menos en el Senado) un acuerdo para elegir un nuevo TSE y llamar a elecciones. Admitiendo que no participe Morales. A lo que agrego que dirigentes vecinales de El Alto, vinculados al MAS, también están llamando a acordar. ¿Qué unidad de acción hay que hacer con el MAS sobre estas cuestiones? Y hoy son las posturas fundamentales.

      Segundo: no toda unidad de acción es progresiva. Por caso, la unidad de acción que hizo parte de la izquierda con el MAS para enfrentar a gran parte de la población que se levantó contra el fraude, fue una unidad de acción reaccionaria. Para dar otro ejemplo: la unidad de acción con el gobierno de Maduro para enfrentar a la gente que pide libertades democráticas o comida, es otro caso de unidad de acción reaccionaria.

      Tercero: la unidad de acción por puntos concretos y delimitados no excluye la crítica. En particular, no excluye el explicar a los trabajadores que es necesario romper ideológica y políticamente con el MAS. Y esto es precisamente lo que no dice la mayor parte de la izquierda. Es el tema de fondo. Muchos son conscientes de que es la cuestión de fondo, y por eso tratan de descalificar por todos los medios a los que decimos que Morales y el MAS han llevado a la clase obrera a la división, a la desmoralización y confusión. Con el cuento de “cerrar filas”, es esta crítica la que desean acallar.

      Me gusta

      rolandoastarita

      24/11/2019 at 10:56

  9. Ante la presión de la oposición la policía se ve desbordada y pide la salida del ejército. La oposición tiene el liderazgo de la extrema derecha racista, pero su base social está constituida por pueblo descontenta con el régimen de Evo Morales por el fraude electoral y porque en más de 13 años no ha cambiado la situación de Bolivia como el país más pobre de Latinoamérica. La pobreza y la miseria continúan en Bolivia no obstante sus promesas y su propaganda.
    Un movimiento indígena muy numeroso lo apoya, no obstante que también sufre las consecuencias de un narco régimen en proceso, donde se han enriquecido unos cuantos allegados al régimen vinculados al narcotráfico y al desfalco público. Este sector indígena está principalmente contra el racismo de la derecha cavernaria, más que con el liderazgo de Evo Morales. De este modo se llega a una situación en que las fuerzas armadas y policiales y la COB le dan la espalda al gobierno. Para capear el temporal anuncia nuevas elecciones pero no le funciona. Sin policía y sin fuerzas armadas ese gobierno ya no puede continuar. La avalancha de la oposición amenazaba con ser imparable y llegar hasta el palacio de gobierno. Frente a esa situación Evo Morales huye.
    Alvaro Linera como, cómplice del fraude, también tiene la conciencia sucia y siente un grave peligro para su integridad y también huye. El pánico también se apodera de las cabezas del senado y de diputados y renuncian. Los “notables” del masismo se ponen a buen recaudo esperando lo peor.
    Al final ni las fuerzas armadas y ni la policía mueven un dedo. Fue la vicepresidenta del senado que ingresa al palacio vacío y luego de hacer una jugada anticonstitucional se hace nombrar presidente interina; a partir de ello hace cambios en las fuerzas armadas y policiales y los lanza contra los seguidores de Evo Morales de manera implacable y condimentado con un odio racial brutal. El resultado de ello, hasta el momento son 33 muertos.
    Sí Evo Morales no huía, lo iban a sacar de palacio las masas dirigidas por la ultraderecha mucho más numerosas que su seguidores. Supongo que Evo y sus asesores hicieron números y comprobaron que la suerte estaba echada y se tornaba peligrosa; entonces huyeron.
    ¿Dónde está el golpe?
    En todo caso el golpe fue de las masas que estaban decididos a sacarlo de palacio a como dé lugar; sobre todo, en una situación donde las fuerzas policiales y las fuerzas armadas ya no le hacían caso a Evo Morales.
    ¿Fue golpe o fue huída?
    ¿El desacato de las fuerzas policiales y de las fuerzas armadas al presidente de la república es el golpe?
    Lo que hubo fue una gran protesta social sobre la cual se monta ultraderecha racista tomando la dirección, provocado por el fraude electoral que quedó evidente para todos que existió; es decir, que ya no pudo ser ocultado. Ante las colosales dimensiones de esta protesta social las fuerzas policiales y las fuerzas armadas dan un paso al costado porque no quieren hacerse responsables de un genocidio, mucho menos defendiendo a Evo Morales, quien al quedar huérfano de la protección de estas, no tiene más remedio que huir con algunos de sus allegados.
    Desde mi punto de vista esa es la realidad. No me vengan con golpe de estado. La tesis del golpe de estado lo único que busca es ocultar el fraude.

    Me gusta

    Amauta

    24/11/2019 at 05:32

    • Amauta, a ver si entiendo. Lo que hubo en Bolivia fue una unidad de acción entre los fascistas y las masas proletarias revolucionarias para sacar a unos bonapartistas que son todavía peores que los fascistas. ¿Entendí bien?

      Me gusta

      fernando moyano

      24/11/2019 at 10:35

    • Fernando, con tu razonamiento los stalinistas acusaban a los oposicionistas de izquierda (entre ellos a Trotsky) de hacer objetivamente “unidad de acción” con los fascistas para atacar a la URSS. O sea, para no ser “funcionales a los fascistas”, o “al imperialismo”, había que callar las críticas al régimen burocrático dictatorial soviético.

      Con las adecuaciones del caso, el argumento (nacional y popular, faltaba más) es que en Bolivia las masas trabajadoras debían aceptar el fraude electoral (o lo que consideraban un fraude electoral) porque de lo contrario “estaban objetivamente en unidad con los fascistas”. Veo que con vos siempre discrepo en el mismo punto.

      Me gusta

      rolandoastarita

      24/11/2019 at 11:07

  10. Muy bien Rolo, yo dije táctica y vos decís orientación general. No nos vamos a pelear por eso. Yo por mi parte la dejo ahí.
    Fascismo, decís que POR AHORA NO. Con eso me alcanza para considerar que es un tema muy serio. No voy a entrar en Videla, creo sí que Pinochet fue fascismo, la dictadura militar uruguaya también. El MAS se contradice, el castrismo también. Ok, no soy del MAS ni soy castrista. Si hacen un acuerdo con el fascismo los critico por eso, por transar con el fascismo. Eso es un argumento para señalar esa traición, no descarta la posibilidad de que el régimen enemigo sea fascista. Por supuesto, al mismo tiempo el régimen golpista ultrarreaccionario etc de Bolivia hace un acuerdo con el MAS, en vez de rechazar ese acuerdo y proseguir con la represión salvaje contra toda forma de resistencia popular como ya han empezado. Pues bien, ¿qué tal si es una cuestión de táctica? ¿Qué tal si los fascistas bolivianos dicen: aprovechemos lo boludos que son los del MAS y hagamos un acuerdo táctico para ganar tiempo y espacio, que desarmen los movimientos de resistencia, nos afianzamos, aprovechamos sus grietas, y después los reventamos del todo? Obviamente si así fuese la táctica del MAS y Evo sería muy criticable. Te puedo decir lo que va a pasar, no se necesita una bola de cristal porque ha pasado ya antes, varias veces. El MAS hará una campaña electoral y para eso revelará y registrará a su gente. Después, los van a matar.

    Me gusta

    fernando moyano

    24/11/2019 at 09:02

    • Las caracterizaciones tienen que servir para entender. Por supuesto, con alguna licencia se puede usar el término “fascista” para describir dictaduras como la de Pinochet o Videla. Pero ¿Videla conciliando con el peronismo en marzo de 1976 para llamar a elecciones? ¿Los periódicos de izquierda circulando sin que los militantes sean secuestrados y desaparecidos? Todo esto no encaja en la idea de asimilar la situación actual de Bolivia a los regímenes Videla o Pinochet. Hay que tener un poco de sentido de las proporciones. Para dar otro ejemplo: Perón asume el gobierno en 1973 después de haber avalado una masacre brutal de militantes de izquierda por parte de los fachos y paramilitares (Ezeiza). Pero eso no llevó a la izquierda a caracterizar al gobierno Perón-Perón como fascista (y en Ezeiza posiblemente mataron más militantes que en estos últimos 20 días en Bolivia). Más aún, gran parte de la izquierda llamó a votar Perón – Perón, diciendo que el gobierno popular traía la liberación nacional, y acusando a los que no lo hicimos de poco menos que agentes del imperialismo y gorilas. Por supuesto, jamás hicieron autocrítica. Pero hoy encuentro que algunos de aquellos adalides de la liberación nacional condenan a todo aquel que cuestione que hoy en Bolivia se ha instalado una dictadura militar fascista.

      Segundo: que el tema es muy serio no hace falta que me lo recuerdes. Si en la nota digo que la política de Morales y el MAS terminó dividiendo a la clase obrera, desmoralizando a un amplio sector, confundiendo, y que en esto ha dado lugar a un avance de los elementos más reaccionarios y racistas, y de las FFAA y la militarización, es porque considero al asunto “muy serio”.

      Tercero: el punto central de mi diferencia con la mayor parte de la izquierda es que afirmo que hay que llamar a la clase obrera a romper política e ideológicamente tanto con el MAS, como con el resto de los partidos burgueses. La izquierda llama a cerrar filas, tratan de acallar a los críticos con toda suerte de descalificativos (como hizo siempre el stalinismo, pero también la izquierda nacional). Por eso también digo que hay que explicar por qué muchos trabajadores salieron a manifestarse contra Morales, convencidos de que había habido fraude (esto es, hay que rechazar el estúpido argumento de “son títeres de Washington”); o por qué la COB le quitó el apoyo a Morales, sin que haya habido prácticamente protestas de las bases.

      Cuarto: sostengo que hay que decir lo que pensamos aunque a la opinión pública “políticamente correcta y progre-izquierdista” no le guste, y nos insulte. De la misma manera, hay que decir las cosas que pensamos a los trabajadores, así no les guste.

      Quinto: los del MAS “no son boludos”. Ya argumenté sobre esto en la nota. No son boludos, ni traidores. Responden a una orientación política determinada, burocrático y burguesa. Hay que agregar que incluso en El Alto hay sectores negociando con el gobierno de Áñez; y que comparten y apoyan lo que hizo la mayoría de los legisladores del MAS (al pasar, acaban de cerrar en el Senado el acuerdo para las nuevas elecciones).

      Por último, ¿de dónde sacás que realizadas las elecciones van a matar a la militancia y dirigencia del MAS? Yo tampoco tengo la bola de cristal, pero no entiendo cómo podés decir algo así. Si van a matar a la dirigencia y militancia del MAS (y por extensión, a toda expresión más o menos izquierdista), deberían matar a varias decenas de miles de personas. Algo peor que lo que hizo Videla. Pues bien, considero que por ahora nada indica que se vaya a algo así.

      Me gusta

      rolandoastarita

      24/11/2019 at 10:39

  11. Una que repiten mucho para justificar el accionar del MAS y Evo es la frase de Perón, la de la revolución, el tiempo y la sangre. Y que ellos hacen esas piruetas para evitar sangre. Cuando podes hacer construcciones imaginarias podes defender lo que sea con cualquier argumento, de ahi a verificarlo con la realidad objetiva es otro asunto pero con el tema del posmodernismo ya la realidad no les importa, les importa el relato nomas.

    Me gusta

    German

    24/11/2019 at 11:15

  12. Estimado Fernando, en estos momentos no veo en Bolivia un movimiento proletario revolucionario, dirigido por una vanguardia proletaria revolucionaria. En estas condiciones, no le encuentro ningún sentido hablar de masas proletarias revolucionarias en Bolivia, mucho menos de una “unidad de acción” de estas con el fascismo.

    Me gusta

    Amauta

    24/11/2019 at 14:56

  13. Estimado Fernando, se me olvidó hacerle una pregunta: ¿reconoce Ud. que hubo fraude, orquestado por el gobierno, en las elecciones del 20 de octubre en Bolivia?

    Me gusta

    Amauta

    24/11/2019 at 15:10

  14. Gracias por la respuesta.
    Antes que nada, debo decir que comparto casi absolutamente lo “primero” y “tercero”.
    Ahora bien, con respecto a lo segundo, yo jamás diría que hay ma izquierda tiene que hacer ningún tipo de unidad de acción para combatir a la población que se levanto contra el “fraude”. Lo que si creo, es que la izquierda no puede perder de vista que en Bolivia hay un gobierno dictatorial y ultrareaccionario, y que es indispensable, antes que nada, apoyar cualquier reclamo por las libertades democráticas y el cese de la represion.
    Por otro lado, y con respecto a ciertos comentarios que leí, creo que no podemos dejarnos llevar por la idea de que esté golpe fue impulsado por “las masas”, por supuesto que sin el rechazo de gran parte de la población para con el gobierno de morales y el MAS, hubiera sido imposible su consumación, pero está claro que no fueron las masas las que impulsaron a ultraderecha y las fuerzas armadas a derrocar al gobierno y tomar el poder. Pensar eso sería, en mí opinión, una interpretación más que erronea. Así como, por ejemplo, el hecho de que 1976 había en la Argentina un rechazo enorme y casi unánime al gobierno de Isabel Perón, que hizo posible el golpe de Videla y las FF.AA, no puede hacernos creer que ese golpe fue impulsado, ni tan siquiera avalado por “las masas”.
    Por eso creo tan importante inentar entender que es lo que está pasando en Bolivia, sin caer en la Idolatría acritica de Evo y el MAS, pero tampoco en la caracterización del mismo como “tirano expulsado por las masas”. Creo que esto podría llevarnos a posturas de una ceguera absoluta.
    Saludos

    Me gusta

    JWC

    24/11/2019 at 16:19

    • No tengo datos para decir si un sector del movimiento de masas que se levantó contra Morales no vio con buenos ojos (al menos en un primer momento) el amotinamiento de la policía y luego la “”sugerencia” de las FFAA a Morales para que renunciara. Después de todo las FFAA aparecieron ante la opinión pública negándose a reprimir. Como también es posible que a la vista de la represión salvaje del gobierno actual hayan cambiado de posición. Lo que estoy tratando de decir es que, en situaciones de desesperación, enfrentando la represión, muchas veces los trabajadores aceptan o consienten salidas que terminan siendo peores. Puede ser doloroso, pero creo que no hay que negarlo. Personalmente, pienso que es la mejor muestra del rol nefasto que tienen las organizaciones burocráticas nacionalistas.

      Doy un ejemplo que viví (no me lo contó nadie, lo viví): cuando se produjo el golpe de 1976 en muchas fábricas los obreros lo vieron con buenos ojos. Sé incluso de una gran empresa, en Morón, Buenos Aires, donde en algunas secciones brindaron con sidra. En otra gran empresa, esta vez de San Justo, la gente me palmeaba y me decía “ahora vas a estar tranquilo” (yo estaba amenazado por la Triple A). El sentimiento general era “peor que lo de Isabel Perón no puede ser”. Esta era la situación a la que había llevado a la clase obrera “el movimiento de liberación nacional”. Recuerdo que la cosa se empezó a dar vuelta cuando Martínez de Hoz anunció su plan económico. Pero al momento del golpe, había consenso en que eran preferibles los milicos al gobierno de Isabel.

      Me gusta

      rolandoastarita

      24/11/2019 at 18:50

  15. La orientación política determinada, burocrático y burguesa del MAS se ve plasmada a Ley de Régimen Excepcional y Transitorio para la realización de Elecciones Generales, la derecha desde Camacho pasando por Mesa hasta Albarracin (Rector de la UMSA) lanzan petardos celebrando, pero al contrario se oponen a la propuesta que el MAS impulsa en la Cámara de Diputados que es un anteproyecto de Ley Extraordinaria para Reafirmar el Ejercicio de los Derechos y Garantías del Pueblo Boliviano, las bancadas de derecha Unidad Demócrata y del Partido Demócrata Cristiano rechazaron la propuesta, la presidenta de facto Jeanine Áñez, manifisto que no va a promulgar la ley porque no se puede “otorgar protección a quienes han sometido, perseguido, engañado y burlado a los bolivianos”. En mi opinión el MAS concesiono mucho dando los votos en el senado pero visto lo visto no va lograr nada en la cámara de diputados . En la otra vía se negocia con las direcciones de las organizaciones sociales; la derecha logro 2 objetivos en 48 horas: 1. Consiguen la convocatoria a eleccciones vía parlamentaria y 2. Calman las calles vía negociación con organizaciones sociales y se va a oponer por todos los medios al anteproyecto de Ley Extraordinaria para Reafirmar el Ejercicio de los Derechos y Garantías del Pueblo Boliviano. En mi opinión el MAS desde hace 2 años hace lecturas erroneas de las condiciones y contradicciones internas ,esto lo apoya el mismo Alvaro García Linera quién en una entrevista hecha por un medio digital español da luces de que no pudieron o no quisieron corregir a tiempo el curso de los acontecimientos. Os dejo el link de la entrevista: https://www.eldiario.es/internacional/Garcia-Linera-Morales-Bolivia-Gobierno_0_963454691.html

    Me gusta

    Ajpuander Corea

    24/11/2019 at 18:02

  16. Por las dudas aclaro, por si se quiere discutir escuchando lo que dice el otro y no simplememte atribuyendo posiciones. Yo no estoy con el MAS ni con Evo ni soy estalinista ni castrista ni peronista ni trosko. Sostemgo que en Bolivita hubo un golpe de estado. Sostengo que ta tendencia, o haz de tendencias, de fascismo, no-fascismo, o neo-nazismo,es un fenómeno mundial. Es diverso, no homogéneo, no monolítico, esa diversidad no altera la esencia. La causa fundamental está en la necesidad de la burguesía, en cada situación, de recurrir a la represión violenta y salvaje contra todas las organizaciones populares. Que no lo hagan todo en un día no significa que no sea una tendencia. Esa necesidad es debido a que deben profundizar y exacerbar la explotación de los trabajadores y anular las conquistas parciales obtenidas, no importa que los gobiernos bonapartistas y socialdemócratas ya las hubiesen desmantelado en parte ni que hayan ellos mismos iniciado la represión. La burguesía necesita desplazarlos porque ese programa limitado les resulta insuficiente. Esos gobiernos les abrieron la puerta pero una cosa es el que abre la puerta y otra cosa es el que pasa por la puerta. No tengo la bola de crital y no la necesito para decir que van a extender las matanzas porque ya lo están haciendo: Bolivia, Chile, Ecuador. No dan este golpe para hacer las paces con la clase obrera. No es cierto que haya una “burguesía democrática” en la que nos podamos apoyar para combatir al bonapartiusmo militarista, por ejemplo una burguesía democrática “Guaidoísta”, o una “revolución democrática” en Nicragua. Y disculpe el que piense que estoy mezclando el tema A con el B y con el C, pero es que las cosas se mezclan en la realidad. No hubo un levantamiento popular contra Evo, hubo protestas, desconformidad, incluso algunos actos de violencia, pero si no hay condiciones para una revolución hoy, no las había ayer, Y en cuando al fraude no tiene nada que ver. La democracia burguesa siempre es un fraude, y en este caso hay análisis muy minuciosos que dicen, es cierto, que hay dudas en que Evo hubiese alcanzado una diferencia mayor a 10 puntos porcentuales. Eso es lo que se puede afirmar, que hay dudas. No he visto una prueba concluyente de que haya ganado ni de que haya habido fraude. Y en todo caso lo que se necesitaba era un recuento, y si no era posible (no veo por qué no) una nueva elección, no un golpe de estado. Ahora bien, si hubo un golpe de la derecha aprovechando errores o directamente tradiciones del MAS, y si esas traiciones son producto de una política sistemática, y eso le abrió la puerta al golpe fascista que ya ha cobrado tantas vidas inocentes, entonces, no se justifica tener una política sistemática que siga sirviendo a esa misma derecha. Si tenemos que diferenciarnos del MAS también tenemos que diferenciarnos de los golpistas fascistas y no repetir sus argumentos si no son ciertos. Y me gustaría sabere qué crimen estoy cometiendo contra la causa del proletariado si digo que es un golpe fascista. Y si estoy cometiendo un error de análisis al calificar a este golpe de fascista, me gustaría que demuestren que no es fascista.

    Me gusta

    fernando moyano

    24/11/2019 at 23:40

    • “la democracia burguesa siempre es un fraude”

      Esa justificacion del fraude electoral te la regalo, menos mal que no estas a favor de Evo.

      Me gusta

      german

      26/11/2019 at 08:29

  17. Aclaro: dice no-fascista, quise decir neo-fascista.

    Me gusta

    fernando moyano

    24/11/2019 at 23:44

  18. Dos cosas más, simplemente.
    Si “con una cierta licencia” se puede decir que esto es fascismo, pues me tomo esa licencia. No es prioritario establecer si el rinoceronte es de un cuerno o dos, lo prioritario es evitar que el rinoceronte te reviente. Si grito “ojo con el rinoceronte” tal vez sea mejor que “ojo con no sé qué”. Después, si tengo que ajustar, ajusto.
    Lo otro. Yo no estoy con el MAS, hay que romper con toda subordinación de la lucha al MAS. Y también hay que llamar a todos los luchadores a enfrentar al fascismo, a la unidad de acción contra el fascismo. Si viene alguno del MAS no creo que haya que hacerlo pasar por las horcas claudinas de “decí que Evo es un traidor o no te dejamos entrar”. Si se integra a la lucha, ya lo dirá en su momento. (Y no digo que alguien haya dicho lo contrario, yo estoy diciendo esto, y no hagan como si hubiese dicho lo contrario).
    Y en cuanto a lo que dijeron los estalinistas en tal situación, o los peronistas, o los castristas, o los nacional-trotskistas (que no sé ni lo qué es) siempre hay argumentos falsos para sostener que la tierra es redonda. ¿Y?

    Me gusta

    fernando moyano

    25/11/2019 at 07:17

    • El MAS acaba de acordar con el gobierno de Áñez ir a elecciones. Y vos planteás que hoy el eje es enfrentar un régimen fascista, que llama a elecciones en acuerdo con el MAS, la COB y organismos sociales, en unidad de acción con el MAS y las organizaciones sociales. Todo esto en el marco de un movimiento de masas al que se lo ha llevado a la confusión y la división. Bonita clarificación en materia de “táctica” y análisis político.

      En fin, creo que no se pueden juntar más incoherencias y disparates en tan pocas líneas. Todo adornado con la imprescindible aclaración: “Yo no estoy con el MAS, hay que romper con toda subordinación de la lucha al MAS”. Menos mal.

      Me gusta

      rolandoastarita

      25/11/2019 at 09:51

    • “siempre hay argumentos falsos para sostener que la tierra es redonda. ” Lo que faltaba, un terraplanista… Seguro que Guillermo Moreno ya se lo está apuntando para el “movimiento”… El populismo da para todo!

      Me gusta

      martinrosberg

      04/12/2019 at 10:49

  19. Rolando, entiendo tu apreciación. Pero aún asi creo que es indispensable no perder de vista que en Bolivia hubo un golpe de estado absolutamente antidemocrático y represivo, contra el que hay que luchar y al que hay que exponer, sin concesiones. Y creo que, a veces, centrarnos más en criticar al MAS que en intentar observar y comprender lo que está pasando realmente en Bolivia, puede llevarnos a terminar al lado de la derecha represiva, aplaudiendo un golpe de estado porque “representa los intereses del pueblo que se levanto contra el tirano” (de hecho, he leído en esta misma nota razonamientos similares).
    Por supuesto, esto no significa que no hay que criticar al MAS, significa que cuando lo hagamos, no podemos dejar de recordar que es lo que está sucediendo en Bolivia.
    Es decir, el árbol no debe taparnos el bosque, y criticar al MAS y a Morales, o incluso llamar a romper política e ideológicamente con ellos, debe hacerse sin olvidar la realidad boliviana y sin dejar de reclamar por las libertades democráticas perdidas, como siempre (y esto está en una nota tuya, rolando) hizo la izquierda. De lo contrario, podemos caer en una ceguera absoluta.
    Nuevamente saludos.

    Me gusta

    JWC

    25/11/2019 at 20:35

    • “… hubo un golpe de Estado absolutamente antidemocrático y represivo”. Sigo sin entender este tipo de caracterizaciones. “Absolutamente antidemocrático y represivo” es un régimen tipo Videla, Pinochet o dictadura fascista. Es la caracterización que maneja la mayor parte de la izquierda. Esto desarma políticamente (es algo similar a cuando se dice que Macri es fascista, o es una dictadura). Desarma políticamente porque ahora el MAS, la COB, y cantidad de movimientos sociales llegan a un acuerdo con el gobierno de Ágnes para llamar a elecciones. Esto no puede ser Videla. Tengan un poco de sentido de las proporciones. ¿Qué clase de análisis son estos? ¿No se dan cuenta de que tampoco se puede entender qué es el MAS? ¿De pilsr de la liberación nacional a aliado de los fascistas?? ¿Y a este análisis le llaman “realidad boliviana”? No entiendo cómo en el marxismo se puede llegar a estas cosas. Por favor, aunque sea a título ilustrativo, ¿por qué no lee, por ejemplo, la forma en que Trotsky distinguía, en Alemania de 1930, las corrientes burguesas, los regímenes políticos? No se es más revolucionario por enredarse con palabrerío izquierdista.

      Le gusta a 1 persona

      rolandoastarita

      25/11/2019 at 21:08

    • Amplío lo anterior porque creo que no expliqué la importancia de una caracterización correcta.
      El tema es: si en Bolivia se ha instalado una dictadura tipo Videla, la consigna inmediata es “abajo la dictadura”. Esto es, el llamado al levantamiento popular para derrocarla. Lo que implica que las masas trabajadoras estén dispuestas a ir al enfrentamiento abierto con el régimen. Pero, ¿cómo se puede pensar que irían a ese enfrentamiento si hay acuerdo para ir a elecciones en dos o tres meses? La gente no arriesga su vida (y enfrenta a las FFAA) a menos que no vea ninguna salida. Pero el MAS, la COB, dirigentes sociales han pactado y le dicen al pueblo que hay una salida por vía de elecciones. Lo cual ha incidido en el desarme de muchos focos de resistencia. ¿No se da cuenta de que es una situación cualitativamente distinta a la que existía en Chile con Pinochet, en 1973, o en Argentina con Videla, en 1976? Al mes de la instalación de Videla la preocupación primera de cualquier organización y de la militancia eran la clandestinidad, protegerse, desarmar las organizaciones “de superficie”, etc. ¿Qué tiene que ver eso con una situación de campaña electoral, como la que habrá en Bolivia (si continúa el pacto) dentro de algunas semanas?

      Me gusta

      rolandoastarita

      25/11/2019 at 22:30

  20. Para Fernando:

    Usted defiende a Evo Morales con uñas y dientes. Sus razones tendrá. Niega que haya habido fraude en las elecciones del 20 de octubre. El caso es que usted no puede admitir que hubo fraude porque, si lo hace, su tesis del golpe de estado se viene abajo.
    Está muy claro. Sí hubo un fraude, el levantamiento popular fue por repudio al hecho; porque el gobierno no respetó la voluntad popular.
    Por otra parte si no hubo fraude entonces no se puede justificar un levantamiento popular sino que todo el laberinto que llevó a la caída de Evo Morales fue una maquinación del señor Donald Trump.
    Sí hubo fraude entonces hubo un levantamiento popular; si no hubo fraude entonces el culpable de todo es Trump.
    Es muy parecido a la lógica analítica del señor Piñera en Chile. Según él nada justifica un levantamiento como el que se observa el Chile dado que es un oasis; por tanto el culpable de todo es Maduro. No Habiendo razones en Chile para un laberinto popular, como el que se ha dado, entonces la única explicación es que todo es una conspiración de Maduro. Algo similar es el razonamiento de Lenin Moreno en Ecuador.
    El recuento rápido tenía que darse con el 100% de las actas procesadas ese mismo día domingo 20 de octubre en Bolivia. Ese era el compromiso del Tribunal Supremo Electoral (TSE) y alrededor de las 9 de la noche de ese día todo estaba listo para anunciar los resultados finales, según el responsable de la empresa que llevaba el cómputo de los datos y del responsable de la empresa que llevaba la fiscalización del proceso de cómputo. Lo mismo que del vicepresidente del TSE, qué renunció el día lunes por su desacuerdo con la suspensión intempestiva de la publicación de los resultados finales.
    El caso es que la presidenta del TSE suspende la publicación de los datos y 5 días después se dan los resultados finales, con la victoria de Evo Morales en primera vuelta. Para usted esto es de lo más normal; pero si lo hubieran hecho personajes como Macri entonces ahí sí sería fraude. Incluso he discutido con defensores de Evo que dicen que si bien es cierto que hubo fraude, fue contra la derecha y eso si vale.
    El caso es que al pueblo no se le puede mentir; y después se lamentan que el pueblo les niega los votos en las elecciones. Por estos hechos es que la izquierda viene perdiendo credibilidad ante las masas. Hay todo un proceso en marcha de descomposición moral de la izquierda en Latinoamérica, que los lleva apoyar gobiernos llamados progresistas pero que en realidad son totalmente corruptos y con vinculaciones con el narcotráfico. Estos gobiernos progresistas son tan dañinos para el pueblo y los trabajadores como la misma derecha.
    Esta es la lumpen izquierda de latinoamérica que ven a la política como un trampolín para llenarse los bolsillos y que se montan sobre las luchas obreras y populares con el único fin de ganar votos. Esta izquierda también es parte de la corrupción que agrava la miseria y el hambre del pueblo. Con esta izquierda no hay posibilidad de unidad. Más bien, es muy necesario desenmascararla en el seno del movimiento obrero y popular; de lo contrario, continuaremos con los fracasos y derrotas.

    Me gusta

    Amauta

    27/11/2019 at 04:35

  21. Astarita: en primer lugar, en ningún momento dije que lo de Bolivia fuera comparable a regímenes como el de Videla o Pinochet. Cuando hablo de que “hubo un golpe de estado absolutamente antidemocrático y represivo” me refiero exactamente a eso. En Bolivia hubo un golpe de estado porque se tomó el poder por la fuerza, gracias al accionar de las fuerzas armadas. Fue absolutamente antidemocrático porque se derrocó a un gobierno (pese a quien le pese) completamente constitucional y con mandato hasta el 22 de enero. Y lo de represivo creo que no hace falta ni que lo explique.
    Por supuesto que la situación no es la misma que en golpes más duros y con características fascistas como el de Videla o el de Pinochet, y si, una muestra de ello es la negociación que está teniendo lugar entre el MAS y el gobierno. Pero no veo porque eso impediría la caracterización de “absolutamente antidemocrático y represivo”. Y, teniendo en cuenta esto es que la lucha contra el golpe tiene que ser absoluta e indiscriminada. Algo que, a veces, parece perderse en los cuestionamientos (absolutamente válidos y algunos, hasta necesarios) al MAS y a Morales.
    Esto es lo que quería expresar desde un primer momento,tal vez no me supe expresar demasiado bien y me “enredé con palabrerío izquierdista”. Si es así, pido disculpas

    Me gusta

    JWC

    28/11/2019 at 13:42

    • Tratemos de clarificar las cosas. Gran parte de la izquierda afirmó que en Bolivia se instaló un régimen dictatorial y hasta fascista. La nota polemiza con esa caracterización. No cuestiona que haya sido un golpe, y afirma que se fortalecieron la derecha ultra reaccionaria y las FFAA. Es en ese contexto que usted dice, polemizando con mi caracterización, que el golpe de Bolivia fue “absolutamente reaccionario, antidemocrático”, etcétera. En cuanto a que la lucha contra el golpe “tiene que ser” “absoluta e indiscriminada” (al pasar, cómo le gusta “lo absoluto”), eso depende del grado de disposición a la lucha de las masas trabajadoras. Pero para convocar primero hay que entender por qué las masas no salieron a sostener a Morales: y por qué no solo no salieron, sino que muchos trabajadores estuvieron de acuerdo con que renunciara. Y para entender esto no hay que marearse con los “absolutos”, máxime cuando se están manejando caracterizaciones disparatadas. Amén de los intentos de tapar las responsabilidades del MAS y Morales en este retroceso de la clase obrera y las masas populares.

      Me gusta

      rolandoastarita

      28/11/2019 at 13:54

    • Se trata del análisis y política típicos de la corriente trotskista inspirada en Nahuel Moreno. La idea de que las masas siempre tienden a la lucha revolucionaria, son traicionadas por sus direcciones, pero esto se puede superar agitando más consignas de lucha, y convocando a continuar las movilizaciones. Realmente, es increíble que sigan con esto. Mantienen estos enfoques inalterables, a lo largo de años; el fondo de la cuestión es pensar que hay revoluciones y movimientos “de contenido socialista”, al margen de los programas, orientaciones políticas, tácticas, que siguen las direcciones de masas (y las propias masas).

      Veamos algunas de estas cuestiones en esta nota. Llama a la “coordinación centralizada de todos los focos de lucha”; a la unidad de acción con las Juntas Vecinales; a exigir a la COB que abandone su política actual; convoca incluso a la unidad de acción con dirigentes del MAS. Todo en el marco de una descripción a partir de la cual un lector desprevenido saca la conclusión de que la lucha sigue en ascenso. Más aún, la nota informa que se están produciendo rupturas en las FFAA. Esto es, prácticamente una situación insurreccional. Claro que con ausencia de la clase obrera (solo se menciona un sindicato). Lo más grave: el artículo mantiene un silencio absoluto sobre el efecto en la conciencia y la disposición a movilizarse de las masas que tienen los acuerdos que cerró el MAS, la COB y las Juntas Vecinales con el gobierno. Así como hay absoluto silencio sobre los efectos en la conciencia y disposición a luchar de las masas del llamado a elecciones (con acuerdo de sus direcciones). Esto por no mencionar el silencio sobre el hecho de que gran parte de los trabajadores no ha movido un dedo por defender a Morales.

      Es increíble que esto se mande a Comentarios para un análisis sobre la situación en Bolivia, y recomendar una táctica. ¿Tiene noticias, acaso, que hace apenas cuatro días los movimientos sociales de Cochabamba y El Alto (aquí, la mayoría de las Juntas Vecinales de El Alto) llegaron a un acuerdo con el gobierno de Ágnes para levantar los bloqueos, y el repliegue de las FFAA? ¿De qué “unidad de acción” contra el gobierno hablan? Y pasan todo esto de lado. La salida, como siempre es “adelante con la lucha”. No se puede concebir algo más primitivo, y que desarme más al movimiento de masas. La clase trabajadora ha sido llevada a una derrota, a la confusión, a la división. Y quieren superar esta situación con el simple recurso de “profundicemos la lucha”. ¿Con qué dirección? ¿Con qué organización? ¿Llaman a enfrentar a las FFAA bajo la conducción de los que pactaron y, más en general, llevaron a este desastre?

      Me gusta

      rolandoastarita

      29/11/2019 at 15:12

  22. “Tratemos de clarificar las cosas”, pues muy bien, lo que yo crítico de su nota es justamente que no “clarifica las cosas”. Las responsabilidades del MAS y Morales en lo sucedido son innegables, pero también es innegable que el golpe de estado existió, y que fue tan antidemocrático como represivo, cosas que usted, excusándose en las negociaciones y supuestos intentos de conciliación del gobierno de Áñez, niega. Creo que este tipo de negaciones, lejos de clarificar nada, da lugar a las más burdas justificaciones.
    Por otra parte, con respecto a la “lucha absoluta e indiscriminada” (al pasar, si hago hincapié en “lo absoluto” es para no permitir interpretaciones parciales ni dar lugar a concesiones de ningún tipo) por supuesto que esto “depende del grado de disposición a la lucha de las masas trabajadoras” pero si desde la izquierda se da lugar a justificaciones o concesiones para con el golpe de estado, no solo no clarificamos las cosas, sino que las complicamos más.
    Entender por qué las masas no salieron a sostener a Morales no debe llevarnos a negar la caracterización de lo que pasa en Bolivia como “golpe de estado antidemocrático, reaccionario, represivo”, etc. Máxime cuando, como bien dijo usted, las caracterizaciones son importantes.

    Me gusta

    JWC

    29/11/2019 at 14:14

    • Es difícil (por no decir imposible) clarificar algo cuando el interlocutor miente o inventa cosas.
      Usted afirma que negué que hubiera habido un golpe de Estado. Lo invito a que cita dónde escribí eso.
      Usted afirma que niego que el gobierno establecido es represivo. Lo invito a que cita dónde afirmé eso.
      No sigo este “diálogo” hasta que no presente las citas correspondientes. Sinceramente, estoy cansado de tener que discutir con gente que tiene mala fe intelectual.

      Me gusta

      rolandoastarita

      29/11/2019 at 14:24

  23. “… ‘hubo un golpe de Estado absolutamente antidemocrático y represivo’. Sigo sin entender este tipo de caracterizaciones.”
    No sé a qué se refería con “no entender”, pero permítame interpretarlo como una negación.

    Me gusta

    JWC

    29/11/2019 at 14:55

    • Esto confirma que usted no tiene la menor honestidad intelectual. En este comentario critiqué el calificativo “absolutamente” que usted utilizó. Lo hice para mostrarle que el régimen instalado en Bolivia NO es un régimen del tipo dictadura fascista Pinochet o Videla. En ningún momento negué, en ese comentario, ni en la nota, que hubo golpe (desde el momento en que Morales renuncia cuando las FFAA le “sugieren” que lo haga).

      Vuelvo entonces a preguntarle en qué lugar negué que fuera un golpe. ¿Por qué no lo señala? Más en general, me pregunto por qué en la izquierda se discute de esta manera, tergiversando, mintiendo, ocultando. ¿No le da un poco, aunque sea un poco, de vergüenza? ¿O no tiene límites? En todo caso, ¿para qué se mete a discutir en un blog en que no se la van a dejar pasar? Su forma de discutir está acorde con otro nivel intelectual. Esto no es para usted.

      Me gusta

      rolandoastarita

      29/11/2019 at 15:20

  24. 1- ¿Cómo se supone que yo debía imaginarme que lo que usted criticaba era “el calificativo ‘absolutamente'”? Si lo que dijo en ese comentario (y ahora vuelve a decir) es que la caracterización de “un golpe de estado absolutamente antidemocrático y represivo” significaba asemejar la situación de Bolivia con una dictadura tipo Videla o Pinochet, por lo cual era una caracterización erronea.
    2- Le transcribo lo que ya dije en un comentario anterior, y usted nunca respondió: Cuando hablo de que “hubo un golpe de estado absolutamente antidemocrático y represivo” me refiero exactamente a eso. En Bolivia hubo un golpe de estado porque se tomó el poder por la fuerza, gracias al accionar de las fuerzas armadas. Fue absolutamente antidemocrático porque se derrocó a un gobierno (pese a quien le pese) completamente constitucional y con mandato hasta el 22 de enero. Y lo de represivo creo que no hace falta ni que lo explique.
    3- He dicho varias veces que lo que critico de su nota y sus comentarios posteriores es que da lugar a la justificación del golpe de estado. No que lo niega (aunque usted, aunque sea accidentalmente, si lo hizo) sino que DA LUGAR A JUSTIFICARLO. Nunca respondió eso.
    4- Me dice que cite dónde niega la existencia de un golpe de estado represivo, hago esa cita y me dice que lo que negaba en realidad no era eso, sino solo la palabra “absolutamente”, y luego me ataca por “no tener la menor honestidad intelectual”
    4- Más en general, NUNCA respondió nada de lo que dije.

    Me gusta

    JWC

    29/11/2019 at 16:01

    • 5- Los insultos y descalificaciones estaban más que de sobra.

      Me gusta

      JWC

      29/11/2019 at 16:02

    • Me confundí con los números, era 5 el penúltimo y 6 el último

      Me gusta

      JWC

      29/11/2019 at 16:07

    • a) En mi comentario dije que el “absolutamente antidemocrático y represivo” equivalía a igualar el gobierno de Ágnes a una dictadura tipo Pinochet y Videla. Cito lo que escribí: “Absolutamente antidemocrático y represivo” es un régimen tipo Videla, Pinochet o dictadura fascista. Es la caracterización que maneja la mayor parte de la izquierda”. Es claro, no estoy diciendo que no hubo golpes. Hay que tener muy mala leche para sostener que ahí estoy diciendo que no hubo golpe. Con desprecio, además, de lo que escribí en las notas. Más aún, desde la primera nota sobre Bolivia dije que hubo un avance de los elementos más reaccionarios, de la derecha católica y racista, y de la injerencia de las FFAA. El hecho es que cuando usted se quedó sin argumentos comenzó a embarrar la cancha atribuyéndome una idea (no hubo golpe de Estado) que no dije.

      b) Ahora mete otra canallada, de su total invención: que justifico el golpe de Estado (y por ende, al gobierno de Ágnes). Esto porque escribí que hubo motivos para que gran parte de la población pensara que Morales y el MAS cometieron fraude. A lo que agregué que los trabajadores que se manifestaron contra Morales, o los que no movieron un dedo en su defensa no son por eso agentes del imperialismo y golpistas, como los calificó la mayor parte de la izquierda (o los desconoció). Esto está dicho en prácticamente todas las notas. Pero a usted lo tiene sin cuidado. Lo único que le interesa es ensuciar.

      Pues bien, hasta que no muestre en cuál de las 3 notas que publiqué afirmé que no hubo golpe; y hasta que muestre en cuál de esas notas justifiqué el golpe de Estado, no le vuelvo a publicar un comentario. Gente como usted, acostumbrada a discutir con bajezas, inventos y mentiras, no tiene por qué tener espacio aquí.

      Me gusta

      rolandoastarita

      29/11/2019 at 16:40

  25. “Por eso el marxismo ha planteado como lema central que “la liberación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos”.

    Hombre profe, me da la sensación que eso está puesto negro sobre blanco desde la 1ª Internacional y que allí los socialistas autoritarios solo eran una parte, y no precisamente la que iba ganando por eso lo de, este chiringuito es mío y me lo llevo, y cuanto más lejos mejor, ejemplo, por decir uno, EEUU, que después se va a la mierda por eso? da igual, porque es mío. En cualquier caso las actas están firmadas y aprobadas por varias tendencias, no solo el marxismo, es decir, los feligreses de Marx que les dio las sagradas escrituras, que ya que estoy pues le doy un palo a la corriente, a aquellos que hablan de la igualdad del hombre pero mientras tanto mejor tener líderes y tal que son ontológicamente diferenciados de la clase trabajadora en la forma Estado pero van a velar por los intereses de todos, como se ha visto muchísimo. Y por hoy ahí dejo la crítica de la fantasía socialista autoritaria.

    Propuesta de corrección, Por eso el socialismo revolucionario en todas sus variantes ha planteado… me parece mucho más correcta.

    Por cierto, y como offtopic, solo comparar el movimiento zapatista con los resultados obtenidos por todas las variantes estatistas, a mí por lo menos me haría replantearme muchas cosas, quizás.

    En todo lo demás pues buen artículo dentro de las obvias diferencias.

    Me gusta

    vacioynausea

    02/12/2019 at 11:49


Dejá tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: