Rolando Astarita [Blog]

Marxismo & Economía

Más sobre deuda y fuga de capitales

with 6 comments

A propósito de la entrada anterior sobre balanza de pagos y deuda (aquí), un lector, Miguel, pregunta en Comentarios si es posible determinar cuánto de la deuda contraída por el gobierno de Macri se destinó a financiar fuga de capitales, y cuánto a pagar la deuda anterior. En mi nota me limité a señalar que “el préstamo del FMI sirvió… para financiar salidas de capitales, tanto de fondos extranjeros de inversión que habían apostado a ganancias financieras rápidas, como de residentes argentinos”. Pero según estimaciones que cita Miguel, aproximadamente 11.000 millones (la cuarta parte del préstamo) habrían financiado la salida de capitales, y el resto se habría utilizado para pagar deuda anterior.

El tema presenta interés por dos razones principales. Por un lado, porque nos lleva a ahondar en los mecanismos que desembocan en las crisis recurrentes en la balanza de pagos y en el endeudamiento creciente. Y por otra parte, y más importante, porque varias de las estimaciones sobre fuga de capitales y su financiamiento enlazan con la defensa que hacen los economistas de Cambiemos de lo actuado por su gobierno. En sustancia, vienen a decir “hicimos bien porque tomamos deuda con el FMI para pagar deuda anterior que no era con el FMI”. Pero es esta política la que debe ser cuestionada. Es que no hay forma de financiar déficits y pasivos crecientes aumentando indefinidamente el stock de deuda. Una cuestión que surge con claridad cuando se analizan las cuentas externas, que reflejan las condiciones en que un espacio de valor “nacional” conecta con el mercado mundial.  

Para ver la cuestión, empecemos con un ejemplo teórico. Supongamos que entra un capital de US$ 100 para colocarse en $ (moneda nacional) en un plazo fijo al 10%. Las reservas aumentan pues en US$ 100, y el Banco Central emite en contrapartida $. Si el tipo de cambio es $10/US$, emite $1.000, que van al plazo fijo. A su vencimiento ese capital es $1100. Si el tipo de cambio es $10,5/US$, la ganancia en dólares habrá sido del 4,8%. Si el inversor se retira, el Central deberá entregarle US$ 104,8. De manera que el Central pierde los US$ 100 que había recibido y US$ 4,8 adiciones. Por eso, si el Central pretendía superar, en un contexto de déficit de cuenta corriente, alguna escasez de reservas internacionales vía entrada de inversiones de cartera, la medida fue de corto alcance. Es que la salida de US$104,8 de nuestro ejemplo debe ser financiada con entrada de otras inversiones de carteras, o inversiones directas, préstamos bancarios (dado el déficit de cuenta corriente). Todo lo cual es sinónimo de aumento de los pasivos. Y caso contrario, habrá caída de reservas (caída del activo).

Naturalmente, en la medida en que siga habiendo una diferencia positiva entre la tasa de interés local y la tasa de depreciación de la moneda, los capitales financieros pueden seguir entrando y el Central podrá conservar sus reservas, o aumentarlas, incluso con el déficit en la cuenta corriente. Sin embargo, esa mecánica es altamente peligrosa, como lo demuestran las muchas historias de países dependientes: cuando los capitales financieros advierten que las necesidades de financiamiento llegan a niveles críticos, comienzan la disparada. ¿Qué sentido tiene entonces reivindicar el tomar deuda creciente para pagar una deuda que tampoco deja de crecer? Pero esto es lo que hizo Cambiemos y parecen reivindicar sus economistas.

Por eso, si ante el estallido de una corrida cambiaria el Gobierno o el Central toman préstamos, estos son más bien la consecuencia que la causa de la crisis. Además, si los mismos se utilizan para parar la corrida, financian de hecho la salida de los fondos, así como de inversores “criollos” que se van al dólar. La alternativa es que los préstamos no sean utilizados para intervenir en el mercado cambiario. Pero en ese caso habrá peligro de una mega devaluación de la moneda y una disparada a la hiperinflación (más crisis bancaria y derrumbe económico). ¿O alguien piensa que con solo exhibir reservas prestadas se revierte una crisis cambiaria de proporciones? No hay forma de evitar el desastre con maniobras de última hora. Por eso, el problema no es en qué se emplea un préstamo una vez estallada la crisis y la salida violenta de los capitales, sino la dinámica de financiamiento “Ponzi” –se pagan deuda e intereses tomando deuda a intereses cada vez más elevados- que termina en desvalorizaciones masivas de activos y hundimientos económicos catastróficos. En esas coyunturas, además, es casi imposible determinar cuánto de un préstamo financia salida de capitales y cuánto demandas de acreedores.

Dos ejemplos de los tiempos macristas

El primero es lo ocurrido entre 2016 y 2017, años de fuerte y creciente déficit en la cuenta corriente (véase la nota anterior). El gobierno y el BCRA tomaron entonces deuda con inversores especulativos (en su mayoría, grandes fondos de inversión). En consecuencia el pasivo del BCRA por inversión de cartera pasó de cero en 2015 a 5209 millones de dólares en 2017-IV; y el pasivo del Gobierno General, también por inversión de cartera, aumentó de 73.842 millones de dólares en 2015 a 107.585 millones en 2017-IV. De conjunto, un aumento de 39.000 millones de dólares por deudas de cartera en dos años.

Una parte de estos fondos incrementaron las reservas del Central. En 2015 se ubicaban en 25.500 millones de dólares, y a finales de 2017 sumaban 55.055 millones. Asimismo, permitieron financiar parte, al menos, del déficit de cuenta corriente. Pero además, incluso en esos años hubo salida de capitales: el stock (activo) de inversión de monedas y depósitos en moneda extranjera pasó de 154.472 millones de dólares en 2015 a 168.375 millones en 2017-IV. Un aumento neto de 14.000 millones en solo dos años. ¿Cómo es que los economistas de Cambiemos dicen que no tomaron deuda que sirvió para financiar salidas de capitales? Y a lo anterior hay que sumar el negativo neto (o sea, salida) de 3.505 millones de dólares en 2016 y 5.981 millones en 2017 por las rentas de las inversiones de cartera. Inversiones que, como dijimos, el Gobierno alentaba manteniendo elevados diferenciales de tasas de interés (y el tipo de cambio “retrasado”) y servían, en buena medida, para financiar nuevas bicicletas financieras.    

Vayamos ahora a la crisis de 2018. Todavía en el primer trimestre de ese año los pasivos por inversión de cartera se incrementaron en 16.532 millones de dólares (y en 41.424 millones para todo 2017). Pero a partir del segundo trimestre no solo se frenó el aumento de los pasivos de cartera, sino comenzó la retirada. Por eso, en los siguientes tres trimestres de 2018 los pasivos de cartera se redujeron en 3.442 millones de dólares. Y en 2019 disminuyen otros 5.022 millones. Esta salida tuvo que financiarse con reservas.   

Por otro lado, entre 2017-IV y 2019-IV el stock de inversión en moneda y depósitos en moneda extranjera (activo) se incrementa en 58.094 millones de dólares, desde 168.375 millones a 226.469 millones. La reversión de principios de 2018 se expresa también en las reservas del Central. En 2018-II sumaban 61.881 millones de dólares. En 2018-III se redujeron a 49.003 millones. Debido al préstamo del FMI, en 2018-IV aumentaron a 65.786 millones. Pero en 2019-IV se habían reducido de nuevo a 44.848 millones de dólares. Por supuesto, es difícil determinar cuánto del préstamo financió la salida de capitales, pero todo indicaría que fue bastante más de 11.000 millones de dólares.   

Para terminar, enfatizamos que no hay forma de superar las causas de fondo de una crisis cambiaria y financiera –causas que se vinculan, en última instancia, con la productividad relativa de la economía y sus posibilidades de insertarse en el mercado mundial- con meras ingenierías financieras, o confiando en especialistas “en negociación de deudas” y sus “sarasas” vacías de contenido.  

Para bajar el documento: https://docs.google.com/document/d/1fHiuw81Y3Iu4SGPVz7YP9CW07NoshjjNpN4Z3pg4xdI/edit?usp=sharing

Written by rolandoastarita

09/02/2022 a 17:11

Publicado en General

6 respuestas

Subscribe to comments with RSS.

  1. Creo que lo que los economistas de cambiemos dicen es que tomaron deuda para pagar cupones y capital de bonos que emitio el kirchnerismo para no caer en default. Recuerdo que habia uno que vencia en 2020 que se usaba para el dolar MEP, pero cuanto tenian que pagar de ese bono no lo encuentro en los informes de la OPC

    Me gusta

    German

    09/02/2022 at 18:57

  2. Buenas noches Rolando,es la primera vez que Leo su blog,tengo Una pregunta ,al explicar la entrada dee capitales por déficits de cuenta corriente,no faltaría agregar que estos (los déficits de cta corriente )son porque el ahorro interno no logra financiar la inversión interna,y por lo tanto se requiere de ahorro externo?,además que el des ahorrador en este caso es el gobierno

    Me gusta

    Leandro

    09/02/2022 at 22:30

    • Usted dice que, dado que el ahorro interno no logra financiar la inversión, hay déficit en la cuenta corriente. Sin embargo, una parte muy significativa del ahorro (fundamentalmente, plusvalía no consumida por la clase capitalista local) va al exterior en la forma de compra de activos. Un hecho que no encaja en la idea de «existe una inversión que supera al ahorro interno». Más bien es al revés. Hay un ahorro privado que supera a la inversión interna, y se coloca en el exterior. El problema central entonces está en la debilidad de la inversión.
      Más en general, intuyo que en su razonamiento subyace el esquema neoclásico tradicional que dice que la inversión debe ser precedida siempre por un aumento del ahorro. Pero esto no tiene por qué ser así. Discutí esta cuestión en relación al rol que daba Keynes a la inversión (el factor dinámico) y el ahorro (residuo). Por ejemplo: https://rolandoastarita.blog/2015/12/01/keynes-sobre-inversion-y-ahorro/

      Me gusta

      rolandoastarita

      10/02/2022 at 10:46

  3. Argentina tiene una crisis de confianza, quien va a hundir capital en este país? Queres remoledar la casa y te cae la UOCRA a extorsionarte, imposible asi.
    El macrismo fue muy bobo en tomar deuda para cubrir fuga y deudas anteriores y no hacer reformas necesarias.
    Podra sonar un discurso de taxista o doña Rosa pero al pais se lo saca laburando y para que se genere laburo hay que dejar de matar al sector privado con impuestos, trabas y tipos de cambio multiple. La izquierza nunca va a adoptar este discurso pero deberia pensarlo como minimo, no hay mas progresismo en Venezuela por destruir a las empresas que en Chile por fomentarlas, mas bien todo lo contrario…

    Me gusta

    Carolina

    10/02/2022 at 00:45

  4. Hola Rolando.
    Podras gastar un poco de tu tiempo para explicar brevemente el concepto de “productividad relativa” respecto a la economía mundial y esto tiene relación con lis sindicatios locales y en ultima instancia con la lucha de clases en nuestro país gracias

    Me gusta

    Alberto

    10/02/2022 at 08:48

  5. Reblogueó esto en hysnik.

    Me gusta

    hysnik

    13/02/2022 at 00:54


Dejá tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: