Rolando Astarita [Blog]

Marxismo & Economía

Auschwitz y un silencio progre-argentino

with 12 comments

El 27 de enero se cumplieron 75 años de la liberación, por el Ejército Rojo, del campo de concentración de Auschwitz – Birkenau. Otros campos fueron Belzec, Chelmno, Treblinka, Majdane y Sobibor. En ellos, fueron asesinados unos seis millones de judíos (de ellos, un millón eran niños); 100.000 gitanos; también militantes políticos de izquierda y progresistas; homosexuales; discapacitados; y prisioneros de guerra polacos y rusos, Solo en Auschwitz 1,1 millón de personas fueron exterminadas.

Con razón, autores de izquierda por estos días han señalado la complicidad del gran capital alemán, del Vaticano y de muchos gobiernos “democráticos” con los nazis. Como han denunciado víctimas sobrevivientes, durante la guerra los países aliados sabían de los campos de concentración, pero nunca bombardearon las vías férreas que llevaban a los mismos. Ni hicieron públicas las denuncias que recibían. Más aún, pusieron innumerables trabas para que judíos que escapaban de las persecuciones pudieran instalarse en sus países. Y hasta el día de hoy existe un extendido e hipócrita silencio sobre estas complicidades.

Todo esto se ha vuelto a escribir y recordar por estos días. Sin embargo, existe un aspecto que nos concierne muy particularmente, sobre el que no se pone la misma atención. Me refiero a la complicidad de los gobiernos argentinos, y del Estado argentino, por haber acogido a cantidad de jerarcas y oficiales nazis a partir de 1945. Por aquellos años entraban al país con la ayuda de la Iglesia, la Cruz Roja Internacional, y las autoridades migratorias. Entre ellos, vinieron genocidas de la talla de Mengele y Eichmann. El caso de Mengele es ejemplar: llegó en 1949, con documento a nombre de Gregor Helmut. La Policía Federal le extendió una cédula de identidad. Siete años más tarde se presentó con su partida de nacimiento y pidió rectificar el documento con su nombre real. En ese momento la República Federal Alemana pedía su extradición -estaba acusado, entre otros crímenes, de realizar crueles experimentos con seres humanos- pero Argentina lo protegió. Digamos que también Eichmann tuvo, desde 1950, documento expedido por la Policía Federal.

Alguna gente pretende que el amparo a los genocidas fue exclusivo del gobierno peronista. Sin embargo, los nazis continuaron viviendo en el país con relativa tranquilidad después de 1955. Un caso significativo es el de Ludolf Alvensleben, teniente general de las SS, responsable de masacres en Polonia y Croacia. Alvensleben llegó al país en 1949; en 1952 consiguió documentación argentina, bajo nombre falso, En 1963 fue candidato a concejal integrando la lista de la Unión Cívica Radical por Villa María. Al año siguiente una corte polaca lo condenó en ausencia por crímenes de guerra, pero siguió viviendo tranquilamente en Argentina. Falleció en 1970 en Santa Rosa de Calamuchita.

En definitiva, una y otra vez se habla de los horrores de los campos de exterminio, y no se dice palabra sobre la protección otorgada, desde las más elevadas instancias del Estado, a los que crearon y dirigieron esos campos. Intelectuales izquierdistas, militantes y organismos de derechos humanos, medios académicos que se consideran progresistas, entre otros, hacen silencio sobre el asunto, o miran para otro lado. ¿A esto lo llaman “memoria, verdad y justicia”? ¿Qué es verdad histórica para esta gente? ¿O van a decir ahora que poner el dedo en estas llagas de la historia es “hacerle el juego a los yanquis y a la derecha”? En cualquier caso, el bisturí de la crítica debe ir al fondo,. Es condición indispensable en la lucha por la independencia política e ideológica de la clase obrera con respecto a la burguesía, sea del color que sea.

Descargar el documento: varios formatos siguiendo el link, opción Archivo/Descargar Como: Auschwitz y un silencio progre-argentino

 

Written by rolandoastarita

28/01/2020 a 11:39

Publicado en General

Tagged with , , , ,

12 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Rolo
    por que el nazismo produjo el genocidio de judios etc? Cual es la explicacion desde el marxismo desde tu punto de vista? cual es la razon para quere matar y de esa forma a los judios y otros?

    Me gusta

    nidia

    28/01/2020 at 19:11

    • No tengo una respuesta a tu pregunta, debería estudiar el tema. Aprovecho para agregar algo que no puse en la nota. Se trata de los obstáculos que puso Argentina (y otros países) a la entrada de judíos que escapaban de las persecuciones nazis en Europa. En 1936 el gobierno argentino tomó medidas, que fueron afianzadas en 1938. A partir de entonces la entrada fue mayormente ilegal. Las restricciones se mantuvieron por lo menos hasta el fin de la guerra. En los 1930 y 1940 la prensa nacionalista protestaba contra la “infiltración judía”. Después del golpe del 4 de junio de 1943 el antisemitismo ganaría todavía más terreno. Agreguemos que también se obstaculizó la llegada de refugiados republicanos españoles.

      Me gusta

      rolandoastarita

      29/01/2020 at 10:06

    • Lo que sucedió es que se culpaba al judío de dos cuestiones:
      1. El mal funcionamiento de la economía
      2. La Guerra

      Respecto al punto 1, Hitler siempre vinculó la especulación financiera y el capitalismo financiero (que el siempre llamó capitalismo a secas) con los judíos, y defendió siempre un capitalismo “productivo” para despojarse de los manejos “semitas” de la economía.
      Respecto al punto 2. si no me equivoco siempre estuvo en su mente relacionado con el Sionismo.

      En su panfleto detestable “Mi Lucha” él lo explica.

      Me gusta

      Octavio

      29/01/2020 at 16:52

    • El fascismo es una ideología reaccionaria de origen y discurso obrerista, que se refuerza sobretodo en las grandes crisis del capitalismo.

      Yo creo que desde el punto de vista marxista, se podría decir que es un movimiento creado para canalizar tensiones revolucionarias entre la clase obrera, hacia chivos expiatorios, y no hacia las clases dominantes y el sistema.

      Recurren además de a un discurso pretendidamente “socialista”, a cosas como la nación, la raza la tradición o la religión, para captar seguidores apelando a los mas bajos instintos y miedos.

      Me gusta

      David Martín

      30/01/2020 at 12:58

    • Estoy de acuerdo. Agregaría que históricamente el marxismo caracterizó que el antisemitismo encontraba terreno fértil en la pequeña burguesía atenazada por el avance del gran capital. Engels lo dice en un texto de 1894, dedicado a la situación campesina en Francia y Alemania. Escribe que el campesino se hunde cada vez más en impuestos, malas cosechas, herencias divididas, procesos judiciales, que llevan al endeudamiento y lo condenan al ocaso. Es un futuro proletario, y como tal podría ser permeable a la propaganda socialista, pero se lo impide el hecho de que esté arraigado a la pequeña propiedad. Y escribe Engels que el lugar del campesino, pequeño propietario, medio o grande, “está con los antisemitas, con las liguillas campesinas y con partidos por el estilo, que disfrutan haciendo promesas que no pueden cumplir”. Dice también que los alemanes tienen “una ruidosa demagogia antisemita. En una carta de 19 julio de 1893 también escribe que “el pequeño campesino en quiebra y el artesano urbano solo llegarán a la socialdemocracia por la vía rodeada del antisemitismo” (las citas las tomo del libro de Domenech, “El eclipse de la fraternidaad”). Podríamos agregar que otra base social del antisemitismo, y del nazismo, fue el lumpen proletariado, y las masas de desocupados, ex soldados, licenciados cuando llegó la paz.

      Todo esto está bastante aceptado. Sin embargo, lo que habría que explicar es la magnitud que alcanzó la política racista y el antisemitismo bajo el régimen nazi. Seis millones de personas muertas es algo descomunal. La pregunta es cómo se pudo llegar a eso, cómo una parte importante, al menos, del pueblo alemán consintió, amparó o participó de tal genocidio.

      Me gusta

      rolandoastarita

      30/01/2020 at 17:48

    • competencia, concentración y centralización del capital (mediante la eliminación de capital sobrante, como siempre). El racismo nazi no fue otra cosa, sino la mediación ideológica mediante la cual burgueses alemanes expropiaron a burgueses judios (muchos pequeños burgueses) y los obreros alemanes consiguieron trabajo gracias al desplazamiento de todo lo que sobraba. Y obviamente, la segunda guerra mundial en su totalidad fue la forma del capital total mundial de deshacerse de toda su excrecencia.

      Me gusta

      Julian

      30/01/2020 at 18:49

    • Muchachos, como va?

      Frente a los nuevos movimientos políticos europeos e incluso latinoamericanos neonazis, no habría que pensar también y cuestionar(nos) como puede INCLUSO EL PROLETARIADO caer en su “creencia” en estas consignas?
      Sin previamente considerarlo Lumpen-proletariado.

      Quiero decir, es necesario también inlcuir al obrero/a vulgar, alemán de ese entonces, en el análisis del fascismo y el nazismo. Se sabe que Mussolini fue un Ex-Comunista y que el Partido Socialista Alemán fue cómplice e incluso protagonista del fervor nacionalista alemán de los años 20.

      Falló nuestra, falla, y puede fallar nuestra propia clase obrera.

      Me gusta

      Octavio

      30/01/2020 at 20:56

  2. Israel capturó al genocida Eichmann de modo “ilegal” porque Argentina no extraditaba nazis. Cuando se supo la noticia, todas las fuerzas políticas protestaron contra la “violacion de nuestra soberanía”. Que yo sepa, el único q enfrentó la unanimidad fue Ernesto Sábato en su artículo “Soberanía para carniceros”. También el antiguo diputado Ucr Silvano Santander escribió estupendas crónicas del juicio, para mi muy superiores a las de Hannah Arendt.

    Me gusta

    santiago

    29/01/2020 at 13:14

  3. En diferentes circulos se ha convertido en un referente topico enlazar al articulo que se publicara en la revista “Programme Comunista” numero 11, de 1960, perteneciente al PC Internacional (http://www.pcinte.org), que se titula “Auschwitz o la gran coartada”, disponible para su lectura en el enlace siguiente:

    Auschwitz o la gran coartada.
    http://www.pcint.org/05_ElPC/ElPC_45/45_auschwitz.htm

    o tambien en:
    http://www.pcint.org/40_pdf/05_ElPC-pdf/ElPC_45-w.pdf (pagina 42 y siguiente)

    nota: este articulo fue duramente criticado, acusandolo de ser la base de inicio para “el negacionismo ultraizquierdista” (que despues seguirian Pierre Guillaume y el grupo de La Vielle Taupe), por suponer que se afirma en el articulo de que el nazismo no pretendio la masacre de la poblacion judia, por lo menos en un primer momento, y acusar la complicidad posterior de las democracias occidentales….. Una lectura paciente del articulo puede dejar claro la falsedad de tales acusaciones. Mas sin embargo , la polemica ha continuado a lo largo de decadas. Por mi parte recomiendo su lectura sin duda alguna.

    Me gusta

    Petriko Barreno

    01/02/2020 at 05:37

    • Siguiendo el hilo de las controversias que desato el articulo Auschwitz o la gran coartada… recogo unas notas sobre la indudable co-responsabilidad de las ‘democracias occidentales’ en la masacre judia. Porque la mitificacion sobre unos “heroicos liberadores” plenos de “valores democraticos”, se va al carajo al quedar muy claro y obvio que siempre supieron de la matanza, jamas fueron bombardeas las lineas ferreas que conducian a los campos. Perdon por la extension de la seccion siguiente:

      (copio fragmentos)
      —————————-

      ” Auschwitz o la gran coartada ” se escribió en 1960; Desde entonces, cada vez hay más pruebas de que los imperialistas “democráticos” eran plenamente conscientes de las masacres cometidas por los nazis y que les permitieron hacerlo , a pesar de que tuvieron la oportunidad de evitarlos. A finales del año pasado, los documentos de archivo británicos, hechos públicos en los Estados Unidos después de 50 años, revelaron que los servicios ingleses sabían en junio del 41 (y habían transmitido a sus colegas estadounidenses en una fecha indeterminada) que las fuerzas alemanas estaban llevando a cabo deportaciones y masacres de judíos (y otros) [3] , pero que nunca hablaron públicamente al respecto. Según un profesor estadounidense, los ingleses guardaron silencio porque “ en Londres no tenían intención de iniciar una disputa con Hitler sobre la cuestión judía. Inglaterra seguía convencida de que era posible tratar con el Führer. Y una verdad impactante como la de las masacres masivas habría cambiado la situación ” [4] .

      Las organizaciones de ayuda judía proporcionaron a los aliados información detallada sobre deportaciones, ferrocarriles y otros medios de comunicación utilizados, la ubicación de los campos de concentración, su organización, las tropas alemanas que les asignaron, etc. Las organizaciones de resistencia judía instaron a los aliados a bombardear los ferrocarriles que conducen a Auschwitz pero mientras reunieron a miles de bombarderos para ataques mortales en ciudades sin ningún objetivo militar, ¡nunca pudieron encontrar uno solo para bloquear los convoyes que llevaban a los deportados a Auschwitz [5] !

      En un libro publicado en 1984 titulado ” El abandono de los judíos: América y el Holocausto 1941-1945 ” [6] , un historiador estadounidense, David S. Wyman, demostró sobre la base de documentos oficiales que las fuerzas estadounidenses en Europa podrían haber intervenido ya en 1942 para salvar a una gran proporción de judíos y no judíos en los campos alemanes, pero que nunca tuvieron la intención de hacerlo. Wyman escribe en el prólogo de su libro:

      ” En resumen, estos son los descubrimientos que considero los más significativos:

      1.- El Departamento de Estado de EE. UU. Y el Ministerio de Asuntos Exteriores británico no tenían la intención de salvar a un gran número de judíos europeos. Por el contrario, vivían continuamente con el temor de ver a Alemania y otros países del Eje entregando decenas de miles de judíos a los Aliados. Cualquier éxodo de este tipo habría empujado a las potencias aliadas hacia soluciones: la apertura de Palestina por parte de los británicos y la recepción de un mayor número de refugiados judíos por parte de Estados Unidos, que se negaron a considerar. En consecuencia, su política era evitar posibles rescates y moderar (¡sic!) La presión pública para la acción del gobierno.

      [De acuerdo con las normas legales habituales, por lo tanto, no es solo el delito de no asistencia a una persona en peligro, sino también el delito de al menos una complicidad pasiva que debe ser acusado contra los Estados Unidos y Gran Bretaña – Nota del editor ]

      2.- Fue en noviembre de 1942 que las noticias oficialmente autenticadas del exterminio sistemático de judíos por parte de los nazis se hicieron públicas en los Estados Unidos [hemos visto anteriormente que los servicios secretos británicos y probablemente estadounidenses lo sabían desde hace más de un año] . Con respecto a estas masacres, el presidente Roosevelt no tomó medidas durante 14 meses y terminó actuando solo debido a presiones políticas de las que no pudo escapar y porque las acciones de rescate del gobierno estuvieron a punto de causar un escándalo desagradable.

      3.- La Agencia de Refugiados de Guerra que el presidente creó para salvar a los judíos y otras víctimas del nazismo recibió poderes limitados, casi ninguna ayuda de Roosevelt, sus ministros y la administración, y fondos públicos totalmente inadecuados. (…)

      4.- Debido a los procedimientos administrativos aplicados por el Departamento de Estado, solo 21,000 refugiados fueron admitidos a los Estados Unidos durante los tres años y medio que Estados Unidos estuvo en guerra con Alemania. Esto representaba el diez por ciento del número de aquellos que podrían haber sido legalmente bienvenidos bajo las cuotas de inmigración aplicables durante este período.

      5.- Una fuerte presión pública habría llevado a un compromiso gubernamental mucho más fuerte y anterior con el rescate. Varios factores obstaculizaron el desarrollo de tales presiones. Estos incluyen sentimientos de antisemitismo y hostilidad hacia la inmigración que estaban tan extendidos en la sociedad estadounidense en ese momento como estaban firmemente representados en el Congreso; incapacidad (sic!) de los medios para publicitar las noticias del Holocausto, incluso cuando las agencias de noticias y otras fuentes de información pusieron a su disposición la mayor parte de la información; el silencio cercano de las iglesias cristianas y casi todos sus líderes; la indiferencia de la gran mayoría de las figuras políticas e intelectuales; y el hecho de que el Presidente no creyó apropiado hablar claramente sobre este tema ”.

      Fuente: Le Prolétaire – Polemic against “Auschwitz or the Great Alibi”: The Crusaders of Democratic Antifascism in the Assault of Marxism
      https://libriincogniti.wordpress.com/2019/01/21/le-proletaire-polemic-against-auschwitz-or-the-great-alibi-the-crusaders-of-democratic-antifascism-in-the-assault-of-marxism/

      —————————————-

      sigo con el mismo texto, copio:

      “Esta indiferencia fue evidente incluso después del final de las hostilidades, hacia las decenas de miles de “personas desplazadas” sobrevivientes como informamos en nuestro folleto. A pesar de que los relatos de los horrores de los campos de concentración nazis llenaron las columnas de la prensa mundial, un número significativo de judíos permaneció internado en los mismos campos de concentración donde habían sido dirigidos por los alemanes, bajo el control de los mismos guardias y en condiciones deplorables de vida e higiene (¡el último campamento no estuvo cerrado hasta 1957!), nadie las quería [7] . La guerra fue de hecho una guerra imperialista , no una guerra de liberación, y el capitalismo mundial no tenía lugar para estos millones de personas, no porque fueran judíos, sino porque habían sido rechazados del proceso de producción, porque eran inútiles para la producción ( “Auschwitz …”). QED

      Fuente: ibidem

      ——————————————

      Me gusta

      Petriko Barreno

      01/02/2020 at 05:58

  4. En el blog Nuevo Curso acaban de publicar una serie sobre la Historia del Antisemitismo.En el mundo antiguo su significado era la critica desde el politeísmo tolerante de la Religion Civil romana contrs la intransigencia sectaria monoteísta, que no admitía ningún rival.A finales de la Edad Media la Iglesia Católica emprende una reacción defensiva del Orden feudal frente a su progresiva disolución por el crecimiento de las relaciones de producción capitalistas. Por ejemplo,en las Artes de los Gremios florentinos ascendieron a la cúspide los cambistas comerciantes y financistas,que controlaban el capital circulante para el comercio de larga distancia y la distribución de productos artesanales desde los talleres doniciliarios a los crecientes y distantes mercados (putting-out system).En la base de la pirámide, un emergente proletariado urbano (o una pequeña burguesía propietaria artesanal,reducida a asalariada de los financistas,cuyos resentimientos y desórdenes la Iglesia se ofreció a canalizar hacia el chivo expiatorio judío para evitar su dirección,primero, hacia el Orden feudal mismo en su transición, y después hacia el Orden propiamente capitalista (cuando la nueva clase dominante ya buscaba alianzas con los viejos poderes oara enfrentar los nuevos desafios de los trabajadores asalariados).

    En el mundo moderno,el capitalismo ascendente produjo integración (más que asimilación) de los judios,como una minoria religiosa más bajo el amparo de la separación laica entre Iglesia y Estado.Las crisis de descomposición capitalista frenaron el ascenso social para los judíos en el seno del capitalismo racionalizado y burocratizado de grandes empresas,suspendidos entre las posiciones tradicionales ya destruidas y una pequeña burguesia propietaria y universitaria empobrecida y amenazada de desclasamiento, que soportaba bastante mal la competencia de profesionales judíos bien cualificados.

    Es una obligación del socialismo internacionalista extirpar los mitos de la conspiración judía mundial.Para nuestra vergüenza, la izquierda snob post-sesentayochista ha quedado progresivamente infiltrada de antisemitismo por las guerras entre bandos imperialistas de Oriente Medio,siendo la URSS un jugador imperialista más .El antisemitismo no fue tradición islámica, fue literalnente inventado por el servicio exterior en árabe de la Radio nazi(“nuestra arma de largo alcance en el éter”, la llamaba Goebbels),con colaboradores como el Gran Mufti de Jerusalem organizador de una SS División Bosnia. La propaganda nazi inspiró directamente el antisemitismo de Qutb fundador de los Hermanos Musulmanes,cuya influencia creció exponencialmente tras la derrota de Nasser en la Guerra de los Seis Días,y se expandió aún más tras la Guerra del Yom Kippur.La sucursal Palestina de los Hermanos,Hamas llegó a una entente con los enemigos chiies de la proirani Hezbolla,merced al denominador común de un antisemitismo transversal a todo el Islam y una desnortada izquierda filoislamista,que ignora la incompatibilidad del Socialismo con ideologías hermanas del catolicismo ultramontano que reaccionó a la Revolución Francesa,para el que todo el Mundo Moderno es una herejía gnostica,lo mismo que la secularizacion islámica ha destruido la pureza de la Fe coranica y traído el pecado y la disolución nihilista -materialista de los valores asi como la técnica es demoniaca porque el código binario incluye al cero,la Nada,la ausencia de Dios como fundamento…Y aún hay autodesignados “marxustas”que dicen que Irán es un régimen socialista antiimperialista,un capitalismo de Estado en manos de una cleptocracia clerical,saqueadora de las rentas exportadoras,y enfrentada a un creciente movimiento consejista en las fábricas. Si una Revolución Soviética se consolidase en Iran,la Gauche Divine internacional se pondría del lado de los clérigos represores para no hacer el juego a los imperialistas. No cabe imaginar peor sintoma de degeneración y mayor traición a la izquierda laica irani,socialista y comunista,rápidamente masacrada,encarcelada y exiliada por Jomeini.Estamos en el naufragio, arduo será restaurar la tradición socialista a la altura de las tareas del presente.Salud.

    Me gusta

    Enrique José

    03/02/2020 at 08:39

  5. Concuerdo con usted Rolando.

    Se habla muy poco de la complicidad de Argentina a la hora de proteger jerarcas nazis, supongo que sera porque toca de cerca a Perón (un personaje ascendido al mote de “padre de la patria” por muchos).

    Me gusta

    Carolina

    16/04/2020 at 22:58


Dejá tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: