Rolando Astarita [Blog]

Marxismo & Economía

Renta Básica Ciudadana y programa socialista

with 36 comments

La demanda de que se establezca una “Renta Básica Ciudadana” goza de una extendida aceptación, no solo entre la izquierda reformista, sino también en algunos grupos marxistas, que la han incorporado a sus programas. Es que para el sentido común la RBC suena “socialista”. Sin embargo, en la tradición del socialismo revolucionario no se planteaba esa demanda, sino el derecho y la obligación de trabajar para todas las personas en capacidad y edad de hacerlo. Lo cual venía a significar que en una sociedad socialista nadie debería vivir a costillas del trabajo de otros.

Dedico entonces esta entrada a discutir estas cuestiones. Lo que sigue es una ampliación de lo expresado en el capítulo “Reformismo y marxismo”, con el que contribuí al libro Qué enseña la economía marxista. 200 años de Marx, Diego Guerrero y Maxi Nieto (eds.), Barcelona, Viejo Topo, 2018.

La propuesta de la RBC, derecho al trabajo y obligación de trabajar

La propuesta de la RBC consiste en establecer un ingreso pagado por el Estado a toda persona mayor de 18 años, trabaje o no de manera remunerada. Se propone que el mismo esté justo por encima del nivel de pobreza, y que se financie con un impuesto. El objetivo declarado es proporcionar a toda persona mayor de edad un umbral mínimo de bienestar, sin importar su contribución al producto social. Se sostiene que la RBC fortalecería el consumo y la producción, en detrimento del capital financiero; reforzaría las libertades de los individuos y la unidad de la clase obrera; y supondría una caja de resistencia para huelgas y luchas de los trabajadores (véase AA.VV., 2013).

Dejo ahora de lado si es posible que el Estado capitalista socorra a las cajas de resistencia y huelgas obreras contra los capitalistas, para centrarme en la cuestión de si la RBC debe ser una demanda programática a cumplir por un futuro gobierno socialista revolucionario. Con otras palabras, la pregunta es si la RBC puede orientar la política, propaganda y crítica de los socialistas bajo el régimen capitalista.

En ese respecto, el primer y más grave problema que presenta la RBC es el que Marx señalaba en los programas de los socialistas ricardianos, o de Proudhon, a saber, que no cuestiona la relación de explotación subyacente al reparto propuesto. Es que la riqueza que se pretende distribuir es “riqueza de la burguesía”, y por eso mismo supone la explotación del trabajo (véase Marx, 1981, p. 81). Sin embargo, la RBC queda al nivel de las relaciones de distribución, sin afectar a la relación de producción fundamental. Algo perfectamente asimilable (la cuestión es la dosis) por el sistema burgués. Después de todo, los Estados capitalistas con frecuencia dan algún alimento a sus pobres (véase el siguiente párrafo), sin que por ello se vea afectada, en algún sentido sustancial, la explotación del trabajo.

Lo anterior explica por qué Marx criticó “el derecho a la asistencia” que proclamó la Constitución francesa de 1848, en lugar del “derecho al trabajo”, que figuraba en su primer proyecto (redactado antes de las jornadas de junio). Es que la demanda del “derecho al trabajo”, explicaba Marx, resumía, aunque de forma torpe, “las reivindicaciones revolucionarias del proletariado”. Sin embargo, en la segunda redacción de la Constitución “el derecho al trabajo” se convertía “en el derecho a la asistencia pública, y ¿qué Estado moderno no alimenta, en una u otra forma, a sus pobres? El derecho al trabajo es, en el sentido burgués, un contrasentido, un mezquino deseo piadoso, pero detrás del derecho al trabajo está el poder sobre el capital, y detrás del poder sobre el capital la apropiación de los medios de producción, su sumisión a la clase obrera asociada, y, por consiguiente, la abolición tanto del trabajo asalariado como del capital y de sus relaciones mutuas. Detrás del derecho al trabajo estaba la revolución de Junio. La Asamblea Constituyente, que de hecho había colocado al proletariado revolucionario fuera de la ley, tenía, por principio, que excluir esta fórmula de la Constitución, ley de las leyes; tenía que poner su anatema sobre el derecho al trabajo” (Marx, 2015, p. 81; énfasis agregado).  En lugar de asistencialismo burgués, que perpetúa la sujeción de los desposeídos a la clase capitalista y su Estado, Marx reivindica  aquí una consigna –el derecho al trabajo- que, en su contenido apunta a la abolición del sistema de trabajo asalariado.

Una consecuencia del enfoque marxista entonces es que antes de “repartir la torta”, hay que preguntarse quiénes y cómo produjeron esa “torta”. Y no es posible eludir este interrogante sin infringir los proclamados ideales de “justicia”. Por ejemplo, si se aplicara la RBC, ¿con qué argumento se justifica que el señor A, que vive de rentas (por caso, porque tiene en alquiler inmuebles de su propiedad) reciba la RBC que tiene como origen la explotación del trabajador B? ¿Qué contenido progresista tiene un programa de este tipo?

Ejemplos tomados de la tradición socialista

 Uno de los objetivos que persigo con el blog es rescatar tradiciones del socialismo revolucionario que hoy están sofocadas por toneladas de socialismo burgués reformista. Es lo que ocurre con la obligación de trabajar, una demanda que ya figuraba en El Manifiesto Comunista: el punto 8 del programa que debería aplicar la clase obrera desde el poder, dice: “Trabajo obligatorio para todos, organización de ejércitos industriales, particularmente para la agricultura”.

En el mismo sentido, en su “Crítica del Programa de Gotha”, luego de criticar la afirmación de que el trabajo es la fuente de toda riqueza, Marx sostiene que, en cualquier caso, la conclusión que debería figurar en el programa era que, “como el trabajo es la fuente de toda riqueza, nadie en la sociedad puede adquirir riqueza que no sea producto del trabajo. Si, por lo tanto, no trabaja él mismo, es que vive del trabajo ajeno y adquiere también su cultura a costa del trabajo de otros” (énfasis añadido).

Más adelante cita la parte del programa que afirma que “el fruto íntegro del trabajo pertenece por igual a todos los miembros de la sociedad” y pregunta: “¿Todos los miembros de la sociedad?” ¿También los que no trabajan?” Por supuesto, Marx contemplaba que la sociedad debería sostener a los incapacitados para trabajar. Pero el criterio general era que todas las personas con capacidad de trabajar debían hacerlo. Lo cual es consustancial a un modo de producción en que cada productor entrega a la sociedad su cuota individual de trabajo. Escribe Marx: “… el tiempo individual de trabajo de cada productor por separado es la parte de la jornada social de trabajo que él aporta, su participación en ella. La sociedad le entrega un bono consignando que ha rendido tal o cual cantidad de trabajo (después de descontar lo que ha trabajado para el fondo común), y con este bono saca de los depósitos sociales de medios de consumo la parte equivalente a la cantidad de trabajo que rindió. La misma cantidad de trabajo que ha dado a la sociedad bajo una forma, la recibe de esta bajo otra distinta”. O sea, no hay consumo gratis. El trabajador recibe “la misma cantidad de trabajo que ha dado a la sociedad” (realizadas las deducciones correspondientes).

De la misma manera, en La guerra civil en Francia plantea que la dominación política de los obreros “es incompatible con la perpetuación de su esclavitud social”, y agrega: “Emancipado el trabajo, todo hombre se convierte en trabajador, y el trabajo productivo deja de ser un atributo de clase” (p. 236, énfasis añadido). Remarco: si el trabajo productivo “deja de ser un atributo de clase” –y la obligación de trabajar para esto es esencial- se derrumba el sistema de explotación basado en el trabajo asalariado.

Por otra parte, la idea de que todos, en una futura sociedad socialista, tendrán no solo derechos, sino también obligaciones, es afirmada por Engels en sus “Observaciones al programa de Erfurt”, de la socialdemocracia alemana. Luego de señalar que la reivindicación fundamental de los marxistas es la supresión de las clases sociales, propone que en lugar de la formulación “por el derecho igual para todos”, figurara “por los derechos iguales y los deberes iguales para todos”. Agregaba: “Los deberes iguales son para nosotros un complemento importante de los derechos iguales democrático-burgueses, que los priva de su sentido específicamente burgués” (Engels, 1891; énfasis añadido).

El mismo criterio encontramos en Teorías de la plusvalía, cuando Marx comenta un folleto anónimo, “The Source and Remedy of the National Dificulties” (publicado en 1821). En este se afirmaba que “una nación es en verdad rica cuando solo se trabajan seis horas y no doce… La riqueza… es tiempo disponible y nada más” (Marx, 1975, p. 210, t. 3). Escribe Marx: “Esto puede significar ahora: Si todos tienen que trabajar, si desaparece la contradicción entre los que deben trabajar demasiado y quienes son ociosos  -y esto, de cualquier modo, sería el resultado de que el capital dejase de existir, de que el producto dejara de proporcionar un título de derecho al sobretrabajo ajeno- y si además, se tiene en cuenta el desarrollo de las fuerzas productivas engendradas por el capitalismo, la sociedad producirá la necesaria abundancia en seis horas, [producirá] más de lo que ahora hace en doce, y por añadidura todos tendrán seis horas de “tiempo disponible”, es decir, verdadera riqueza…”  (ibid., p. 211). Y unas líneas más adelantes: “Si el capital deja de existir, los obreros trabajarán seis horas solamente y los ociosos tendrán que trabajar la misma cantidad de tiempo” (ibid., énfasis añadido).

De nuevo, enfatizo: si todos tienen que trabajar, desaparece la contradicción entre los que tienen que trabajar demasiado y los ociosos, y esto solo puede ocurrir si la relación capitalista deja de existir. Lo cual, a su vez, posibilitará modificar radicalmente el carácter alienante y embrutecedor del trabajo bajo relación asalariada, y abrir una perspectiva de realización humana libre y plena (en una próxima nota trataré sobre la conexión entre el ocio y la modificación de la relación laboral esclavizante).

La obligación de trabajar, por lo tanto, configura una demanda imposible de concretarse en el modo de producción capitalista. Por eso es una consigna de transición, esto es, una demanda que para imponerse de manera progresista exige ir acompañada de otras medidas, todas a ser instrumentadas por la clase obrera en el poder. Es el enfoque que también encontramos en Lenin, cuando redacta una suerte de programa de transición para Rusia, en 1917. En “La catástrofe que nos amenaza y cómo combatirla” leemos: “Una política democrática revolucionaria no se limitaría, en estos momentos de calamidades insólitas que atraviesan el país, a racionar el pan… En segundo lugar, impondría a los ricos el trabajo obligatorio…” (p. 187; énfasis agregado)

En definitiva, no veo razón (¿o la razón es adaptarse al criterio pequeñoburgués reformista?) para haber remplazado en los programas socialistas la obligación de trabajar por un ingreso o renta asegurada. Por supuesto, los marxistas defendemos los seguros de desempleo como paliativos, dentro del sistema capitalista, de los sufrimientos y necesidades extremas a que son sometidos los trabajadores, en especial durante las crisis y depresiones económicas. Pero esto no debe llevar a mezclar las banderas con el reformismo burgués o pequeño burgués. El programa del socialismo no es la RBC, sino la abolición del sistema de trabajo asalariado; lo cual significa, lo decimos una vez más, que nadie viva a costilla del trabajo de otro.

Textos citados:
AA.VV. (2013): Renta Básica Ciudadana, Sin Permiso.
Engels, F. (1891): “Contribución a la crítica del proyecto de programa socialdemócrata de 1891”, https://www.marxists.org/espanol/m-e/1890s/1891criti.htm.
Lenin. V. I. (1985): “La catástrofe que nos amenaza y cómo combatirla”, OC vol. 34, Moscú, Progreso.
Marx, K. (1975): Teorías de la plusvalía, Buenos Aires, Cartago.
Marx, K. (1981): Miseria de la filosofía, Moscú, Progreso.
Marx, K. (2000): Crítica del programa de Gotha, elaleph, http://www.elaleph.com/.
Marx, K. (2002): La guerra civil en Francia, Obras Escogidas, tomo II, Marx y Engels, Biblioteca de autores socialistas.
Marx, K. (2015): La lucha de clases en Francia de 1848 a 1850, Madrid, Fundación Federico Engels.
Marx, K. y F. Engels (2011): Manifiesto del Partido Comunista, México, Centro de Estudios Socialistas Carlos Marx.

Descargar el documento: varios formatos siguiendo el link, opción Archivo/Descargar Como: Renta Básica Ciudadana y programa socialista

Written by rolandoastarita

07/03/2020 a 17:07

Publicado en General

Tagged with , , ,

36 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Paul Cockshott tambièn plantea una critica a la idea de una renta bàsica desde una perspectiva marxista en este video, bajo otros argumentos. Me parece particularmente interesante su argumento acerca de que la renta basica implicaria una bajada en los salarios.

    Me gusta

    David

    07/03/2020 at 17:52

    • Coincido en que la RBC también puede ayudar a la baja de salarios. Empalma con los efectos que tuvieron, en algunos países capitalistas, reformas del tipo “bajar la jornada laboral para disminuir la desocupación”. En una nota anterior me referí a la experiencia en Francia sobre esto (aquí), aquí.

      Me gusta

      rolandoastarita

      08/03/2020 at 12:07

    • Coincido plenamente..Rolando…Estoy trabajando en la misma linea..

      Me gusta

      carlos

      16/03/2020 at 08:07

  2. Excelente Rolo! Me parece muy oportuno. Abrazo

    Me gusta

    T

    07/03/2020 at 22:06

  3. Muy bien explicado, extraordinario profesor Astarita!
    Me pregunto si se lo publicarán en sinpermiso.org (España), donde normalmente puedo ver muchas de sus entradas, dado que su comité de redacción figuran notables proponentes de la RBU (D. Raventós).
    Un cordial abrazo, no sabe cómo le agradecemos sus imprescindibles notas, cuánto aprendemos de ellas.

    Me gusta

    Daniel

    08/03/2020 at 10:12

    • Tengo entendido que sinpermiso es un sitio que da a conocer todas las opiniones, a fin de que la gente se pueda hacer una composición de lugar mediante el debate razonado y sin proscripciones.

      Me gusta

      rolandoastarita

      08/03/2020 at 11:45

  4. Gracias Rolando por esta imprescindible recuperación del programa socialista revolucionario, tan necesaria en medio de la confusión generalizada.
    Es angustiante tomar conciencia del retroceso teórico (y por ende político) del marxismo. Pero también es la única forma en que se pueden generar condiciones para su recuperación.
    Abrazo

    Me gusta

    Mariana

    08/03/2020 at 10:30

  5. Hola Rolando como estas?. Excelente articulo!. Te puedo hacer una pregunta(consulta) acerca de un tema de particular interes para mi?. Que paper recomendarias para alguien que se quiere actualizar lo maximo posible acerca del debate del calculo economico en una economia planificada?. Hace poco escuche que el debate lo terminaron ganando los marxistas pero que no muchos se enteraron de ello porque las soluciones que encontraron contenian abundante matematica. Sabes que papers marxistas pusieron punto final al debate?

    Me gusta

    Fabrizzio

    08/03/2020 at 16:10

  6. Hola Rolando como te va?. Te hago una pregunta. Que opinión tenes acerca del modelo de interpretación temporal y sistema unico (TSSI) como respuesta al argumento de Bohm Bawerk acerca de la contradiccion interna del capital?

    Me gusta

    Fabrizzio

    08/03/2020 at 16:36

    • Coincido en la crítica que hace el temporalismo al enfoque “a lo Bortkiewicz” o “a lo Sraffa”, consistente en determinar precios de insumos y productos, y variable distributiva (tasa de ganancia, dado el salario; salario, dada la tasa de ganancia) mediante la resolución de un sistema de ecuaciones.

      A partir de esta crítica, se entiende que el precio del insumo no necesariamente reaparece en el output. Esto es, hay tiempo entre la compra – producción – venta. Y con esto se puede plantear correctamente el famoso problema de la transformación: no hay necesidad de transformar los valores de los insumos en precios de producción, ya que los insumos son vendidos – comprados a precios de producción. En este respecto el temporalismo fue muy importante para dar solución a la cuestión de la transformación. Sobre que los precios de los insumos no deben ser transformados, lo señalo en la reseña sobre el libro de Moseley (aquí). También en la respuesta a las críticas de Steedman y otros sraffianos a la transformación de Marx (aquí).

      Por otra parte, no coincido con la respuesta que dan los temporalistas a la crítica a la ley de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia que hizo Okishio (lo trato en la nota dedicada a Okishio).

      Me gusta

      rolandoastarita

      09/03/2020 at 14:17

  7. Creo que no estoy tan de acuerdo con lo planteado. El tema de la Renta Básica es ciertamente antiguo, existió en la democracia griega (había un pequeño sueldo “gratuito” para que los trabajadores agrícolas del Ática pudieran ir a la asamblea desatendiendo sus labores, y otro pequeño “salario justo”, también gratuito, aunque ninguno permitía vivir sin trabajar… Castoriadis desarrolla ambos). La annona romana iba en el mismo sentido, aunque entiendo que eran artículos y no moneda. Y algunos teóricos clásicos del socialismo ya lo habian planteado, como Bertrand Russell. No creo que la pureza ideológica esté en juego, sino cosas como que Tesla anunció que este año sale a la venta el robotaxi en EEUU… ¿cuánto tiempo puede tardar en dejar desempleados a todos los taxistas, choferes de camión, tren, subte, etc? ¿dos décadas..? ¿menos? Hay robots albañiles como Hadrian X y otros que superan ampliamente al albañil promedio… ciertamente son muy caros… (como las computadoras al comienzo) pero no creo que sea un problema irresoluble, al contrario, creo que siempre ocurre eso al principio… hay robots camareros también… robots empleados de banco y de biblioteca… muñecos sexuales… y hasta drones, que también quitan el trabajo a los soldados (un mismo operador de drones a control remoto puede reemplazar a muchos pilotos)… Por eso creo que es un asunto más bien práctico que ideológico… por otro lado, no creo que la renta básica implique, al menos por ahora, la idea de vivir en trabajar. En Roma ya está en funcionamiento la Renta Ciudadana, impulsada por el M5S y la Liga en 2018… son 780 euros a cada ciudadano romano por el hecho de existir, independientemente de otros ingresos, pero exige anotarse en un sistema de busqueda laboral con una clave de usuario única y tomar como mínimo 1 de cada 3 ofertas laborales que te aparecen en pantalla, y presentarse a entrevista en caso de ser llamado… también puede ser retirado el beneficio, por ejemplo si la persona delinque… Por lo menos en Roma no está pensado para que las personas no trabajen, aunque, quizás dentro de 50 años termine ocurriendo eso aunque los ideólogos de la Renta Básica romana lo hayan pensado de otra manera… El marxismo heredó de Hegel la idea de que los sentimientos son secundarios en relación a la primacía de la razón… hoy día se sabe que los sentimientos están en la base de cualquier razonamiento (no lo estoy explicando bien.. Harari lo hace mucho mejor, por ejemplo en su último libro “21 lecciones…”), sin embargo, segun me parece, lo que aquí está en juego tiene mas que ver más con los sentimientos que otra cosa… No creo que el marxismo esté realmente en contra de la Renta Básica, ya que, según creo, todos los marxistas sueñan con un mundo comunista donde podamos dedicarnos a los placeres mundanos y las máquinas trabajen por nosotros (quizás no todos sueñen con eso, es una suposición); el problema radicaría en que fuerzas como la Liga (de ultraderecha) o el M5S (un partido antisistema que funciona con democracia directa interna y es liderado por un cómico) lo estén impulsando en lugar de ser un producto de la “Revolución socialista”… intuyo que hay un asunto mas sentimental que ideológico, como si una buena medida hubiese sido expropiada a quienes “realmente correspondería impulsarla históricamente”… por supuesto, oponerse a esto sume más aún en el “guetto” a las organizaciones que ya de por sí son guettos… pero bueno, no es asunto mío… Por cierto, Wallerstein ya planteaba en los 90 que la Renta Básica reduciría los salarios empresariales, y Polanyi en su libro “La gran transformación” cuenta los beneificios que le trajo a los patrones el sistema de cobertura social de Speemhamland, durante la época de Pitt si mi memoria no falla… Saludos

    Me gusta

    Gogol

    08/03/2020 at 19:17

    • Algunas observaciones:
      1) La sociedad romana se basaba en el trabajo esclavo.

      2) En la nota no hablo “en nombre del marxismo”. Solo explico cuál fue la demanda tradicional del socialismo, orientado por Marx y Engels, en torno a la cuestión del trabajo.

      3) En la nota no se niega la importancia de un seguro de desempleo (entre otras cosas, para socorrer a las personas que puedan quedar sin trabajo por el avance tecnológico).

      4) Es llamativo que en el comentario se pase por alto el origen del ingreso básico propuesto: el trabajo explotado. Recordando, una vez más, que estamos hablando de un punto programático, esto es, a ser aplicado por un gobierno socialista.

      5) A todo esto, ¿está de acuerdo con la exigencia, en el socialismo, de que cada cual produzca, por lo menos, lo que consuma (hechas las deducciones correspondientes)? Para que la pregunta sea más clara: ¿está de acuerdo con el punto “obligación de trabajar” que figuraba en los viejos programas del socialismo?

      Me gusta

      rolandoastarita

      09/03/2020 at 14:08

    • 1)Si. La mención a Roma (y Grecia antigua, también con modo de producción esclavista) es para señalar que se trata de un asunto viejo y no nuevo. Italia es capitalista (osea tiene un modo de producción que no me parece bueno) y su ciudad capital tiene RBU.

      2)Ok. Pero muchos marxistas opinan como usted. De hecho la mayor parte de los comentarios en este posteo han sido de apoyo. Al menos su pensamiento representa cómo ve el asunto un sector no despreciable del marxismo

      3)Está bien. Pero 780 euros por mes es mucho más que un seguro de desempleo. Esto no es Speemhamland. Es otra cosa. Llamemóslo un salto de cantidad en calidad.

      4)Soy consciente de su orígen. Y también de que los trabajadores de Google, Facebook, Amazon, Apple y compañia no tienen ganas de expropiar a sus patrones. Muy probablemente la RBU llegue antes de que esta necesidad aparezca… El reclamo de RBU debería ir de la mano con el de abolir el derecho de herencia y socializar los medios de producción, pero quizás esto no ocurra nunca (o sólo en algunos pocos lugares). Entonces, ¿qué hacer con esto?

      5)Estoy de acuerdo. De hecho vivo de mi trabajo, y mi país es capitalista. Sin embargo, sospecho que en algún momento pueda volverme inutil. Puedo tratar de dedicarme a otras labores, ¿pero qué pasa si también se vuelven inútiles, o si la oferta es tan grande que cueste incluso conseguir trabajar de ello de manera remunerada? No hacer nada es incluso aburrido, pero peor es morir de inanición. Por otro lado… el libro de Polanyi explica muy bien cómo el capitalismo surgió de manera doble: por un lado desarrollándose en forma autónoma y “lateral” al mismo, y, simultáneamente, influenciando al feudalismo para que se fuera “volviendo capitalista”. Esto puede ocurrir, o no, con un hipotético post-capitalismo. Esto independientemente de mis deseos, o del imaginario revolucionario que yo maneje. El historiador Francois Furet incluso adjudicó mas responsabilidad revolucionaria histórica a un sector de la nobleza que a la propia burguesía (hablo de 1789, y antes, y después). Yo parto de la base de que las cosas no necesariamente ocurremos como quisiéramos, incluso si los resultados son parecidos.

      Me gusta

      Gogol

      09/03/2020 at 20:47

    • Voy a ser lo más breve posible
      Punto 1: En el régimen esclavista as personas libres recibían un ingreso sustentado en el trabajo esclavo. ¿Es este “asunto viejo” el que se quiere reeditar con la RBC?

      Punto 2: Además de que no hablo en nombre del marxismo, las opiniones favorables a las posiciones que defiendo en este blog son ultraminoritarias entre la militancia y partidos que se reivindican marxistas. No es casual el silencio (cuando no la aprobación abierta) de la mayoría de los marxistas con respecto a la RBC.

      Punto 3: ¿Usted dice que en Italia está establecida la RBC? Pues bien, en aras de la argumentación, supongamos que sea así. ¿En qué ha cambiado la relación de explotación? Respuesta: en nada fundamental. Y el programa socialista busca precisamente acabar con la explotación del trabajo. Por eso la demanda de la obligación de trabajar se articula con otras medidas transicionales para empujar a la transformación revolucionaria. Lo cual es bastante distinto de conseguir un seguro de desempleo (usted le llamará RBC) más o menos elevado.

      Punto 4: Si estamos de acuerdo en que la RBC es el producto de la explotación del trabajo, se imponen dos conclusiones: a) no puede ser parte de un programa socialista; b) es necesario decir que toda la riqueza producida en esta sociedad surge de la explotación del trabajo; o sea, es necesario decir que los socialistas plantamos que cada cual debe producir, por lo menos, el equivalente de lo que consume.

      Punto 5: Precisamente el programa socialista apunta a que todos los seres humanos no solo tengan la obligación, sino también el derecho a trabajar, y a desarrollarse en el trabajo. Esto es, que nadie tiene por qué sentirse inútil. Por eso la consigna de la obligación de trabajar (acabar con los ociosos que viven del trabajo de otros) va acompañada del derecho al trabajo y la transformación del trabajo (abolir la fuerza de trabajo en tanto mercancía).

      Le gusta a 2 personas

      rolandoastarita

      09/03/2020 at 22:19

    • 1)No creo. Aqui La Nación dice que sólo debajo de ciertos ingresos anuales se cobrará la Renta
      https://www.lanacion.com.ar/el-mundo/con-muchas-dudas-arranco-italia-era-renta-nid2225904; osea no lo cobrarían los ricos (el “equivalente” a los tenedores de esclavos antiguos). 780 euros son unos 55 mil pesos nuestros (creo), es algo así como un sueldo de clase media. Al márgen, hoy dia cualquier trabajador vive mejor que un tenedor de esclavos antiguos o un rey del medioevo. Sea un operario de Atucha que ronda los 100.000 pesos, o un taxista que anda en la mitad, ambos, incluso sin RBU, viven mejor en términos económicos, sanitarios, psiquicos, emocionales, sexuales, viven mas tiempo, sus hijos no se mueren como moscas (hubo reyes que perdieron hasta 13 o 14 hijos por las pésimas condiciones de la época, sin poder algunos concretar un sucesor), tienen mas parejas y si quieren escuchar musica no tienen que llamar a una orquesta a que toque una sola vez sino poner “play”. Ni en términos metafóricos ni en términos reales creo que esto implique un retroceso.
      2)Ok
      3)Si. La relación de explotación no ha cambiado, sólo habrá menos hambre, menos suicidios y menos presos.
      4)Si las condiciones son las descriptas por La Nación, podría ser aceptable desde una óptica socialista (de hecho esto ha sido impulsado por un partido de izquierdas). Tengo entendido que la Renta se mantiene despues de conseguido el trabajo buscado, por eso no lo llamaría un “seguro de desempleo”. Además la Renta también puede ser cobrada por aquellos que trabajen y ganen debajo de cierto umbral. En el caso de los desocupados, imagino que una vez conseguido el empleo se podría reducir el monto cobrado… no escuché noticias de que los empleadores en Italia hayan reducido salarios, y hace un año que la Renta funciona. Podría ocurrir en el futuro.
      5)Me parece bien.

      Me gusta

      Gogol

      10/03/2020 at 17:23

    • Gogol,

      Respecto a tu respuesta al punto 4, te cuento que eso ya existe y se llaman “programas sociales”. Francamente, no veo qué diferencia lo que comentás respecto a cualquier programa social de transferencia de ingresos focalizado en “los que cobran menos de cierto umbral”.

      De hecho, el programa Hacemos Futuro paga un ingreso que se mantiene si el beneficiario consigue trabajo pero su salario no llega al SMVM (se le paga el proporcional para alcanzarlo). Y, si llega, se le mantiene en suspenso el beneficio (previendo las situaciones de entrada y salida rápida del mercado de trabajo, que caracterizan a los sectores más pobres).

      Obviamente, por percibir estos magros ingresos estas personas no alcanzan a cubrir sus necesidades nutricionales (como también sucede con muchos asalariados formales, que no acceden a estos ingresos adicionales).

      Claramente, estas políticas no sólo no han reducido la explotación sino que tampoco sirven para sacar a estas poblaciones de la pobreza, como muestran los datos de pobreza crecientes en nuestro país. Tampoco han reducido el hambre ni la cantidad de presos (no cuento con datos referidos a la supuesta reducción de suicidios, pero sospecho que tampoco ha incidido).

      Para finalizar, entiendo que el debate que plantea Rolando refiere a si estas políticas pueden o no ser parte de un programa socialista. No encuentro en toda tu argumentación algo que pueda fundamentar una respuesta por el sí.

      Me gusta

      Mariana

      11/03/2020 at 10:42

    • Hola Mariana. Creo que respondiste tu propio comentario al decir: “Obviamente, por percibir estos magros ingresos estas personas no alcanzan a cubrir sus necesidades nutricionales”. Creo que hay una diferencia entre esto y 780 euros. Por eso hablé de salto a calidad. Estoy bastante seguro de que esta suma podría barrer el hambre, reducir el stress, la delincuencia por necesidad, etc. Entiendo que los socialistas históricamente tuvieron un programa mínimo y otro máximo. En el primero incluyeron medidas tendientes a reformas útiles (aquí se podría incluir la RBU) y en el programa máximo las “finalistas”. Entiendo que el socialismo en general píensa así. Una vez sola vi una nota, casi seguro de Sartelli, proponiendo romper con este esquema. Pero si proponía romper con ese esquema, es porque ese esquema existe, no? Yo no soy fanático de reclamarle cosas al estado burgués, apoyo mas bien las insurgencias, incluso algunas que no coinciden con mi visión ideológica pero que están “haciendo lo correcto” (en un comentario en otro post mencioné que el PC maoista de Afganistán está en guerra contra Estados Unidos y los Taliban al mismo tiempo). Soy de la idea de que el mundo es un circuito cerrado donde el gasto de una energía limitada puesto en una tarea se sustrae a otra; sin embargo, ante el hecho consumado de que esto ya existe al menos en Roma, no veo bien oponerse… Oponerse significa literalmente pedir que se dé de baja… Por cierto, hace rato se están haciendo pruebas para hacer lo mismo en otros países (Finlandia, Kenya, España y Canadá). Saludos!

      Me gusta

      Gogol

      11/03/2020 at 17:09

    • Gogol,

      No había entendido que tu idea era una RBC de 780 euros para todo el planeta… perdón!

      Pensé que se trataba de discutir, para cada espacio de valor, una RBC en su propia moneda y en propoción a su presupuesto y nivel salarial…

      Pero claro, si juntás en tu análisis la antigua Roma y el capitalismo actual es lógico que me respondas en euros cuando estoy hablando de Argentina. En fin, perdón de nuevo por no captar tus altos niveles de abstracción.

      Saludos

      Me gusta

      Mariana

      12/03/2020 at 15:38

    • Si me preguntás a mi, creo que el orden de Westfalia (posterior a la Guerra de los Treinta Años y vigente aún) está totalmente en crisis, por no decir muerto. ¿Son los estados miembros de la UE “estados-nación”, con su incapacidad para acuñar moneda, devaluar, manejar una política aduanera, fiscal y presupuestaria propia, o más bien un intermedio entre estados y provincias de la UE (para tener una idea de la importancia de la acuñación de moneda en el concepto de estado-nación, creo que George Duby es referencia obligatoria)? Supongamos que Argentina o Kenia no tienen estructura para esa suma… entoncés la RBU “cuantiosa” en esos países dependerá de que la globalización económica tenga su correlato político: un estado mundial con una moneda mundial (el Bancor keynesiano, si querés; eso que intentó hacer Strauss-Kahn en 2011 y que lo llevó a la cárcel, feminismo mediante). Me parece curioso ver marxistas materialistas aceptando la globalización económica a nivel infraestructural pero negando que vaya a darse a nivel político/superestructural: ahi están, sueltos, el Ministerio de Hacienda global (FMI), el Banco Central Global (Banco de Pagos de Basilea), la Corte Suprema Global (Tribunal Penal Internacional), y algunas protoestructuras militares como la OTAN y los Cascos Azules. Este rechazo de sectores del marxismo a estas teorias tipo Negri y Kautsky se basan en que, como si fuera poco el hecho de que cuesta llegar a gobierno (como en Grecia), para colmo de males esto podría significar no gobernar casi nada, convirtiéndose cada país en una especie de diputado en un parlamento global (tomar el poder en un país sería como ganar una banca, o incluso menos, ya que los votos podrían computarse de acuerdo a cantidad de población, así como en el FMI la capacidad de voto se mide por la cuota en DEG abonada por cada país, es decir de acuerdo a su PBI, teniendo EEUU en este momento la mayor cantidad de votos… osea gobernar un país podría ser muy poca cosa).
      Entonces, si Argentina no puede, puede que Davos sí. Y si me preguntas a mi, si esta crisis del coronavirus + crack/depresión de ciclo de Kondratiev adquiere proporciones de desborde, puede que la ONU empiece a ganar potestades legislativas y ejecutivas sobre el globo, y Macri pase a la historia como el último presidente soberano de la Argentina. Espero que no ocurra, aunque tampoco deseo la anomia. Y yo al menos ya la estoy viendo. Por cierto, antes de ayer las PMU (Haashd al Shabi) chiítas decidieron que era buena idea atacar la base militar de Camp Taji (Iraq), muriendo dos soldados norteamericanos y uno británico como resultado, en homenaje a Suleimani, nacido el 11 de marzo. No fue Irán (que acaba de pedir un préstamo al FMI por el coronavirus), sino las PMU actuando por la suya de manera totalmente descontrolada y descoordinada con Teherán. Quizás manejan la idea de que Irán no puede ser atacado via terrestre por la pandemia. En mi opinión, esto sólo agrega anomia a la anomia. Saludos cordiales

      Me gusta

      Gogol

      13/03/2020 at 07:34

  8. DEBATE entre Álvarez Agis y Myriam Bregman sobre la deuda

    Me gusta

    Sergio

    08/03/2020 at 19:53

    • Por cierto… https://en.wikipedia.org/wiki/Black_Monday_(2020)… la historia en vivo

      Me gusta

      Gogol

      09/03/2020 at 21:40

    • Es terrible la debilidad ideológica de la compañera para defender la causa del socialismo.

      Para colmo, frente al peronista que le decía “yo sé que compartimos los mismos objetivos” ella respondía “Sí, vos no sos Espert o Macri” (?!)

      Y después los compañeros del PTS se enojan cuando se los llama PTK… Como dirían los abogados: “a confesión de parte, relevo de pruebas”.

      Me gusta

      Mariana

      11/03/2020 at 10:54

  9. Buenos días Rolando.

    Consulto sobre este tema: entonces al desaparecer la propiedad privada de los medios de producción, los cuales serían socializados, desaparecería el trabajo asalariado, ahora bien en ese punto debería desaparecer el dinero? y establecerse un bono? “La sociedad le entrega un bono consignando que ha rendido tal o cual cantidad de trabajo”… y ese bono que valor tendría? hay teoría al respecto?

    Gracias, un saludo.

    Me gusta

    Roberto

    09/03/2020 at 11:45

    • Por supuesto, la desaparición del sistema de trabajo asalariado no puede desaparecer de un día para el otro (como tampoco puede desaparecer el dinero y el mercado). Por eso hablo de un punto programático. Por eso también la idea de un programa de transición, a instrumentar la clase obrera desde el poder. Un programa de transición no plantea la abolición de un día para el otro del dinero, el mercado, o el trabajo asalariado. Pero la construcción socialista sí debe apuntar a ello, a ese norte. Y específicamente, sobre el trabajo asalariado: se trata de acabar con el hecho de que, en la sociedad capitalista, los trabajadores están obligados (dado que están desposeídos de los medios de producción) a vender su fuerza de trabajo. Si los trabajadores comienzan a recibir un bono en retribución a lo producido (hechas las correspondientes deducciones), ya no estamos en un sistema de trabajo asalariado.

      Me gusta

      rolandoastarita

      09/03/2020 at 14:22

    • Abolir la propiedad privada no es condición para que desaparezca el trabajo asalariado, eso fue lo que se hizo en el socialismo real, que quisieron acabar con el capitalismo y el trabajo abstracto y terminaron siendo (antes del derrumbe me refiero) más capitalistas que los propios capitalistas. En el socialismo que ha existido el culto al trabajo llega a su paroxismo, recuerde el aso del famoso Stajánov en la Unión Soviética. El Estado y el capital privado, lejos de ser antagonistas, han constituido siempre los dos polos complementarios del desarrollo capitalista, aun cuando sus pesos respectivos varíen según las épocas.
      ¿Existe otra forma de socialización actualmente como alternativa al fetichismo del trabajo abstracto y el valor?. Esa es la cuestión, y como no ha existido esa sociedad no podemos decir nada de ella. pero lo cierto es que el capitalismo abandonará y no pacíficamente.
      Saludos

      Me gusta

      Ramón

      09/03/2020 at 15:14

    • “Abolir la propiedad privada no es condición para que desaparezca el trabajo asalariado…”
      Habría que decir, más precisamente, que no es condición suficiente; es necesaria, no suficiente. Por eso el marxismo clásico tampoco identificó estatización, o nacionalización de los medios de producción, con el socialismo. He planteado varias veces esta cuestión en el blog, en polémica con la izquierda estatista. Por supuesto, tampoco se puede abolir el trabajo asalariado (o sea, la explotación), si no se acaba con la propiedad privada del capital.

      Acerca de que no se pueda hablar de socialismo (o de comunismo) porque en ningún lado existió una sociedad socialista (o comunista) parece ser una afirmación un poco extraña. Es que por lo menos hay que tener una representación de a dónde queremos ir.

      Me gusta

      rolandoastarita

      09/03/2020 at 15:29

    • Perdón si no me expresé bien. Sí yo entiendo que no es de un día para otro, pero no fue el punto el que intenté plantear, lo que intenté plantear es que en base a ese bono debería haber un valor? es decir ¿cómo se establece quien mediante su fuerza de trabajo está realizando un trabajo que le permite vivir? por ejemplo el bono equivale a “X” horas trabajadas en la automotriz y a su vez el bono equivale a “Y” horas en la producción de alimentos, a su vez va a equivaler “Z” horas de trabajo en servicios de salud? algo así sería? No digo que exista teoría o que usted tenga que saberlo, la pregunta fue si existe tal teoría.

      Entiendo también que habría que construir una sociedad con ciertos valores y “apuntar al norte” donde ciertas especialidades tenga su valor en la sociedad, pero el punto será ¿cómo esa sociedad prioriza determinados trabajos? también, ¿se deberá cambiar la división de trabajo? ¿o no debería existir tal división de trabajo? como usted ha planteado en otras ocasiones habrá que tener un programa mínimo y uno máximo, por otra parte habrá una transición. Hoy más allá de la teoría que hay que estudiarla, creo que el punto clave también es como se organiza para la toma del poder, ya que hemos tenido experiencias muy duras.

      Me gusta

      Roberto

      10/03/2020 at 09:36

  10. No sé mucho de Economía, no sé cómo explicarlo formalmente, pero intuyo q si un sueldo es de 150 y el Estado te paga una Renta de 100, el salario bajará necesariamente a 50. Se beneficia el capitalista. Los 100 de Renta se recaudan de impuestos y, llevándolo al extremo, podría financiarse con el IVA, con lo q el capital, feliz y contento.

    Me gusta

    santiago

    10/03/2020 at 12:09

  11. Por otro lado, en Italia, el rédito de ciudadanía es, en realidad, una suma integrativa de modo q el desoc, el suboc o el pensionado q ganan menos de 780, reciben la diferencia. Equivale a una subida del Seg de desempleo y de las pensiones.

    Me gusta

    santiago

    10/03/2020 at 12:12

  12. En la transición me parece un problema que sea a través del Estado que se elimine la propiedad privada de los medios de producción. Porque quien esté en el mando del poder político de ese nuevo Estado va a tener la llave de acceso a los bienes, lo que implica un poder directo sobre quienes son los verdaderos productores.

    Quizás habría que pensar la forma de socializar los medios de producción sin que sean propiedad del Estado, esto es, que no estén a merced del poder político. Que el nuevo Estado defienda un tipo de propiedad social pero que no sea el propietario.

    Imagino que en la transición podrían entregarse en usufructo (uso y goce pero no disposición) los medios de producción a los trabajadores organizados en cooperativas (me refiero a los trabajadores que hasta entonces se desempeñaban bajo la relación de dependencia del capital). A su vez, el pago de un bono por tiempo trabajado me parece que no es suficiente. Debería existir alguna forma de pagar el aumento de productividad que es lo que tiene que interesar al socialismo. Por lo que, a los fines de retribuir, tendría que haber alguna relación entre la cantidad de tiempo trabajado y el producto producido.

    Lo mismo con esta idea de lograr una unidad orgánica entre lo político y lo económico (la eliminación de la escisión capitalista entre sociedad civil y sociedad política). Por mis intereses tiendo a pensar cómo puede ser la superestructura que refleje una nueva organización social donde el Estado tienda a desaparecer y no a fortalecerse.

    Me gusta

    Lucas

    10/03/2020 at 15:01

  13. Espero que mi amado camarada Lenin se recluyera en el Kremlin con la gripe española e hiciera acopio de ejemplares de ese programa porque creo que papel de la zona periférica a la espalda creo que en el momento no existía y para lo que lo aplicó. Ahora, escribir escribía mucho, cumplir algo menos. Yo como escritor de ciencia ficción prefiero a otros, pero bueno, comprendo que cada uno tengo sus gustos y estos puedan ser diferentes, entra dentro de la libertad del individuo, pero yo lo veo siempre muy previsible, no te parece profesor? como que siempre daba el mismo final, un autor poco imaginativo y que el paso del tiempo no le ha sentado nada, pero nada bien, más o menos igual que el socialismo autoritorio en su conjunto como movimiento literario de ciencia ficción social.

    Ábrete a nuevas corrientes profesor, las que verdaderamente defienden la libertad del ser humano, no un cambio de cadenas.

    Me gusta

    vacioynausea

    14/03/2020 at 00:55

    • Que aburridos son los anarquistas, no tenes ningun blog donde toda la teoria pase por escribir “A” adentro de un circulo en las paredes, asi estas mas a gusto?

      Me gusta

      German

      14/03/2020 at 10:43

    • @German, muchas gracias por un comentario tan pertinente y que aporta tanto. Le estoy muy agradecido.

      Me gusta

      vacioynausea

      06/04/2020 at 17:54

  14. Hola Rolando! te dejo este humilde texto para compartirte un enfoque mas sobre la profundidad del debate estratégico, del cual he tomado referencia en muchos de tus aportes hechos durante años, desde ya un abrazo!

    https://perspectivadebate.blogspot.com/2020/03/hoy-mas-que-nuncahablemos-de-comunismo.html

    Me gusta

    Mariano Perez

    22/03/2020 at 13:59


Dejá tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: