Rolando Astarita [Blog]

Marxismo & Economía

Socialismo burgués y Syriza

with 7 comments

En la nota anterior (aquí) caractericé a Syriza como una expresión del socialismo burgués. La categoría está tomada de El Manifiesto Comunista, capítulo 3, apartado dedicado al “socialismo burgués o conservador”. Por supuesto, las circunstancias y formas políticas han cambiado, pero considero que Syriza –su dirección, programa y orientación- reproduce lo esencial del fenómeno político descrito por Marx y Engels: es la reunión de la parte de la burguesía “que busca remediar los males sociales, con el propósito de consolidar la sociedad burguesa”.

A fin de proporcionar elementos para la caracterización de los Syriza que andan por el mundo, reproduzco a continuación pasajes significativos del texto de Marx y Engels, y más abajo las partes salientes del programa de Syriza.

Sobre el socialismo burgués en El Manifiesto Comunista:

Los socialistas burgueses quieren las condiciones de vida de la sociedad moderna sin las luchas y los daños que de ella resultan fatalmente. Quieren la sociedad actual; pero con eliminación de los elementos que la revolucionan y la disuelven. Quieren la burguesía sin el proletariado. La burguesía, como es natural se representa el mundo en que ella domina como el mejor mundo de los mundos posibles. El socialismo burgués elabora más o menos sistemáticamente esta representación consoladora. Cuando requiere al proletariado para realizar sus sistemas y hacer su entrada en la Nueva Jerusalén, no hace otra cosa, en el fondo, que inducirle a continuar en la sociedad actual, pero despojándose de la concepción rencorosa que se ha formado de ella. Otra forma de socialismo, menos sistemática, pero más práctica, intenta apartar a los obreros de todo movimiento revolucionario, demostrándoles que no es tal o cual cambio político el que podrá beneficiarlos, sino solamente una transformación de las relaciones de la vida material y de las condiciones económicas. Nótese que por transformación de las relaciones de la vida material este socialismo no entiende en modo alguno la abolición de 1as relaciones de producción burguesa, sino únicamente reformas administrativas realizadas sobre la base misma de la producción burguesa, que por tanto no afecten a las relaciones entre el capital y el asalariado, y que no harán, cuando más, sino disminuir los gastos y simplificar el trabajo administrativo del gobierno burgués.

 

(…)…el socialismo burgués se resume por completo en esta afirmación: los burgueses son burgueses en interés de la clase obrera (elaleph, 2000, pp. 78-80).

El programa de Syriza

Fue presentado por Tsipras en septiembre de 2014 en la ciudad de Tesalónica. Como vía para salir de la crisis, convocaba a un “New Deal europeo” para inversiones públicas por no menos de 4.000 millones de euros, financiadas por el Banco de Inversiones Europeo. Incluía también un programa de compras de bonos por parte del Banco Central Europeo y el llamado a una conferencia internacional para la reducción de la deuda griega y del sur de Europa. El objetivo era cancelar una gran parte de la deuda y pagar “con nueva riqueza y no con excedentes primarios” la parte restante, a fin de asegurar una salida “socialmente viable” al problema.

Aseguraba asimismo la recuperación de la economía a partir de revertir las medidas de austeridad impuestas por la “troika” (BCE, UE y FMI) y el aumento gradual de salarios y pensiones para impulsar el consumo y la demanda. Disponía alivio al endeudamiento de los hogares. También electricidad gratuita y subsidios alimentarios para 300.000 familias; restitución de la bonificación por Navidad (equivalente al aguinaldo en Argentina); atención médica y remedios gratuitos para los desocupados carentes de seguridad social y para los que estaban bajo la línea de la pobreza. Subsidios al transporte para los desocupados y personas en la pobreza. Esos gastos se financiarían con los mayores ingresos provenientes del combate a la evasión fiscal y utilizando fondos europeos, tales como los Structural Funds y Cohesion Funds, destinados a apoyar a las regiones menos desarrolladas de la UE. En el plano político se planteaba profundizar la democracia.

El programa sostenía que la disyuntiva estaba planteada en términos de “negociación europea por un gobierno de Syriza, o aceptación por parte del gobierno de Samaras [o sea, Nueva Democracia] de los términos de los acreedores sobre Grecia” (véase http://www.syriza.gr/article/id/59907/SYRIZA—THE-THESSALONIKI-PROGRAMME.html#.WTFZTeuGPcs).

“No es negociable”

El 26 de enero de 2015 Syriza acordó con Panos Kammenos, líder del partido ultraderechista Griegos Independientes (ANEL), la formación de un gobierno de coalición, sobre la base de que había acuerdo programático. Poco más tarde, el 8 de febrero, ante el Parlamento, Tsipras dijo que en las negociaciones que comenzaban con la UE, “Grecia no acepta órdenes” y aseguró que “no negociamos nuestra soberanía, no negociamos la autoridad del pueblo, no negociamos el mandato del pueblo” (véase http://primeminister.gr/english/2015/02/08/primeministers-a-tsipras-speech-during-the-programmatic-statements-of-the-government/).

Lo que sucedió después es conocido: ante la realidad de la crisis capitalista, las promesas y programas del socialismo burgués se convierten en papel mojado. Es la vieja y repetida historia de los laborismos (incluidas las especies tipo Partido de los Trabajadores de Brasil), de las eternas socialdemocracias, de los frentes populares con participación stalinista, y similares.

Descargar el documento: [varios formatos siguiendo el link, opción Archivo/Descargar Como:
Socialismo burgués y Syriza

Written by rolandoastarita

02/06/2017 a 11:06

7 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Rolo

    Cuales son las razones por las cuales grecia termino en una depresion y portugal irlanda italia o españa no?

    Me gusta

    benjamin

    02/06/2017 at 17:27

    • Agregado. Me olvidaba.

      c) Luis Bonaparte y sus secuaces eran absolutamente corruptos -Krapulinsky lo tildaba Marx. Se enriqueció a manos llenas. Lo mismo hizo la cúpula del régimen chavista. De esta corrupción surgió la lumpenchavoburguesía, compuesta por burócratas estatales, militares y nuevos ricos que se enriquecieron metiéndole las manos a como diera lugar a las arcas del Estado. Nada nuevo bajo el sol.

      d) Y aquí va algo curioso. La Constitución francesa de 1852 no permitía que un presidente tuviera doble nacionalidad. Y Luis Bonaparte no cumplía con ese requisito, hecho denunciado permanentemente por la oposición francesa. En Venezuela, la Constitución también prohíbe la doble nacionalidad. La madre de Maduro es colombiana. Y se discute desde hace años este asuntos: Muchos afirman tener pruebas que Maduro nació en Colombia.

      Me gusta

      La duda metódica

      05/06/2017 at 15:02

  2. Profe Astarita : Siempre sus notas son muy didácticas y instructivas, en esta caracterización sobre el gobierno de Syriza coincido plenamente con su enfoque, me parece adecuada.Pero a todo esto en el capitulo 3 del Manifiesto Comunista donde se hace hincapié en los socialismo existentes en los tiempos de Marx y Engels – ¿El socialismo chavista encajaría en esta caracterización de socialismo burgués- o tendría otra característica como el socialismo pequeño burgués burocrático? En el caso particular de Grecia no pondríamos decir estatista porque vemos que Syriza esta desmantelando lo “publico”. ¿Esto coincide realmente con el programa político de Syriza o se ve obligado debido a la crisis a acudir a este “neo-liberalismo”? Porque en el Manifiesto dice -Los socialistas burgueses quieren las condiciones de vida de la sociedad moderna sin las luchas y los daños que de ella resultan fatalmente. ¿Acaso el ajuste de Tsipras no lleva a cuestionar el régimen y profundizar la crisis capitalista y con ella las protestas en el país heleno?

    Me gusta

    Víctor Hugo

    03/06/2017 at 16:31

    • No encuentro similitudes entre el socialismo burgués que describen Marx y Engels en el Manifiesto Comunista, y el chavismo. De hecho, cuando escriben El Manifiesto, el estatismo izquierdista no se había desarrollado, al menos hasta donde alcanza mi conocimiento. Engels va a criticar a los socialistas estatistas mucho más tarde (por caso, cuando escribe El Anti-Dühring). El chavismo es una mezcla de estatismo burgués-burocrático y nacionalismo (todo regado por una alta dosis de corrupción y lumpen).

      Acerca de si el ajuste del gobierno de Tsipras lleva a las masas a cuestionar el régimen, por ahora no veo que se haya dado. Se protesta contra las medidas de austeridad, las bajas salariales y la desocupación, pero no parece que haya algún movimiento anti-capitalista más o menos significativo. No necesariamente una crisis económica, por más profunda que sea, lleva a posiciones anti-capitalistas. Para mayores males, todo indica que Syriza ha provocado no poca confusión y desmoralización en el pueblo, entre la gente que lo votó.

      Le gusta a 1 persona

      rolandoastarita

      04/06/2017 at 17:40

    • Victor Hugo

      En realidad la similitud mayor del chavismo es con el bonapartismo burgués. En la lectura del libro El 18 Brumario de Luis Bonaparte se encuentran muchas características generales que se aplican perfectamente al chavismo.

      Entre las más importantes, están las siguientes

      a) Régimen de poder personal que se apoya en cuatro pilares: las FFAA, la policía, todo el aparato burocrático del Estado y, el cuarto, pilar, la Sociedad del 10 de Diciembre, ejército particular, paramilitar, de Luis Bonaparte, formado por lúmpenes.

      El equivalente venezolano es el ejército de paramilitares que el régimen chavista creó en todos los estados para controlar férreamente a los barrios populares y reprimir a tiro limpio las manifestaciones opositoras. Se compone también, por supuesto, de lúmpenes.

      Por otro lado, el régimen chavista también ha lumpenizado a la Guardia Nacional, al rebajar las condiciones para el reclutamiento de su tropa. No se analizan mucho los expedientes penales de los reclutas. Entra cualquiera. Lo mismo hizo Luis Bonaparte con la Guardia Nacional francesa y con sus fuerzas armadas. Las privilegió con prebendas y privilegios. En fin, nada nuevo bajo el sol. Lo mismo ha hecho el régimen chavista.

      Por otro lado, lo que le daba mucho poder a Luis Bonaparte era el aparato burocrático del Estado, que tenía 500 mil empleados públicos. El régimen chavista comenzó con menos de un millón de empleados estatales, en 1999. Y ahora, 2017, tiene más de tres millones de empleados.

      b) Otro rasgo importante, es lo que hizo Luis Bonaparte con la Asamblea Constituyente y la Asamblea Nacional. Las anuló completamente. Las liquidó.

      En este aspecto, desde el 6 de diciembre de 2015, el régimen chavista ha hecho algo similar a Luis Bonaparte: anuló completamente a la Asamblea Nacional en manos de la oposición. Para ello utilizó al Tribunal Supremo de Justicia, con una Sala Constitucional elegida con candidatos chavistas, sin credenciales, en diciembre de 2015, cuando todavía estaba la moribunda Asamblea Nacional chavista.

      Y para terminar de rematar esta tarea, en un golpe de estado continuado, Maduro “convocó” a una Asamblea Nacional Constituyente Comunal, absolutamente fraudulenta, en donde el régimen chavista nombrará a dedo a la gran mayoría de los diputados constituyentes.

      Los diputados se dividen en sectoriales (trabajadores, campesinos, empresarios, discapacitados, consejos comunales, pescadores, etc.) y territoriales (por municipio). La oposición la llama la “prostituyente” de Maduro. Un municipio de 3.000 habitantes puede pesar lo mismo que un municipio de 300.000 habitantes. Es importante recordar que la oposición es fundamentalmente urbana, y que el chavismo predomina en las zonas rurales atrasadas, en donde la mayoría de la población depende del Estado

      En otras palabras, el régimen chavista, régimen bonapartista burgués desde el año 1999, en estos momentos está acentuando sus rasgos bonapartistas al darle un golpe continuado a la Asamblea Nacional.

      Y para darle el golpe total, quiere decretar una nueva Constitución que se acomode totalmente a sus intereses, sin consulta popular universal, directa y secreta, como lo establece la constitución chavista del año 1999.

      En cuanto al “socialismo del siglo XXI” del régimen chavista, es un discurso para la platea, con el objeto de engañar a ingenuos.

      Es una mezcla rara, como dice Rolando, de estatismo burgués burocrático, y un nacionalismo “antiimperialista” bastante extraño, que se expresa, por ejemplo, en una venta de bonos de PDVSA a la “imperialista” Goldman Sachs, con un descuento del 69%,

      Ver aquí: http://www.el-nacional.com/noticias/economia/bcv-vendio-bonos-pdvsa-goldman-sachs-con-descuento_184947

      En fin, creo que es importante, para entender mejor al régimen chavista, leer El 18 Brumario de Luis Bonaparte de Carlos Marx.

      Me gusta

      La duda metódica

      05/06/2017 at 14:42

  3. Gracias Profe : Muy clara y concisa su respuesta y aclaro mis dudas.

    Gracias Profe!!!

    Me gusta

    Víctor Hugo

    05/06/2017 at 09:45

  4. Una nota sobre Syriza.Teniendo en cuenta la fase del ciclo de lucha de clases-revolucionario, o como se le quiera denominar- en la que se ecuentra Europa desde los años 80 y que es la fase regresiva, de retroceso, de contrarreformas de ese ciclo, TODOS los partidos de izquierda (Podemos, De Linke, Francia Insumisa, etc..), y hasta que termine la fase, serán Syriza, serán socialistas burgeses. Saludos,

    Me gusta

    antonio

    06/06/2017 at 12:12


Dejá tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: